• No se han encontrado resultados

M O D A LI D A D ES D EL A CT O JU R Í D I C O

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "M O D A LI D A D ES D EL A CT O JU R Í D I C O"

Copied!
6
0
0

Texto completo

(1)

M O D A LI D A D ES D EL A CT O JU R Í D I C O

8 1 . I N T R O D U C C I Ó N

Tradicionalmente se afirma la existencia de tres tipos diversos de elemen­

tos en los actos jurídicos: esenciales, naturales y accidentales.

1) Elementos esenciales

Los elementos esenciales (essentialia negotti), llamados también requisitos de validez, elementos de existencia, elementos de validez, como su propia deno­

minación lo sugiere, son aquellos datos necesarios que tienen la función constitu­

tiva del acto jurídico. Los elementos esenciales son: la manifestación de voluntad, la capacidad, el objeto, la causa fin y la forma solemne. Son elementos necesarios para que el acto jurídico llegue a existir válidamente, sin que la autonomía privada pueda soslayarlos. El art. 140 los denomina requisitos de validez. La falta de uno solo de ellos determina la nulidad absoluta del acto jurídico (art. 219).

Además de estos elementos comunes a todo acto jurídico, hay los elementos esenciales específicos de cada acto jurídico en particular, por ejemplo, son elemen­

tos esenciales específicos de la compraventa el bien que se transfiere en propiedad y el precio en dinero; de la donación son elementos esenciales específicos el ánimo de liberalidad del donante y el bien que se transfiere en propiedad; son elementos esenciales específicos del arrendamiento el bien que se cede en uso y la merced con­

ductiva o renta. Son los elementos de identificación de cada acto jurídico singular.

Siendo elementos que están en la esencia misma del acto jurídico, no pue­

den faltar para que el acto exista válida y eficazmente.

(2)

754 An í b a l To r r e s Vá s q u e z / A c t o j u r í d i c o

2) Elementos naturales

Son elementos naturales (naturale negotii) los que el ordenamiento jurí­

dico los considera integrando el contenido del acto jurídico, pero que la partes pueden eliminar sin afectar su validez.

Estos elementos están en la naturaleza del acto, pero no son de su esencia, por lo que las partes los pueden ampliar, reducir o excluir del acto. Por ejemplo, son elementos naturales del contrato la obligación de saneamiento por evicción y por vicios ocultos; esto quiere decir que en los contratos de transferencia de la propiedad, posesión o uso de un bien, aun cuando los contratantes nada hayan dicho sobre la obligación de saneamiento por evicción o por vicios ocultos del bien, el transferente siempre está obligado a ello, salvo que se le haya liberado de tal obligación (arts. 1484 y s.).

Los elementos naturales identifican el contenido legal del acto jurídico;

contenido que se introduce mediante normas dispositivas supletorias.

3) Elementos accidentales

Los elementos accidentales (accidentalia negotii) denominados así porque no están en la esencia ni en la naturaleza del acto jurídico, sino que son elemen­

tos meramente eventuales que se incluyen en un determinado acto jurídico por voluntad de las partes, por tanto, no inciden en la validez del acto, sino en su eficacia. Independientemente de la condición (evento incierto y futuro del cual se hace depender la eficacia del acto jurídico), el plazo (evento cierto y futuro del cual se hace depender la eficacia del acto) o el cargo, el acto jurídico existe válida­

mente si no adolece de vicios estructurales, salvo que su validez se vea perjudica­

da como consecuencia de que la condición suspensiva es ilícita o imposible (art.

171) o depende de la exclusiva voluntad del deudor (art. 172).

Los accidentalia negotti caben tan solo en la medida en que los efectos jurídicos del acto jurídico no están sujetos a normas imperativas 9:>. Las conse­

cuencias de un elemento accidental prohibido no son siempre las mismas, a) hay casos en que pierde eficacia todo el acto jurídico; así es cuando un contrato se somete a condición suspensiva que depende de la voluntad exclusiva del deudor,

795 Von T U H R , Derecho civil. Teoría general del Derecho civil a lem á n , vol. II, Los hechos ju r íd i­

cos, trad. de T ito Ravá, M arcial Pons, E diciones Jurídicas y Sociales S.A., M ad rid - Barcelo­

na, 2005, P. 177.

(3)

caso en el que el contrato es totalmente ineficaz por nulo (art. 172); b) existen otros en que solo es nulo el elemento prohibido, en tanto que el acto jurídico en su conjunto sigue siendo válido y eficaz; así, la condición resolutoria ilícita o imposible se considera no puesta (segundo párrafo del art. 171); c) en otros casos la cláusula o estipulación prohibida es sustituida por una disposición legal;

así, si el plazo del arrendamiento de duración determinada excede de diez años, se entiende reducido a dicho plazo (art. 1688).

Entre los elementos accidentales figuran las denominadas modalidades del acto jurídico: la condición, el plazo y el modo. No son necesarios para que el acto jurídico cumpla su función social y económica; no afectan la validez, sino la eficacia del acto, a menos que su validez se vea perjudicada porque la condi­

ción suspensiva es ilícita o imposible o cuando depende la exclusiva voluntad del deudor (arts. 171 y 172). No obstante, el plazo y la condición pueden estar impuestos por el ordenamiento jurídico, en cuyo caso ya no son elementos acci­

dentales sino esenciales.

Estructuralmente y de forma necesaria no tiene por qué ser sometido a modalidades ningún acto jurídico, pero las partes en ejercicio de su autonomía privada pueden incorporar en el acto estos elementos complementarios.

Las modalidades tradicionales (la condición, el plazo y el modo o cargo) no son los únicos elementos accidentales (accidentaba negotii) del acto jurídico, pues hay otros como las arras, la cláusula penal, la cláusula de exclusividad, etc.

Sin embargo, por tradición, la doctrina y la legislación, con la expresión “moda­

lidades del acto o negocio jurídico”, se refieren solamente a la condición, al plazo y al modo.

Del estudio de estos tres elementos accidentales nos ocuparemos a conti­

nuación.

8 2 . M O D A L I D A D ES D EL A C T O JU R Í D I C O

Las modalidades son elementos accidentales del acto jurídico que modifi­

can sus efectos normales, tornándolos inciertos (condición), o limitándolos en el tiempo (plazo), o limitando la ventaja económica del beneficiario de una de liberalidad (cargo)796.

7 96 “La m anifestación de volu n tad to m a un carácter especial desde que p o r sí m ism a llega a lim itarse esta m ism a: Se verifica esto p o r la u n ió n de la co n d ició n , del té rm in o y del modus"

(SA V IG N Y, Sistem a de Derecho rom ano actual, cit., T. II, p . 227.

(4)

756 An í b a l To r r e s Vá s q u e z / A c t o j u r í d i c o

Como expresa Savgny 9 , “La manifestación de voluntad toma un carácter especial desde que por sí misma llega a limitarse esta misma: se verifica esto por la unión de la condición, del término y del modus... Dichas restricciones tienen su aplicación más importante en los contratos y en los testamentos”.

La condición y el plazo no afectan la existencia y validez del acto jurídico, sino el comienzo o el fin de su eficacia, según que sean suspensivos o resolutorios.

Con el modo se incide sobre un aspecto de la regulación de intereses, con la condición y el plazo se abarca la regulación en su totalidad, incidiendo sobre la operatividad del mismo. De otro lado, mientras que con el plazo la eficacia del acto jurídico es cierta, solo que se posterga (término inicial) o limitada en el tiempo (término final), en cuanto está sujeta a una fecha precisa o a un evento el cuyo verificarse es cierto, pero es incierto el momento en que se verificará, con la condición la eficacia del acto permanece eventual, en cuanto se hace depender del verificarse o no un evento futuro e incierto.

A las modalidades del acto jurídico se les denomina elementos acciden­

tales porque pueden existir o no; su existencia depende de que las partes, sin estar obligadas, los hayan añadido al acto jurídico. Se les llama también “auto- limitaciones de la voluntad” por cuanto las partes al adicionar estos elementos al acto que celebran, restringen los efectos que en otro caso tendría su voluntad.

También se les conoce como “elementos accesorios”. La condición y el plazo son accidentales o accesorios en cuanto son extraños a la estructura del acto, pero una vez que las partes, en ejercicio de su autonomía privada, los añaden al acto que celebran, dejan de ser extraños, para devenir en elementos que tienen una importancia análoga a la de los elementos esenciales (requisitos de validez), puesto que de ellos se hace depender la eficacia del acto, es decir, son requisitos de eficacia del acto. Por ej., compro un automóvil usado a condición de que su­

pere la inspección técnica; si no supera la inspección técnica, podré entender legítimamente que la compraventa no me vincula. No sucede lo mismo con el modo o cargo que una vez incorporado en el acto no pierde su naturaleza de accesorio; no es requisito de eficacia del acto.

7 97 Savignv, M .F.C. de, Sistem a del Derecho rom ano actual, trad. p o r M . C h . G uenoux, versión castellana p o r Jacin to M esía y M anuel Polcy, t. II, F. G ó n g o ra y C o m p añ ía, E ditores, M a­

drid, 1879, p. 227.

(5)

Los requisitos de eficacia o modalidades del acto jurídico pueden ser lega­

les o voluntarios. Las modalidades legales no son elementos accesorios o acciden­

tales, sino que tienen que concurrir necesariamente para que el acto sea eficaz. El plazo puede estar impuesto por la ley, por ej., el art. 1423 prescribe que cuando las partes no han establecido el plazo del contrato de opción, dicho plazo será de un año. También la condición puede estar impuesta por la ley (condición legal o conditio iuris), cuando la misma ley subordina la eficacia del acto a la verificación de un evento incierto y futuro, por ejemplo, el art. 1564 establece que el contrato de compraventa de bien futuro está sujeto a la condición suspensiva de que el bien llegue a tener existencia; el art. 1572 dispone que la compraventa a prueba se considera hecha bajo la condición suspensiva de que el bien tenga las cualidades pactadas o sea idóneo para la finalidad a que está destinado. La condición y el pla­

zo legales son elementos esenciales del acto jurídico, y no elementos accidentales.

Las modalidades voluntarias son elementos accesorios o accidentales, no se precisa de su concurrencia para que el acto produzca sus efectos, salvo que las partes lo hayan dispuesto así para un acto concreto. Al acto jurídico al cual se le ha añadido una modalidad se le denomina “acto modal”, que se contrapone al

“acto jurídico puro” {purum), libre de modalidades.

Veamos algunos ejemplos: A transfiere gratuitamente a B la propiedad de un bien; este es un contrato de donación pura. A se obliga a donar un bien a B si es que este opta su título profesional el próximo mes de diciembre; este es un contrato de donación bajo condición. A dona a B cincuenta cabezas de ganado, obligándose a entregar diez cabezas de ganado por mes; este es un contrato de donación sujeto a plazo. A dona a B una casa, con la obligación del donatario B de pagar una pensión mensual a C por un año; esta es una donación con cargo.

La declaración de voluntad modal es menos amplia que la declaración de voluntad pura. Es que con las modalidades del acto jurídico una de las partes pone límites a los efectos de su declaración de voluntad, haciendo que dichos efectos dependan de un evento incierto y futuro (condición), o que esos electos se produzcan desde o hasta un momento determinado (plazo), o se limita el valor de una atribución patrimonial gratuita (cargo).

Las modalidades no se pueden añadir a todo tipo de actos jurídicos, pues hay actos que por razones de intereses superiores, de estabilidad, seguridad o morales, son esencialmente puros, y de eficacia inmediata y definitiva; la ley pro­

híbe que estén sometidos a modalidades (se llaman actus legitimi), ya que los

(6)

758 A n í b a l T o r r e s V á s q u e z / A c t o j u r í d i c o

efectos están predeterminados por la ley, sin la intervención de la autonomía de la voluntad privada. Son actos que se quieren puramente o no se quieren, como, por ej., el matrimonio, el reconocimiento de hijo extramatrimonial 98, la adop­

ción ; la aceptación y renuncia de la herencia800, el endoso de los títulos valores a la orden801.

Sección

/ :

La condición

8 3 . A C EP C I O N ES

La palabra condición tiene varias acepciones:

a) Designa a las cláusulas o estipulaciones de un acto jurídico (ej., se habla de las condiciones de un contrato);

b) Indica a los requisitos o circunstancias que debe reunir un acto (ej., el precio es condición para que exista compraventa);

c) Se usa para indicar la situación jurídica de una persona (ej., se dice que tiene la condición de padre, de acreedor, de accionista);

d) Se emplea también la palabra condición para referirse a las “cláusulas generales de contratación” redactadas previa y unilateralmente por una persona o entidad, en forma general y abstracta, con el fin de fijar el contenido normativo de una serie indefinida de futuros contratos particulares (art. 1392). En este sentido se habla de “condiciones ge­

nerales del contrato”;

e) Se utiliza para referirse a la circunstancia bajo la cual algo acontece, por lo que se supone que las circunstancias condicionan el aconteci­

miento.

_’98 A rt. 395. El reco n o cim ien to no adm ite m o dalidad y es irrevocable.

"’99 A rt. 381. La adopción no puede hacerse bajo m odalidad alguna.

800 A rt. 677. La aceptación y la renuncia de la herencia n o p u ed en ser parciales, condicionales, ni a térm ino. A m bas son irrevocables y sus efectos se retro traen al m o m en to de la apertura de la sucesión.

801 L ey de Títulos Valores (L ey N ” 2 7 2 8 7 ): A rt. 35°. lncondicionalidad d el endoso. 35.1. El endo­

so no puede sujetarse a m o dalidad alguna. T odo plazo, condición y m o d o se consideran no puestos, salvo lo dispuesto en el últim o párrafo del artícu lo 131°. 35.2. El endoso parcial se tiene p o r no h echo y no surte efectos jurídicos.

Referencias

Documento similar

Bajo apercibimiento de ser declarados re- beldes y de incurrir en las demás res- ponsabilidades legales, de no presentar- se los procesados que a continuación se expresan, en el

Suministramos refacciones, accesorios y consumibles para las mismas como lo son: Resistencias calefactores de cerámica, alambre termopar Q/Q tipo "K",

- Profesor del Programa de Doctorado en Filosofía, Sección Filología Hispánica, del Convenio Pontificia Universidad Católica de Chile - Universidad de Valladolid, España (julio de

Temporal: La Legislatura debe fijar un plazo para el ejercicio de la facultad legislativa cuyo ejercicio ha sido cedido a favor del Poder Ejecutivo.. Vencido el plazo, la

Asimismo, en cuanto a la aplicación del Anexo al docu- mento 40.818 S “CÁNONES Y DERECHOS DE LICENCIA COMO CONDICIÓN DE VENTA EN LAS MERCANCÍAS OBJETO DE VALORACIÓN” es

Artículo 61.—Son servicios radioeléctricos de correspondencia privada, los que utilizan los particulares para efectuar sus comunicaciones de carácter exclusivamente personal.

Delitos contra la libertad e indemnidad sexual b reve análisis de algunas cuestiones Problemáticas que Plantea el tiPo de violación en el c ódigo P enal chile

TERCERA.- FORMA DE PAGO.- "LAS PARTES", establecen que el pago por concepto de renta se realizará en mensualidades vencidas, en un plazo no mayor de 10