Diplomado primeros auxilios psicológicos

Texto completo

(1)DIPLOMADO PRIMEROS AUXILIOS PSICOLÓGICOS. Yesica Martínez Ríos. Informe final Cruz Elena Gómez Giraldo Facultad de Psicología Universidad Cooperativa de Colombia 2018.

(2) Tabla de contenido. 1. Introducción 2. Desarrollo y contenido 2.1. Propuesta intervención 3. Referentes teóricos, conceptuales, investigativos que fundamentan el trabajo 4. Metodología Diplomado 5. Logros 6. Conclusiones 7. Bibliografía.

(3) 1. Introducción. En este trabajo se realiza un informe sobre el Diplomado en Primeros Auxilios Psicológicos e Intervención en crisis, un tema bastante amplio que dio elementos y herramientas fundamentales para la formación de los psicólogos que nos ocupamos del trabajo con las personas en distintas circunstancias.. Los primeros auxilios psicológicos permiten una visión más amplia en la intervención, haciendo uso de estrategias como la escucha activa y el establecimiento de una conexión necesaria y adecuada con las personas afectadas que requieren la ayuda. Las temáticas y las estrategias abordadas complementan la carrera profesional permitiendo ser más creativo para tomar elementos al momento de intervenir.. Dentro de este trabajo se profundizó sobre una de las temáticas vistas en el diplomado, sobre la violencia de género, además de una propuesta de intervención sobre la misma utilizando los PAP o intervención en crisis.. En cada clase utilizamos las metodologías participativas y de aprendizaje basado en problemas, ambas permitían que como estudiantes nos formáramos en la intervención y las estrategias de abordaje de los distintos temas nos empapáramos más de los temas abordados..

(4) 2. Desarrollo y contenido. Los primeros auxilios psicológicos consisten en ayudar de forma inmediata a las personas a atenuar los conflictos emocionales causados por las vivencias de situaciones traumáticas, son la primera ayuda que se presentan mediante la utilización de técnicas simples basadas en métodos o teorías psicológicas. Estos se brindan cuando las personas no obedecen a los daños físicos sino a las reacciones emocionales que está padeciendo en ese momento (Servicios preventivos formación básica de socorros, 2004). En el diplomado de primeros auxilios psicológicos se desarrollaron temáticas de situaciones o eventos tales como desastres naturales, intento de suicidio, violencia de género, el desplazamiento forzado, la guerra, duelos, problemas personales, entre otros, que puedan detonar una crisis en una persona. Se nos brindaron herramientas para establecer síntomas, brindar calma y orientación a la persona que no sabe cómo hacer lectura de lo que le está sucediendo. Conocimos que en nuestro contexto se presentan todo tipo de situaciones y que nuestra posición como psicólogas era siempre de mantener la calma y tranquilidad para contagiar a la persona que tengamos que intervenir.. Cuando ocurren desastres o situaciones inesperadas siempre utilizan el apoyo médico para revisar físicamente a las victimas afectadas, pero los primeros auxilios psicológicos atienden a lo mental, lo emocional, el impacto psicológico del hecho, escuchar a la persona.. La intervención en crisis o primeros auxilios psicológicos se realizan para minimizar el sufrimiento y reducir el riesgo de las consecuencias traumáticas de las diversas situaciones y ayudar a las personas a recupera su equilibrio físico y mental y afrontar lo que le ha sucedido con el menor número de secuelas posible (Echeburúa y Corral, 2007), se brinda un apoyo psicológico, así mismo para ayudar a una persona en situación de crisis es fundamental tener mucha sensibilidad y habilidades de escucha empática, los PAP los puede realizar cualquier persona que posea esas características y.

(5) conocimientos para estabilizar síntomas. Se realiza en las primeras 72 horas a partir del hecho, después de las 72 horas también se pueden realizar, pero ya no se llamarían PAP sino intervención psicológica breve. Los primeros auxilios psicológicos se pueden realizar de forma individual o en comunidad, y también en las diversas etapas de la vida del ser humano (Hernández y Gutiérrez, 2014). La OMS reconoció en el 2012, lo beneficios de los primeros auxilios psicológicos y desde entonces promueve su difusión como protocolo de intervención en las grandes emergencias y catástrofes.. Los PAP surgen como una necesidad de atender a la población en emergencias masivas o cotidianas, y atender lo que emerge y urge intervenir, lo que es el miedo, la angustia, el pánico, el desespero, dolor, confusión, las perdidas, se brinda una intervención psicosocial, teniendo en cuenta sus redes de apoyo, su estado psicológico, trabajar los diversos impactos que puedan surgir en ella como un estrés postraumático, un trauma, o un duelo. (OPS, 2002).. Como todas las situaciones que puedan detonar un momento de crisis no son las mismas, hay diversas formas de intervenirlos, existen protocolos para algunas de estas situaciones, pero hay otras que no necesariamente se resuelven con un protocolo, sino que hay que ingeniárselas, y utilizar la creatividad para buscar una solución, y brindarle a la persona lo que necesita, en muchas ocasiones una persona solo requiere que se le brinde un abrazo, una escucha, un hombro para llorar. Cabe aclarar también que cuando una persona esta crisis no quiere decir siempre que es una persona llorando, gritando, haciendo escándalo, no, cada cual reacciona de manera diferente, es un estado de shock en el que la persona simplemente no sabe cómo reaccionar, algunos se quedan tranquilos, otros como si no pasara nada, o incluso hay quienes no hablan. Claro está que a esas personas hay que prestarle especial cuidado, ya que tienen una expresión emocional bastante plana a pesar de lo que pasó, y hay que ayudarles a colocar eso en palabras, o expresarlo de alguna manera para que no repriman ese dolor o sufrimiento..

(6) Uno de los temas abordados que más me llamó la atención y que su presencia en nuestro país es el diario vivir de muchas mujeres, la violencia de género, según un informe de la facultad de Derecho de la Universidad libre que analizó las estadísticas del Instituto de Medicina legal y forense del primer bimestre del año actual, dentro de esos datos encontraron que se registraron 3.014 casos de violencia de género, de esta totalidad 1.716 casos fueron por parte de la pareja y 1.026 en el que los responsables son exnovios o exesposos (El Espectador, 2018).. La violencia de género es un fenómeno que se presenta a diario, afecta en un mayor porcentaje a las mujeres, en cualquier lugar del mundo, y esto se debe a la creencia de que las mujeres son inferiores a los hombres, y por el hecho mismo de ser mujeres es que son agredidas, todo esto se debe a una serie de creencias que han perdurado a través de los años por medio de la cultura, es un problema social. Es un hecho que las mujeres se han tenido que armar de valor para luchar por lo que merecen, pero que la ola machista y el patriarcado de nuestra sociedad han hecho que nos callemos, pero muchas mujeres están dejando el velo del miedo y están alzando su voz en representación de muchas que aún no se atreven a hacerlo.. En nuestro contexto, muchas mujeres lo viven por años, muchas de ellas se quedan calladas por miedo, por conveniencia, por tener una “estabilidad económica”, por obligación. Puede recibir otras denominaciones como violencia sexista, violencia machista, maltrato a mujeres, terrorismo machista o violencia doméstica. La violencia de género es una realidad, y lo más alarmante es que es un tema que se naturalizó, pero no es de hace poco tiempo, sino que se realiza desde hace muchos años (Palazón, sf). Desde la prehistoria tanto las mujeres como los hombres han asumido un papel cultural particular, la mujer era la encargada de la casa, de los quehaceres y de la crianza de los hijos, mientras los hombres debían hacer el trabajo duro, cazar y conseguir comida para la familia, el trabajo de la mujer era igual de importante que el del hombre (Beauvoir,1949), sin embargo, a medida que las sociedades se desarrollaron y hubieron diferentes acontecimientos que afectaron a la humanidad, en estas historias se han contado sin incluir a las mujeres siendo el hombre el.

(7) protagonista, la invisibilidad histórica que han sufrido las mujeres hace que se desconozca toda la lucha, las voces y las fuerzas que ellas realizaron para construir una sociedad más justa para hombres y mujeres.. Muchas de estas mujeres lucharon contra las incomprensiones y creencias de su época, el racismo, el fascismo, o simplemente contra una absurda discriminación basada en el sexo, la clase social o la identidad étnica. Su lucha sirvió para obtener derechos y tener una voz en la sociedad. Sin embargo, las mujeres siguen constituyendo la mayoría de la población pobre y analfabeta del mundo, siguen cobrando menos que los hombres, siguen sufriendo la violencia, el maltrato y el acoso sexual desde niñas... Solo por el hecho de ser mujeres.. De acuerdo a lo anterior, las mujeres no han tenido muy libre el camino para dar su criterio, y por tanto la violencia de género siempre ha estado presente, se ejerce sobre las mujeres independientemente de su estado civil, de su procedencia, de su clase social o de su cultura, y nada más por el hecho de ser mujer. Según el ministerio de salud y protección social refiere que violencia de género es “cualquier acción o conducta que se desarrolle a partir de las relaciones de poder asimétricas basadas en el género, que sobrevaloran lo relacionado con lo masculino y subvaloran lo relacionado con lo femenino”, es decir que son conductas que afectan a las mujeres, solo por el hecho de ser mujer.. El artículo 1 de la Declaración de Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer de 1993 menciona que “todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública o privada”. De esta declaración surgen dos reacciones, la primera es que me indigna un poco que se hayan tenido que tomar estas medidas por la violencia hacia la mujer, y la segunda es un poco de alivio de que por fin en aquel año se haya establecido y tomado la decisión.

(8) de no violentar a las mujeres solo por el hecho de serlo, de no verlas más como seres inferiores.. Otra definición que amplía la visión de la violencia de genero según Velázquez (2003) son todos los “actos mediante los cuales se discrimina, ignora, somete y subordina a las mujeres en los diferentes aspectos de su existencia. Es todo ataque material y simbólico que afecta su libertad, dignidad, seguridad, intimidad e integridad moral y/o física”. Esta definición brinda un complemento a la anterior ya que aborda elementos que son muy de la persona, habla más de los aspectos que se afectan después de los hechos.. Es importante establecer que el "género" juega un papel relevante ya que es un estructurador social que determina la construcción de los roles, valoraciones, estereotipos, imaginarios, asociados a lo masculino y lo femenino y las relaciones de poder que de estos se desprenden y se exacerban con otras formas de desigualdad. Estas construcciones sociales difieren entre sociedades, culturas y se transforman en el tiempo. Parten de expectativas colectivas de género que se modifican dependiendo de la condición de clase, el periodo del curso de vida y el lugar que ocupen los sujetos sociales en el ordenamiento socio-racial (Rodríguez, 2015).. Este es el punto de partida, en el que se da la violencia, a partir de la diferencia entre lo femenino y lo masculino, dependiendo de la cultura se le da una carga a lo que es femenino y por tanto a lo que es masculino. En nuestra cultura colombiana, lo que percibo es que a pesar de que las mujeres hemos dados pasos agigantados, y ya estamos en la “capacidad” de votar, de trabajar, de tomar decisiones sobre nuestro cuerpo y nuestra vida, si tener hijos o no, aun se respira un aire de machismo y patriarcado, que no se ha arrancado de raíz, en él influyen varios factores como la familia, la religión, la política, las tradiciones y costumbres. Las mujeres luchamos cada día por exigir respeto, que no se nos mire como algo inferior o menor, que nos vean como una competencia, porque también es muy notorio.

(9) en las carreras universitarias la cantidad de mujeres que se arriesgan por algo que era catalogado como “solo para hombres” (Logroño, 2017).. En este punto cabe preguntarse, ¿por qué a pesar de saber que no está bien qué un hombre nos de malos tratos seguimos allí a su lado para que siga perpetrando esta conducta? Es una pregunta que solo puede responder alguien que esté pasando por una situación así, es complicado conocer el momento justo cuando una mujer despierta y actúa, es decir cuando decide decir no es justo, alto, no merezco esto, o nunca vuelve a abrir los ojos y se convierte en un número más de casos de feminicidio en el país. Es de vital importancia que como mujeres nos apoyemos e identifiquemos cuando una mujer está siendo violentada, y no esperar a que llegue lo peor para actuar.. Dentro de las violencias de género existen diversos tipos, los cuales se mencionan a continuación: Violencia Física. La violencia física es la más visible, es aquella que puede ser percibida por otros, deja huellas externas. Se refiere a golpes, empujones, mordiscos, patadas, puñetazos, etc., causados con las manos o algún objeto o arma.. Violencia Psicológica. La violencia psíquica aparece inevitablemente siempre que hay cualquier clase de violencia, esta consiste en amenazas, insultos, humillaciones, desprecio, desvalorizando su trabajo, sus opiniones, etc.. Dentro de esta categoría se pueden incluir dos tipos de violencia que llevan aparejado sufrimiento psicológico para la víctima, y utilizan las coacciones, amenazas y manipulaciones para lograr sus fines..

(10) Se trataría de la violencia “económica”, el agresor controla el acceso de la víctima al dinero, no la deja trabajar u obliga a la víctima a entregarle sus ingresos. También es habitual la violencia “social”, el agresor limita los contactos sociales y familiares de su pareja, aislándola de su entorno y limitando así un apoyo social importantísimo en estos casos.. Violencia Sexual. “Se ejerce mediante presiones físicas o psíquicas que pretenden imponer una relación sexual no deseada mediante coacción, intimidación o indefensión” (Alberdi y Matas, 2002).. Mitos Habitualmente se justifica y se trata de dar explicación a este tipo de violencia, lo que causa invisibilización de este fenómeno, y no se le preste la suficiente atención, haciendo que las victimas tampoco le presten mayor importancia a lo que están viviendo y como las está afectando este problema. En nuestra sociedad existen muchos mitos respecto a este tema como que el agresor tiene un trastorno mental o es un adicto, que la víctima es masoquista, que se lo busca, se lo merece, o el típico dicho “quien sabe que hizo para que le pasara eso”, o que ella misma lo provoca. Además, existe la creencia generalizada de que estas víctimas y sus agresores son parejas que se la pasan discutiendo o peleando, o que son de bajo nivel sociocultural y económico. En el fondo, estas justificaciones buscan reducir la responsabilidad y la culpa del agresor, además del compromiso que debería asumir toda la sociedad para prevenir y luchar contra este problema (Hernández, 2014).. Ciclo de la violencia física. El Ciclo de la violencia lo definió la psicóloga Lenore Walker (1979) a partir de su trabajo con mujeres, encontró que hay ciertos patrones que se repiten en los casos de violencia, ellas no son constantemente agresivas ni sus agresiones son al azar, este ciclo.

(11) explica cómo llegan a ser víctimas las mujeres agredidas y por qué no pueden escapar. El ciclo de violencia está compuesto con tres fases, los cuales varían de intensidad y tiempo. El ciclo comienza con una primera fase llamada la acumulación de la tensión, en la que la víctima percibe claramente cómo el agresor va volviéndose más susceptible, en esta fase ocurren incidentes de agresión menores, es decir hay humillaciones, insultos, manipulación, ella le permite saber al agresor que acepta sus abusos como legítimamente dirigidos hacia ella, se convierte por así decirlo en la cómplice al aceptar el comportamiento agresivo de él, progresivamente en esta etapa el agresor incrementa su arsenal de ataque contra la mujer, la sofoca posesivamente y es más bruto con los ataques, pero la mujer sigue encontrando motivos de conflicto en cada situación.. La segunda fase supone el estallido de la tensión, en la que la violencia finalmente explota, dando lugar a la agresión.. En la tercera fase, denominada de “luna de miel” o arrepentimiento, después de lastimar a la víctima, el agresor pide disculpas, le hace regalos y trata de mostrar su arrepentimiento. Esta fase va reduciéndose con el tiempo, siendo cada vez más breve y llegando a desaparecer. Este ciclo, en el que posteriormente a la agresión le sigue la expresión de arrepentimiento que mantiene la ilusión del cambio, puede ayudar a explicar la continuidad de la relación por parte de la mujer en los primeros momentos de la misma.. Este ciclo pretende explicar la situación en la que se da violencia física, ya que la violencia psicológica no aparece de manera puntual, sino a lo largo de un proceso que pretende el sometimiento y control de la pareja.. Consecuencias psicológicas para la mujer maltratada. Después de cualquier tipo de violencia quedan unas secuelas psicológicas en a persona, Walker y Dutton lo llaman el síndrome de la mujer maltratada, lo definen como;.

(12) “…una adaptación a la situación aversiva caracterizada por el incremento de la habilidad de la persona para afrontar los estímulos adversos y minimizar el dolor, además de presentar distorsiones cognitivas, como la minimización, negación o disociación; por el cambio en la forma de verse a sí mismas, a los demás y al mundo. También pueden desarrollar los síntomas del trastorno de estrés postraumático, sentimientos depresivos, de rabia, baja autoestima, culpa y rencor; y suelen presentar problemas somáticos, disfunciones sexuales, conductas adictivas y dificultades en sus relaciones personales.”. Algunos autores identifican los síntomas y características que quedan en la victima como un trastorno de estrés postraumático, aparecen en algunas de estas mujeres: reexperimentación del suceso traumático, evitación de situaciones asociadas al maltrato y aumento de la activación, presentan dificultades para dormir con pesadillas en las que reviven lo pasado, están continuamente alerta, hipervigilantes, irritables y con problemas de concentración (Echeburúa y Corral).. Además, el alto nivel de ansiedad genera problemas de salud y alteraciones psicosomáticas, y pueden aparecer problemas depresivos importantes.. Con esas consecuencias que quedan las mujeres, puede llevarlas a que entren en una situación de crisis cuando se habla del tema, o ellas lo expresan, es allí donde se pueden aplicar los primeros auxilios psicológicos, ya que cuentan con una situación que puede detonárselos. El hecho de ser violentada por un prolongado periodo y constante de tiempo, las mujeres están en un vaivén de estrés y trauma generados por su agresor, caen en un verdadero estado de crisis, donde no encuentra salidas, ni respuestas, ni soluciones.. 2.1. Propuesta de intervención Población: Grupo de 12 mujeres, con edades comprendidas entre los 20 a 40 años de edad, que han sido víctimas de cualquier tipo de violencia de género en la ciudad de Medellín..

(13) Objetivos Objetivo General Generar herramientas para construir en conjunto una nueva autoestima, el empoderamiento, establecer redes de apoyo, habilidades comunicativas en mujeres víctimas de cualquier tipo de violencia de género de la ciudad de Medellín.. Objetivos Específicos •. Brindar espacios a mujeres víctima de cualquier violencia de género para el. desahogo de emociones y sentimientos reprimidos que quedaron después de ser maltratadas. •. Desarrollar habilidades comunicativas y el buen trato que permitan mantener. relaciones asertivas. •. Establecer redes sociales o de apoyo en el grupo.. •. Empoderar a cada una de las mujeres que participen en la intervención,. concientizándolas del poder que tienen y conozcan sus derechos. •. Reconstruir la propia identidad y la autoestima, alimentándose de amor propio,. aprendan a valorarse y aceptarse como son. •. Identificar ideas o pensamientos que generen malestar en cuanto a su pasado.. •. Aplicar técnicas de relajación para el control de la ansiedad, eliminando. sentimientos de culpabilidad y creencias disfuncionales.. Estrategias.

(14) Las estrategias a utilizar serian grupales y participativas, se implementarían en su mayoría talleres, espacios para conversar y desahogarse, arte terapia, dramatizaciones o juego de roles, expresión corporal, debates, la respiración y relajación.. Es importante desde el inicio brindarles la confianza y seguridad y entiendan que este espacio es con ellas y para ellas, hay total reserva confidencialidad. Se realizarán seis sesiones de dos horas cada cita, una vez a la semana.. La idea es que todas participen, compartan y saquen esas cosas que nunca han querido hablarle a nadie, ese dolor y angustia guardadas y reprimidas. El compartir sus experiencias con otras mujeres que pasaron tal vez por lo mismo hace que ellas recuperen esa confianza y seguridad en sí mismas, el grupo puede construir lazos y relaciones de apoyo. La recuperación de estas mujeres supone no solo la desaparición de violencia de su vida, sino la reconstrucción de su vida personal y social con libertad, independencia y calidad (Roca y Masip, 2011).. La autoestima de las mujeres víctimas de violencia de género se ve seriamente dañada en una relación en la que es constantemente descalificada por su agresor con el fin de minarla psicológicamente (Lagarde, 2000). Proceso de intervención Se realizarán entonces seis sesiones, de dos horas cada encuentro, una vez a la semana. En cada una de las sesiones se trabajarían aspectos diferentes encaminados al cumplimiento de los objetivos.. La primera sesión consiste en presentarles la propuesta de intervención a las participantes, cómo lo vamos a realizar, para qué les servirá, los objetivos, planteándoles.

(15) que en él pueden participar ser escuchadas sus opiniones y sugerencias, esta primera sesión también servirá para conocernos entre todas, ya que vamos a trabajar juntas por un periodo de tiempo. Entonces se realizará una dinámica de presentación, para que se vaya creando el clima de confianza entre ellas, y posteriormente se les aplicará una prueba para medir su autoestima, el inventario de Autoestima de Coopersmith.. Las tres sesiones siguientes se centrarán primero en espacios terapéuticos para abrirse y desahogar esas experiencias vividas, se realizarán debates, y se trabajara sobre todo en la construcción de la autoestima, a través del arte terapia, en las tres sesiones realizamos lecturas para reflexionar, para que se cuestionen.. La siguiente sesión se enfocará en trabajar el proyecto de vida, establecer metas personales y profesionales, sueños. También en esta sesión identificaremos cuales son esos talentos que poseen cada una de ellas, se invitarán diversas mujeres que han resistido, y han sido víctimas de violencia de género, que han resurgido y salido adelante, que cuenten sobre sus experiencias y como han logrado salir de todo esto, con el fin de fortalecer a las participantes y vean otras alternativas.. La última sesión es el cierre del proceso de intervención, realizaremos una breve despedida, reflexionando sobre lo vivido, realizar una evaluación de los avances obtenidos, y hablar sobre continuar el apoyo social que todas se brindaban durante este proceso.. 3. Referentes teóricos, conceptuales, investigativos que fundamentan el trabajo. Al hablar de intervención en crisis es importante conocer el concepto de crisis, ya que como decía anteriormente una crisis no siempre son manifestaciones de llanto o gritos, sino que puede ser manifestado de otra forma, según la RAE crisis es un “cambio brusco en.

(16) el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente”. Por otro lado, una crisis es una reacción subjetiva a una experiencia de vida estresante que afecta la estabilidad emocional de la persona y cuya capacidad de pensar y actuar normalmente queda seriamente dañada (Bard y Ellison, 1990). Tal y como lo menciona Escartín ( ) “hay que tener en cuenta que la intervención ha de ser rápida, pues estas mujeres, a menudo, sólo están motivadas para cambiar durante el período de crisis”, cuando están dentro de la crisis surgen en ellas el deseo de cambiar su situación de vida actual, salir de ese ciclo repetitivo, y es en este punto cuando se llenan de valor y van a denunciar. Para Slaieku (1988) una crisis se define como “un estado temporal de trastorno desorganizado, caracterizado principalmente por la incapacidad del individuo para abordar situaciones particulares, utilizando métodos acostumbrados para la solución de problemas”.. También se tiene en cuenta una teoría planteada por Caplan (1964) sobre la crisis la cual hace énfasis en el trastorno emocional y el desequilibrio, la incapacidad de solucionar problemas y salir de esa crisis, menciona que existen cinco fases de una crisis, 1) explosión o expresión del evento, 2) negación del evento, 3) una intrusión, 4) expresión de lo vivido y 5) una consumación. Durante estas fases se debe tener en cuenta diversos factores como el apoyo social que posee la víctima, su personalidad, el impacto del suceso y la vulnerabilidad. (Caplan, 1964). Teniendo en cuenta todas las definiciones anteriores queda claro que una crisis es un estado emocional temporal de trastorno y desorganización en una persona, se caracteriza por la incapacidad para enfrentar una situación, una crisis puede ser detonada por eventos inesperados o esperados, puede ser generado por diferentes causas ya sean ambientales, sociales, personales o emocionales.. Otro concepto importante para definir es la intervención según Payne (2002) es “una acción clásica que consiste en interrumpir una serie de acontecimientos que provocan anomalías en el funcionamiento normal de las personas” estas se clasifican en primer y.

(17) segundo orden, las de primer orden requieren una primera ayuda psicológica básica y las de segundo orden una terapia breve las cuales tiene como propósito fundamental la contención.. La intervención en crisis o Primeros auxilios psicológicos de acuerdo a la Universidad industrial de Santander en su formato guía de atención paciente en crisis emocional (2014) corresponden a un “proceso de intervención de primera instancia, inmediato y de corta duración dirigido a cualquier persona impactada por un incidente crítico o evento peligroso, que consiste en brindar ayuda para reestablecer la estabilidad emocional y desarrollar estrategias de afrontamiento sanas y asertivas que posibiliten la búsqueda de soluciones a los problemas que se experimentan.”. La ONU define la violencia de género como “todo acto de violencia sexista que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual, o psíquico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de libertar; ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada”. Este fenómeno afecta más a mujeres que hombres a nivel mundial… ¿razones? solo por el hecho de ser mujeres. Según el protocolo de intervención en emergencias, crisis y catástrofes del Colegio Oficial de la psicología de Castilla-La Mancha menciona una serie de objetivos de la intervención que se deben realizar en un momento de crisis, estos son: . Toma de Contacto con la Situación de Crisis. - Contextualización: familiarizarse con la situación antes de tomar contacto con las víctimas. - Evaluación del ambiente: determinar las necesidades más inmediatas y las redes de apoyo activadas hasta ese momento. - Selección de las personas afectadas o grupo establecido: jerarquizar la intervención según el nivel de vulnerabilidad de las víctimas. - Evaluación previa de la/s persona/s afectada/s: determinar el grado de afectación que tienen in situ..

(18) . Toma de contacto con la persona afectada y evaluación de los siguientes aspectos. - Exploración inicial: examen del estado mental. - Identificación de problemas: suceso precipitante, estado emocional actual y procesamiento cognitivo de la situación. - Estilo de Afrontamiento: promover y apoyar el estilo de afrontamiento activo. - Identificación de Recursos personales y apoyo social.. . Facilitar la comunicación emocional y reestablecer un nivel de funcionamiento Adaptativo.. . Promover que la persona afectada comprenda la crisis. - Dar información general sobre los efectos del estrés y su afrontamiento. - Información específica sobre el suceso actual.. . Activar y orientar a la persona afectada hacia la acción con objeto de que recuperar su actividad normal.. . Valorar la convivencia de derivar a la persona afectada hacia los Servicios de Atención Primaria o Salud Mental.. En caso de que el evento detonador de la crisis sea una catástrofe masiva como un accidente o un desastre natural, que requiera el acompañamiento de otros profesionales, Inbar (1992) propone como técnica de intervención en crisis, realizar indagación psicológica en los afectados y en los profesionales o miembros de rescate para prevenir la aparición de síntomas psicológicos (cognitivos, emocionales y conductuales) a largo plazo, esta técnica consiste en tres fases: 1. Fase de ventilación psicológica de los afectados y equipos de rescate o profesionales que apoyan la situación: se lleva a cabo la expresión emocional y se evalúan estados emocionales que puedan consistir un riesgo como la ansiedad. 2. Fase centralizada en los síntomas: determinar si las emociones y conductas están en lo normal o anormal. 3. Fase de activación de los recursos de afrontamiento: se promueve el potencial cognitivo, emocional, conductual y social de la persona..

(19) Referente a la violencia de género una mujer entra en crisis cuando ocurren estas condiciones: 1. La víctima experimenta un incidente precipitante. 2. El incidente es percibido por la víctima como amenazador para su seguridad y tiene como resultante la intensificación de la tensión y de la desolación. 3. La mujer maltratada intenta resolver la situación usando sus mecanismos habituales de conducta. 4. El desorden emocional aumenta y la víctima siente que el dolor y la angustia son insoportables. (Aguilera y Messik, 1984). Jones (1968) desarrolló un modelo ABC para brindarle a una víctima los primeros auxilios psicológicos en su situación de crisis, A. Alcanzar una relación de apertura y confianza: Objetivo: Atención rápida, escuchar empáticamente, evaluar los recursos de la familia. Ofrecer atención solícitamente, escuchar sin juzgar, “ponerse” en los zapatos del otro, considerar a la familia en crisis y a su capacidad de enfrentarlas, comunicar esta convicción.. B. Bajar hasta los componentes fundamentales de la crisis y su profundidad emotiva: Objetivo: identificar y expresar los sentimientos, enfocar en los hechos, las amenazas y los recursos. Identificar y expresar los sentimientos, definir el contenido particular de estos sentimientos, ajustar el foco de atención en articular el hecho desencadenante, la amenaza que encierra y los recursos que se tienen, lograr una “formulación consensual”..

(20) C. Combatir activamente: Objetivo: Establecer objetivos alcanzables, comprometerse a la acción Enfrentar la posibilidad de que la persona afectada tenga la intención de quitarse la vida. Identificar, junto con las personas, los recursos con los que cuentan. Establecer objetivos alcanzables. Comprometerse a la acción: contrarresta la parálisis, evita la dependencia, permite la revisión del proceso y de las acciones acordadas..

(21) 4. Metodología del diplomado. En la ejecución del diplomado se implementó la metodología participativa, “promueve un aprendizaje activo en pequeños grupos a través de la experiencia del aprender haciendo o aprender jugando, la interacción con otros, el diálogo y el desarrollo de diversas actividades que presentan objetivos comunes que tienen que ver con los intereses propios del grupo” (Donso, 2014). En cada clase incluíamos ejercicios donde aplicábamos lo que acabábamos de aprender, en juego de roles, trabajando en equipo, lecturas en clase y luego las socializábamos, ejercicios donde expusiéramos nuestros puntos de vista, juegos que nos implicaban o simulábamos situaciones o conductas que tenían que ver con el tema de la clase. Durante el diplomado se tuvieron diversos invitados e invitadas que compartían sus conocimientos, y aportaban a los primeros auxilios psicológicos, es decir, traían estrategias para que utilizáramos durante una intervención ya sea individual o grupal.. La metodología de aprendizaje basado en problemas también la utilizamos en clase, esta consiste en “la construcción y en el descubrimiento, en el que el estudiante es el protagonista, se apropia de su proceso, busca la información, la selecciona, organiza e intenta resolver con ella los problemas enfrentados” (Restrepo, 2005). La profesora nos orientaba y nos guiaba en cuanto a los temas, pero ya en nosotras estaba el resolver las situaciones de PAP, o los ejercicios que realizábamos en clase, compartíamos opiniones, discutíamos temas, lo cual permite que se genere conocimiento y un mejor aprendizaje..

(22) 5. Logros Uno de los tantos logros es la satisfacción de conocer acerca un tema tan importante, ya que, en cualquier momento o cualquier situación se puede detonar una crisis, y el saber que hacer es muy gratificante, el saber que puedes aportar. El diplomado superó mis expectativas completamente al conocer todas las temáticas, y en todas las situaciones que se pueden aplicar los PAP, las estrategias de intervención como el arteterapia, que fue de mis favoritas, que me gustaría profundizar un poco más ya que posee demasiadas herramientas para trabajar con el otro. Otro logro bastante importante y que vale la pena resaltar es que en mi practica social comunitaria pude implementar diversos recursos aprendidos en clase al momento de atender usuarios que entraban en crisis por sus desafortunadas y traumáticas situaciones, el saber qué hacer y no perder la calma, y por el contrario contagiar a la persona de tranquilidad, hacerle ver que era un momento que no iba a ser para siempre, y que ella misma conociera las herramientas que posee para hacerle frente a esas situación. Cuando inicié el diplomado exactamente tenía ese objetivo en mente, de poder aplicar lo que aprendiera en mi práctica, ya que no tenía mucha experiencia en manejar ese tipo de circunstancias, no se puede utilizar una misma fórmula en todas las personas que entran en crisis, pero gracias a este diplomado conocí diversas alternativas para poder leer e identificar lo que necesita la persona en esa situación. Considero que esto de lo deberían de realizar todas las personas que trabajan en el área de las ciencias humanas, ya que estamos en constante contacto con otros seres humanos..

(23) 6. Conclusiones. Los primeros auxilios psicológicos son necesarios en cualquier escenario que devele el dolor, la angustia, el sufrimiento, y miedo humano, permiten la comprensión, la escucha, la empatía, muestra ese lado humanista, el interés por el otro, que a pesar de encontrarse en una difícil situación no está del todo solo. Como en el caso de la violencia de género, las mujeres no ven alternativas debido a su estado. Es evidente que ninguna mujer está exenta de que le suceda algo como la violencia de género, es un poco abrumador pensar que de acuerdo a la cultura se trate, se idealice, se tenga en cuenta a la mujer, de acuerdo con el ciclo y los tipos de maltrato, la mujer que esté pasando por esto va quedando completamente sola. Como mencioné anteriormente es importante mantener en contacto con las demás mujeres, para protegernos y cuidarnos nosotras mismas, estar al tanto de cómo va su relación. Queda bastante claro que la prevención es una herramienta fundamental para que se mitigue a cantidad de casos que se presentan a diario, hablar de esto con otras mujeres, que estén enteradas que esto no es “normal” en una relación, que si viste que a tu madre tu padre le pegaba, eso no está bien, porque normalmente y según lo que experimenté en mi práctica, conocí muchos casos donde se repetían ciclos, de madres, hermanas o abuelas, y sus relatos eran manifestados con mucha naturalidad, como si no hubiese pasado nada. La violencia de género va deteriorando poco a poco la vida de una mujer, afecta sus autoesquemas, su dignidad, libertad, el ser. Para ayudar a una persona que esté pasando por algo así es de vital importancia conocer sus redes de apoyo, invitarla a que denuncie, que sea evaluada en caso de tener marcas en el cuerpo, e iniciar con ella un proceso terapéutico de acuerdo a sus secuelas y afectaciones. Y es que para llegar a este punto tiene que haber una crisis en ella, y en esa crisis nuestra intervención puede cambiar ese rumbo y hacerla reflexionar..

(24) 7. Bibliografía que soporta el desarrollo del trabajo. Redacción Nacional. (8 de marzo del 2018). Cada 28 minutos una mujer es víctima de violencia de género en Colombia. El Espectador. Recuperado de https://www.elespectador.com/noticias/nacional/en-2018-3014-mujeres-han-sidovictimas-de-violencia-de-genero-articulo-743228. Velázquez, S. (2003). Violencias cotidianas, violencia de género: escuchar, comprender, ayudar. Buenos Aires: Paidós Ibérica.. Cuervo, M., Martínez, J. (2013). Descripción y caracterización del Ciclo de Violencia que surge en la relación de pareja. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=139029198007. Morabes, S. (2014). Ciclo de violencia en la asistencia psicológica a víctimas de violencia de género. Recuperado de http://www.trabajosocial.unlp.edu.ar/uploads/docs/morabes.pdf. -Echeburúa, E., & Corral, P. D. (2002). Manual de Violencia Intrafamiliar. Madrid: Siglo XXI.. Walker, L. (1979). The Battered Woman. Nueva York: Harper and Row Publishers, Inc.. Ministerio de salud y protección social. (sf). Violencias de género. Recuperado de https://www.minsalud.gov.co/salud/publica/ssr/Paginas/violencias-de-genero.aspx.

(25) La violencia de género. Recuperado de https://urjconline.atavist.com/la-violencia-degenero. Hernández, L. (2014). Violencia de Género, Una mirada desde la sociología. La Habana, Editorial Científico Técnica.. Osborne, R (2000) Apuntes sobre Violencia de género. Barcelona: Bellaterra.. Logroño, M. (2017). Género y educación superior desde las voces de las académicas: caso universidad central del ecuador. Tesis doctoral, Universidad de Alicante. Recuperado de https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/82647/1/tesis_mercy_julieta_logrono.pdf. Rico, M. (1996). Violencia de género: un problema de derechos Humanos. ONU. Recuperado de https://www.cepal.org/mujer/noticias/paginas/3/27403/violenciadegenero.pdf. Organización Mundial de la Salud. (2017). Violencia contra la mujer. Recuperado de http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/violence-against-women. Peña, E. (2007). Violencia de género. Recuperado de http://www.fundacionmujeres.es/maletincoeducacion/pdf/CUAD5horiz.pdf. Bard, M. y Ellison, K. (1990). Crisis Intervention Handbook. Belmont: Wadsworth Inc.,.

(26) Real Academia Española. (2014). Diccionario de la lengua española (23a ed.). Recuperado de http://dle.rae.es/?id=BHwUydm. Rodríguez, L. (2015). La perspectiva de género como aporte del feminismo para el análisis del derecho y su reconstrucción: el caso de la violencia de género. Tesis doctoral, Universidad Carlos III de Madrid. Recuperado de https://earchivo.uc3m.es/bitstream/handle/10016/22326/lupe_rodriguez_tesis.pdf Palazón, J. (sf). Violencia Género Documentación Red Ciudadana. Folleto. Recuperado de https://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/Violencia_Genero_Documentaci on_Red_Ciudadana_folleto.pdf. Aguilera, D., y Messick, J. (1984). Intervención en crisis: Teoría y metodología. C.V. Mosby.. Jones, W. (1968). The A-B-C method of crisis management. Mental Hygiene, 52, 87–89. Carmona, M., Duque, M., Manjarrés, M. y Sánchez, C. (2017). Lineamientos de atención psicosocial para mujeres en situación de riesgo. Recuperado de https://www.sismamujer.org/wp-content/uploads/2017/12/2016-Lineamientos-deatenci%C3%B3n-psicocosial-para-mujeres-en-situaci%C3%B3n-de-riesgomo%CC%81dulo2.pdf. Beauvoir, S. (1969). El segundo sexo. Buenos Aires: Siglo Veinte.. Inbar, J. (1994). Estrategias de intervención psicológica en situaciones de crisis masivas (primera parte). Buenos Aires: Perspectivas sistémicas..

(27) Colegio Oficial de la Psicología en Castilla- La Mancha. (sf). Protocolo de Intervención en Emergencias, Crisis y Catástrofes. Recuperado de http://www.copclm.com/copclm/comisiones-y-grupos-de-trabajo/psicologiaintervencion-emergencias/noticias-articulos-interes/item/50-protocolo-deintervencion. Universidad Industrial de Santander. (2014). Guía de atención paciente en crisis emocionalprimeros auxilios psicológicos. Recuperado de https://www.uis.edu.co/intranet/calidad/documentos/bienestar_estudiantil/guias/GB E.80.pdf. Organización Panamericana de la Salud. (2002). Protección de la salud mental en situaciones de desastres y emergencias. Washington, D.C.. Servicios sociales diputación de Córdoba. (2004). Protocolo de intervención psicológica en crisis ante situaciones de emergencias y desastres. Recuperado de http://www.ipbscordoba.es/uploads/Documentos/Publicaciones_Ipbs/Protocolo_ipc ased.pdf. Expósito, F. (2011). Violencia de género. Mente y cerebro, (48). Tomado de https://www.investigacionyciencia.es/files/7283.pdf Echeburúa, E., y Corral, P. (2007). Intervención en crisis en víctimas de sucesos traumáticos: ¿cuándo, cómo y para qué? Psicología Conductual. Vol. 15 (Nº 3), pp. 373-387..

(28) Donoso, N. (2014). La intervención social como proceso metodológico. PPT para el Diplomado de Metodologías Participativas para la Intervención Social y Comunitaria de la UAHC. Hernández, I., y Gutiérrez, L. (2014). Manual básico de primeros auxilios psicológicos. Universidad de Guadalajara. Recuperado de https://psicologosemergenciasbaleares.files.wordpress.com/2016/08/manualprimeros-auxilios-psicolc3b3gicos_2014.pdf. Restrepo, B. (2005). Aprendizaje basado en problemas (ABP): una innovación didáctica para la enseñanza universitaria. Educación y Educadores. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=83400803.

(29)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...