MEDIO AMBIENTE

In document LUIS FERNANDO ORTIZ SANCHEZ ALCALDE (página 124-129)

Tecnólogo en Sistemas de Información, salud Ocupacional y Medio Ambiente.

3.3.4.3.1.2 A NIVEL RURAL

3.3.4.3.2 MEDIO AMBIENTE

Las Principales microcuencas que surten acueductos veredales son: El Salado, La Ortega, la Correa, La Silva, Chachafruto, El Umbi, Jamundí y El Currucao.

Predios Adquiridos en la anterior administración para Protección de Microcuencas:

125 Año No Predios Ubicación Microcuenca o

Acueducto Beneficiado Inversión

2008 1 El Palmar El Salado y El Roble 58.000.000

2009 1 El Socorro La Correa, San Andres y

Mercedes Abrego 60.000.000

2010 3

Holanda (monte de la Soledad) y Potrerito

La Ortega, La Correa y San

Esteban 93.000.000 2011 2 San Andres y Mercedes Abrego La Correa-Caimito y Mercedes Abrego 60.000.000 TOTALES 7 271.000.000 3.3.4.3.2.1 MICROCUENCA EL SALADO

Es de anotar, que por la importancia del tema ambiental para la Administración 2012-2015 y por el compromiso con las futuras generaciones, se realizó un gran esfuerzo por hallar información sobre el estado de las microcuencas, pero solo se hallo el PLAN DE ORDENACIÓN Y MANEJO DE LA MICROCUENCA DELA QUEBRADA EL SALADO, el cual se resume:

Para el Municipio de Girardota la microcuenca de la quebrada El Salado se constituye en su principal arteria hídrica ya el municipio cuenta con una extensión de 8.200 ha, el área de influencia de la Microcuenca representa el 32.9% del territorio con 2.700 ha y además en el territorio que delimita la Microcuenca se asienta 15.555 habitantes que equivalen al 41.4% de la población; en este sentido podemos señalar que sobre este territorio existe una gran presión y demanda de servicios y bienes ambientales, ya que es mayor la proporción de personas que lo habitan que la proporción territorial que ocupa.

Tanto los subsistemas físicos – biótico como desde el antrópico en la microcuenca de la quebrada El Salado se han logrado identificar tres zonas diferenciadas:

 Zona alta donde se ubican las veredas El Palmar, La Calera, El Yarumo y El Cano.

 Zona media con las veredas Jamundí, El Barro, Juan Cojo y Encenillos.

 Zona baja con la vereda San Diego y los siguientes barrios de la zona urbana: El Paraíso, El Salado, El Naranja, Nuevo Horizontes, Guayacanes, La Ceiba, San José, Aurelio Mejía, La Ferrería y Santa Ana.

126 El principal problema ambiental de la Microcuenca en materia de servicios públicos se presenta con las descargas y vertimientos de aguas negras y residuales, ya que para el caso de la zona rural, el 65% de las viviendas realizan estos vertimientos directamente a las fuentes de agua y suelos. En la zona urbana a pesar de contar con un sistema de alcantarillado de buena cobertura, las descargas finales son depositadas en los cauces de las quebradas al no contar con planta de tratamiento de aguas residuales; en este sentido, la totalidad de las aguas residuales de la microcuenca de la quebrada El Salado, son una fuente de contaminación hídrica que como descarga final van a parar al cauce del río Medellín - Aburrá.

La microcuenca de la quebrada El Salado, está condicionada por su limitada capacidad de soporte que contrasta con su alta intervención antrópica reflejada en todo su territorio, en la parte alta y media de la Microcuenca, en la poca cobertura vegetal y la no existencia de bosques naturales y en la parte baja, en los procesos acelerados de parcelación de las veredas aledañas a la zona urbana (Juan Cojo y San Diego) y en la consolidación de los desarrollos urbanos. La Microcuenca a pesar de lo anterior, continúa ofreciendo bienes y servicios, que cada vez disminuyen en calidad y cantidad.

El recurso hídrico se ve amenazado por la alta presión realizada sobre el mismo. La demanda actual, según los resultados obtenidos en el Índice de Escasez, en 8 de las 19 subcuencas en las que se dividió la Microcuenca es considerada alta, con una tendencia a aumentar según los escenarios obtenidos para los años 2012 y 2017. Son varios los factores sociales y económicos que inciden en esta situación, entre ellos: la ilegalidad de los usuarios del recurso (135 captaciones); el uso y manejo inadecuado del recurso, el cual no es fácil cuantificar pero se evidencia en las captaciones ilegales y en las inadecuadas estructuras de captación de los acueductos rurales; las bajas coberturas de acueducto en las veredas de la parte alta de la Microcuenca; la contaminación del agua por 187 vertimientos provenientes de actividades domésticas y económicas, la cual, según la percepción de su población es ahora más contaminada, menos regulada y con mayor carga de sedimentos; el avance de la frontera agropecuaria en la parte media y alta de la Microcuenca y urbanística en la parte baja, ocupando suelos que deben ser dejados como retiros para la protección y regulación del recurso hídrico, es así, que actualmente el 52% del área que debe dejarse como zonas de retiro, está sin ninguna cobertura vegetal y en la zona urbana, parte de ella, ocupada por viviendas.

127 Subsistema Biótico. El subsistema biótico se encuentra altamente intervenido al grado que ya no existen en la Microcuenca coberturas boscosas naturales como tal y muchas de las especies de fauna silvestre ya no se registran en la zona, evidenciándose la posibilidad de extinción local de algunas especies, principalmente del grupo de los mamíferos, grandes y medianos.

3.3.4.3.3 RUIDO

Con respecto a la contaminación por ruido, gran parte de la zona urbana presenta niveles de ruido diurnos mayores de 65 Db que es el límite permisible para zonas de tranquilidad y ruido moderado en cuya categoría entra el uso residencial, predominante en las zonas que presentan estos rangos. La zona central, se caracteriza por tener los niveles de ruido ambiental más altos durante la jornada diurna, con valores que van de 70 a 75 dB(A) y dos pequeñas áreas de 75 a 80 dB(A). Estos valores de ruido están por encima de lo permitido para zonas de tipo residencial, institucional o comercial. Situación similar se presenta en la jornada nocturna.

128 Fuente: Área Metropolitana

3.3.4.3.4 AIRE

El aire es el componente que evidencia menor deterioro. En los puntos monitoreados por el Área Metropolitana al igual que en la Estación GILI de REDAIRE, localizada en el Liceo Manuel José Sierra del Municipio de Girardota, los resultados obtenidos arrojan un Índice de Calidad de Aire bueno; indicando una calidad del aire en lo que respecta a contaminantes atmosféricos buena y que aunque existen fuentes fijas y móviles que pueden afectar la calidad del mismo, los efectos de éstas sobre el aire aún no lo llevan a grados de contaminación que Afecten la salud pública.

3.3.4.3.5. MEDIO AMBIENTE

En el Juzgado Administrativo del Círculo de Medellín, el pasado 27 de enero de 2012 se presento Acción Popular contra el Municipio de Girardota, la Corporación Autónoma Regional del centro de Antioquia “CORANTIOQUIA”, Secretaría de Minas de la Gobernación de Antioquia,

129 Departamento Administrativo del medio ambiente “DAMA” de la Gobernación de Antioquia y PROCOPAL S.A.

Desde los años 60 se inició la actividad de explotación de materiales aluviales del río Medellín en predios ubicados en la jurisdicción del Municipio de Girardota, realizando para dichas actividades, la conformación de celdas de explotación, las cuales al parecer tienen una profundidad superior a 30 metros, y que posteriormente fueron abandonados como lagos de pesca, lo que se conoció como INVERLAGOS, hoy nuevamente en explotación. Para la misma época se desvió el río Medellín en su margen izquierda en el área de influencia de la explotación. Para el año 1976, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, realizó las fotografías aéreas de la plancha 147-1-B, donde se ubica la zona de influencia del río Medellín en la Vereda el Totumo, se puede evidenciar cual era el recorrido del río, anotando que para aquella época ya se había iniciado la desviación del río.

Que las industrias que vienen realizando la explotación desde hace décadas, han generado daños ambientales que no han recuperado a pesar de los compromiso y exigencias de varias autoridades ambientales, las zonas explotadas y por el contrario han afectado de manera grave la seguridad de la población generando riesgos y daños económicos.

3.3.4.3 ALTO DÉFICIT CUANTITATIVO Y CUALITATIVO EN VIVIENDA

In document LUIS FERNANDO ORTIZ SANCHEZ ALCALDE (página 124-129)