Progresistas siglo XXI: la izquierda entre el Islam y la pared

Texto completo

(1)

Universidad Nacional de La Plat a

I nst it ut o de

Relaciones I nt ernacionales

Depart am ent o de Medio Orient e

Tít ulo del Trabaj o:

PROGRESI STAS SI GLO XXI :

LA I ZQUI ERDA ENTRE EL I SLAM Y LA PARED

Aut or:

Enrique Herszkowich

Abst ract de la Ponencia present ada en las

Quint as Jornadas de Medio Orient e

La Plat a, Provincia de Buenos Aires, Argent ina

(2)

II Congreso en Relaciones Internacionales del IRI 10 de noviembre de 2004 - La Plata, Argentina

Página 2 de 2 Dej ar de ver en los m ovim ient os polít icos islám icos un fenóm eno explicable sólo con variables cult uralist as, ha sido un gran avance en el análisis de los sucesos m edio orient ales desde 1979 hast a nuest ros días. La posibilidad de ver en esos m ovim ient os una práct ica polít ica t ant o de resist encia frent e a dist int as form as de opresión com o posit iva, es decir det ent adora de un proyect o a const ruir, ha enriquecido el conocim ient o sobre el islam polít ico.

Sin em bargo dent r o del m edio académ ico se ha desarr ollado una visión polít icam ent e correct a, que com ienza con la cr ít ica hacia los argum ent os que j ust ifican la hegem onía de Est ados Unidos, la polít ica de la derecha israelí, o la j acobina pret ensión de universalización de los valor es ilust rados de Occident e, y que culm ina con una nueva reducción del islam polít ico convert ido ahora en una unívoca form a de resist encia. Así, se sugiere la exist encia de un único islam que sufr e la opresión, o bien es la expresión cult ural de sociedades que deben ser respet adas t al cual son, porque cualquier int ent o de exam en o cr ít ica realizados desde occident e es denunciado, por los m ism os observadores occident ales com o una m irada et nocént rica que int ent a im poner valores falsam ent e universales.

Con esos nobles obj et ivos, no sólo se condena la invasión nort eam ericana a I raq, sino que se j ust ifican at ent ados cont ra población civil de países occident ales y se dem uest r a indignación frent e a la prohibición del velo en las escuelas francesas com o si se t rat ar a de clubes que no per m it en la ent rada a quienes no se vist an de m anera elegant e.

Al m ism o t iem po que se condena la idea de choque de civilizaciones y se rechazan los m odelos m ult icult uralist as que prom ueven la guet oización de ciert os sect ores m arginales de la sociedad, se recurre a análisis e int erpret aciones basadas en las diferencias cult urales asum idas com o derechos hum anos. A pesar de las declaraciones en cont rar io, se adopt an así esquem as m ult icult urales que t erm inan prom oviendo un diálogo de civilizaciones, t an ilusorio com o la idea del choque. Por que el problem a con la t eoría de Hunt ingt on no es el choque, sino las explicaciones basadas en variables cult ur ales que privilegian car act eríst icas esenciales de pret endidas civilizaciones. El llam ado a la acept ación del diálogo no resuelve las deficiencias concept uales de un m odelo que sobreest im a las var iables cult uralist as.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...