L a C a r p i n t e r í a d e R i b e r a U n i d a d D i d á c t i c a. C U A D E R N O D E L P R O F E S O R

Texto completo

(1)
(2)

PROYECTO GENTES DEL MAR: Unidades didácticas

L a C a r p i n t e r í a d e R i b e r a

U n i d a d D i d á c t i c a . C U A D E R N O D E L P R O F E S O R

Texto e ilustraciones: Beatriz González Sancho

Proyecto subvencionado por

PROYECTO GENTES DEL MAR: Unidades didácticas

L a C a r p i n t e r í a d e R i b e r a

U n i d a d D i d á c t i c a . C U A D E R N O D E L P R O F E S O R

Texto e ilustraciones: Beatriz González Sancho

(3)

TEMARIO

1. Antecedentes sobre la presencia de navegación en la península ibérica 2. Carpinteros de ribera

3. Proceso constructivo del casco de una embarcación de madera tradicional 4. La madera

5. Astilleros y embarcaciones del sur y de Galicia

a. Carpintería de ribera en el sur_ Barrio del Pedregalejo_La Jábega

b. Carpintería de ribera en Galicia_ Astillero Ribeira do Purro_El Bote Polbeiro 6. Arte de Jábega y vinculaciones transcendentales

(4)

1. Antecedentes sobre la presencia de navegación en la península ibérica

Hace 42.000 años, alguien dibujó unas focas en la Gruta de las Maravillas de Nerja, situadas junto al mar.

3.700 años a.C. atrás, otro ser humano dibujaba grandes peces en las paredes de diferentes cuevas kársticas en las sierras béticas (Cueva de la Pileta), en torno al Estrecho de Gibraltar.

1.000 años a.C., un tercer artista pintaba toda una pléyade de barcos de madera en las paredes de una cueva situada en una montaña desde la que se dominaba, tanto el mar interior que la rodeaba, como el estrecho de Gibraltar.

El interés del hombre por el mar y sus criaturas es evidente desde antiguo. La carpintería de ribera ha desarrollado la posibilidad de que el ser humano pudiera recoger las riquezas del mar y explorar el planeta más allá de la orilla cercana. Esto se ha venido produciendo en las costas de la península Ibérica desde las primeras arribadas de los pueblos del mediterráneo oriental, expertos en la navegación. Anteriormente, los egipcios, 3.000 años a.C, ya demostraron ser buenos navegantes.

(5)

Existen interpretaciones que encuadran la obra en el shock que supuso tal descubrimiento para los pueblos indígenas de la península, el presenciar una flota fenicia en la bahía de Algeciras, pero, sea o no así, lo que sí está claro es que la carpintería de ribera ha actuado como motor de conocimiento, exploración e intercambio en el mundo desde el primer barco hasta nuestros días. Un motor que tradicionalmente se apoyó en la madera, el viento, las mareas y las olas, y que hasta el primer tercio del s XIX, con la aparición del acero y el hierro, y la posterior industrialización del proceso, era absolutamente artesanal. Posteriormente, la incorporación del vapor como fuerza motriz (segunda mitad del s. XIX), del motor diesel (principios del s. XX), y la aparición de las resinas de fibra de vidrio (último cuarto del s. XX), han transformado y acabado por relegar a un segundo o tercer plano una actividad histórica, que actualmente es practicada en España con el apoyo de asociaciones e instituciones, y que tiene en la protección del patrimonio pesquero y el turismo cultural y experimental, las mayores posibilidades de supervivencia.

(6)

2. Carpinteros de ribera

La carpintería de ribera es tradicionalmente una actividad íntima, casi familiar. Carpinteros metidos a astilleros sacan adelante naves de cuya perfección depende la vida de sus demandantes. Naves que en su nacimiento se confunden con la multitud de listones, tablones, durmientes, tacos, largueros, vigas, etc., y que, por medio de una lenta y cuidadosa receta llegan a convertirse en arquitecturas perfectas para manejarse en el mar.

De la sabiduría y buen hacer de los artesanos, y de su conexión con las faenas de astillero y la implicación personal de este trabajo, nos habla el siguiente poema gallego de Antón Avilés Taramancos (As torres no ar, 1989), traducido por Carmen Fernández García:

Al otro lado del mar construyen el navío el martillar de los calafates resuena en la mañana, y no saben que están construyendo la torre de cristal de mi infancia No saben que cada pieza, cada cuaderna maestra es una pieza de mi ser. No saben que en el interior de la quilla está la médula de mi propia espina dorsal; que calentándose en la brea está el perfume mágico de la vida Que cuando al final izen la vela, y la jarcia planee indecisa en el aire será mi corazón el que sienta el viento será mi corazón

La competencia del carpintero de ribera estriba en diseñar y construir el casco de madera con sus divisiones internas, y las casetas de cubierta, y adicionalmente llevar a cabo correctamente la puesta a flote de la nave. Si un carpintero deja de trabajar para otros y se establece en su propio astillero, entonces pasa a ser constructor naval, y su responsabilidad crece puesto que alcanza a todas las consecuencia directamente derivadas de la construcción de un barco de madera.

La carpintería de madera en España ha sido el cerebro que ha impulsado a la construcción naval para servir a la pesca y al transporte de pasajeros y de mercancías, cuyas distintas necesidades han ido modelando la variedad de embarcaciones.

Las técnicas empleadas en carpintería y construcción han ido variando a lo largo de los siglos, enriqueciéndose con las influencias, fenicias, árabes y cristianas, que se asentaron en nuestras costas (playas de rías y estuarios).

(7)

3. Proceso constructivo del casco de una embarcación de madera tradicional

En la construcción de una embarcación tradicional de madera, se tienen que seguir unos pasos que son básicos para cualquier tipología:

A_Elección del material de construcción: Dependiendo de los elementos que vayan a construirse y del tipo de barco se elige una madera u otra. Por ejemplo se escoge el roble por su dureza en la construcción de los elementos principales: cuadernas, codaste, roda. Piezas muy largas como la quilla y sobrequilla se escogen de maderas “largas” como el eucalipto o el ciprés. La madera escogida se coloca a la intemperie para que se aclimate.

B_ Planificación y diseño: Después, y una vez diseñada y planteado el proceso sobre plano, se procede a la construcción de una maqueta (medio modelo de madera para las embarcaciones grandes y con junquillos para las menores) o se escogen plantillas de eficacia comprobada en la fabricación de otras naves.

(8)

Quilla: Es la columna vertebral del barco. Es el elemento vertical, central e inferior sobre el que se ensamblan las cuadernas, formando la estructura del casco.

Roda: Parte de madera que se ensambla longitudinalmente a la quilla prolongándola en sentido ascendente por la parte anterior de la nave.

Codaste: Similar a la roda pero para la parte posterior de la quilla, continua la quilla por la popa.

D_ Tras este proceso se encuaderna el barco. Las cuadernas son costillas de madera, piezas curvas que parten de la quilla y que van de babor a estribor. Forman el cuerpo del barco. De entre ellas, la “cuaderna maestra” es la más importante, y va colocada donde el barco tiene su mayor manga.

E_ Colocación de los baos: Después del encuadernado, se colocan los baos, que unen las cuadernas para formar la futura cubierta.

F_Forrado del casco: Ya teniendo el esqueleto, se forra el casco con tablones, desde el alto hasta la línea de flotación (obra muerta) y se continúa entablando desde la quilla hasta la línea de flotación (obra viva). Puede haber dos forros, uno exterior y uno interior.

(9)

4. La madera

El roble es la madera indicada para la construcción de las partes estructurales de la embarcación: quilla, sobrequilla, roda, codaste, cuadernas, baos, durmientes, palmejares, etc. El roble es una madera dura, con alta resistencia mecánica, buena tolerancia a la humedad y la acción del mar, así como altamente resistente al ataque de hongos, insectos y moluscos. La escasez del roble hace que el eucalipto sea una segunda opción por su madera pesada y fuerte. Sus largos fustes permiten la construcción de las piezas de mayor longitud.

El forrado del casco y la cubierta son construidos a base de pino, por su adecuada dureza (media alta) y su naturaleza resinosa.

Las maderas de castaño, haya, fresno y nogal quedan para la confección de piezas menores, no comprometidas.

Cuando la madera procedía de bosques cercanos al astillero, el carpintero acudía a la faena de apeo y tronzado para ayudar in situ a seleccionar la madera más adecuada, y a asegurarse de que se obtenía en la mejor fecha posible, a fin de obtener la mejor calidad.

Los elementos del barco que sean curvos, habrán de ser fabricados en troncos o ramas que posean naturalmente esta misma forma, debido a que sus fibras y vasos leñosos mostrarán la máxima resistencia y elasticidad en este mismo sentido (selección dendromórfica). Mediante la aplicación de vapor se curvar las maderas sólidas.

Los troncos y ramas curvados naturalmente con útiles para las piezas del barco con cuya curvatura coincida, entre otros, las cuadernas y las rodas. Esta madera es llamada “de vuelta” o “de figura”.

El resto, la madera derecha, que no presenta curvas, puede ser utilizado para piezas rectas como sobrequilla, quilla y codaste.

(10)

5. Astilleros y embarcaciones del sur y de Galicia

Como carpinterías de ribera tradicionales principales en el ámbito de estudio del proyecto podemos citar:

Carpintaria de ribera de Purro em Beue (Pontevedra). Incluida en el inventario de patrimonio cultural de de Galicia. Astilleros de Málaga: Playas de Pedregalejo.

Entre las embarcaciones gallegas podemos encontrar las siguientes: Buceta, Bote Polbeiro, Xeiteiro, Dorna, Traíña, Cerquero, El Vapor, Las "Gamelas", La Lancha o Bote de "Xávega". De todas ellas, el Bote Polbeiro es el más típico de las construcciones en madera.

Como embarcaciones propias de Andalucía, encontramos las siguientes: Jábegas, Chalanas o pateras, Botes, Botes sardinal.

Las embarcaciones dedicadas a la pesca con almadraba también tiene una tipología concreta: Testa, Sacada o Batel, Lanchones de copejador o Barcos de Canto, Barcos de Atajo y Lanchas, Faluchos.

Los barcos variaron en su velamen, sustituyendo una vela por otra a lo largo del tiempo en función de la pericia del navegante, de las condiciones climáticas, de la moda, etc.

 Vela relinga: Dorna.

 Vela latina: Jábega y Sardinal.

 Vela mística: Traíña, Polbeiro, Xeiteiro.

La aparición del vapor a mediados del s XIX modificó la arquitectura de los barcos construidos en madera, ya que había que alojar carbonera, tanques de agua dulce, la caldera, la chimenea, el eje transmisor de potencia y la hélice. Esta novedad obligó a rediseñar los barcos de madera, de modo que el lento avance del diseño artesanal y específico en función de las condiciones locales de cada región marítima, se vió interrumpido por la homogeneización a la que obligó este rediseño. La velocidad de estos vapores obligó a estilizar la línea de todas las embarcaciones.

(11)

A mediados del s XX, la carpintería de ribera es marginada a la construcción de barcos de pesca, embarcaciones deportivas y lanchas de transporte.

En las últimas décadas del s XX, el estado y los gobiernos regionales han comenzado a atender, aunque solo sea de forma burocrática, la necesidad de amparo y recuperación que precisa el mundo vinculado a la carpintería de ribera y todo su patrimonio material e inmaterial. Dentro de ello existen movimientos para la conservación de barcos, astilleros, saberes y costumbres.

a. Carpintería de ribera en el sur_ Barrio del Pedregalejo_La Jábega

La costa de Málaga fue uno de los lugares en los que la presencia fenicia fue más intensa En Málaga, en el barrio del Pedregalejo, subsisten aquellos saberes y se camuflan las antiguas creencias. Uno de ellos es la construcción de jábegas, embarcaciones utilizadas para un tipo concreto de pesca que utiliza una red de cerco y tiro de nombre homónimo: Jábea. La jábega mide entre 7 y 14 metros de eslora y 2,5 metros de manga, y es una embarcación muy rápida dado el diseño de su proa y su escaso calado. Suele ir tripulada por siete “jabegotes” y un timonel o “espailla”, ya que la nave no dispone de timón.

Inicialmente se encontraban aparejadas con vela latina sobre un mástil abatible, pero también se prescinde de ella para ser únicamente movidas por los siete remos de sus tripulantes.

Los rasgos más sobresalientes de la Jábega son la presencia de una proa con un remate frontal fuertemente ajustado a la roda, con dos refuerzos laterales y una superficie lisa en forma de “s” a modo de mascarón.

b. Carpintería de ribera en Galicia_ Astillero de Purro_El Bote Polbeiro

El astillero de Ribeira do Purro, actualmente inactivo y protegido por medio de su inclusión en el patrimonio cultural de Galicia dada su importancia, es el último de las más de cien que existían en la zona. En ella se han construido muchas de las embarcaciones que faenan en las aguas protegidas de esta ría.

Una de las embarcaciones emblemáticas de esta costa es el Polbeiro. Utilizada para la pesca del pulpo (polbeiro en gallego), es una barca ancha y estable, con una media de 4 metros de eslora por 2 m de manga, pesada y segura, derivada de la lancha de relinga. El mástil y el forro eran de pino, y de roble eran la quilla, cuadernas, codaste y roda. Podía aparejarse con una vela mística.

(12)
(13)

6. Arte de Jábega y vinculaciones transcendentales

Uno de los elementos más notables relacionados con la carpintería de ribera en El Pedregalejo es la práctica del Arte de Jábega, un modo de pesca dedicado a la captura de sardinas y boquerones o jureles, aunque la red también se traía otras como calamares, salmonetes, pijotas, etc... El número de remos ha fluctuado, habiendo llegado a ser de 15. Desde los años setenta del siglo XX se ha estabilizado en 7, número que parece ser que coincidente con el número original de remos del arte en sus más remotos inicios.

El arte estaba formado por las “bandas” (de hilo de cáñamo), y el “copo”, que corría desde la entrada de la “boca” hasta el “capirote” (de algodón). La red se teñía con alquitrán o con “parrina” (obtenida del pino) para darle una mayor resistencia.

La tripulación total de la barca era de 18 a 19 “jabegotes”, más el ”mandaor” que los dirigía.

Una parte de la tripulación se embarcaba, mientras el resto quedaba en la playa preparada para sacar el copo. Entre los jabegotes de playa se ponían los niños, uno de ellos, el que liaba la beta del arte a medida que se sacaba el copo, se le llamaba “galdón”.

(14)

“beta”. Una vez llegaba el copo a tierra (enjuague), se acercaban los cenacheros para comprobar la captura antes de llegar a un acuerdo por su compra y retirarla en los cenachos.

Los pueblos del mundo antiguo, concretamente los fenicios, no solo transmitieron la tecnología a los habitantes de las tierras anejas a la colonización, sino que también llegaron costumbres y creencias trascendentes desde el punto de vista espiritual.

Las jábegas también son utilizadas para sacar en procesión a la Virgen del Carmen, antiguo nombre de la actual playa Astilleros Nereo. Esta procesión es muy emblemática porque mantiene cohesionada la sociedad marinera del barrio de Pedregalejo, a pesar de no existir actividad pesquera en la actualidad. Todos recuerdan de dónde vienen, y qué son, y todos están de acuerdo en algo tan importante por unas horas.

Se da la circunstancia de que la estrella Sirio era identificada por los egipcios con la Diosa Ast (Isis), conocida como “Gran maga", "Gran Diosa Madre", "Reina de los Dioses", "Fuerza fecundadora de la Naturaleza", o "Diosa de la maternidad y del nacimiento”. Con el paso del tiempo fue venerada por los griegos y los romanos a través de formas asimiladas, hasta que finalmente los cristianos la veneran en la forma de la Virgen del Carmen, que como ella, se representa habitualmente con un niño en el regazo, en su caso el Niño Jesús. Esto es lo que corresponde a una Gran Diosa Madre, que se identifica con una estrella que sale por el horizonte del sol cuando los días empiezan a crecer, en equinoccio de otoño.

(15)

7. Bibliografía consultada y de consulta

 Barroso Ruíz, C. Nuevas pinturas rupestres en Jimena de la Frontera (Cádiz): Abrigo de Laja Alta. (en línea). http://es.youscribe.com/catalogue/prensa-y-revistas/conocimientos/ciencias-humanas-y-sociales/nuevas-pinturas-rupestres-en-jimena-de-la-frontera-cadiz-abrigo-de-1844689

 Portillo Strepbell, Pablo (2010). El sardinal malagueño. Una aproximación. Amigos de la Barca de Jábega.  Portillo Strepbell, Pablo (2011). La chalana. Una aproximación. Amigos de la Barca de Jábega.

 Pérez Martín, M; Rodríguez del Valle, F (2001). Especies de interés pesquero en el litoral de Andalucía. Consejería de Agricultura y Pesca. Junta de Andalucía.

 Sánchez Guitard López Valera, Alfonso Carlos (2008). El Arte de Jábega en la Playa del Carmen. Astilleros Nereo.  Reina Hervás, J.A. El Chanquete. Biología y Pesca. Materiales de apoyo en el aula 1.

 De Juan García Aguado (2001). La carpintería de ribera en Galicia (1940-2000). Universidad de La Coruña.  Alonso Pérez, María del Carmen (2010). Patrimonio histórico español del juego y del deporte: Regata de Jábegas.

Museo del Juego S.L.

 Sánchez Guitard López Valera, Alfonso Carlos (2006). Carpintería de ribera, una cultura vinculada a la pesca. PH Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, nº 59, julio 2006, pp. 92-97. Monográfico 93.

 http://www.museo.depo.es  http://prehistoriadelsur.blogspot.com.es  http://www.lacornamusa.com/blog/  http://www.concellodebueu.org  http://www.astillerosnereo.es  http://www.amigosjabega.org

(16)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :