Representación de la mujer en la narrativa de juan josé arreola

Texto completo

(1)

l

ua

n J

osé Aneo

t

a

n

ac

i

ó e

n

C

iud

a

d

G

u

zmá

n

,

J

a

li

sco. e

n

e

l

a

ñ

o

1

9

1

8. S

u

producción

li

tera

ri

a co

mi

e

n

za a

m

ostrarse e

n

e

l

a

ñ

o

1943,

co

n l

a pub

li

cac

i

ó

n d

e

l

c

u

e

nt

o "

Hi

zo e

l

b

i

e

n

mi

ra

s v

ivi

ó",

pu

b

li

ca

d

o e

n l

a rev

i

sta

Bos,

de G

u

a

d

a

l

a

j

ara. Es

t

e

cue

n

to

In

s

in

úa

un

u

ni

verso te

m

á

ti

co (la

m

u

j

e

r, l

a

m

ora

li

dad y

l

a

re

li

g

i

os

id

a

d p

ueb

l

er

in

a) y

una

estra

t

eg

i

a

n

arrat

i

va (e

l di

a

ri

o)

q

ue

pe

rm

a

n

ecerá a través

d

e cas

i

to

d

a s

u

o

b

ra

.

Se

i

s anos des

pu

és

d

e

p

ubli

ca

d

o a

qu

e

l

c

u

e

n

to apare

c

e S

u p

r

im

e

r lib

ro, t

i

t

ul

a

d

o

V

ari

a

Invención

(949), e

n

e

l

que se recoge

n t

os c

u

e

nt

os e

s

cr

i

tos

h

as

ta

e

nt

o

n

ces

.

L

uego

d

e es

t

e

li

bro,

l

e s

i

gue

n

e

n

su o

r

d

e

n:

Confabularía

(1952),

q

u

i

zás e

l d

e

m

ayo

r

recepc

i

ó

n

e

n

Amé

ri

cala

tin

a;

Bestia

ri

o

(959), o

b

ra q

u

e

ll

a

m

a

l

a ate

n

ció

n p

o

r

e

l

pare

n

tes

c

o co

n

e

l

Manual de

zoo

l

ografa

nt

ástica.

d

e Bo

r

ges;

l

a

n

ove

la

, o

p

a

r

o

di

a

d

e

n

ove

l

a,

La

f

eria

(1963). por c

i

e

rt

o

mu

y s

u

bes

tim

a

d

a

p

or

l

a cr

íti

ca y

p

or

qu

é

n

o

d

eci

r

o

p

aca

d

a

p

o

r

Rayuela,

de Cortáza

r,q

ue apare

c

e e

n

e

l

mi

s

m

oa

ñ

o co

n un

a

In

te

n

c

l

o

n

a

li

da

d

esté

ti

case

m

e

j

a

nt

e;

paUndroma

(19

71

),texto

p

oco co

m

e

n

ta

d

o,

pe

ro re

p

rese

n

ta

ti

vode

l

os

pr

o

p

ósi

t

os

tea

t

ra

l

es

y j

acara

nd

osos de Arreo

l

a, e

Inventarl

o

(1976), s

um

a

rl

o

d

e

b

reves

'e

n

sayos y cró

ni

cas que f

un

c

i

o

n

a

n

co

m

o

m

eta

t

extos, e

n

ta

n

to a

ll

í

h

a

ll

a

m

os

fu

e

n

tes, a

rgum

e

nt

os

y punt

os

d

e v

i

sta de

l

a

u

to

r

e

n

re

la

c

i

ó

n

co

n l

a

t

ota

li

dadde su o

b

ra. To

d

osestos

lib

rosco

nf

o

rm

a

n

l

o q

u

e pod

r

ía

m

os

ll

a

m

a

r

n

eros

multif

or

m

e

s,

s

i

po

r

e

ll

o

e

n

te

nd

e

m

os

l

a

Int

e

n

ción po

r

s

u

bve

rti

r

l

os géne

r

os

canónicos,

a

l

fund

a

r h

e

t

e

r

ogé

n

eas e

inu

s

itad

as

f

o

rm

as

n

a

rrati

vas.

E

n

es

t

os

li

b

r

os, e

n

efecto, se recurre ta

n

to a

l

mtnícuento,

co

m

o

a

l

cue

n

to

y

l

a

n

ov

el

a -o

l

a a

ntin

ove

l

a-,

al di

a

ri

o,

al

best

i

a

ri

o

,

e

l

Panorama

general de

la

narrativa

de Arreola

F

a

bl

a

Ju

rado Va

l

e

n

cia

Depart

a

m

ento

de

Lit

e

ratur

a

Universidad Nacional de Colombia

Representación

de

la mujer en

la

narrativa

de Juan José Arreola

(2)

9

7

apólogo,

e

l

apotegma,

l

a parábola, e

l

pa

l

índroma, la "doxograña",

la

crónica,

e

l

ensayo,

l

a pieza de teatro

y

l

a farsa

de circo.

Una

lectura

somera, lectura meramente hedonista, despertará siempre

l

a expectativa de algo

que ArreoIa

l

ucha por nombrar pero

que no

l

ogra, porque

hay

siempre algo

en vilo,

a

l

go

que parece

reprimido

en

l

as estructuras Ideológicas y estéticas de

estos textos.

De

allí

la

búsqueda permanente entre todos los

géneros

y

l

a

consecuente

fundaCión de

otros.

Lo

cursi y lo

cándido

que

dan investidura a personajes

representados

por poetas provincianos

o autores

de

diarios;

l

a

sátira,

l

a parodia y la ironía, proyectadas siempre sobre

l

os

arquetipos de la

ciencia,

l

a virtud, la caballerosidad

y

l

as "buenas

Costumbres"; la

i

nterpe

l

ación

a

l

os

valores socia

l

es

contem-Poráneos,

tan

corroídos,

eng

l

oban la intenciona

li

dad ideológica y

polít

i

casubyacente

en estos

subgéneros

mu

l

tiformesde la

narrativa

de

ArreoIa.No

de

otro modo

podría mostrarArreo

l

asu

desacomodo

Cone

l

mundo;

sin renunciar

a é

l

,

porque ha

vivido con Intensidad

este

mundo -ta

l

como

l

o

ha

confesado a Fernando

de

l

Paso

en

Memoria

y

olvido (1995)-

l

o

interroga

y nos

persuade a

que

lo

miremos

desde dentro

y desde

fuera.

Arreola

no sólo se

burla

de

la ciencia

sino también de

las

actitudes

filantrópicas

y

l

as instituciones

en que éstas se

anidan.

MEnverdad

os digo"

es, sin duda,

uno de

los cuentos

que mejor

Configura

esta

intenclonalldad paródica:

un hombre

de ciencia se

ha

inventado

un mecanismo a través

del

cua

l

,

y tratando

de

hacer

rea

li

dad

l

a

parábo

l

a

bíblica, el

camello

podrá

pasar

por

el

ojo

de

Una aguja;

así

entonces, si

l

a prueba

es exitosa

los

ricos

podrán

sa

l

varse, y

si

es

un fracaso

igualmente se salvarán

por cuanto

luego

de

financiar

el

experimento

dejarán de ser

cos.

En

otro cuento, "Baby H.P.", el narrador propagandea

un

"aparato

que está

llamado a revo

l

ucionar

l

a economía

hogareña".

Con

este aparato se

aprovechará

l

a energía que

l

os

níños,

con

sus

rabietas

y

su trajinar

cotidiano, desperdician.

Dicha

energía

es

acumulada e

n

"una

botellita de teyden que

puede colocarse en

l

a

espa

l

da

o en

e

l

pecho, según necesidad

.

"

Después

de

ll

ena,

la

bote

ll

a es

descargada

automáticamente al

ser

enchufada en un

depósito especia

l

,

"preciosa a

l

cancía de

e

l

ectricidad

disponib

l

e en

todo

momento para fines

de

alumbrado

y

ca

l

efa

cc

ión, así

como

para impulsar a

l

gunos

de

los

inumerables

artefactos que

invaden

ahora

y

para

siempre,

los

hogares."

(3)

98

Con este aparato, las modemas mamás no perderán lapaciencia con las "rabietas convulsivas" de sus hijos; las rabietas, alcontrario. serán beneflctosas por cuanto posibilitarán fuentes generadoras de energía: "Elpataleo de un niño de pecho durante las veinticuatro horas del día se transforma, gracias alH.P., en unos útílessegundos de tromba licuadora. o en quince minutos de música radiofónica", y las familias que tengan muchos hijos podrán Inclusive "hasta realizarun pequeño ylucrativo negocio, transmitiendo alos vecinos un poco de la energía sobrante"; en los edificios residenciales podrán "suplirse satisfactoriamente las fallas del servicio público, enlazando todos los depósitos familiares."

En el arte literario no basta con tener una gran capacidad para inventar historias. Elreto del cuentista o novelista, además de su capacIdad de Inventiva, está en la aprehensión de una habilidad enunciativa que propicie efectos de verosimilitud en los procesos de lectura. Frente a lo absurdo, como estos recipientes acumuladores de energía en las espaldas de los nlños llorones, es la habilIdad enunciativa, y los componentes argumentativos de quien ejerce lanarración loque posibilita la creencia en un mundo. En el arte literario los temas pueden ser truculentos, pero la conducción enuncíatíva-argumentatlva tiene lafunción de relativizar la truculencia en aras de lo verosímíl: éste es uno de los logros mayores de Arreola, en esa serie de cuentos en los que se parodia al hombre de ciudad y al hombre pueblerino, n la técnica y la ciencia, a la moral ya la educación.

La agudeza Imaginativa de Arreola y sus logros en los procesos de verosimilitud tienen que ver, pues, con la elección de problemas que son comunes en la sociedad contemporánea: el problema de la energía

y

el cúmulo de Instrumentos electrodomésticos, el desarrollo desmedido de la ciencia

y

la técnica, la pérdida de confianza en lasInstituciones. la sumisión de lamujer o eldeterioro de las relaciones de pareja

y

del núcleo familiar, laenajenación y la soledad

p

e

rnl

cíosa

del hombre; en suma, la pérdida delsentido de colectividad. No hay otro modo de enunciar líteraríamente estos problemas si no es desde laparodia ylaIronía, por lo tanto desde una polifonía enunciativa en cuya estructura profunda narradores y personajes se posicionan Ideológicamente.

Otro texto que condensa el proyecto estético de Arreola, lo constituye el cuento "Anuncio". Como lo percibimos en "Baby H.P." Ylo encontraremos luego en "Parábola del trueque". el

(4)

99

JJuan José Arreola, Obracompleta, ColecciónTIerraFirme (M~co: Fondo

deCultura económica, 1995).Todas las citas subsígulentes de Arreola se refleren a esta edíclén.

narrado

r

es

un propagandista

comercia

l

que ofrece

un producto

voceando su eficienciapráctica.En

este

caso, se

trata

de

una muñeca

de materia

l

p

l

ástico (llamada

"P

l

astísex

..), cuya perfecció

n

radica

en

l

a

simu

l

ación

femenina, tanto

en

l

o

corporal

como

en

l

o

espiritual.

Es

uno de

los cuentos más ingeniosos

de

Arreola

y uno

de los que más

invoca

l

a

risa y

a

la

vez

sensibiliza

frente

a

lo que

ha sido la

mu

j

er

en

l

as sociedades

ll

amadas modernas. Con

l

a

muñeca

se aspira a reemp

l

azar a

l

a mujer,

ya

sea en

l

a

alcoba

de

los

so

l

teros, en los

campos de concentrac

i

ón, en

el

ejército, en los

Internados, ya sea

en

l

os

casos

de

l

os desafortunados, o

dichosos,

en

e

l

amor,

a quienes

el narrador

se

dirige,

muy persuaslvamente:

Ahora nos dirigimos

a usted,

dichoso o

desafortunado en e

l

amor.

Le

proponemos

la

mujer que

ha

soñado toda

l

a vida:

se

maneja por medio

de controles automáticos

y

está

hecha

de materiales sintéticos

que reproducen

a vo

l

untad las

características

más superficiales o recónditas

de

l

a

belleza

femenina.

Altay delgada, menuda

y redonda,

rubia o

morena,

pe

l

irroja o p

l

atinada:

todas están

en el mercado..

.

(101)1 Así

pues,

la

fábricade

muñecas cuenta

con un equipo

profesiona

l

muy

competente,

compuesto

por

"artistasplásticos, expertos en

l

a

esculturay e

l

diseño,

l

a

pintura ye

l

dibujo...

técnicosen

cibernética

y

electrón

i

ca", capacitados

para fabricar

la

muñeca con

e

l

físico

y

l

a personalidad deseada por

l

os

clientes;

tienen una garantía de

diez

años, duración promedio

de

los

matrimonios, según nos

dice

e

l

narrador. Como

en

l

a mayoría

de

los cuentos,

Arreola

echa

mano

del metalenguaje especifico

de

l

a

tecnología

y de

las ciencias

para

i

nstaurar

l

as codas

de

l

a verosimilitud;

de

a

ll

í

que el narrador

en

su discurso

conatívo

se

dirija a

los

virtuales

clientes con

enunciados

persuasivos

que

Invocan

l

a

calidad de

l

producto:

"equilibrio hidrostático

de

las

masas", el termostato

para graduar

l

a

temperatura,

"armazón de

magnesio", "motore

l

éctrico

de

medio

caba

ll

o

de

fuerza",

"fibra

de

acetato", "excrecencias coralinas

ll

amadas carúncu

l

as

mlrtiformes",etc.

(5)

100

En la voz del narrador del cuento "Anuncio" se encubre la voz de otro (enunclador, lo llamaría Ducrot) que parodia la figura de la mujer ensu devenir histórico. De algún modo, esta voz responde alasposibles reacciones femeninas de tan crudo tratamiento. Dice el narrador que la muñeca plastísex en lugar de disminuir a la mujer la "engrandece" yla "dignifica", "arrebatándole su papel de instrumento placentero, de sexófora, para emplear un término clásico." Las muñecas plastlsex reemplazarían las funciones tradicionales de la mujer y posibilitarían en consecuencia "la eclosión del genio femenino, tan largamente esperada." Pero como lo mostraremos más adelante, no se trata de la crítica faclJltona a la

fun

cíó

n

de la mujer en Occidente sino de una actitud y una concepción muy profunda sobre las relaciones entre el hombre y la mujer. Diríamos mejor que se trata de una Interpelación a los potenciales lectores, através deconstrucciones simbólicas, en tomo a la necesidad de repensar lo que ha sido yes la mujer hoy.

No cabe duda que entre las voces entramadas en el proceso de enunciación de esta narrativa, hallamos la obra cuentístlca de Julio Torrl, este otro gran jugador con la parodia y fundador en México del rninícuento, o mlniflccl6n como otros lo llaman. Narrativa que Invoca la risa y la carcajada, y que introduce la ponzoña en elmodo de interrogar la convencionalidad social, en Torri hallamos el otro camino de la literatura mexJcana, camino no ya de realismo social sino de juergas y de carnaval que encontrará su mayor consolidación en el proyecto narrativo de Aneola. Críticosy antologadores, como Emanuel Carballo y Roberto vallaríno, ven en Torri al antecedente no s610 de Arreola sino inclusive también de toda estacorriente que conjuga lo fantástico, olo fantasioso, con lo experimental en una prosa profundamente lírica. No se equivocaron AH Chumacero, Octavio Paz, José E. Pacheco y Homero Aridjls, cuando seleccionaron cinco textos breves de Bestiario en esa antología de poesía que tanto escozor causó

y

sigue causando en México como lo ha sido Poesía en

m

ou

imieni

o

(1979).

Eltono lírlco

de

las narraciones breves de Arreola desemboca en la

feria,

sea que la identifiquemos como novela o antinovela. Al respecto, Federico Campbell considera que Arreola "nunca ha escrito una novela, porque La

feria

es

un conjunto de Imágenes, de mosaicos", y el mismo Arreola ha dicho que es un conjunto de F.Jurado, Representación de lamujer en lanarrativa de Arreola

(6)

101

estampas o fo

t

ogra

f

íassin n

in

g

u

na co

n

t

in

uidad

.

Se trata

,

e

n

e

f

ecto,

d

e un

texto de frag

m

entac

i

o

n

es que

l

ogra

h

acerse

n

ove

l

a e

n

e

l

p

r

oceso

d

e

re

confi

gu

ració

n

de

l l

ector

, p

ues es f

in

a

l

me

n

te e

l l

ector

q

ui

e

n

reorga

ni

za

e

sos

m

osaicos

y

los

l

ee e

n f

orma de

n

ove

l

a

.

La

obra

La

feria,

co

m

o su

n

ombre

l

o I

n

dica, es

l

a convocación

d

e

l

os

d

istin

t

os sectores socia

l

es

qu

e

h

a

bi

tan e

l p

ueb

l

o

d

e Zapo

tl

á

n,

co

n u

na

din

ám

i

ca de voces en

l

a q

u

e percibimo

s

l

os recla

m

os

mil

e

n

arios de

l

os ca

m

pesi

n

os, desde

l

a é

p

oca de

l

a Co

l

o

n

ia,

p

asa

nd

o por

l

as

l

eyes

d

e re

f

o

rm

a,

l

a

pre-revolucíón,

l

a revo

l

ución

agrar

i

a

y

cristera

,

h

asta e

l

México co

n

te

m

porá

n

e

o

a

l

a escritura

de

l

texto.

Así

m

is

m

o, va

n

aparecie

n

do

l

as voces de

l

c

u

ra, de

l

sacristán,

d

e

l

za

p

atero, de

l

agiotista, del co

m

erciante, de

l

a viuda

y

l

a v

i

e

j

a reza

nd

era, de

l

terrate

n

ie

n

te y de

l

os q

u

e quiere

n

ser

p

oetas. Ca

n

c

i

o

n

es, re

fran

es, dic

h

os pop

ul

ares y

c

itas bíb

li

cas se

e

n

trecruza

n

e

n

esa po

l

ifon

í

a de voces

q

ue caracte

ri

za a toda

f

er

i

a

.

La

narrativa

d

e .Arreo

I

aes

un

a

c

ora

l d

e voce

s

. E

s

ta

c

ora

l

de

voces, voces auté

n

ticas y au

t

ónomas, co

n

form

a

doras de

l

o que

Bajtín

(1989)

ll

amara co

m

o pro

p

io de

l

p

lur

l

l

íngulsmo

,

voces

d

i

s

im

u

l

adas,

i

ndirectas y

d

lstancíadas

, n

o t

i

enen co

m

o

fin

re

p

resenta

r l

a situa

c

n l

a

m

entable

d

e

l h

ombre s

i

no mostr

a

r

si

m

p

l

e

m

e

n

te

l

o que es y

h

a s

id

o

un

co

n

g

l

o

m

era

d

o

s

o

c

ia

l,

de

j

ando

discurr

i

r

l

as

h

ab

l

as correspo

ndi

entes a

l

os g

ru

pos, sin caer en

i

mpostac

i

o

n

es d

i

scurs

i

vas.

La

d

esestructuración f

ra

gme

n

tada de

l

t

exto, co

n l

a

in

terca

l

ac

i

ó

n d

e

l

as voces

,

si

n l

a ag

l

utina

ci

ó

n

de

capí

tul

os y párra

f

os,

l

e permitió a Arreo

l

a repres

e

nta

r

e

l

tono

p

o

li

fón

i

co q

u

e.bu

s

caba, sobre todo cua

n

do ya todo

s c

onocíamos

l

os e

f

ectos estéti

c

os de

u

na nove

l

a

qu

e

,

c

o

mo

l

a de

R

u

l

fo, en

c

i

e

rt

o modo era

un

fantasma que co

n

dicionaba a

l

enmudecimiento

d

e m

u

c

h

os esc

ri

tores

.

La

obra de Ru

l

fo

t

amb

i

é

n h

ab

l

a e

n l

a nove

l

a

de Arreo

l

a

;

cue

n

tos co

m

o "Nos

h

a

n

dado

l

a tierra"

,

"Ma

c

arJo",

"

E

l

ll

a

n

o e

n ll

a

m

as" y

"

E

l

día de

l

derru

m

be'

so

n objet

o

de ev

oc

ac

i

ó

n

e

n l

a.

divers

i

dad de

h

ab

l

as q

u

e co

nfi

g

u

ra

n

Laferta

.

No es gra

tu

ita

esta presenc

i

a e

n l

a obra de u

n

esc

ri

tor q

u

e cre

c

i

ó en

tre gra

n

des

a

rt

istas

y d

e q

ui

enes gua

rd

ó e

n l

a me

m

oria s

u

s v

oces

y

l

as de

l

as

g

en

tes de

l

os p

u

eb

l

os de

J

a

li

sco

.

(7)

102

En elensayo que aparece, a modo de presentación, en la Obra Completa, volumen que recoge, por fin, las obras fundamentales de Arreola, SaúlYurkíevích anota: '

El mono desechó la tentación de ser hombre, no cayó en la trampa del raciocinio;continúa enalegre libertad gozando de suparaíso impúdico.Losmonos constituyen nuestroespejodeprimente, dan la imagen de lo que fuimos,de lo que nos falta; nos mirancon lástima y nos desdeñan. Como los monos, somos también amaestrados, aceptamos bailar al compás de cualquier música. (Yurkievich11)

Entre los implícitos del discurso de Yurkievlch podríamos hallar el juicio en defensa al Bestiario, por encima de los demás libros de Arreola. Es, en efecto, un libro muy divertido, propicio para formar lectores criticas e Incentivar la escritura, poética o ensayístlca, entre los Iniciados en los estudios literarios. La recurrencia enunciativa del libro está constituida, en gran parte, por la analogía entre lavida animal yla vida humana, logrando la conjugación de las distintas singularidades que caracterizan al hombre yla mujer.

No creo, como lo dice Yurkievlch, que Arreola haya querido insinuar que los animales son más felices que nosotros, sino simplemente mostrar cómo son unos yotros para resaltar, eso sí, la enajenación humana. "Como en los viejos bestiarios, en el de Arreola el animal sirve como retícula de lectura de la condición humana", puntualiza Yurkievlch; luego entonces no cabe el argumento del mismo Yurklevlch, según el cual "Arreola, para hermanarnos ennoblece lo animal ydegrada lo humano."

Afortunadamente el hombre no encuentra "lasalidade su propio laberinto"

y

la vida humana es "puro enredo, intríngulis ...

y

desorientación"; menos mal que el razonamiento no le permite al hombre "esclarecer los enigmas fundamentales"; por fortuna "el hombre falla en el plano

m

e

tafl

s

t

co

."

No son puntos de vista que los narradores de Arreola contraponen sino que invocan. Ello no quiere decir que Arreola espere un aplauso y un asentimiento de lo que son nuestras sociedades o que espere un hombre conformista; alcontrario, con sus parodias, su humor negro y sus ponzoñas literarias, Arreola quiere provocar hacia lanecesidad de

La

representación

de la mujer en

la

narrativa

de

Arreola

(8)

103

seguir buscando; que el hombre siga indagando sobre losgrandes enigmas de su espiritualidad.

En la narrativa de Arreola pareciera que todas lasactitudes del hombre estuviesen determinadas por su relación con la mujer.

Estaes una idea que despunta a medida que vamos adentrándonos en el universo narrativo de los cuentos. El lector siempre espera

una alusión, así sea somera y fugaz, a)amujer, o a lo femenino, o

a la hembra, pero espera también el tono paródico o el entorno

peyorativo, o negativo, en la alusión misma. Sea el narrador humano o no humano, hay un afán en el sujeto enuncíador por

introducir la figura de lo femenino: la escritura de Arreola está

asaltada permanentemente por lo femenino yconfigura aun lector que vive la expectativa de lo femenino.

En el minlcuento "Homenaje a Otto Welninger", de Bestiario, el narrador es un perro que tiene sarna y que "corno a buen romántico" la vidasele fue yendo "detrás de una pen-a".Recostado sobre un muro que seha ido desgastando de tanto rascarse en él, ahora casiciego este perro sarnoso reconstruye lo que fuera, según

10confiesa, "esos Itinerarios absurdos en los que ella ibadejando, aquí y allá, sus perfumadas tarjetas de vísíta." De vez en cuando algunos "malintencionados" letraen chismes, según los cuales ella anda "embelesada" revolcándose "con perros grandes, desproporcionados". Loque más le agobia aeste perro solitario es

que no pueda nisiquiera sentir rabia, que quiera morder alprimero

que pase y entregarse "a las brigadas sanitarias" o arrojarse "en mitad de lacalle a cualquier fuerza aplastante", pero que finalmente sea laimpotencia y eldesgano, esa especie de vida en el limbo, lo

que le inmoviliza y lo reduzca al placer doloroso de rascarse y

rascarse en el muro con la esperanza de que éste algún día le caiga encima.

Ya en el cuento que antecede a aquél, hallamos a un narrador que

es

ala vez un fracasado jugador de ajedrez y un fracasado en

elamor. "Siempre elijo mal mis objetos amorosos", nos dice, "y los

pierdo uno tras otro, como el peón de siete clama."Reconoce sus

fracasos y se posiciona frente al ajedrez y frente a la mujer: "Ya

nunca másvolveré a jugar alajedrez ... Dedicaré los días que me

quedan de Ingenio al análisis de las partidas ajenas, a estudiar

finales de reyes y peones, a resolver problemas de mate en tres,

siempre ycuando en ellos sea obligatorio elsacrificio de la dama." Literatura: teoría, historia, critica 1 (1997)

(9)

104

Del mismo modo en que se toma distancia respecto a la práctica del ajedrez, para teorizar sobre él,

así

también se toma distancia respecto a larelación con lamujer, para descubrir su esencialidad; es la estratagema del narrador-personaje para no sentirse un fracasado: racionalizar y hallar razones alorigen de la frustración. Pero, además, el narrador quiere Insinuamos que elamor es como una partida de ajedrez: hay una suma de estrategias, una rutina del juego y, finalmente, hayun desenlace, así sea en tablas, signo también del fracaso en ambos contrincantes.

Los lectores desprevenidos, los lectores sumisos frente a la denotación deltexto, ven enArreola almisógino, o al homosexual reprimido, el que odia alasmujeres culpándolas de la tragedia de este mundo. Elmismo Yurkíevích diceque no exagera alafirmar que "Arreola repudia lasmujeres reales, lasque se ajan, engruesan y estropean." Puede que sí, puede que no. Poco nos Importa si Arreola, ese hombre teatrero

y

charlador, ama a las mujeres o las odia. O 51sólo ama alas mujeres que no se ajan. Nos Importa, sr, la posición que muestran sus narradores y personajes frente a la mujer, posición compleja y sin duda ambivalente, como es el sentimiento de todo hombre hacia lamujer.

Esa

ambivalencia que, como en el cuento "Homenaje a Johann jacobí Bachofen", se representa en la identificación de minusvalía, de ser inferior, de poca estatura, "fuerza y desarrollo craneano", de la mujer, pero de La que habría que estar prevenido hoy, cuando la mujer se ha atrevido a salir de su caverna; por eso, el narrador n

,

.

os llama la atención:

¡Cuidado!Estamos en pleno cuaternario.La mujeresteatoplgiano puede ocultar ya su resentimiento.Anda ahora Ubrey suelta por las calles, Idealizada por las cortes de amor, nimbada por la mariología, ebriade orgullo,virgen,madre y prostituta, dispuesta a capturarladulcemariposainvisiblepara sumergirla otra vez en la remota cuevamarsupial.(384)

Yen "Insectlada" Uevaalextremo esa figuración, tomando como material la vida de una especie de Insectos. En "lnsectíada", el narrador habla en plural; es un insecto macho que habla ennombre de todos, mostrándonos la ambivalencia en los sentimientos y en los Instintos hacia las hembras. Pertenecen "a una triste especie de Insectos", nos dice, una especie "dominada por el apogeo de las hembras vigorosas, sanguinarias y terriblemente escasas." Por

(10)

105

cada hembra "hay veinte machos débiles y dolientes." Ellas son,

pues, "vigorosas y sanguinarias", mientras losmachos son "débiles

y dolientes". Pero ]0paradójico en lo que confiesa el narra dor-también insecto-- es que sean "terriblemente escasas". Escomo si el narrador, entre los Implícitos de su discurso, quisiera decimos

que las hembras son un mal necesario, haciéndonos sentir el

soclolecto de la conversación cotidiana entre hombres. Oque el destino del macho, ser débil y doliente -un no Jugar común-, dependerá siempre de la hembra, ser vigoroso y fuerte, aunque

sangriento. Lashembras van trasellos,quienes huyen abandonando

el alimento, consumido luego por las hembras. Pero el macho es

quien vuelve después atraido por el aroma irresistible en "laestadón amorosa"; se atreve a volver porque despierta en él el deseo de copular con la hembra, a sabiendas de que "tendrá una muerte segura." Losmachos se colocan en fija, alaespera del turno para saltar sobre la hembra, quien los va devorando antes de que copulen; sólo el último, luego de la fatiga de la hembra, podrá lograr su propósito aunque tenga que morir: "Launión se consuma Con el último superviviente, cuando la hembra, fatigada y

relativamente harta, apenas tiene fuerzas para decapitar almacho

que la cabalga, obsesionado en su goce (358)".

Conel tiempo, la hembra pondrá sushuevos, de losque nacerán otros machos yotras hembras, virtuales verdugos de aquellos. Así

se nos representa el ciclo vital y feneciente de una especie de

insectos. Tres

topot

subyacen en el universo semántico de este Cuento: 1.el macho yla hembra se buscan Irremediablemente; 2. el maehc, sexualmente, sale perdiendo; y3.la especie se mantiene

y se reproduce, por decisión de la hembra. Además, entronca

aquí muy bien la reflexión que Freud hiciera altratar de tipificar la . feminidad en una de sus famosas conferencias: "La célula sexual masculina es activamente móvil; busca a la femenina y ésta, el

Óvulo,es inmóvil, pasivamente expectante ... El macho persigue

a

la hembra para realizar la cópula sexual, la coge y penetra en

ella." Pero llama la atención sobre cómo "en algunas especies animales son lashembras más fuertes

y

agresivas que losmachos,

y éstos, sólo activos en el acto único de la cópula sexual. Así

sucede, por ejemplo, con las arañas" (Freud 3165).

"lnsectlada" constituye una manera, entre otras, de establecer aproximaciones figuradas a las relaciones inevitables entre el

hombre y la mujer. "Insectiada" puede ser leido como la alegoría Literatura: teoría, historia, crítica 1 (1997)

(11)

106

a la vida fugaz y felizdel macho y lavida perdurable yde tedio en la hembra. Este mini-cuento representaría también la derrota del macho

y

el ejercicio del poder en lashembras. Másallá, claro

está

,

identificamos la voz de un enunclador que ironiza la situación del hombre y de cierto modo introduce un llamado a cuentas a la hembra. Este enunciador "hace-hacer" contar al narrador su saber; el narrador, por lo que vemos, ha tomado distancia de lashembras, no

se

ha metido con ellas yparece haber sobrevivido para contar los hechos, aunque en el centro de la narración él mismo se involucre en lo contado: "Uno a uno saltamos sobre ella"; este enunciado, desde luego, desempeña una función de llave para la Interpretación de la analogía entre lo animal y lo humano.

Bl lector, modelado en estetexto, tiene que pasar por al menos dos lecturas: una lectura en laque se Identifica el elevenir de una especie de Insectos

y,

simultáneamente, una lectura más profunda en la que se representa la confrontación milenaria, y el deseo, entre el hombre

y

lamujer.Estasegunda lectura es

l

a

que produce la plusvalía del texto, porque propicia el asombro y mueve al lector hacia la búsqueda de otros textos, desde los cuales podrá "enriquecer" sus conjeturas, así como Intentará develar las Intenciones de estos cuentos y explicarse por qué el trastabllleo que ha podido sentir en el trayecto de lectura. A un profesor universitario, del área de diseñoindustrial, lepedí la opinión sobre este cuento y con contundencia me dijo: ",es tnsultantel".

Pero, reiteramos, no son narradores misóginos u hombres reprimidos sexualmente losque hablan aquí, sino narcisos;hombres que primero quieren amarse a sí mismos para poder amar a los otros -hombres o mujeres--, y es aquí en donde hallamos el conflicto de estos narradores, testigos de loque ha sido el mundo, narradores competentes intelectualmente para escudriñar aquello que constituye lo más recóndito de

l

a

vida humana:

l

a

experiencia de la pareja. Ya en las "Cláusulas", que anteceden al cuento que acabamos de comentar, leemos:

Cada vez que el hombre y la mujer tratan de reconstruir el Arquetipo,componen un ser monstruoso:la pareja.(Cláusula

ro

Soy un Adán quesueña enelparaíso,pero siempredespierto con lascostillas intactas.(Cláusula

no

Dostextos sustentan laactitud paradójica del narciso: "Gravitación", texto breve de trece lineas, y "Elsoñado", texto de una página. En

(12)

107

Los abismos atraen. Yo vivo a la orilla de tu alma. Inclinado hada tí,sondeo tuspensamientos, indago elgermen de tusactos.Vagos deseos se remueven en el fondo, confusos y ondulantes en su

lecho de reptiles.

Esta

actitud preventiva frente a la mujer correspo

n

de a una

i

dea

li

zac

i

ón

q

ue parece

t

e

n

e

r

sus orígenes en el cuen

t

o

"

Hizo e

l

bie

n

mientrasvivió"

.

E

n

este texto, a través

de

un d

i

ario, e

l

narrador-protago

ni

sta va contando fragme

n

tos de su vida acaecidos e

n

tre

e

l

día

1

de agosto

y

e

l

24 de diciembre, en u

n

p

e

qu

e

ño pueblo

,

mojigato y re

li

gioso

.

Este cue

n

to

-

d

i

ario, subgénero recurrente e

n

Arreo

l

a,

t

iene como e

j

e

l

a experie

n

cia coti

d

iana de

l

autor de

l

diario

y

sus re

l

aciones de enamora

mi

ento co

n

u

n

a m

u

jer que

h

a

enviudado y con quie

n

in

t

egra

La

J

u

n

ta

M

ora

l

, entidad que "se

ocupa

d

e p

r

opagar, ilustra

r

y exa

l

ta

r l

a re

li

g

i

ón, as

í

c

omo de vig

il

ar

estrechamente

l

a mora

li

dad" y de promover la c

ul

tura. A medida

que va co

n

oc

i

endo

m

ás a

l

a futura esposa se va desencantando y

va idea

li

zando u

n

tipo de muje

r

distinta; fina

l

me

n

te, su emp

l

eada

a

p

arece e

m

barazada por el

n

ovio,

l

a ge

n

te

)0

responsab

ili

za de

l

a

patern

i

dad, é

l

se conmueve ye

n

aras de a

l

canzar

"

l

o

s

sentimientos

pu

r

os de

) h

ombre verdadero".

y

en defi

ni

tiva desilu

s

i

onado por

quien fuera

l

a virtua

l

esposa, dec

i

de casarse con su empleada,

más por conso

l

ació

n

que por amor

.

No cabe duda que en este

cuento se

h

a

ll

a e

l

germe

n

de e

s

tos imaginarl

o

s que frente a la

mujer nos configura Arreo

l

a en sus textos: sentim

i

entos de

compas

i

ón y se

n

timie

n

tos de agresió

n

, pero tambi

é

n se

n

timie

n

tos

de reconoc

i

mie

n

to hacia

l

o feme

n

ino

.

'

Si vo

l

ve

m

os sobre e

l

cuento "Gravitación",observamos có

m

o

para e

l n

arrador,

l

a m

u

jer es represe

n

tada como un ab

i

smo y los

ab

i

smos at

r

ae

n

,

.

así como e

n

"I

n

sectlada"

l

a

s

h

e

mbras

s

on

sangui

n

arias pero

l

os ma

c

h

os no se resiste

n

a sus aromas

.

Una vez

más e

l n

arrador se debate entre

l

a co

nj

u

n

c

i

ó

n

y

l

a d

i

syu

n

ción

:

esa

f

u

erza amb

i

va

l

e

n

te q

u

e

i

nterroga por

l

a re

l

ación entre un

h

ombre

y

u

n

a mujer

:

¿De qué se nutre mi contemplación voraz? Veo el abismo y tú yaces en lo profundo de tímisma. Ninguna revelaci6n. Nada que se parezca al brusco despertar de la conciencia. Nada sino el ojo que me devuelve implacable mi descubierta mirada. (411)

el primero, e

l n

arrado

r

vive en e

l

temor de caer al abismo, con el

cua

l

se simbo

li

za e

l

a

l

ma de e

ll

a:

(13)

108

¿Q

u

é e

s

lo

qu

e

nut

re e

imp

ul

s

a

es

a bú

s

q

u

e

d

a

h

ac

i

a

l

a

mu

je

r

,

a

un

q

u

e se ve

a

e

n

e

ll

a

e

l

ado

rme

d

mf

e

n

to d

e

l

a co

n

c

i

e

n

c

i

a?

M

u

c

h

os

d

e

l

os na

rrad

ores

d

e

Arre

o

l

a,

o

mu

c

h

os perso

n

a

j

es, trata

n

d

e

l

e

er

e

l

f

o

n

d

o

d

e

l

a

l

ma

de

l

a

s

muje

res; a

l

g

u

n

as veces e

n

c

u

e

nt

ra

n

re

ve

l

a

ci

o

n

es,

p

o

r

l

o re

gu

l

ar

n

e

f

astas: o

t

ras

ve

ces

n

o

h

a

ll

a

n ningun

a

re

ve

l

ació

n

y

e

n

t

o

n

ces

e

l

h

o

m

bre,

a

nt

e

el enigm

a

n

o resue

l

to

,

o

p

ta

p

o

r mira

rse a sí

m

i

sm

o

,

e

n

l

a p

os

ib

ili

dad d

e

p

o

d

e

r

e

n

co

n

t

ra

r

l

a

rev

e

la

ció

n

que

l

a mu

je

r no

l

e p

r

o

p

orc

i

o

n

a.

P

ero

t

a

m

poco este

acto

,

e

l

d

e a

ut

oco

n

te

rnp

l

arse, co

mp

l

ace

u

n

a re

s

p

u

es

t

a:

Narciso repulsivo, me contemplo elalma en el fondo de un pozo. A veces el vértigo desvía los ojos de tí. Pero siempre vuelvo a escrutar enla sima. Otros, felices, miranun momento tualma y se van. (411)

Esa

b

ús

qu

e

d

a,

pu

es, se co

nvi

e

rt

e e

n

u

n

rti

go

q

ue

d

esv

í

a

l

os

o

j

os

d

e

l n

a

r

c

i

so, a

u

nqu

e s

i

e

mp

re

vu

e

l

ve

a

i

nd

agar e

n

e

l

f

o

nd

o

d

e

l

p

ozo,

m

I

entras

o

tr

os,

qu

e s

f

so

n

"

f

elices

"

,

mi

ra

n

f

u

gaz

m

e

nt

e e

l

a

l

m

a

d

e

l

a

muje

r

"y se va

n

": ¿

l

es da

l

o

mi

s

m

o,

qu

e sea

n

as

í

o

d

e

o

tr

o mo

d

o?

E

l

n

a

r

ci

so s

i

gue a

t

ó

n

i

to e

n l

a o

ri

ll

a: ot

r

os ya

h

a

n

d

a

d

o

e

l

pa

so

, pe

ro se

h

a

n d

es

p

e

ñad

o

; un

h

a

l

o d

e

n

osta

l

g

i

a se a

p

o

d

e

ra

de

)

n

a

r

ciso,

p

o

rqu

e

n

o va

a

cae

r n

u

n

ca

:

Yo sigo ala orilla, ensimismado. Muchos seres sedespeñan a lo lejos.Sus restos yacen borrosos, disueltos enla satisfacción. Atraído por el abJsmo, vivo lamelancólica certeza de que no voy a caer nunca. (411)

De

l

a

sa

ti

s

f

acc

i

ó

n

l

o que

d

a

n

restos

b

o

rr

o

s

os

.

E

l

n

a

r

ciso

bu

sca

l

a sa

ti

s

f

acció

n per

o

h

a a

p

rend

id

o

d

e

l

os

d

e

m

ás

y n

o caerá

n

un

ca,

a pesa

r

de

q

u

e e

ll

o sea

un

a "

m

e

l

a

n

li

ca ce

rt

eza" (es

p

ecie

d

e

oxí

m

o

r

o

n

,

o

d

e pa

rad

o

ja

)

.

E

l

oxírnoron,

o

l

as

p

aradoj

a

s

,

s

o

n

figu

ras

rec

u

rre

n

tes e

n

l

a

n

a

r

ra

ti

va

d

e

Arre

o

l

a, cu

y

o

pr

opó

s

i

to es

m

ost

rar

e

l

caos de

l

os se

ntim

i

e

nt

os

amb

i

va

l

e

nt

es

.

E

n

Besuario,

re

dund

a

n

estas

fi

g

u

ras:

"

sa

n

g

u

i

n

a

ri

as

y

te

r

r

i

b

l

e

m

e

n

t

e escasa

s", c

o

m

o v

i

m

os

e

n

"

In

sect

lad

a"¡ "

l

a ose

r

a s

i

g

u

e s

i

e

nd

o

l

a

m

ás c

o

n

fo

r

tab

l

e

d

e

l

as

h

a

bi

tac

i

o

n

es

f

e

r

oces"

,

e

n

e

l

c

u

e

nt

o "

E

l

o

s

o

"

; "

l

os c

i

e

rv

os

d

is

c

u

r

re

n

c

o

n

ve

l

o

z

l

e

nti

t

u

d"

,

e

n

"Cé

r

v

i

d

os"; "

l

o

s c

i

s

n

e

s

a

tra

v

i

esa

n

e

l

esta

nqu

e con v

ul

ga

r

id

a

d f

as

tu

osa"

; "

mi

cue

rp

o se

es

t

re

m

ece

d

e

g

ozo

y

mi

a

l

m

a se

m

ag

n

i

f

ica

d

e

h

or

r

o

..

", e

n

"

L

a

T

ra

mp

a

":

"s

i

n

e

mb

argo

,

so

y

h

e

rm

oso

y t

e

rrib

l

e

"

,

e

n

"

E

l

soñado":

l

a "

f

e

li

c

i

dad

b

oc

h

o

r

n

osa

"

, en "

Apunt

es

d

e

un r

e

n

c

o

r

oso": "

l

a

be

s

ti

a amo

r

osa

"

, e

n

e

l

cue

nt

o "

E

n

tre

l

os

u

rd

o

s

"

.

(14)

109

Loshombres que se nos representan en estos textos son narcisos solitarios, hombres vanidosos, tímidos ytemerosos con las mujeres; son los casos en los que el hombre al no reconocerse apuesto físicamente, sehace más exigente ensuelección y opta por quererse a símismo, mirándose hacia adentro ycontemplando a la mujer desde lejos. En "El soñado" el narrador confiesa que carece de realidad y que teme "no interesar a nadie":

Soyungulñapo, undependiente, un fantasma.Vivoentre temores y deseos; temores y deseosque medanvida y que mematan. Ya he dicho que soyun guíñapo, (433).

En este cuento el conflicto del narciso está mediado por el complejo de Edipo; una criatura

se

propone apartar ala pareja de esposos, colocándose en medio cuando él quiere estar con ella:

Vivouna vida precaria, divididaentre estosdos seres que se odian yse aman,que mehacennacer comounhijodeforme.Sinembargo, soyhermoso yterrible.Destruyolatranquilidad de la pareja o la enctendo con más cálido amor.Avecesme colocoentrelosdos y el íntimo abrazo me recobra, maravilloso. ~I advierte mí presencia y se esfuerza en aniquilarme, en supUrme. Pero al fin,derrotado, exhausto, vuelve la espalda ala mujer, devorado por elrencor ... (433)

Esotro ejemplo de cómo el hombre es quien busca a lamujer,

pero es la mujer quien elige. Es también ejemplo de cómo el hombre es esclavo de las pasiones, de los deseos y ansiedades, mientras la mujer habita en un paraíso de sosiego, de espera, de reposo, de simplemente dejar transcurrir la vida. Así mismo, el texto alude al hijo, que siempre estará mediatizando los deseos libidinales entre los padres y que desde la perspectiva de estos CUentos acentúan mucho más la convencionalidad matrimonial. Los cuentos de Arreola se evocan y se complementan entre sí. Este cuento se enlaza dialógicamente con "Apuntes de un rencoroso", cuento en el que también se representa el retrato de este narciso solitario

y

feo que cuestiona la convencionalidad en elamor yla "felicidad bochornosa" que cubre a la pareja.

La importancia de este cuento radica en que nos ayuda a comprender una de las causas de la actitud dlstanciadora que frente a la mujer el enunclador proyecta en sus narradore

s-personajes. Aquí, el narrador-personaje ha sido desplazado por Lttemtum:

teo

ría

,

bistoria,crítica1 (1997)

(15)

110

un

a

'

pareja

e

n un

a

n

oc

h

e cu

alqui

e

ra,

s

inti

é

nd

ose "

un

terce

r

o

inn

ecesa

ri

o

y

es

t

o

rb

oso".

Pa

rec

e qu

e e

l narrad

o

r

-

p

e

rs

o

n

a

j

e

h

a

esta

d

o

enamorad

o

d

e e

Uape

ro e

ll

a

ha

e

l

eg

id

o a

l

o

tr

o;

él

se s

i

e

n

te

ag

re

did

o

y vati

ci

n

a

ent

o

n

ces

l

o

qu

e

va

a

ocu

rrir

: ese

mund

o

d

e

l

a

p

are

j

a se

rá un

"

err

ó

n

eo

p

a

raíso

"

,

e

n el qu

e se

m

a

ni

festará

n

co

n

e

l

ti

e

mpo m

ú

ltipl

es "

ge

st

o

s

de h

ast

ío

"

, d

e c

ansan

cios y

tri

stezas

; de

una inten

s

idad amor

osa

y eró

t

i

ca,

ella pasará a

"

un

sueño

espesa

do

de

nar

ti

cos"y

el j

o

ven irá l

a

nguid

e

ci

e

nd

o.

Eln

a

rrad

o

r

, e

l

ex

cluid

o,

e

sp

e

ra qu

e

la

re

l

ac

i

ó

n

a

m

o

r

osa

d

e

l

a

pareja

se

co

rr

o

mp

a

p

o

r

ac

ción

d

e "g

u

sa

n

os s

i

ste

m

á

ti

cos"

; Im

a

gina qu

e

l

os g

u

sa

n

os

r

oe

n

p

rogres

i

va

m

e

nt

e a

l

a

p

are

j

a

, h

asta

qu

e e

ll

a se co

n

v

i

e

rt

e e

n p

o

l

vo

y co

n un

"so

pl

o cua

lq

u

i

e

ra

"

p

o

drá

a

v

e

n

ta

rl

a

d

e s

u

corazó

n

.

P

ero es

muy

s

ign

i

fi

ca

ti

vo

,

e

n

e

l an

á

li

s

i

s

d

e

l

a í

n

te

n

c

l

o

n

a

lid

a

d

axiológíca,

e

l h

ec

h

o

d

e

qu

e e

l ren

co

ro

so

n

o c

ulp

a

bill

ce a

l h

o

mbr

e

,

ni

espere

qu

e é

l

se

quit

e

de

e

nrn

e

d

í

o

,

s

ino qu

e

d

esea co

n

a

n

s

i

e

d

a

d

l

a

destru

cció

n d

e e

lla

.

La

muj

e

r

es,

en ef

ecto,

l

a

d

est

in

ata

ria d

e

l

os

ren

co

re

s.

Per

o

l

os

ren

cores

d

ev

i

e

nen

s

i

e

mp

re

d

e se

ntimi

e

n

tos

ambi

va

l

e

nte

s; para

nu

estro caso, se

t

rata

d

e

la re

prese

nt

ac

i

ó

n d

e

l

a

m

o

r y

e

l

od

i

o

,

de

E

ros y

T

á

n

atos e

n p

e

rm

a

n

e

n

te co

nfr

o

n

tación:

Mirésu esptrltu en la resaca odiosa que mostró alaluz

u

n

fondo de detritus miserables. Y, sin embargo, todavía hoy puedo decirle: te conozco. Te conozco y te amo. Amo el fondo verdinoso de tu alma. Enél séhallar milcosas pequeñas y turbias que de pronto resplandecen en miespíritu. (444)

Co

m

o a

lu

ci

n

a

d

o

p

o

r l

a resaca

,

e

l p

erso

n

a

j

e

v

e

l

a f

ra

g

m

e

n

tac

i

ó

n

d

e

l

a

muj

e

r

e

n pa

rt

í

cu

l

as

mi

sera

bl

es.E

n l

a

dim

e

n

s

i

ó

n d

e

l

dec

ir

(cf.

Du

crot

,

Poll/onfa

y

argumentación)

e

l

s

uj

e

t

o co

mbin

a registros

d

e

l

es

til

o

Indire

c

t

o ("

pu

e

d

o

d

ec

irl

e"

)

y

en

es

til

o

dir

ecto ("

t

e

co

n

ozco"). E

n l

a

dim

e

n

s

i

ó

n de l

o

di

c

h

o, e

l

e

f

ecto

co

nn

ota

tiv

o

d

e

l

e

nun

cia

d

o "te co

n

ozco"

d

e

p

e

nd

e

d

e

l

e

nun

c

i

a

d

o

"p

u

e

d

o

d

e

cirl

e";

és

t

e

h

ace

qu

e s

in

ta

m

os co

m

o

fu

e

rt

e

a

l

seg

und

o: e

n

este ám

bi

to

di

sc

u

rs

i

vo

d

e

l

c

u

e

nt

o

,

e

l

e

nun

c

i

a

d

o li

t

eco

n

ozco", d

i

ce

mu

c

h

o

m

ás

qu

e e

l

acto

d

e

co

n

oce

r fí

s

i

ca

m

e

nt

e a a

l

g

ui

e

n

. Antece

di

e

nd

o a

l

terce

r

e

nun

c

i

ado

(Uy

te a

m

o"), "

t

e co

n

ozco" co

n

nota:

t

e o

d

io; as

í

te

n

e

m

os, te a

m

o

y

te o

di

o.

Ell

o se reco

nflrm

a co

n l

os e

nun

cia

d

os

s

ub

s

igui

e

nt

es,

e

n

e

l qu

e se ace

nt

úa

di

c

h

a a

mbi

va

l

e

n

cia a

f

ect

iv

a.

En

e

l

e

nun

cia

d

o "

Am

oe

l f

o

n

do ve

rdin

oso

d

e

tu

a

lm

a",es e

l

rmin

o

"

verd

in

oso" e

l qu

e s

irv

e

d

e

In

str

u

cc

i

ó

n

y

d

e

cl

ave

p

a

r

a

l

a

co

n

siste

n

c

i

a

d

e

l

a

i

nte

n

c

i

o

n

a

lld

a

d t

e

xtu

a

l.

Seg

ún

e

l

Diccionario

(16)

111

Ideol6gico,

de

Casares, lo verdín (oso) es el "primer color verde

que tienen las hierbas o plantas que no han llegado a su sazón", pero también es una "capa verde de plantas crlptógamas que se cría en las aguas estancadas, en las paredes ylugares húmedos."

Así tenemos entonces, que el alma de la mujer tiene un fondo

en el que se conjuga la inmadurez con la madurez, y es en ese

fondo, o abismo como en otros cuentos, donde el personaje halla lo pequeño y lo turbio, el enigma, eso que resplandece en su espíritu. Coherente con este imaginario, elnarrador en su insomnio se siente como un sapo "en lo profundo de un pozo", como si

estuviera en ese espacio verdinoso leyendo esos signos de lamujer y buscando un auto-reconocimiento. Esa voz no es muy diferente

a la que hallaremos tres páginas más adelante en el minicuento "Elsapo", del que vale lapena leer su final:

¡paraacarldarte,sapo, sólo mehacefaltavencerelúltimo escrúpulo

asqueroso!

Cosaspeores hayque tragarse en la vida.

Peroayer mefaltó eltacto. Susverrugashabíanestalladoyelsapo

fermentaba ysudaba.LedIje:

- Pobre amigo,no quieroofenderte. Sinembargo, ¡válgameDios!

Eres feo...

Abrió concálldo alientolabocapueril ydesdentadayme respondió con un ligero acentoinglés:

¿Ytú? (450)

Finalmente, cabe llamar la atención sobre cómo quien habla en elcuento "Apuntes de un rencoroso" mimetiza una vez más la

figura del poeta principiante, aquel que deseando ser poeta apenas se Inicia en laescritura; de allí que eltexto sea sólo unos apuntes.

En estos "apuntes" confiesa ser un náufrago en la angustia, un

rencoroso que padece de insomnio yque sólo espera eldesenlace

final. Mientras "repite lasletanías del amor inútil", cada amanecer lo encuentra siempre fatigado, "apagado, con la boca llena de palabras ciegas

y

envenenadas."

Dicha mlmetizaclón operada por Arreola nos revela la figura del escritor romántico que, por efecto de su desadaptaclón social, se vuelve narciso, cuerpo sublimante, ser que se margina y se excluye, el incomprendido, elque asume laescritura, aunque sean

sólo apuntes, como única posibilidad dela existencia. Esta figura

delescritor lahallaremos en otros cuentos, como en "Elcondenado"

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...