Texto completo

(1)

PROYECTO EDUCATIVO INSTITUCIONAL

- PEI -

Cruzana Echeverri Restrepo. PhD, Ciencias Pedagógicas Directora Académica.

Agradecimientos

Jaime Alberto Echavarría Córdoba Msc, Sociólogo León Adolfo Marín López. Ingeniero Msc (C) Ingeniería Deisy Johana Macías González. Lic.Edu. Ciencias Sociales.

INSTITUCIÓN UNIVERSITARIA PASCUAL BRAVO VICERRECTORÍA ACADÉMICA

MEDELLÍN 2012

(2)

CONSEJO DIRECTIVO

FELIPE ANDRÉS GIL BARRERA

Delegado del señor Alcalde del Municipio de Medellín NOHEMÍ ARIAS OTERO

Delegada de la Señora Ministra de Educación Nacional MARÍA EUGENIA ESCOBAR DE SIERRA Designada del señor Presidente de la República

MAURICIO MORALES SALDARRIAGA Rector

LUIS JAVIER ARROYAVE MORALES Representante de los Exrectores Universitarios

CARLOS IGNACIO GALLEGO PALACIO Representante del Sector productivo GUILLERMO LEÓN BOLÍVAR ORTIZ Representante de las Directivas Académicas

LILIANA MARÍA ARBOLEDA GIRALDO Representante de los Profesores (Principal)

RAFAEL IGNACIO BEDOYA SALAZAR Representante de los Estudiantes (Principal)

SERGIO ROLDÁN GUTIÉRREZ Secretario General

(3)

COLABORADORES:

David Fernández M.

VICERRECTOR ACADÉMICO Alexandra Lezcano Hincapié DECANA

Guillermo Bolívar Ortiz DECANO

Diana Aguilar Piedrahita DECANA

Sandra Herrera Castaño JEFE OFICINA PLANEACIÓN William Alzate Segura

DIRECTOR UNIDAD OPERATIVA DE

INVESTIGACIÓN

Julián Alberto Patiño Murillo COORDINADOR LÍNEA DE INVESTIGACIÓN

Juan Ospina Correa

COORDINADOR LÍNEA DE INVESTIGACIÓN

Érica Mejía Restrepo

COORDINADORA LÍNEA DE INVESTIGACIÓN

Sebastián Chica López CONTRATISTA

Gloria Cecilia Bernal Hernández BIENESTAR UNIVERSITARIO Johana Gómez

BIBLIOTECÓLOGA

Luz Eugenia Álzate Cadavid PROFESIONAL ESPECIALIZADO Lucia Teresa Arizmendi A

BIBLIOTECOLOGA

Ana Raquel Rivera.

Guiomar B. Peralta Robledo. Doris Astrid Agudelo Espinal.

Docentes Alberto Londoño Aníbal Serna Carlos Villegas

Diana Marcela Domínguez Germán Zapata

Jaime Londoño

León Adolfo Marín López Rosa Candelaria Mattos. Estudiantes

Julieth Stefany Muñoz Juan Diego Arango Marco Tulio Panesso Mario Arbey Holguín Julio Cesar Fuentes Jonathan Borja Patiño John Esteban Giraldo Elmer Cardona Machado Adrián Gómez Tapias Felipe Rendón Moreno Sebastián Montoya V. Héctor Orozco

(4)

¿QUÉ ES EL PEI?

El “Proyecto Educativo Institucional -PEI-” es un proceso permanente de reflexión y construcción colectiva que requiere inicialmente de una identificación articulada a las políticas educativas del país; con el fin de resignificar la Institución frente a los fines educativos nacionales, departamentales y locales.

Según el Ministerio de Educación Nacional el "P.E.I. es un instrumento que explicita y comunica una propuesta integral para dirigir y orientar de modo coherente e integrado, los procesos de intervención educativa que se desarrollan en una Institución educativa”. (MEN, 1996).

Es un instrumento de planificación y gestión estratégica, puesto que involucra normas y lineamientos en la construcción del proyecto educativo, las cuales sirven para la puesta en práctica de acciones y metodologías de mejoramiento. Proyecto que se sustenta en una misión, unos valores y unos principios consensuados que precisan la identidad de la Institución, además que permite: dar coherencia a la función de los miembros de la comunidad educativa, crear el sentido de pertenencia del personal con la entidad, fijar objetivos orgánicos, orientar la toma de decisiones, contribuir a reconocer el perfil de los integrantes de la comunidad educativa, entre otros aspectos.

Según la Ley General de Educación 115, en su artículo 73, parágrafo único; “el PEI debe responder a situaciones y necesidades de los educandos de la comunidad local, de la región y del país; ser concreto, factible y evaluable”.

Desde el PEI se delinean diversos enfoques teóricos, metodológicos y prácticos sobre la comunidad educativa. Este inspira la vida académica y administrativa de la Institución y para el caso de la IUPB debe ser coherente con las funciones sustanciales de docencia, investigación, extensión, internacionalización, innovación y gestión administrativa, que a su vez, se dinamizan por unas instancias de apoyo que le son transversales como es el Bienestar Universitario, los Sistemas de Información, la Biblioteca, los Centros de Documentación y sus múltiples relaciones con el sector productivo y la sociedad, que en la dinámica del siglo XXI genera retos a una relación local con pertinencia, eficiencia, cobertura y calidad, además de salvaguardar la identidad y una relación internacional sin detrimento de su imagen social y científica, para proyectar una ciudadanía que respete la multiculturalidad, la inclusión y la equidad.

Asimismo, el Proyecto Educativo Institucional permite generar espacios pedagógicos de investigación y desarrollo de la creatividad.

(5)

CONTENIDO

¿QUÉ ES EL PEI? ... 1

1.

REFERENTES TELEOLÓGICOS ... 4

2.

COMPONENTE PEDAGÓGICO ... 21

3.

COMPONENTE CURRÍCULAR... 30

4.

COMPONENTE DE INVESTIGACIÓN ... 44

5.

EXTENSIÓN Y PROYECCIÓN SOCIAL ... 50

6.

INTERNACIONALIZACIÓN Y REGIONALIZACIÓN ... 62

7.

COMPONENTE ADMINISTRATIVO ... 73

(6)

Lista de Figuras

FIGURA 1. EL MODELO, LA TEORÍA, EL SISTEMA REAL. ... 24

FIGURA 2. COMPONENTES DE LOS MODELOS PEDAGÓGICOS. ... 25

FIGURA 3. LA COMPLEJIDAD SE RECONOCE EN UNA ESPIRAL QUE VA DE LO SIMPLE A LO COMPLEJO Y DE LO COMPLEJO A LO SIMPLE. ... 28

FIGURA 4. ESQUEMA BÁSICO DEL MODELO PEDAGÓGICO. ... 29

FIGURA 5. CAMPOS, COMPONENTES Y ÁREAS DE FORMACIÓN. ... 39

FIGURA 6. CARACTERÍSTICAS DEL CURRÍCULO ... 43

FIGURA 7. RETOS QUE ENFRENTA LA INNOVACIÓN. ... 49

FIGURA 8. . ELEMENTOS DE LA INTERNACIONALIZACIÓN EN LA IUPB. ... 66

FIGURA 9. MODELO DE ESTRUCTURA INSTITUCIONAL DE PLANES Y PROGRAMAS ... 78

FIGURA 10. MODELACIÓN DE CONTROL INDICADORES ... 79

FIGURA 11. ESTRUCTURA ACADÉMICO-ADMINISTRATIVA... 79

FIGURA 12. MODELO OPERACIONAL POR PROCESOS ... 79

Lista de Tablas TABLA 1. INCIDENCIA DE LAS ÁREAS EN LA COMPLEJIDAD DE NIVELES DE FORMACIÓN. ... 37

TABLA 2. ESTRUCTURA DEL CONOCIMIENTO. ... 50

(7)

1. REFERENTES TELEOLÓGICOS

Una historia, una Identidad

La historia y la identidad de la IUPB está íntimamente inspirada por la vida del personaje histórico, Pascual Bravo Echeverri, líder político y visionario, que inspirado por sus ideales de justicia creía que con educación se podía brindar una mejor calidad de vida a los ciudadanos e impulsar el desarrollo social, económico y cultural del país.

Pascual Bravo Echeverri, nació el 2 de julio de 1838, hijo de don Pedro Bravo Bernal y doña Marcelina Echeverri Escalante, cuya ascendencia se remonta a las más ilustres familias de la madre España. El hogar de Pascual Bravo se ajustó a la tradición antioqueña, con el nacimiento de sus otros hermanos: Mercedes, Jorge, Filomena, Germán, Pedro, Sebastián, María Jesús y María Luisa.

Fue un hombre emotivo, con más fuerza mental que física, con un fuerte sentido de justicia, equidad y rectitud, apasionado por el conocimiento y la política, estaba convencido que con el orden y la paz algún día se podría mejorar las condiciones de vida de la gente1.

El personaje

Realizó estudios en el colegio San José de Medellín, continuó en Sonsón donde terminó los cursos de matemáticas, física e historia y dio inicio a investigaciones jurídicas y administrativas.

“Durante el año 1883 la Escuela Normal estuvo funcionando en la cercana población de Rionegro con Francisco Sáenz M., como director. Allí se graduaron quince (15) alumnos maestros en escuela Superior y uno en Escuela Elemental, destacándose posteriormente como gran educador, el maestro Pascual Bravo”.2

Como hombre de letras entre sus obras más conocidas tenemos: "A la libertad”, "Oración" y "Espiritualismo" insertas en la obra "Antioquia Literaria” de don Juan José Molina.

Pascual Bravo fue elegido Presidente provisorio de Antioquia, por la legislatura del Estado el 16 de abril de 1863. Durante su administración propendió por el funcionamiento de la Casa de la Moneda de Medellín; consiguió que se editara un periódico estatal que se llamó: “Gaceta Oficial”; se interesó por las vías de comunicación de Antioquia con el mar, visionó obras como la Carretera al Mar y el Ferrocarril de Antioquia; organizó la Penitenciaría y la Escuela de Artes y Oficios.

Participó en La Guerra Civil que terminó con la derrota definitiva de su gobierno. A pesar de su admirable diligencia y valentía en el combate del Cascajo, cerca a Marinilla (Ant.) cayó este líder antioqueño el 4 de enero de 1864.

1 RESTREPO, María Cristina (2006). “Amores sin Tregua”. Seix Barral. 4 Edición. Editorial Planeta. Bogotá. 2

ZAPATA C. Juan Carlos, SANABRIA S, Julio R, ALZATE R Gustavo. Memorias de la Escuela Normal Superior de Medellín, En sus 160 años. Centro de Investigación y Extensión. Facultad de Comunicaciones. U de A. Medellín. 2011 pág. 48 b

(8)

El 10 de septiembre de 1937 mediante la Ley 68, el Congreso de Colombia decreta en su artículo 2º: que "Los restos del prócer liberal serán depositados en el cementerio de su ciudad natal, Rionegro, Departamento de Antioquia, en un monumento que se erigirá allí por cuenta de la Nación."

Su legado

Su mayor legado para propiciar el desarrollo de la región, quedó en sus programas de gobierno, particularmente en el tema de la educación sostenía que el mismo Estado debería facilitar al pueblo el aprendizaje de artes y oficios, con la intención clara de moldear y enderezar, mediante el ejemplo y el estudio teórico y práctico, las vidas sin brújula y sin método.

Pasaron muchos años hasta que la Revolución Industrial llegó al país y mostro la validez del pensamiento de Pascual Bravo planteado en 1863, cuando proclamaba la necesidad de impulsar propuestas prácticas educativas, y de capacitar a la gente para vincularla de manera rápida y efectiva al nuevo modelo de desarrollo.

¿Por qué el nombre "Pascual Bravo" para una Institución Educativa?

En 1930 surge la necesidad de empezar a formar personal calificado, con un aprendizaje que pudiera ayudar a mejorar el nivel de vida de las familias. El desarrollo de la industria naciente era ya una preocupación para las autoridades locales, dirigir entonces un aprendizaje para un oficio con experticia que permitiera a los obreros vincularse al proceso productivo.

En el año 1933 surge la idea de conformar una Escuela de Artes y Oficios que le proporcionara a las personas, vendedores, jóvenes y a las amas de casa, desempeñarse en otro tipo de actividades, ya que la demanda de la naciente industria antioqueña exigía trabajadores especializados.

Los oficios como la sastrería, la zapatería, albañilería y la carpintería eran desarrollados desde el hogar, de ahí que la formación profesional que venía imponiéndose desde finales del siglo XIX, exigiera una preparación de profesionales técnicos. (1930 Melitón Rodríguez).

1.1. ESCUELA DE ARTES Y OFICIOS.

La creación de la Escuela de Artes y Oficios requirió inversión monetaria para su funcionamiento, ya que no se contaba con las instalaciones adecuadas: talleres, aulas de clase, maquinaria y herramientas.

Por disposición de la Honorable Asamblea Departamental, mediante propuesta del doctor Joaquín Vallejo Arbeláez por Ordenanza No. 37 del 24 de julio de 1935, fue creada la escuela de Artes y Oficios, como seccional de la Universidad de Antioquia.

(9)

ORDENANZA 37 DE 1935.

La Asamblea Departamental de Antioquia por Ordenanza No. 56 del 4 de julio de 1938 cambió su nombre por " Escuela de Artes y Oficios Pascual Bravo", en honor al héroe antioqueño, uno de los más jóvenes y epónimos gobernantes que se registran en nuestra historia. Un año más tarde, mediante Decreto 2350, el Ministerio de Educación Nacional recibe esta Institución de la Universidad de Antioquia.

Ordenanza 56 de 1938.

"Se construyó en los talleres de la misma Escuela, un busto en bronce y de algunos relieves sobre la vida de aquel patriota y estadista para ser colocados en el patio principal y frente a los edificios en el sector de Robledo donde está instalada la Institución."

Esta primera descripción, se basa en los textos de la Ley y Ordenanzas Departamentales referenciada en el libro "Los Partidos Políticos en Colombia" de Jorge Ospina Londoño y en informes del Director de la Escuela de Artes y Oficios al Director de Educación Pública y al Rector de la Universidad de Antioquia en los años (1936-1939).

La Escuela de Artes y Oficios inició con especialidades técnicas como: Mecánica industrial, Carpintería, Latonería, Electricidad y Fundición.

En 1940 se organizó el internado donde la convivencia estudiantil se desarrollaba bajo la vigilancia de directivas y profesores. Allí se impartía la orientación basada en los principios de ética, disciplina y conducta, a la vez que orientaba la educación bajo las modalidades técnicas con el objeto de preparar al alumno hacia la solución de las necesidades crecientes de la industria y el comercio.

El Congreso de la República, mediante la Ley 43 de 1942, transformó las escuelas industriales en institutos técnicos superiores, año en el que se ofrecían las modalidades: Mecánica Industrial; Dibujo Técnico; Metalistería; Ebanistería; Electricidad; Mecánica Automotriz y Fundición.

Otros cambios desde el Gobierno Nacional

Por medio del Decreto 108 de 1950 el Congreso de la República convierte la "Escuela Industrial de Artes y Oficios Pascual Bravo" en "Instituto Técnico Superior Pascual Bravo" y continúa dependiendo del Ministerio de Educación Nacional.

En 1957 el Instituto Técnico Superior Pascual Bravo se convirtió en uno de los mejores de América del Sur; produjo maquinaria en sus propios talleres, sus laboratorios de electrotecnia se contaban entre los más modernos de todo el continente. La Institución estableció estrechos contactos con empresarios e industriales de la región, ofreciendo educación pertinente a sus necesidades. Este es el motivo por el cual se crearon en 1966 los programas intermedios de carácter tecnológico en las especialidades de electrónica y producción industrial.

En 1965 el Instituto Técnico Superior Pascual Bravo recibía mujeres para los cursos de Diseño de Arquitectura y para la Facultad de Electrónica.

(10)

En el año de 1972 el Ministerio de Educación Nacional, por Resolución 4603 del 24 de agosto, aprueba el programa de Tecnología Electrónica.

En 1973 y por resolución 1371 del 2 de febrero aprueba el programa en Sistemas Industriales.

En 1975 el Acuerdo 77 de la Junta Directiva del ICFES le concede licencia de funcionamiento al programa de Tecnología Mecánica.

En 1981 el Ministerio de Educación Nacional por Resolución 199 el 14 de julio aprueba el programa de Tecnología Eléctrica.

Taller de Mecánica

En el año 1982 el Congreso de la República, mediante la Ley 52, reorganiza el "Instituto Técnico Superior Pascual Bravo" como "Instituto Tecnológico Pascual Bravo" y le da autonomía administrativa, personería jurídica y patrimonio independiente.

En 1984 la Institución Universitaria Pascual Bravo dio inicio a los programas de educación superior en la modalidad de educación abierta y a distancia con los programas de Tecnología Mecánica, Tecnología Electrónica y Tecnología Eléctrica en algunos municipios de Antioquia como Sonsón, Rionegro, Marinilla, Yolombó, Yarumal, Andes, El Carmen de Viboral y El Santuario.

INSTITUCIÓN UNIVERSITARIA PASCUAL BRAVO

Ya en el año de 1988, la Institución Universitaria Pascual Bravo celebraba 20 años de sus carreras tecnológicas, opción educativa importante para las clases populares. Por la calidad académica de los egresados, las empresas se disputaban a los profesionales de dicha Institución, aspecto que ha trascendido hasta nuestros días como una fortaleza de nuestro egresado en el aspecto laboral.

En 2007, el Ministerio de Educación Nacional, mediante Resolución número 1237 del 16 de marzo de 2007, avaló la transformación del Instituto Tecnológico Pascual Bravo a Institución Universitaria, luego de analizar la información entregada por la Institución y la posterior visita de pares, encargados de hacer la verificación de la misma.

El nuevo carácter académico fortalece aún más los procesos de Educación Superior que se adelantan en la sede de Medellín y en más de 30 municipios de Antioquia y Colombia, en donde actualmente hay presencia de la Institución.

Este escalafón educativo consolida al Pascual Bravo como una Institución líder en programas técnicos, tecnológicos y ahora universitarios, pertinentes para el sector productivo de nuestro país.

La Institución ha venido proyectando nuevos programas para atender las necesidades del medio; entre los nuevos programas tecnológicos encontramos: Operación Integral de Transporte y Mantenimiento de Aeronaves.

(11)

Se han diseñado cinco especializaciones de acuerdo a las necesidades de la industria, avance tecnológico y buscando un nivel superior para sus estudiantes, ellas son: Sistemas Automáticos de Control, Procesos de Calidad; Diseño de Redes de Gas, Gestión de Proyectos con Énfasis en Finanzas; Distribución y Manejo de Energía. Especializaciones que se han diseñado de acuerdo con las necesidades impuestas a la industria, por el avance tecnológico.

En la actualidad se desarrollan programas de formación superior tecnológica y programas de especialización bajo dos modalidades, presencial y semipresencial.

Uno de los logros más importantes de los últimos años, ha sido la Acreditación de Alta Calidad de programas. Para la IUPB queda como reto lograr la acreditación de todos los programas que ofrece la Institución, articular la docencia con el campo de la investigación y la extensión, proyectar la Institución a nivel nacional e internacional, posicionar sus grupos de investigación en innovación tecnológica, ser líderes en formación tecnológica, acreditar sus publicaciones, lograr la acreditación institucional, competir en el mejor posicionamiento de sus egresados, trabajar por una comunidad bilingüe con altas competencias comunicativas y manejo de TIC, fomentar el emprendimiento y el empresarismo en sus comunidades y sostener la convivencia de una comunidad institucional, pacifista y plural.

1.2.

MISIÓN3

Somos una Institución Universitaria, líder en Educación Superior Tecnológica, comprometida socialmente con la formación de profesionales íntegros, con certificación de calidad en nuestros procesos y en busca de la excelencia académica, a través de modelos pedagógicos dinámicos que respondan a las necesidades de la región y del país.

1.3. VISIÓN

En el 2020 seremos una Institución Pública de Educación Superior con acreditación de alta calidad institucional en sus programas académicos, mediante la modernización, innovación y la incursión a nivel internacional, con un sistema de gestión integral certificado con transparencia y responsabilidad social.

1.4. VALORES INSTITUCIONALES

Algunos de los valores institucionales se reconocen en el estilo de vida de Pascual Bravo Echeverri, aunque están definidos en el plan estratégico institucional, surgen como una propuesta de vida en busca de la excelencia y la perfección del ser humano.

Pertenencia: entendida como el compromiso de los integrantes de la IUPB en el cumplimiento de la visión, la misión, las políticas, los valores y los principios en que se fundamenta la vida institucional, con el fin de generar sentimientos de identificación y

3

Plan Estratégico de Desarrollo Institucional 2011-2020. Tecnología, Innovación, Cultura y Vida . Tomado de:

http://www.pascualbravo.edu.co/site/images/stories/institucional/direccionamiento/planestrategico. Extraído el

(12)

pertinencia, en torno a lo que representa la Institución para cada uno de sus miembros y para la sociedad.

Respeto: entendido como el reconocimiento de los integrantes de la IUPB por los límites entre el ser y el deber ser, entre las relaciones que se generan en los procesos laborales; implica reconocer y acatar las normas establecidas para la convivencia y el trabajo que rigen la vida de la Institución.

Justicia: entendida como la práctica de equidad y la igualdad de oportunidades que son ofrecidas a cada uno de los integrantes de la comunidad de la IUPB, sin que primen las jerarquías desestabilizadoras y el tráfico de influencias.

Responsabilidad: es el compromiso ético que se adquiere con la IUPB y los demás integrantes de la Institución, en el cumplimiento de los deberes encomendados, así mismo, es entendida como la capacidad para asumir las consecuencias de nuestros actos.

Participación: el derecho y el deber que tienen los diferentes estamentos a intervenir, democrática y oportunamente en los procesos que dan vida al desarrollo institucional.

Liderazgo: entendido como la capacidad de los integrantes de la IUPB, de tomar la iniciativa para promover e incentivar el mejoramiento personal y del entorno. Contribuir al desarrollo de la sociedad a través de la puesta en escena, de sus conocimientos y la práctica de valores ciudadanos.

Conocimiento: entendido como el conjunto de saberes objetivos, técnicos, científicos y estéticos, que sirven de guía para la acción académica, para decidir qué hacer en cada momento y mejorar las consecuencias de esos actos; esto facilita la búsqueda del bien común y la puesta del saber al servicio de los demás, generando criterios para asumir lo local y lo global.

Pluralidad: se entiende como el reconocimiento de la diversidad de posturas ideológicas, culturales, étnicas, de género, de edad y otras condiciones individuales basadas en el principio de inclusión que garantiza la Constitución Colombiana.

Solidaridad: entendida como el compromiso, apoyo y respaldo de los integrantes de la IUPB, con el fin de proteger los intereses colectivos y patrimoniales de la Institución; con oportunidad para la convivencia y garantizando el bienestar de sus comunidades en situaciones de dificultades sociales, marginación, exclusión y riesgo; en aras de una formación humana y social.

Creatividad: entendida como la habilidad de los integrantes de la IUPB para resolver problemas de la vida cotidiana de manera eficaz e innovadora, a través del conocimiento y la convivencia social. Una comunidad con capacidad de plantear alternativas que permitan superar los obstáculos que surjan en el desempeño de la actividad académica, laboral y social.

(13)

1.5. PRINCIPIOS DE LEY QUE INSPIRAN LA INSTITUCIONALIDAD4

La Institución adopta como sus principios generales los contenidos en el Título Primero de la Ley 30 de 1992, y los actos legales que la reformen o complementen y define en forma expresa otros concordantes con su misión, estos principios también se encuentran contenidos en el Estatuto General:

La IUPB orienta sus esfuerzos hacia la consolidación como centro de cultura, ciencia y tecnología que por su naturaleza tiene una especial responsabilidad con la sociedad, a la cual se debe, se compromete en la búsqueda de nuevos conocimientos y de las soluciones a los problemas de la sociedad, con alto sentido humanístico, en el marco de una concepción universal.

La IUPB promueve la creación, el desarrollo y la adaptación del conocimiento en beneficio del crecimiento humano y científico, la reafirmación de los valores de la nacionalidad, en su diversidad étnica y cultural; el respeto a las diferentes ideologías, la expansión de las áreas de creación y disfrute de la cultura, la protección y el aprovechamiento nacional de los recursos naturales en el horizonte de la ecoética.

La IUPB se reconoce como espacio de controversia racional, regida por el respeto a las libertades de conciencia, opinión, información, enseñanza, aprendizaje, investigación y cátedra, orientadas por las exigencias de los criterios éticos que se traducen en una real convivencia universitaria, y con una alta vocación de servicio, orientada prioritariamente hacia los sectores más vulnerables de la sociedad.

La IUPB tiene derecho a darse y modificar sus estatutos y reglamentos, designar a sus autoridades académicas y administrativas, crear, ordenar y desarrollar sus programas académicos, definir y organizar sus políticas y labores formativas, académicas, docentes, científicas, culturales y administrativas, otorgar los títulos correspondientes, seleccionar a sus profesores, empleados públicos y trabajadores oficiales, admitir a sus alumnos, y adoptar los correspondientes reglamentos y establecer, arbitrar y aplicar sus recursos para el cumplimiento de su misión social y de su función institucional. La autonomía se extiende a los regímenes: contractual, financiero, presupuestal y de control interno, y a la definición de los actos de los órganos de gobierno de la Institución y de los recursos contra ellos. Es de su propia naturaleza el ejercicio libre y responsable de la crítica, la cátedra, la enseñanza, el aprendizaje, la investigación, la creación artística y la controversia ideológica y política.

El profesor tiene discrecionalidad para exponer sus conocimientos con sujeción a un contenido programático mínimo, aprobado para cada asignatura por la Facultad que la administra, y a principios éticos, científicos y pedagógicos. A su vez, el alumno puede controvertir dichas explicaciones con sujeción a los mismos principios, acceder a las fuentes de información disponibles y utilizarlas para la ampliación y profundización de sus conocimientos.

La IUPB tiene un carácter democrático y pluralista, por lo cual no limita ni restringe los derechos, libertades y oportunidades por consideraciones sociales, económicas, políticas, ideológicas, de raza, sexo o credo. Está siempre abierto a quienes en igualdad de

4

(14)

oportunidades demuestren tener las capacidades requeridas y cumplir las condiciones académicas y administrativas exigidas.

La investigación y la docencia constituyen los ejes de la vida académica de la Institución y ambas se articulan con la extensión para lograr objetivos institucionales de carácter académico y social.

La investigación y la innovación, fuentes del saber generadoras y soportes del ejercicio docente son parte del currículo. Tienen como finalidad la generación, comprobación y apropiación de conocimientos, orientados al desarrollo de la ciencia, de los saberes y de la técnica, y la producción y adaptación de tecnología, para la búsqueda de soluciones a los problemas de la región y del país.

La creación y permanencia de programas académicos de formación profesional responderá a los requerimientos de formación del talento humano, competente en conocimientos y desempeños, para intervenir el desarrollo regional y nacional.

La docencia, permite formar a los estudiantes en los campos disciplinarios y profesionales de su elección, mediante el desarrollo de programas curriculares y el uso de métodos pedagógicos que faciliten el logro de los fines éticos y académicos de sus comunidades institucionales. Por su carácter difusivo y formativo, la docencia tiene una función social que determina para el profesor responsabilidades científicas y morales frente a sus estudiantes, a la Institución y a la sociedad.

Los integrantes del personal universitario tienen el derecho de participar en forma individual o colectiva en la vida institucional, mediante los mecanismos consagrados en la Constitución, Leyes y las Normas de la Universidad.

La Institución permeable a todas las manifestaciones del pensamiento, está abierta a todos los saberes científicos y expresiones culturales; y propicia la comunicación con todos los pueblos del mundo, particularmente con los países de América Latina y en especial con universidades, institutos de investigación y entidades públicas y privadas, para incorporar en los programas académicos propios, los adelantos de la investigación. Toda persona o grupo de personas pertenecientes al personal universitario, tiene derecho de formular a las autoridades de la Institución solicitudes en interés general o particular y de obtener pronta y adecuada respuesta, según las normas de la Institución y en lo no previsto por ellas según las disposiciones legales que regulan el derecho de petición. En la Institución se ejerce la función disciplinaria con aplicación de un debido proceso. En todo caso se tienen en cuenta los siguientes criterios: tipicidad de la falta, nocividad del hecho, legalidad, necesidad de la sanción y proporción entre ésta y la falta. Todos los actos proferidos en ejercicio de la potestad disciplinaria son actos administrativos.

La transparencia será una característica del actuar institucional entendida tanto en la rectitud de sus actos, como en la disponibilidad de hacer públicas todas sus actuaciones.

(15)

1.6. Objetivos Institucionales

Los objetivos institucionales de la IUPB se retoman de la Ley 30 de 1992 y de los expuestos en el Estatuto General, los cuales se resaltan y se complementan con los siguientes:

a) Contribuir con la formación integral del ser humano en los campos de las artes, las ciencias y las tecnologías como oportunidad de participar en el proyecto de prosperidad del país y la región.

b) Preparar recurso humano, técnico, tecnológico, profesional y científico indispensable para el desarrollo socioeconómico del Municipio de Medellín, del Departamento de Antioquia, y del país y propender por la integración al proceso nacional de desarrollo, preservando sus valores ambientales, culturales y sociales. c) Fomentar la investigación científica y tecnológica en el campo de las áreas del

conocimiento propias de su actividad académica, de los recursos y necesidades del Municipio de Medellín, del Área Metropolitana, del Departamento de Antioquia y del país, para identificar sus potencialidades y recursos y proponer medios científicos de explotación y conservación que permitan articularlos al desarrollo del país.

d) Formar y consolidar comunidades académicas y científicas capaces de articularse con sus homólogas nacionales e internacionales.

e) Educar personas en las profesiones para que contribuyan con su sólida formación académica al mejoramiento continuo de la sociedad.

f) Proporcionar una educación de calidad. g) Fortalecer la comunidad institucional.

h) Fomentar el sistema de gestión de la calidad.

i) fortalecer las alianzas en las diferentes gestiones académicas y administrativas.

1.7. EL REFERENTE ANTROPOLÓGICO

Se concibe al hombre como un ser capaz de enfrentarse a la naturaleza y a sí mismo, se reconoce como un ser histórico, capaz de recrear el mundo, simbolizarlo y significarlo construyendo conocimiento. Capaz de transformar su entorno y trascenderlo con profesionalismo. En su relación e interacción con los demás desarrolla competencias comunicativas, creativas y afectivas. Es un sujeto reflexivo y autónomo, capaz de construir consciencia individual y colectiva. Flexible ante la incertidumbre y los hechos con alto sentido humanista y social.

1.8. EL REFERENTE EPISTEMOLÓGICO

La IUPB concibe el conocimiento desde el punto de vista disciplinar, inter, trans y multidisdiciplinar, como una concepción compleja del conocimiento del mundo en el dominio de las ciencias naturales, biológicas, formales y de las ciencias sociales y humanas. Se reconocen los objetos específicos de las disciplinas y las múltiples relaciones y conexiones en los avances de las ciencias y las tecnologías, se trasciende de la visión fragmentada, parcializada y objetivada de la construcción del conocimiento hacia unas estrategias articuladas, holísticas y complejas en la construcción de los currículos,

(16)

atendiendo al principio de interdisciplinariedad. La ciencia y la tecnología se conciben como construcción, apropiación y aplicación de colectivos humanos, un hecho social con responsabilidad ambiental.

Como proceso, hace referencia a la capacidad del sujeto para aprender, apropiarse y transformar las representaciones sobre los objetos que constituyen su mundo, las metodologías que sustentan los programas, las técnicas, los ambientes de aprendizaje, los procesos de planeación y organización curricular.

Como producto hace referencia a los saberes acumulados que inciden en la transformación, en la innovación y en el desarrollo tecnológico, con el fin de comprender, explicar y transformar el mundo, como bien común de la humanidad y derecho fundamental de los seres humanos.

Como posibilidad hace referencia a la producción, apropiación, generación y aplicación de nuevos conocimientos, a través del desarrollo intelectual y creativo que permite crear y recrear el mundo, desde la técnica, la tecnología, las artes y las ciencias.

1.8.1. LA CIENCIA

Para la IUPB ciencia es el motor para el desarrollo y la creación del conocimiento que se alimenta del quehacer investigativo, se desarrolla de manera colectiva, alimenta los saberes disciplinares, mediante la generación, construcción y producción de conocimientos técnicos, tecnológicos y científicos, un bien común cuando se aplica con ética y contribuye a la formación en las profesiones.

1.8.2. LA INVESTIGACIÓN

Para la IUPB la investigación está orientada al desarrollo de la ciencia, de los saberes y de la técnica, la producción y adaptación de la tecnología, para dar solución a los problemas de la sociedad, surge para respaldar un desarrollo sustentable basado en la incorporación de nuevo conocimiento e innovación para la transformación productiva en el campo de la tecnología y las artes, que aportan al crecimiento integral y competitivo del país y la región.

La Investigación se articula con la docencia y la Extensión, con el fin de favorecer el espíritu creativo, intelectual y propositivo de los estudiantes, para poner a su disposición el conocimiento a la sociedad.

(17)

1.8.3. LA TECNOLOGÍA

“LA TECNOLOGÍA, como actividad humana, busca resolver problemas y satisfacer necesidades individuales y sociales, transformando el entorno y la naturaleza mediante la utilización racional, crítica y creativa de recursos y conocimientos”5.

La Tecnología tiene por objeto la teorización de la técnica, se articula con el método, vinculando la instrumentalización y procedimentación de marcos conceptuales y teóricos, operando en contextos, con el fin de dar explicación a los fenómenos, de crear nuevas realidades (materiales e inmateriales en los objetos, los procesos, las personas). La técnica y la tecnología son capaces de giros culturales (cambio de costumbres, rutinas de trabajo, pérdida de oficios, envejecimiento técnico, estandarización productiva, organización social y administrativa etc.). Tecnología como conocimiento incorporado y desincorporado en objetos, procesos y personas, es un campo de formación en el saber para la acción bajo control, a través del cual se crea e innova con método para impactar cambios en la sociedad. Sus campos de acción se transforman en dimensiones de formación material y formal (explicado a partir de los objetos y leyes de las ciencias empírico-analítica, en sus métodos de observación, experimentación, innovación de objetos y procesos; la lógica matemática y la física, ) subjetiva (dirigida a la formación del ser, capaz de conciencia de sí y del otro; de comprender e interpretar con sentido su condición de sujetos históricos) e intersubjetiva (sustentada en un ser social, capaz de interpretar el mundo para innovar en él, con responsabilidad ética, social y ambiental).

1.9. EL REFERENTE EDUCATIVO

1.91 PEDAGOGÍA

La pedagogía es la disciplina que conceptualiza la formación. Da cuenta de los referentes de la enseñanza y aprendizaje y de los saberes específicos que se generan en las diferentes culturas. Hace referencia a los procesos educativos a través de los cuales los campos del conocimiento se vuelven campos de formación con orientación a un fin: formar personas capaces de generar cambios técnicos para la sociedad y contribuir con ello al mejoramiento de las condiciones sociales, imprimiendo cambios en las culturas y fortaleciendo la identidad del ser individual y social en el amplio concepto de reconocimiento de las pluralidades.

1.9.2 DOCENCIA

La IUPB entiende la docencia como una de las funciones esenciales de la Institución, acompañada de la investigación formativa, la extensión y la innovación. Respalda la autonomía y la libertad de cátedra, fomenta la interacción con el estudiante alrededor del conocimiento y la formación. Se compromete con la formación integral del estudiante y la

5

Ministerio de Educación Nacional de Colombia, orientaciones generales para la educación en tecnología. Tomado de: http://edutecno.org/estandares/men_estandares1/men_estandares2/. Extraído el 1 de octubre de 2011.

(18)

promoción de los aprendizajes activos y significativos y planea el desarrollo educativo con sustento en los lineamientos pertinentes a una formación integral de un ser individual que reconoce la existencia del otro, un profesional ético y un ser histórico y social, respetuoso de los bienes públicos. Una docencia con altos niveles de formación, capaz de desarrollar la investigación e innovación en contextos locales e internacionales, gestor de dinámicas de innovación y trabajo en equipo.

La calidad de la docencia sostiene la calidad académica.

1.9.1. FORMACIÓN INTEGRAL

La Formación Integral se entiende como la formación en el ser y en el saber. Reconoce en su modelo pedagógico varias teorías que dan luz a su enfoque dialógico y plural. El modelo de enseñanza y aprendizaje que sustenta y visiona, se centra en el estudiante, a quien se le forma en valores y en autonomía para que potencie nuevas formas de pensamiento, de acuerdo a las exigencias profesionales que le ayuden a anticipar las competencias fundamentales que se requieren en una determinada área o en la profesión.

Fomenta la integración y el uso de las tecnologías con ambientes de aprendizaje adecuados y ofrece la flexibilidad en el currículo. Orienta procesos que busquen la realización de los estudiantes, su vocación personal. Contribuye al mejoramiento de la calidad de vida en el entorno social, teniendo en cuenta que ninguna persona se forma para sí mismo y para mejorar él mismo, sino que lo hace en un contexto sociocultural, en donde es capaz de intervenir un objeto, que a su vez lo transforma para mejorarlo.

Ofrece los elementos necesarios para desarrollar las características, condiciones y potencialidades de los estudiantes, en busca del crecimiento personal, del grupo y la sociedad. Desde la formación integral reconoce la coexistencia de tendencias pedagógicas (en sus métodos instrucionales: tradicional y conductista, y desarrollador: constructivista y complejo).

1.9.2. LA AUTOEVALUACIÓN

La Autoevaluación, es entendida como un proceso de reflexión permanente, que busca el mejoramiento continuo de los procesos institucionales. Asimismo la IUPB, ha acogido el modelo del CNA para la Autoevaluación y Acreditación de los programas académicos y la Acreditación Institucional.

1.10. LOS COMPONTES SOCIOLÓGICOS

La Cultura es asumida de manera creativa en la medida que los seres humanos la manipulan a través del conocimiento científico, tecnológico, técnico, artístico y el análisis consciente. Es construida socialmente, debido a que se comparte y se construye con los otros. Está conformada por las relaciones entre los valores, las ideas, los comportamientos, los hábitos, las cosmovisiones del mundo y los sistemas sociales, entre

(19)

otros. Elementos que permiten la identificación de una comunidad, permitiendo la integración misma y el fortalecimiento de las identidades.

1.10.1. La Sociedad

La sociedad conformada por las personas y su relación con las instituciones, comparte un sistema de reglas y valores, se caracteriza por la diversidad en los aspectos culturales, económicos y políticos, sus técnicas y tecnologías; se reconoce por ser un sistema complejo, cambiante y dinámico, que tiene como objetivo procurar el bien común. Los cambios técnicos, inciden en cambios sociales, en sus sistemas de producción, comunicación, relaciones, organización social, cambiando costumbres sociales, sistemas de valoración de los patrimonios y la concepción del mundo.

1.10.2. El Medio Ambiente

La IUPB como Institución formadora, está comprometida con generar cambios de actitud ciudadana frente al cuidado del medio ambiente, y en ello se esforzará cultivando el sentido ético que debe acompañar a sus egresados, contribuir a socializar y difundir la educación ambiental como compromiso expreso de la cultura institucional. Buscará dinamizar propuestas de desarrollo sostenible y sustentable, salvaguardando el patrimonio ecológico, la calidad del ambiente, la equidad alimentaria y fomentando el manejo de los residuos sólidos, líquidos y emisiones al aire como deber fundamental, así como salvaguardar con el manejo adecuado, las especies arbóreas de su entorno y ambiente Institucional.

1.11. COMPONENTE DEL PROCESO DE FORMACION 1.11.1. FINES DE LA EDUCACIÓN EN LA IUPB.

Para la IUPB se asume la educación desde una perspectiva holística y compleja, que se fundamenta en la formación integral del ser en los cuatro pilares de la educación: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser.

Es asumida de acuerdo a la Nueva Ley General de Educación, como un proceso de formación permanente, personal, cultural y social, que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes.

1.11.2. EL DOCENTE

La IUPB es una Institución educativa, comprometida con la formación integral de sus estudiantes, desde esta perspectiva, concibe al docente como un ser ético con vocación profesoral, encargado de fomentar el estudio y la motivación hacia el conocimiento de sus estudiantes, asesorando y orientando el proceso docente educativo, aplicando estrategias activas y aprendizajes significativos. Se articula a la docencia con capacidad de promover la investigación formativa y la interdisciplinariedad. Es un docente investigador, que reflexiona continuamente sobre sus prácticas para mejorarlas y transformarlas acorde con

(20)

los cambios en el conocimiento, los entornos productivos y los requerimientos de la sociedad. Se reconoce en su dignidad humana como persona ética y lo hace visible en su vida cotidiana, en la relación con sus estudiantes, colegas y demás compañeros de trabajo. Sabe trabajar en equipo, es gestor de conocimiento, un ser social, un ciudadano representante de valores institucionales como el respeto, la solidaridad, la responsabilidad y la justicia. Acoge los lineamientos curriculares para su eficiente desempeño con calidad. 1.11.3. EL ESTUDIANTE

El estudiante de la IUPB es un sujeto participativo y comprometido con su proceso de formación, capaz de desarrollar habilidades para indagar, investigar, interpretar, analizar, evaluar y poner a disposición su saber aprender, saber hacer, saber convivir y saber ser en la solución de los problemas propios de su disciplina. Ejerce un papel activo abriendo espacios para la socialización, el debate y la argumentación entre sus compañeros. Se reconoce como un ser individual, histórico y social, que se articula al proceso educativo como oportunidad de mejoramiento en sus dimensiones de ser. Reconoce en su rol de estudiante activo, su mayor oportunidad para aprender con pertinencia y prepararse para la vida profesional en condiciones de realidad. Se incorpora al mundo de manera proactiva y como representante de valores y conocimientos de la Institución a la que pertenece, es inquieto por el conocimiento y propone nuevas formas de impulsar el desarrollo técnico y tecnológico del país.

1.11.4. EL EGRESADO

Es un profesional representante de la Institución educativa ante la sociedad, ante el mundo empresarial y las instituciones sociales. Es un sujeto ético-político que representa los valores como la solidaridad, el respeto, la justicia y la responsabilidad. Es un profesional que contribuye con el desarrollo empresarial y productivo de la sociedad en la que se desenvuelve. Es un ciudadano democrático, líder de los procesos en los que interviene, en la búsqueda de mejorar su entorno se actualiza para aplicar mejoramientos en su saber técnico. Retribuye a la sociedad la idea de bienestar a través de su estilo propositivo de actuar.

1.11.5. EL ADMINISTRATIVO

Es un trabajador emprendedor, con sentido de pertenencia, pertinencia, proactivo, diligente con las tareas institucionales encomendadas con el fin de generar mejora continua en los procesos de la Institución. Es un sujeto que se identifica con los valores institucionales y el buen trato con las personas. Asume compromiso con la misión y los objetivos de la Institución, ayuda a posibilitar la optimización de los recursos, lo que permite alcanzar altos niveles de calidad y efectividad en el servicio que a su vez genera bienestar.

1.12. LOS PROGRAMAS DE LA IUPB

Los desafíos de la globalización exigen transformaciones económicas, políticas, sociales, culturales, tecnológicas, educativas, científicas y de ciudadanía. Las nociones de espacio y tiempo reducidas por las tecnologías, traen nuevas dimensiones de territorio, nación y región. También complejiza las nociones de ciencia, disciplina y discursos. Asimismo, los

(21)

campos del conocimiento pierden sus fronteras, sin diluir sus objetos de estudio, se flexibilizan sus estructuras, se redimensionan sus métodos, sus instrumentos, sus técnicas, se establecen sus lenguajes, modos lingüísticos del ser íntimo disciplinar; sus campos de aplicación y experimentación, sus protocolos, sus imaginarios, sus relaciones, sus actores. Todo ello trasciende a la idea de formación de personas; las intencionalidades desbordan el objeto estrecho de los oficios y las cofradías de las profesiones, hacia los conglomerados y las redes virtuales, el nuevo espacio y tiempo exigen nuevos códigos, nuevos lenguajes, otras formas de estar, ser, participar del conocimiento, entenderlo, recrearlo, transformarlo; es más, exigen un ser integrado y articulado con sistemas diferentes como oportunidad para engancharse en nuevas interpretaciones, explicaciones, nuevas realidades.

La construcción del conocimiento, no se explica exclusivamente desde el paradigma positivista que tiene su asidero en el mundo material, en una realidad exterior a los sujetos; también cobra importancia la posición contraria, subjetiva de las ciencias sociales y humanas, influenciando la actividad científica en una pluralidad de objetos, métodos, técnicas, lógicas, teorías, comprensiones, comparaciones, contrastes, que trascienden la noción de verdad, hacia la comprobación de los hechos y la verificabilidad de los argumentos. La incursión en el mundo del conocimiento de las ciencias sociales ha contribuido a la revolución científica, a incrementar el conocimiento circulante, a revisar la formación de científicos, de los programas de investigación y formación de personas, a revisar las intencionalidades y metas de formación, a definir y decidir con responsabilidad social en los perfiles de formación, a reconocer la persona como ser individual, social y con un saber específico para intervenir con ética y experticia en la transformación de situaciones en contextos productivos, del conocimiento y de la vida.

Los campos de conocimiento se organizan en campos de formación, “la ciencia como hecho cultural”, “remite a la profesión y es allí donde los lenguajes específicos de un saber particular adquieren sentido y reconocimiento en un contexto cultural dado, esto explica su tendencia a la conformación de gremios, grupos, comunidades6”.

Las disciplinas poseen objeto, discurso, método y campos de experimentación propia -y son los campos de aplicación de las ciencias-, al re-contextualizarse en campos de formación de profesiones, estas últimas adquieren la dinámica de la interdisciplinariedad y la multidisciplinariedad, condiciones propias de la educación y formación de seres humanos que adquieren competencias para intervenir en la sociedad. Y esta intervención competente no puede ser concebida como un hecho aislado; en la vida los hechos tienen correspondencia, determinaciones, interdependencia y en tal sentido, ha de servir la educación en los procesos de profesionalización.

1.12.1. LOS PROGRAMAS PROFESIONALES

Los programas de profesionalización en la IUPB se reconocen como una unidad de conocimiento organizada interdisciplinariamente, que articula objetos de conocimiento, teorías, métodos, técnicas y prácticas de las diferentes ciencias que lo conforman. En esta perspectiva, acoge campos científicos, tecnológicos y técnicos para llevarlos al campo formativo, pertinente a los perfiles de formación en la profesiones, por lo cual se infiere que los programas retoman campos de conocimiento de las ciencias básicas, las

6

ZULETA R. Beethoven; ROLDAN B. Atanasio; MUÑOZ C. Edison et al. La Investigación etnográfica de una Organización académica. Estudio de Caso: Facultad de Arquitectura. Universidad Nacional-Medellín. 22. 2001

(22)

ciencias humanas, fácticas y la expresiones artísticas para constituir los perfiles de formación del ser individual, ser histórico social, y ser profesional. Además, acogiendo los parámetros del Gobierno Nacional, en los lineamientos sobre calidad7 que se aplican a los programas y de acuerdo a las características de las IES, la IU Pascual Bravo podrá ofrecer los siguientes programas de formación.

1.12.2. LAS INGENIERÍAS

Este nivel de formación ubica al egresado de estos programas en el mundo del trabajo, en desempeños específicos de mayor autonomía, menor dependencia y mayor responsabilidad en la toma de decisiones en un trabajo colectivo. A nivel investigativo, el profesional está en capacidad de realizar un proyecto de investigación en su campo de conocimiento. Es creativo, innovador en la solución de problemas empresariales de acuerdo con su objeto de formación profesional y un ser respetuoso comprometido con el bienestar social. Coequipero en proceso de innovación y desarrollo tecnológico, lee la ciencia formal para innovar en grupos.

1.12.3. LAS TECNOLOGÍAS

Este nivel de formación, ubica al egresado de este programa en el mundo del trabajo en desempeños de coordinación, con responsabilidad sobre grupos pequeños, con mediana autonomía en la toma de decisiones, mediana dependencia en la estructura organizativa. A nivel investigativo, el tecnólogo alcanza el nivel de formulación de un proyecto, interviene en actividades investigativas y de innovación. Coordina con equipos de trabajo en desarrollo técnico y tecnológico, aplica a rutinas de investigación que complementa el quehacer de las ingenierías.

1.12.4. LAS TÉCNICAS PROFESIONALES

El programa técnico, articula en un proyecto de formación los campos del conocimiento, su objeto y la práctica de desempeño en una intencionalidad educativa que define los perfiles en el ser, en el saber y en su desempeño ocupacional. Estos perfiles se ajustan a una escasa complejidad en la cual los desempeños profesionales, ubican al egresado de este programa en el mundo del trabajo en desempeños específicos de alta dependencia y poca autonomía para la toma de decisiones en un trabajo colectivo.

El técnico logra realizar alguna actividad en el campo investigativo, mediante la formulación de una propuesta. Aplica a tareas de trabajo específicas de desarrollo e innovación, bajo supervisión y alto control.

1.12.5. LOS POSGRADOS

La formación en los posgrados se puede dar, independientemente, en dos enfoques: puede ser profesionalizante o de investigación para el caso de las maestrías. Sin embargo, independiente de estos dos enfoques, se ofrecerá investigación formativa. En los campos de desempeño, se corresponderán con un mayor liderazgo, mayor nivel de

7

Decreto 1295 de abril de 2010. Por el cual se reglamenta el registro calificado de que trata la Ley 1188 de 2008 y la oferta y desarrollo de programas académicos de Educación Superior.

(23)

responsabilidad en el direccionamiento y en la gestión, ya sea para los desempeños en gestión de investigación o en los desempeños profesionales.

1.12.6. LA FORMACIÓN PARA EL TRABAJO Y EL DESARROLLO HUMANO

La IUPB, como Institución de educación pública, asume con responsabilidad las políticas del Gobierno Nacional, abriendo oportunidades de formación en el sistema educativo a partir de la articulación de programas superiores con la Educación Media Técnica y con la Formación para el Trabajo. Esto contribuye con pertinencia al principio de equidad, cobertura y apoyo en la competitividad, en un proyecto de nación, formando en competencias laborales.

La formación para el trabajo se certifica a través de 1.) Cursos de Capacitación, dirigida a todas aquellas personas que desean adquirir competencias para un desempeño específico en las artes, las técnicas u oficios concretos en los campos de acción institucional. 2. Los Cursos de Formación para las Ocupaciones, a través de los cuales se adquieren competencias para desempeños en el sector productivo del nivel auxiliar; estos cursos son complemento de formación o de actualización. 3. Técnicos laborales para el Trabajo y el Desarrollo Humano8, conllevan el reto de la innovación en la generación de una educación integral para el mundo del trabajo; estos programas cortos, responden a necesidades de formación, que preparan de forma rápida y califican para una oferta laboral. Asimismo, habilitan al estudiante para el reconocimiento de sus competencias en el caso de poder continuar en la educación superior; porque se integran cursos preparatorios, que son segmentos de la educación formal, también dan la oportunidad para la validación.

Con estas modalidades de formación se pretende contribuir a mejorar los desempeños de las personas en el mundo del trabajo, “bien sea porque accedan a un empleo o porque son capaces de generar su propia oportunidad de negocio. La formación es integral, es decir, se forman no sólo en la parte técnica, sino también en actitudes y valores”9.

La IUPB, propone desde el Proyecto Educativo Institucional declarar las intencionalidades y metas de formación coherente con las políticas y alternativas académicas en la idea de articularse con el sistema integral de calidad para la formación de personas éticas, solidarias, competentes, y gestoras de su propio desarrollo y el de los demás. La IUPB, expresa su compromiso con la sociedad a través de unaa educación con calidad, atendiendo a los principios formativos y a las necesidades de educación para el trabajo y el desarrollo humano, y acoge los procedimientos establecidos a la fecha en la circular normativa Nº 040 de 2010, que tienen fundamento en el artículo 68 de la Constitución Política de Colombia, las leyes 115 de educación de 1994, 715 de 2001, 1064 de 206, 711 de 2001, el Decreto Nacional 4904 y la Resolución Nacional 2823 de 2002. Reglamentación ley 909 del 23 de septiembre de 2004 por la cual se expiden normas que regulan el empleo público, la carrera administrativa, la gerencia pública y se dictan otras disposiciones. El decreto ley 128 de 1976, por el cual se dicta el estatuto de inhabilidades,

8

GOMEZ CUARTAS, Fernando. Citado en Proyecto Educativo Institucional- PEI- Programas Técnicos. ESCOLME. 2004. Pág. 112

9

Ley 1064 de 2006, por la cual se dictan normas para el apoyo y fortalecimiento de la educación para el trabajo y el desarrollo humano establecida como educación no formal en la Ley General de Educación.

(24)

incompatibilidades y responsabilidades de los miembros de las juntas directivas de las entidades descentralizadas y de los representantes legales de estas.

En su marco legal de formación para el trabajo acoge el decreto 4904 del 16 de diciembre de 2009, como directriz que reglamenta la organización, oferta y funcionamiento de la prestación del servicio educativo para el trabajo y el desarrollo humano y que “amplía los requisitos para las licencias de funcionamiento de las instituciones, unifica la regulación para las instituciones de educación superior, las convalidaciones y los costos educativos, entre otras disposiciones”10

2. COMPONENTE PEDAGÓGICO

El modelo pedagógico de la Institución Universitaria Pascual tiene como punto de partida el “Estatuto General”, en cuyo “objeto” plantea: “ la búsqueda, desarrollo y difusión del conocimiento en los campos de las humanidades, la ciencia, las artes, la técnica y la tecnología, mediante las actividades de investigación, docencia, extensión y proyección social, realizadas en los programas de Educación Superior de pregrado y posgrado con metodologías presencial, abierta y a distancia, incluyendo educación virtual, puestas al servicio de una concepción integral del hombre y de la sociedad”. (Art. 3, capítulo II). De lo anterior se desprende la idea de la “complejidad” para el desarrollo y formación en los campos del conocimiento en los cuales podrá incursionar la Institución, con pertinencia técnica, tecnológica, científica, artística y pertenencia social, para concretar su idea de integralidad en el ser, el saber hacer profesional y en la sociedad, mediante un proceder en la docencia y en la investigación para la innovación, la productividad y la proyección social; gestando oportunidades a la población local y global, como modelo de transformación de las personas y sus contextos.

Las ciencias, las tecnologías y las artes son un hecho humano, histórico y social. Creación de la vida humana que da identidad a un sujeto, a un objeto del conocimiento, y esta diferenciación entre sujeto y objeto, trae dilemas y tensiones, que animan la visión del mundo y los cambios paradigmáticos en que se modelan. Es decir, que en los diferentes momentos de la historia de la humanidad, el ser humano ha construido su visión de mundo, con fundamento en una serie de juicios y criterios de interpretación, explicaciones y argumentaciones, que le han permitido comprender su devenir como grupo social; proceder y transformar su vida cotidiana y orientar sus acciones hacia el futuro.

La ciencia, la tecnología y las artes son actividades humanas que han evolucionado históricamente en consonancia con los cambios que han impreso a la vida y en la manera como se interviene la realidad. Los métodos, los elementos de juicio, los instrumentos y mediaciones como se construye el conocimiento, imprimen factores diferenciadores para las sociedades y sus actividades de producción, circulación y consumo de bienes y servicios en la economía, la política, la educación y la salud.

El conocimiento científico, que es sistémico y complejo, ha permitido al ser humano observar, descubrir, comprender, explicar, predecir fenómenos del mundo real y darle nuevo sentido a la realidad. Esa realidad científica está mediada por la investigación, por

10

(25)

métodos que permiten descubrir y caracterizar sucesos, pero también permiten la falsación, la verificación, la observación empírica, la experimentación y la modelación. El método es el camino y mediación para la construcción de conocimiento científico. A partir del método se logra 1.Percibir, identificar y definir dificultades; 2. Solucionar problemas y formular hipótesis o falsearlas; 3. Deducir consecuencias y predecir fenómenos; transformar la realidad en contextos; 4. Divulgar el conocimiento para que sea apropiado con beneficio social de la humanidad.

El análisis del contexto de las ciencias, y la noción de mundo que entregan a la sociedad, definen momentos de cambios paradigmáticos que inciden en formas de ver, procesar, transformar y proyectar la economía, la política y la educación. Una noción de mundo que en principio se consolida en la dimensión natural y material del conocimiento del mundo en sí, definido desde la razón práctica, con sustento empírico, que hace referencia a hechos que lo verifican y trascienden. Un conocimiento que es auto correctivo y progresivo, abierto a nuevos procedimientos y nuevas técnicas; que se interesa por formulaciones generales como una ley o supone hechos clasificables en un orden, una familia. Conocimiento que es objetivado en un dato, un hecho, un fenómeno natural o social real, que no amerita distorsiones del sujeto que lo conoce, por tanto es independiente del sujeto.

Con Kant11en su crítica a la razón práctica y estética, se abren otras áreas del conocimiento del mundo, referidas no ya al objeto de conocimiento sino hacia el sujeto, un conocimiento inmanente al ser humano, quien concibe el conocimiento para sí y es “capaz de interactuar en relación con otros sujetos”, a través del “ejercicio de la autonomía” y la capacidad crítica, que “sin autoritarismo”, “ni dogmatismo”, es capaz de “dar cuenta argumentativa y públicamente de su autoridad con fundamento”. “Consciente de su mayoría de edad”, es capaz de discernir, de crear y construir el “proyecto de la modernidad”, donde tienen asidero las promesas de la emancipación (de la minoría de edad a la autodeterminación), la libertad responsable, la justicia, la erradicación de la pobreza, la dignidad humana, la solidaridad.

Pero ese proyecto de la modernidad entró en crisis, esa racionalidad estratégica y funcional en la cual tomaron auge las ciencias, las técnicas y las tecnologías generó un total desequilibrio en las culturas, en la moral, en la política, en la economía. “El mundo de la vida, el mundo vivencial y sensible de lo cotidiano, en sus dimensiones material, subjetiva y social ha sido reducido al mundo material”12 este hecho ha afectado el desarrollo de las ciencias sociales y humanas desconociendo las particularidades de sus objetos de estudio, sus métodos y sus técnicas, invadiendo sus campos, su noción de mundo de la vida, la visión positivista y empírica. Pero la crisis de la modernidad también se reconoce en las tensiones que han generado, las mutaciones genéticas, las variaciones climáticas, las alarmas energéticas, el malestar en la noción de desarrollo técnico y tecnológico que generó y degeneró en procesos industriales que descontrolan la naturaleza, los altos inventarios de la producción, el crecimiento poblacional y el riesgo alimentario, las alarmas sobre las calidades del agua y el aíre a nivel planetario, la ingobernabilidad de las grandes ciudades, desequilibrio de la política y la economía de las

11

BRIONES Guillermo. Epistemología de las ciencias sociales. Programa de Especialización en Teorías, métodos y técnicas de la Investigación Social. ASCUN, ICFES. Bogotá. 1996

12

GIRALDO L. Aurora, VELEZ S. Hilda, DUQUE V. Alberto. Hacia un Marco teórico para la renovación curricular. Referentes contextuales. Comité de currículo. Facultad de Medicina Universidad de Antioquia. Medellín. 2000

(26)

naciones por la globalización de los mercados….Reflexión critico social al proyecto de la modernidad.

En tres grandes enfoques se orienta la construcción del conocimiento: 1. El empírico-analítico con su intervención objetivada y material de lo real 2. El histórico y su visión subjetiva de la realidad y 3. La visión critico-social del mundo de la vida. Estos tres enfoques nos acercan a una noción de complejidad en la construcción del conocimiento y transformación de la realidad. Hoy el mapa de globalización y la construcción del proyecto de la posmodernidad, apuestan por la inclusión de lo diferente en la construcción del conocimiento y sus dinámicas de intervención en el mundo real y mundo de la vida. Esta inclusión despierta la noción de complejidad, de integración, de trabajo en redes, de vínculos, trabajo asociativo y colaborativo, de aprendizaje autónomo y significativo, de actores pares, de diálogo de saberes, de multidisciplinariedad y transdiciplinariedad, bilingüismo, acuerdos científicos, técnicos, políticos, educativos… Visión de mundo y cambios paradigmáticos del conocimiento que afectan los modelos pedagógicos, enfoques curriculares y estrategias didácticas. Pues los campos de conocimiento, sus métodos, técnicas e instrumentos se transfieren a los campos de formación, ya que es a través del proceso educativo que se contribuye a formar el talento humano, y es en la educación superior donde se forma el capital social en la excelencia, donde se perfecciona la inteligencia de los pueblos para revertir en el mejoramiento de sus condiciones de existencia. Esto es lo que valida el encargo social de la Universidad. La pedagogía es un cuerpo teórico cuyo propósito es iluminar la práctica formativa que se realiza con relación a un ideal, un modelo social y para ello se apoya en un conjunto de procedimientos y medios técnico-operativos, que orientan el proceso de enseñanza aprendizaje- contenido, acciones que se orientan con relación a unos fines definidos en un modelo. La pedagogía es una vocación13

Etimológicamente “modelo” proviene del italiano modello, y este del latín modulus, (molde, módulo), que evoca cierta idea de acción, de construcción. El modelo no es algo real sino, una representación simplificada de una serie de fenómenos, destinado a explicar la realidad o actuar sobre ella; sirve para examinar las relaciones entre factores considerados importantes en el funcionamiento de un sistema, en nuestro caso de un “sistema educativo”. El concepto de modelo se utiliza por lo menos con cinco significaciones o alcances diferentes: como tipo ideal (weber), como paradigma (Merton), “Mecanismo oculto”, fácilmente imaginado que explica fenómenos observables (Paretto, Parson), como patrón de conducta o deseable, y como teoría (Bunge). El modelo hace parte de una teoría y contiene leyes, principios, hipótesis, reglas, relaciones y conceptos.

13

Figure

Actualización...