• No se han encontrado resultados

El estímulo precedente como estándar El modelo propuesto por Holland y Lockhead (1968) se centra

específicamente en los efectos de secuencia en identificación absoluta, los ya mencionados asimilación y contraste.

Los resultados de estos autores —cuyos experimentos incluyen retroalimentación— muestran que los participantes utilizan la magnitud recordada del estímulo precedente así como el valor numérico (los estímulos están numerados del 1 al 10) como un estándar para identificar el estímulo siguiente (en este caso, sonidos). Cuanto mayor es la diferencia entre el estímulo que se presenta al participante y el estímulo que le ha precedido, mayor es la variabilidad de la respuesta.

Si bien los errores en la respuesta pueden ser debidos a distintas fuentes tales como el recuerdo del estímulo precedente (su valor en la dimensión que lo forma), la percepción de la magnitud del estímulo presente, la comparación (en posición, recuérdese que los estímulos están ordenados) entre los dos estímulos o a causa de un error en el recuerdo de la retroalimentación asignada al estímulo estándar (de nuevo con respecto a su posición en el continuo) el modelo asume que estos errores son debidos únicamente al recuerdo de la magnitud del estímulo estándar.

Los dos supuestos principales postulados por estos autores para su modelo son los que detallamos a continuación.

En primer lugar, la representación de un evento sensorial simple en la memoria se asume que está contaminada por la traza residual de estímulos anteriores de forma que el contexto estimular (los estímulos

El estímulo precedente como estándar 35

precedentes) está representado por una distribución de trazas residuales en la memoria. La magnitud recordada del estímulo precedente al actualmente presentado —contaminada por las trazas residuales de estímulos previos— es alterada hacia la media de la distribución de las trazas residuales (efecto de tendencia central; el valor recordado se desplaza hacia el promedio de la serie de estímulos).

En segundo lugar, se asume que las trazas de memoria de los estímulos precedentes decaen por lo que la contribución de un estímulo es mayor cuanto más recientemente ha sido presentado. De esta forma, si la traza decae, la media de distribuciones estará influida por el tiempo transcurrido desde que se han presentado los estímulos. Por ello, el valor recordado de un estímulo precedente es afectado más por el estímulo anterior a este que por otro más lejano en el tiempo.

PUERTA ABIERTA PUERTA CERRADA 180º 135º 120º 75º 25º 0º 6 5 4 3 2 1

Figura 5 Categoría puerta cerrada / abierta, ángulos y posición en el continuo de los mismos

Teniendo en cuenta los dos supuestos, y dando por sentado que el recuerdo del valor numérico en el ensayo anterior es verídico, el proceso propuesto es el siguiente. En primer lugar, el participante determina la diferencia (en posiciones) entre la magnitud del estímulo que se le presenta y el precedente, teniendo en cuenta que conoce la respuesta correcta al estímulo precedente (proporcionada por la retroalimentación), y emite la respuesta al estímulo actual. Si la diferencia entre el estímulo precedente y el actual es cercana a cero, la respuesta al presente estímulo será igual a la retroalimentación (valor

verdadero). Además, las respuestas tenderán a ser erróneas, en promedio, cuanto más difiera el estímulo precedente del actual.

Por otro lado, el estímulo tenderá a ser estimado —en promedio— como de un valor bajo si sigue a un estímulo también bajo y como de un valor alto si sigue a un estímulo también alto en la escala (asimilación). Esto es debido el valor recordado de un estímulo bajo se mueve hacia la media de la distribución de trazas residuales desde el estímulo precedente. Cuanto mayor es esta media, mayor es el cambio hacia arriba. Cuanto mayor es el cambio hacia arriba de la memoria del estándar, más se tiende a infravalorar el estímulo actual

Finalmente, a mayor media de la distribución del contexto, menor la respuesta promedio al presente estímulo. A menor media de esta distribución, mayor respuesta al estímulo (contraste). El contraste se produce entre la respuesta y el estímulo precedente dos o tres posiciones, es decir, se incrementa en función de lo reciente que sean los estímulos.

De esta forma, si observamos la Figura 5, podemos establecer el proceso de influencia en la respuesta del participante a, por ejemplo, el estímulo 5 (ángulo entre la hoja y el marco de 135º). Así, y suponiendo que todos los estímulos han sido presentados en orden creciente (el primero de ellos el ángulo de 0º, el segundo el de 25º, etc. y vuelta a empezar) al llegar al estímulo 5 por segunda vez, el participante estará influido por el estímulo número 4, cuya magnitud es de 120º. Puesto que la diferencia entre la posición del estímulo precedente y del estímulo actual es muy reducida (la diferencia es de 1), el participante tenderá a dar una respuesta cercana a 4 (posición que ocupa el estímulo de 120º).

Si la distribución de estímulos únicamente llegara hasta el número 5 (en cuyo caso el ángulo de 135º se encontraría en el extremo) la respuesta ante este estímulo tendería a ser mayor ya que el resto de estímulos (no únicamente el precedente) serían siempre de menor magnitud (al igual que la media de la distribución).

Los resultados obtenidos por los autores, junto con una formulación más precisa —y más compleja— de la influencia del estímulo en los juicios posteriores serán de gran importancia en los modelos surgidos posteriormente. En efecto, hasta este momento hemos visto como los diferentes modelos bien se centraban en el análisis de la secuencia (como el modelo de Holland y Gravetter), bien en identificación de