PDF superior De desterrado a transterrado: el exilio en Adolfo Sánchez Vázquez

De desterrado a transterrado: el exilio en Adolfo Sánchez Vázquez

De desterrado a transterrado: el exilio en Adolfo Sánchez Vázquez

En rigor, no hay auto exilio. Los republicanos españoles que se aco- gen a la generosidad del general Lázaro Cárdenas —siempre reconocida y celebrada por ellos—, y se embarcan hacia un país desconocido casi por completo, lo hacen porque han perdido la guerra después de treinta y dos meses de defensa apasionada y heroica de la República Española, contra un sector del ejército español rebelado y asociado con el nazi- fascismo internacional. Han huido para no caer en manos de los vence- dores, que han prometido fusilar a media España, y lo están cumpliendo con gran determinación y eficiencia. En Francia, después de la caída de Cataluña en febrero de 1939, hay medio millón de refugiados españoles, que se hacinan en campos de concentración, hambrientos, enfermos, perseguidos. En esos momentos de desesperanza total les llega, por lo
Mostrar más

10 Lee mas

De desterrado a transterrado

De desterrado a transterrado

Son varias las razones por las que es legítimo, justo y necesario celebrar los noventa años del Maestro Eméri- to Adolfo Sánchez Vázquez. En primer lugar, porque llega a esa espléndida edad completamente lúcido y ac- tivo, escribiendo ponencias —acaba de presentar una en el homenaje que se le hizo a Lázaro Cárdenas en Madrid—, publicando libros —acaba de apare c e r, ve n t u rosamente, la recopilación de su poesía publicada por el Fondo de Cultura Económica y el Centro Cul- tural de la Generación del 27— y cuidando la difusión y profundización de su obra con nuevas publicaciones. Por su coherencia intelectual y existencial, Sánchez V á z q u ez no ha renegado del marxismo a raíz de la de- saparición de la Unión Soviética, que a tantos dejó h u é rfanos de seguridades, cuantimás que ya desde hacía años había detectado las terribles contradicciones, la realidad del marxismo realmente existente en la Unión Soviética, y denunciado su condición re p re s i va, cre a- dora no de paraísos proletarios sino de Gulags. La li- quidación del imperio soviético le ha servido a Sán- c h ez V á z q u ez, entre otras reflexiones, para destacar el papel ético y libertario, e incluso moral, que el socia- lismo contiene como propuesta y promesa para un
Mostrar más

6 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez. Exilio y literatura

Adolfo Sánchez Vázquez. Exilio y literatura

Cierto es que, en estos primeros años del exilio aún no se conocía el neologismo con que José Gaos pretendía expresar la actitud del exiliado que, en la América hispana, no se siente desterrado, sino “transterrado”, en cuanto que en ella encuentra o recupera –trasplantada o prolongada– su España. Ahora bien, esta actitud no es la que expresa mi poesía de esos años. Mucho tiempo después de haberla escrito, me he atrevido a impugnar el término y el concepto gaosianos en diversos textos. En ellos sostengo que el destierro no es un “transtierro”, en el sentido de simple transplante o continuidad que permite rescatar o recuperar lo perdido. La tierra que recoge al español que se ha quedado a-terrado (sin tierra), sin raíz ni centro, no es su tierra, aunque con el tiem- po –y tiempo no faltó– llegará a ser suya, pero lo será no por un don que le cae a su llegada, sino en la medida en que hecha nuevas raíces, crece con ellas y desde ellas se integra sin dejar de ser fiel por ello a sus orígenes. Lo que hará, en definitiva, que por esta doble raíz su exilio no tenga fin. 27
Mostrar más

18 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez: vida y obra

Adolfo Sánchez Vázquez: vida y obra

En efecto, no vuelve a reanudar sus estudios, esta vez de filosofía, hasta 1950, fecha en la que inicia su Maestría en Filosofía en la Fa- cultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Este periodo coincide con los años de la Guerra fría, momento en el que México iniciaba un fuerte desarrollo capitalista, bajo el mandato presidencial de Miguel Alemán que supone también un viraje político hacia posiciones de derecha distanciándose así del cardenismo, estrategia política que ya se había operado en el gobierno anterior. A pesar de ello, "esto no afectó a la política exterior de México y, en particular, a su repu- dio del Estado franquista"4 2 Pero con todo, la Guerra fría y la ayuda de Estados Unidos a Franco alejó las perspectivas de poner punto final al exilio y obligó a enfocar de forma distinta la actividad polí- tica en la emigración. En el caso de Adolfo Sánchez Vázquez, la idea de un largo exilio fue llevándole a la determinación de que era in- dispensable una mayor dosis de teoría para abordar los problemas políticos del momento: "Sentí por ello la necesidad de consagrar más tiempo a la reflexión, a la fundamentación razonada de mi actividad política, sobre todo cuando arraigadas creencias —en la `patria del proletariado'— comenzaban a venirse abajo. De ahí que me propusiera por entonces elevar mi formación teórica marxista y, en consecuencia, prestar más atención a la filosofía que a las le- tras". 43 Nuevamente la praxis, esta vez fundamentalmente política, le conduciría a la exigencia de profundizar en el terreno de la teo- ría, pero a su vez ésta quedará contagiada de la actividad dinámica de aquélla. A partir de este momento sus trabajos e investigaciones posteriores, tanto en el campo de la estética como de la teoría polí- tica o la revisión teórica del marxismo, serán vislumbrados princi- palmente desde la noción de "praxis". Su vuelta a la Universidad mexicana, al viejo edificio de Mascarones, no supuso, sin embargo, un contacto directo con la teoría marxista; en sus aulas "se escucha- ba todavía, como un eco lejano, las voces vitalistas e irracionalistas que había escuchado en Madrid. Mucho Heidegger, bastante vitalis- mo e historicismo, una dosis de tomismo y otra no menor de neo-
Mostrar más

50 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez: convicción y praxis

Adolfo Sánchez Vázquez: convicción y praxis

Llegó Sánchez Vázquez al marxismo como militante en la Juventud Comunista y el Bloque de Estudiantes Revolucionarios en Málaga “La Roja”; conjuntaba entonces a la práctica política, la actividad literaria y la producción poética —o práctica poética como él le llama en algu- no de sus textos. Al entusiasmo y esperanza que suscitara el nacimien- to de la Segunda República Española, a las tertulias literarias en Madrid, a los cursos seguidos por un año en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid, se siguió el estallido de la guerra civil. De este tiempo y de los primeros años del exilio en México son sus poemas recogidos en El pulso ardiendo, 7 Romancero de la guerra
Mostrar más

11 Lee mas

Para saludar los poemas y sonetos de Adolfo Sánchez Vázquez. Epílogo

Para saludar los poemas y sonetos de Adolfo Sánchez Vázquez. Epílogo

descendiendo de la escalerilla en respetuoso orden, destacaba la figura esbelta y desgarbada de un joven de unos veinticinco años que parecía mirar con aire distraído y a la vez penetrante a la multitud entusiasta y clamorosa que iba rodeando a los recién llegados. Junto con los poetas pedro Garfias y Juan rejano, y el periodista antonio Zozaya, el recién desembarcado adolfo Sánchez Vázquez era un poeta militante ya re- conocido por sus pares y mayores como una inteligencia responsable y ávida de conocimiento, es decir, de armonía comprometida y razo- nada. Sabía que formaba parte de una emigración singular —la de los refugiados españoles— con una particular conciencia política, moral y cultural de las razones y compromisos que lo llevaban al exilio. Si llegaban desterrados a un país —México— donde se hablaba casi el mismo idioma y en consecuencia algunos podían pensar que no eran del todo desterrados (y que a fuerza de buscar arraigo en el nuevo solar americano podían llegar a ser “trasterrados” para evocar la expresión que luego acuñaría José Gaos), esa primera oleada de refugiados venía
Mostrar más

8 Lee mas

Bibliografía selecta de Adolfo Sánchez Vázquez

Bibliografía selecta de Adolfo Sánchez Vázquez

"Exilio y filosofía. La aportación de los exiliados españoles al filosafar latinoamericano", en Cuadernos Americanos, nueva época, año 5, vol. 6, núm. 30. México, noviembre-diciembre, 1991, pp. 139-153. "Mitos y realidades de la identidad", en Claves de la Razón Práctica, año 3, núm. 20. Madrid, marzo, 1992. [Reed.: Enrique Hülsz Pic- cone y Manuel Ulacia, eds., Más allá de Litoral. México, UNAM, Fa-

11 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez y el humanismo iberoamericano

Adolfo Sánchez Vázquez y el humanismo iberoamericano

marxismo, y por ello decide realizar estudios de posgrado en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Lo para- dójico es que por los años cincuentas el marxismo apenas figuraba en esta Facultad en las cátedras de Wenceslao Roces y de Eli de Gortari. Los principales profesores, en su mayoría también exiliados, como Joaquín Xirau, José Gaos, Eduardo Nicol, José M. Gallegos Rocafull, Juan David García Bacca, enseñaban sobre todo fenomenología alemana, existencialismo y filosofía en México. Sus compañeros más brillantes como Luis Villoro, Ricardo Guerra y Leopoldo Zea desarrollaron desde estas perspectivas estudios filosóficos sobre el mexicano, integrando las enseñanzas de los maestros del exilio con las de Samuel Ramos. Ante este panorama filosófico ajeno a su interés fundamental en el marxismo, Sánchez Vázquez tuvo que ser en buena medida autodidacta, pero de ninguna manera desaprovechó sus estudios formales de filosofía en la Facultad, pues las perspectivas filosóficas predominantes le permitieron tener una visión crítica y renovada del marxismo, especialmente, del marxismo soviético. Sánchez Vázquez nos narra esta situación contradictoria de carencia y plenitud que vivió durante sus estudios de filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México:
Mostrar más

6 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez: de este tiempo, de este país

Adolfo Sánchez Vázquez: de este tiempo, de este país

tados, partido del exilio, pone en nuestras manos un instrumental que nos permite superar esa conciencia limitativa. Un ejemplo con- creto: la política de reconciliación nacional que se propuso a partir de los años cicuentas. Esa política provocó inicialmente un rechazo total en la emigración; la gente pensaba: "cómo voy a aliarme con un falangista, cómo olvidar los problemas de la República..." Sin em- bargo, hoy vemos que es la política que se sigue. Una política consis- tente en reconocer los cambios que se han operado en el país y ver los problemas en función de tales exigencias actuales. Se ha podido superar el exilio en la medida en que uno ha estado vinculado con el país, más a nivel político que cultural.
Mostrar más

11 Lee mas

Homenaje a Adolfo Sánchez Vázquez en su 90 aniversario

Homenaje a Adolfo Sánchez Vázquez en su 90 aniversario

Considero que en el fondo ésta fue la motivación que llevó a Sán- chez Vázquez a descubrir en México su nueva vocación: la filosófica. Pero todo descubrimiento se realiza desde una situación específica. La de Adolfo Sánchez Vázquez era ante todo la del exilio, con todas sus tristezas y sus penurias, pero también sus esperanzas. “Se trataba de adoptarse a un modo que se desconocía por completo y de adaptarse en condiciones que no obstante la generosa hospitalidad significaba construirse una nueva vida marcada por el desgarrón terrible del des- tierro. Éramos eso: desterrados y no simple transterrados, como nos calificó después Gaos”. 3
Mostrar más

8 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez: los trabajos y los días (semblanzas y entrevistas) (Publicación completa)

Adolfo Sánchez Vázquez: los trabajos y los días (semblanzas y entrevistas) (Publicación completa)

Obligado por las circunstancias, se refugió en Francia durante algunos meses, hasta que llegó el momento ineludible del exilio (ese que el propio Sánchez Vázquez califica como "exilio sin fin" para expresar el desgarramiento que le provoca el ansia de volver a la patria y el no querer arrancar las raíces que lo atan a la tierra que lo acogió). En México, su vocación literaria y su trabajo editorial le vincula- ron a otros intelectuales españoles de la talla de José Gaos, Eugenio Imaz, Joaquín Xirau y León Felipe y a la pléyade de intelectuales me- xicanos, como Xavier Villaurrutia, Alfonso Reyes y Samuel Ramos. En esta tierra, que habría de conquistarle, inició una fecunda ca- rrera académica. Durante los primeros años de su residencia en este país fungió como profesor en el Colegio de San Nicolás de Hi- dalgo de la Universidad Michoacana y en la Escuela Normal de Morelia. Más tarde, en la ciudad de México, fue maestro en la Escuela Nor- mal Superior y realizó una importante labor de traductor, al tiempo que cursaba en la Universidad, en el edificio de Mascarones, la Maestría en Letras Españolas. Al iniciarse la década de los cincuen- tas, la necesidad de elevar la racionalidad de su actividad política le impulsó a estudiar filosofía. Para entonces, Mascarones albergaba un ambiente académico que era un verdadero semillero de talento. La fuerte presencia teórica de Gaos, el ardor polémico de García Bacca y J. Xirau y los intentos renovadores de los jóvenes filósofos del grupo "Hyperion", dominaban el panorama, sin menoscabo de las recias figuras de W. Roces y de Eh i de Gortari, que descubrían nuevas vetas en el marxismo. A la riqueza de los cursos que ahí se le ofrecieron y de la polémica generada por las diferentes posiciones teóricas, se añadió la del diálogo académico que sostuvo con sus condiscípulos, entre los que se contaban Fernando Salmerón, Ale- jandro Rossi y Ramón Xirau.
Mostrar más

416 Lee mas

Biografía intelectual

Biografía intelectual

La perspectiva de un largo exilio modera en Sánchez Vázquez, como en tantos otros, el activismo político que había alimentado la experiencia anterior. En el caso de Adolfo Sánchez Vázquez, esa cir- cunstancia incita a una reflexión razonada sobre el significado de aquellas opciones políticas. Es la voluntad de hallar respuestas teóricas a cuestiones prácticas el impulso que estimula su dedicación a la filoso- fía. Él mismo expresa muy gráficamente cómo llegó a la filosofía: "Una truncada práctica literaria y más precisamente poética me llevó a problematizar cuestiones estéticas y una práctica política me con- dujo a la necesidad de esclarecerme cuestiones fundamentales de ella y, de esta manera, casi sin proponérmelo, me encontré en el te- rreno de la filosofía ".3
Mostrar más

7 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez, o de la pasión por la justicia

Adolfo Sánchez Vázquez, o de la pasión por la justicia

Entre el allá y el acá, el pasado y el futuro, lo dado y el don de lo que adviene, la utopía de la justicia como pasión de la inteligencia y la voluntad parece condensar en Sánchez Vázquez el núcleo de su teo- rización en torno a la praxis y a la articulación entre política y moral. Será que esa utopía de la Diké sea para este hombre su modo de ser fiel a sí mismo. Acaso la manera más profunda del ser humano mismo de serse fiel, en cuanto contribuye a la medida común de lo humano. O la del exiliado —que Sánchez Vázquez siempre fue—, como fidelidad a aquello por lo que un día se fue arrojado al exilio, o a la humanidad. Ahí donde no el dónde, ni el cuándo, sino el cómo —ser fiel— es lo decisivo. 17
Mostrar más

8 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez

Adolfo Sánchez Vázquez

destierro con el dolor a cuestas", decía Pablo Neruda. Sale hacia Fran- cia en febrero de 1939 y viaja a México en el buque Sinaia con sus "compañeros de bodega", Juan Rejano y Pedro Garfias. Arribó a Ve- racruz el 13 de junio de 1939 junto con otras oleadas de algunos de los más valiosos intelectuales de España, que se acogían al refugio genero- so que les otorgó el gobierno del general Lázaro Cárdenas. Ya en Méxi- co, participa en la fundación de las revistas: Romance, España peregrina y Ultramar. Los primeros años del exilio fueron los de la esperanza del retorno junto con una intensa actividad política y literaria. En su tex- to autobiográfico "Mi obra filosófica", dice: "[...J una truncada práctica literaria y, más precisamente, poética, me llevó a problematizar cues- tiones estéticas y una práctica política me condujo a la necesidad de esclarecerme cuestiones fundamentales de ella y, de esta manera, casi sin proponérmelo, me encontré en el terreno de la filosofía' En 1941 se traslada a Morelia; en 1942 publica su libro de poesía El pulso ar- diendo, y en 1943 regresa a la ciudad de México en donde prosigue sus estudios de filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. En
Mostrar más

3 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez y el marxismo francfortiano

Adolfo Sánchez Vázquez y el marxismo francfortiano

Hay otro lugar donde Sánchez Vázquez entra más de cerca en el Marx de la madurez, y es en su primer libro sobre Las ideas estéticas de Marx. Pero lo peculiar es que, en sus escritos posteriores, prácticamente ya no vuelve a mencionar El capital ni los Grundrisse. ¿Cuáles pueden haber sido los moti- vos de ese cambio? La argumentación expuesta, que proviene de la historia de su vida, puede desde luego explicar la diferente ubicación del centro de gravedad para Schmidt y Sánchez Vázquez al escoger las formas de praxis investigadas, pero difícilmente ayuda a hacer concebible un cambio teórico más de veinticinco años después del inicio del exilio. Así pues, entremos algo más de cerca en los aspectos teóricos internos de esta problemática. El propio Sánchez Vázquez valora su libro Las ideas estéticas de Marx como la primera expresión de cierta magnitud de su ruptura con el marxismo dogmático. En particular, le interesa cuestionar una relación inmediata de dependencia entre los desarrollos artísticos y los de índole social: “[...] la historia del arte y de la literatura demuestra que los cambios de sensibilidad estética no surgen espontáneamente, y de ahí la persistencia de criterios y valores estéticos que
Mostrar más

14 Lee mas

Adolfo Sánchez Vázquez, un marxista español en México

Adolfo Sánchez Vázquez, un marxista español en México

Adolfo Sánchez Vázquez (Algeciras, 1915), profesor de filosofía con- temporánea, estética y ética, es un marxista español que desde 1939 desarrolla en México su vida académica, docente y de investigación. Esta vida, que le fue impuesta por el exilio que siguió a la Guerra civil española, ha sido enormemente productiva. El último resulta- do del trabajo incansable del profesor Sánchez Vázquez es su libro Ciencia y revolución. (El marxismo de Althusser), que acaba de ser pu- blicado por Alianza Editorial en Madrid. Antes, este mismo año, Adolfo Sánchez Vázquez vio publicada en la colección Crítica (Edi- torial Grijalbo, Barcelona) la nueva edición de su famosaÉtica. Antes también el autor de esos dos libros publicó: Las ideas estéticas de Marx (1965), Filosofía de la praxis (1962; 2a. ed., 1972), Rousseau en México. (La filosofía de Rousseau y la ideología de la independencia) (1969), Estética y marxismo (dos volúmenes, 1970), Textos de estética y teoría del arte. Antología (1972) y Del socialismo científico al socialismo utópico (1975).
Mostrar más

10 Lee mas

El significado de la praxis en la obra de Adolfo Sánchez Vázquez

El significado de la praxis en la obra de Adolfo Sánchez Vázquez

En esos planteamientos, recogidos en numerosas obras de divulgación del marxismo, la praxis suele reducirse a una ca- tegoría gnoseológica como contrapolo de la teoría. Pues bien, contra esas propuestas del naturalismo dogmático, hay que insistir en que la obra de Marx no alienta de ningún modo las pretensiones de la metafísica. Para entenderlo es preciso dete- nerse en el análisis de la praxis social, que es a nuestro entender la principal categoría teórica del marxismo y la que le brinda su más alto sentido crítico, como señala Sánchez Vázquez siguiendo la estela de Gramsci. Pero eso significa, como veremos, que contra aquella perspectiva naturalista, que hace del materia- lismo una especie de dogmatismo metafísico, hay que decir que lo decisivo del materialismo de Marx es que coloca en el centro a la sociedad. Solo que lo hace al modo que lúcidamen- te comprende Sánchez Vázquez, indicando que es la praxis social, la sociedad como totalidad dinámica de las actividades humanas, lo que explica la mediación de todas esas dimensio- nes humanas y funda el proceso social.
Mostrar más

9 Lee mas

La capacidad de dudar

La capacidad de dudar

la conferencia, el libro o las labores académico-administrativas, no nos hemos constituido, no podríamos constituirnos, en discípulos suyos. En el mejor de los casos, tal vez alguno de nosotros pudiera as- pirar a los títulos de honradez intelectual, de disciplina académica, de vocación científica y revolucionaria, que caracterizan la actividad de Sánchez Vázquez. Lo anterior significa, por las mismas razones, que existen diferencias de enfoque, de apreciación, de interpretación y, por supuesto, de resultados, cuando nos ocupamos de los mismos o de semejantes problemas teóricos. Pero todas las discrepancias que alguien pueda tener ante la obra de este intelectual se dan, no podía menos que ser así, sobre la base del más alto respeto por su probidad intelectual.
Mostrar más

3 Lee mas

Adolfo León Gómez, el desterrado (1858-1927)

Adolfo León Gómez, el desterrado (1858-1927)

Adolfo León Gómez es uno de los precursores del periodismo político en Colombia. Desciende del tronco familiar de José Acevedo Gómez, más conocido como el “Tribuno del Pueblo de 1810”, y a la vez e s tío abuelo del asesinado candidato presidencial del M-19, Carlos Pizarro Leóngomez. Su vida pública contiene una gran variedad de facetas: abogado que llegó a la Corte Suprema de Justicia; político que alcanzó una curul en el Congreso de la República; historiador fundador de la Academia Colombiana de Historia y propietario del periódico Sur América. La historia de este intelectual, tan reconocido en el siglo XIX, no ha sido recopilada y hay muy pocos escritos sobre él. Apenas existen unos escritos familiares publicados en bajo tiraje y pequeñas menciones en artículos y libros sobre la Colombia de la segunda mitad del Siglo XIX. Este trabajo pretende reconstruir tres facetas de la vida de Adolfo León Gómez: el tiempo que vivió y el desarrollo de su vida, sus ideas políticas y su oficio periodístico e historiográfico. El objetivo de este trabajo es construir un relato biográfico de la vida de Adolfo León Gómez, abordado por facetas. La vida de Adolfo León Gómez es una de las grandes deudas de los historiadores de los siglos XIX y XX en Colombia. En la mayoría de casos existen menciones tangenciales sobre algún episodio de su vida pública, pero poco se sabe sobre su perfil humano, político o periodístico. Los trabajos que ofrecen una semblanza de Adolfo León Gómez son textos familiares, que no alcanzaron un lugar en los estantes de las bibliotecas públicas y que permanecen diseminados entre sus innumerables descendientes o algunos historiadores que no se han dado a la tarea de brindarle un lugar en la historia del país. Es el caso del libro titulado Semblanza de Adolfo León-Gómez 1 , escrito por uno de sus hijos. En este se hace un breve repaso de su vida. Es un texto de 29 páginas que, a pesar de ser corto, es lo máximo que se ha escrito sobre Adolfo León.
Mostrar más

100 Lee mas

Nomadismo y exilio en la obra El Desterrado de Leonardo Valencia

Nomadismo y exilio en la obra El Desterrado de Leonardo Valencia

El distanciamiento de su lugar de origen determina que el escritor no pueda volver hacia ese pasado y se convierte en un ser con muchas patrias, entre ellas la literatura. De allí que la literatura del exilio y la teoría sobre ella sea importante, puesto que son fuentes de una enriquecedora reflexión acerca del ser humano, la memoria y la pertenencia cultural. Por lo tanto, debe formar parte de los movimientos literarios y la historia de la literatura, así lo expone Antolín Sánchez en Memoria del exilio y exilio de la memoria (2006): el exilio es entonces experiencia subjetiva antes que experiencia de un discurso científico lo cual permite desahogar ese ‗otro‘ que ha quedado desprendido de la historia y que sin embargo es clave para reconstruirla críticamente (p.5).
Mostrar más

91 Lee mas

Show all 10000 documents...