Teatro colombiano en el siglo XX

154  Descargar (0)

Texto completo

(1)TEATRO COLOMBIANO EN EL SIGLO XX Tejido de representaciones simbólicas en la construcción de un teatro nacional. JORGE PRADA PRADA Código: 20122103014. UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS FACULTAD DE ARTES ASAB MAESTRÍA EN ESTUDIOS ARTÍSTICOS LÍNEA DE INVESTIGACIÓN: ESTUDIOS CULTURALES DEL ARTE 2017.

(2) TEATRO EN EL SIGLO XX Tejido de representaciones simbólicas en la construcción de un teatro nacional. JORGE PRADA PRADA Estudiante. Proyecto de investigación presentado como requisito para obtener el título de Magíster en Estudios Artísticos. PEDRO MORALES LÓPEZ Director. UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS FACULTAD DE ARTES ASAB MAESTRÍA EN ESTUDIOS ARTÍSTICOS LÍNEA DE INVESTIGACIÓN: ESTUDIOS CULTURALES DEL ARTE 2017.

(3) El espíritu de los hombres flota sobre la tierra que vivieron y que se le respira. José Martí Donde no se conserva piadosamente la herencia del pasado, pobre o rica, grande o pequeña, no esperemos que brote un pensamiento original ni una idea dominadora. Un pueblo nuevo puede improvisarlo todo, menos la cultura intelectual. Un pueblo viejo no puede renunciar a la suya sin extinguir la parte más noble de su vida y caer en una segunda infancia, muy próxima a la imbecilidad senil. Marcelino Menéndez Pelayo. Un pueblo que no ayuda y no fomenta su teatro, si no está muerto, está moribundo; como el teatro que no recoge el latido social, el latido histórico, el drama de sus gentes y el color genuino de su paisaje y de su espíritu, con risa o con lágrimas, no tiene derecho a llamarse teatro, sino sala de juego o sitio para hacer esa horrible cosa que se llama “matar el tiempo. Federico García Lorca.

(4) Tabla de Contenido Introducción ..................................................................................................................................... 1 Memoria y reminiscencia ............................................................................................................. 7 Lugar de enunciación ................................................................................................................... 8 El orden de los capítulos ............................................................................................................ 10 1.. 2.. El Fenómeno de Nuestras Identidades ................................................................................... 12 1.1.. Símbolos equivocados ..................................................................................................... 26. 1.2.. Se nos traspapeló la felicidad .......................................................................................... 27. 1.3.. El asunto de la ética ......................................................................................................... 27. 1.4.. El respeto a la vida........................................................................................................... 28. ¿Por qué un Teatro Nacional? ................................................................................................ 29 2.1. Las Víctimas de la Guerra (Siglo XIX) ............................................................................... 30 2.2. El Soldado (Siglo XIX) ....................................................................................................... 37 2.3. Policarpa Salavarrrieta ........................................................................................................ 52 2.4. Antonio Álvarez Lleras (1892-1956) .................................................................................. 58 2.5. Luis Enrique Osorio (Primera mitad siglo XX) .................................................................. 59. 3. Nuevo Teatro Colombiano ......................................................................................................... 69 3.1. La Corporación Colombiana de Teatro ............................................................................... 69 3.1.1. Relación con el Estado ..................................................................................................... 71 3.1.2. La Política ........................................................................................................................ 72 3.1.3. La Estética ........................................................................................................................ 74 3.2. Soldados .............................................................................................................................. 75 3.3. Carlos José Reyes: los inicios en el teatro........................................................................... 76 3.3.1. El texto para teatro ........................................................................................................... 86 3.2.2. Hacía un teatro pobre ....................................................................................................... 87 3.2.3. Brecht ............................................................................................................................... 88 3.3. Luis Enrique Osorio ............................................................................................................ 89 3.4. Álvaro Cepeda ..................................................................................................................... 90 3.5. Soldados de Buenaventura .................................................................................................. 95 3.5.1. Las lecciones de Soldados ................................................................................................ 98 3.6. Guadalupe Años Sin Cuenta ............................................................................................. 103 3.6.1. Viaje a Nicaragua ....................................................................................................... 107.

(5) 3.6.2 La estructura ausente ................................................................................................... 107 3.6.3. Los corridos llaneros .................................................................................................. 108 3.7. La Siempreviva ................................................................................................................. 114 3.8. Segundos ........................................................................................................................... 119 Conclusiones ................................................................................................................................ 122 Bibliografía................................................................................................................................... 126 Anexos .......................................................................................................................................... 128 Festivales Nacionales del Nuevo Teatro ...................................................................................... 128 I Festival Nacional del Nuevo Teatro 1975 (10 al 18 de Octubre de 1975) ............................ 128 II Festival Nacional Del Nuevo Teatro 1976 ........................................................................... 128 Muestra de Bogotá: .............................................................................................................. 129 Muestra de Medellín: ........................................................................................................... 130 Muestra de Bucaramanga: .................................................................................................... 131 Muestra de Barranquilla: ...................................................................................................... 131 Muestra de Cali: ................................................................................................................... 132 Muestra Final. II Festival Nacional del Nuevo Teatro (1 al 14 de Noviembre de 1976) ......... 134 Tercer Festival Nacional Del Nuevo Teatro (1 al 15 de diciembre de 1977) .......................... 135 Cuarto Festival Nacional Del Nuevo Teatro (27 de marzo al 6 de abril de 1980) ................... 136 V Festival Nacional del Nuevo Teatro (25 de abril al 8 de mayo 1982).................................. 137 VI Festival Nacional de Teatro ( 20 y 30 de mayo de 1988) ............................................... 137 Obras Emblemáticas del Teatro Colombiano: Desde la dramaturgia (el Autor) y desde la puesta en escena (el grupo)...................................................................................................................... 142 Voces sobre el Teatro Colombiano .............................................................................................. 149 José Monleón: ...................................................................................................................... 149 Santiago García: ................................................................................................................... 149.

(6) Introducción. La línea de investigaciónEstudios culturales de la artes, de la Maestría en Estudios Artísticos de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, se propone como un espacio para indagar la dimensión poética y política de las prácticas artísticas y culturales en nuestro contexto. En este sentido,este proyecto consiste en un estudio rigoroso y concienzudo de las manifestaciones teatrales más importantes que a lo largo del siglo XX tuvieron lugar, y de su incidencia en la vida cultural, social y política de nuestro país; y cómo desde los escenarios se ha aportado en la construcción de una memoria común a través de las propuestas simbólicas que han sembrado las bases de un teatro propio, propiciando trazos identitarios que nos permita vernos a nosotros mismos y vislumbrar posibles mañanas, un esperanzador porvenir. Para ello se usará un camino, un método, que se fundamenta en la reflexión conceptual de la memoria y la reminiscencia de Paul Ricoeur y del análisis-reconstrucción de PatricePavis. El filósofo español Jesús Martín-Barbero(2002), en unas de sus reflexiones de nación, que habla del relato nacional, plantea la ausencia de un relato mínimo. Un relato, precisa, “en el que se deje de colocar las violencias en la sub-historia de las catástrofes naturales” (p.1). Esa falta de un relato común incluyente, en el que quepamos todos, y donde podamos reconocer la diversidad cultural del país como parte constitutiva de la nacionalidad. Nuestro teatro, como práctica artística, desde sus inicios se ha constituido en memoria de la historia del país. Los artistas creadores, desde diversas dinámicas y estilos, han conseguido retratar nuestra cotidianidad, nuestro devenir como nación. Desde las primeras expresiones dramáticas, como la de Luis Vargas Tejada (1802-1828) con su monólogo La madre de Pausanias, en la que a través de un símil histórico, al mejor estilo brechtiano, crítica punzantemente los atrevimientos dictatoriales de Simón Bolívar (1783-1830). De manera análoga, Adolfo León Gómez (1857-1927) escribió un pasmoso drama histórico, El Soldado; y no podía faltar Soledad Acosta de Samper (1833-1913), una de las más prolíficas escritoras del siglo XIX, quien pincela con veracidad los sobresaltos de las guerras civiles del siglo XIX con su drama Las víctimas de la guerra, escrito en 1884.. 1.

(7) Desde esos tiempos, el teatro ha puesto y escalado peldaños en la construcción de un relato en que nos veamos juntos los colombianos.Un país signado por la violencia desde sus comienzos, como es el nuestro, ha motivado y posibilitado que desde los escenarios se dispongan historias e imágenes, que a través de la narración directa y realista en muchos casos, o de metáforas y ficciones en otros, se proyecten esos imaginarios colectivos. Este es quizá una de los más caracterizados rasgos del hacer escénico en estas latitudes. Los artistas escénicos han entendido su papel de trabajadores de la memoria, de la necesidad de pensar el país de una manera distinta, de construir relatos capaces de provocar catarsis en los espectadores mediante el conocimiento de una verdad o muchas verdades que posibiliten la purificación de las pasiones contempladas en una situación trágica, de los horrores que hemos vivido. Este ejercicio de memoria, pues, significaría producir un cambio, pensar en un futuro, en un proyecto de nación que no repita las condiciones que han generado tanta violencia, tantas guerras juntas. Contribuir en la construcción de narrativas de perdón, no de venganza; relatos que anuncien, sin triunfalismos, un nuevo amanecer. Para ello se requiere crear otras dramaturgias, a lo mejor con rasgos trágicos a la manera griega, como espejos retrovisores que permita ver nuestro pasado, pero también contemplando la posibilidad de un mejor futuro como colombianos. En palabras de Borges: Somos el tiempo. Somos la fosa Parábola de Heráclito el Oscuro Somos el agua, no el diamante duro, La que se pierde, no la que reposa. Somos el río, y somos aquél griego Que se mira en el río. Su reloj Cambia en el agua del cambiante espejo, En el cristal que cambia como el fuego. Somos el vano río prefijado, Rumbo a su mar. La sombra lo ha cercado. Todos nos dijo adiós, todo se aleja. La memoria no acuña su moneda. Y sin embargo hay algo que se queda, 2.

(8) Y sin embargo hay algo que se queja.. Se indaga sobre toda esta rica y nutrida lluvia de propuestas escénicas, desde la escritura y puesta en escena: qué se rememora, qué se retiene, qué se reconstruye, qué se queda, para que de una o de otra manera permanezca instalado en la memoria. Se piensa, entonces, en un sentido de patrimonio, una herencia o legado cultural, una huella propia del pasado de una comunidad; en este caso, un rastro que se transmite a las generaciones del presente y del futuro. Es un legado que se concentra en un presente y se proyecta en el tiempo, como si miráramos al horizonte, como una utopía, y a medida que avanzáramos sintiéramos que se aleja, pero en verdad nos hace caminar, como nos lo sugiere el gran Eduardo Galeano. Esta visión se distancia de uno de los grandes malentendidos. El de patrimonio entendido como lo viejo, lo pasado, sin ninguna correspondencia con la memoria viva. Los objetos, o lo tangible, desde la visión museal, constituyeron la prioridad para dar cuenta de un pasado. Ahora hay una preocupación sentida, muy necesaria, por las personas y sus pensamientos, que por las cosas. Es decir, estableciendo un puente entre memoria, conocimiento y objetos. Entonces, un concepto nuevo de patrimonio debe ser el de un espacio amplio donde se preserven memorias y pensamientos intangibles, porque la esencia de los bienes culturales está en nuestros recuerdos y pensamientos. “No vale el correr del tiempo, lo que vale es la memoria”, reza un graffiti en un muro abandonado de la ciudad. No sé qué motivaría a idear esos trazos clandestinos. La memoria es demasiado frágil, huidiza, por momentos traicionera. ¿Cómo hacer para que las cosas esenciales queden, prevalezcan a pesar de la prisa del tiempo? El olvido provoca repetición. A propósito, no debemos olvidar aquél pasaje fantástico de Cien años de soledad: la peste del olvido, “la peste del olvido borró nuestros orígenes y nuestros sueños”,sentencia en uno de sus apartes. García Márquez atina desde su realismo mágico: como nación sobrellevamos ese padecimiento. Ya nos lo advertía Borges con su verso: El olvido que seremos. Sin memoria no hay creatividad. Si se tiene memoria pero no se ejercita la creatividad, nos anclamos en el pasado, nos fondeamos, nos estacionamos allí y no avanzamos. Creación y memoria, por lo tanto, van de la mano. Es necesario que exista esa articulación. Por eso el arte precisa de un ejercicio constante de la memoria. Encontrar las maneras de recuperar la memoria, permitirá la apropiación del pasado y la proyección al futuro. 3.

(9) Una gran tensión que se conjuga entre la memoria y la contemporaneidad, entre el instante historiado y el instante presente, es decir, el ahora. El aquí y ahora, diría Walter Benjamín(1892-1940). Porque lo contemporáneo es lo inédito, es aquello que vemos pero que desconocemos. En este sentido lo más antiguo es lo más contemporáneo, porque es lo que menos se conoce, es lo que guarda más misterio. Este proceso investigativo es complejo, puesto que implica un trabajo de restauración desde la memoria; de las formas mismas en que se asumió el espectáculo teatral, sus procedimientos de montaje, partiendo de la escritura del texto, o del genotexto, como lo designa la semióloga búlgara, Julia Kristeva(1941). Es aplicando el método de análisis-reconstrucción, a través del cual se pueden descifrar las circunstancias de su enunciación, de su representación. Un método que se acerca a las representaciones históricas de las escrituras del pasado. Una tarea semejante a la que les correspondió a Aristóteles (384-322 a de N E) y a su sobrino Calístenes(360-328 a d N E), casi doscientos años después de las grandes representaciones de las tragedias griegas. Esta operación se realiza por lo general después del acontecimiento escénico, es decir, post-spectaculum. Se trata entonces de agrupar una colección de indicios, documentos de la representación (textos, fotografías, videos, programa de mano, afiches, reseñas, testimonios, críticas), bocetos, tal como acostumbraba el célebre director polacoTadeuszKantor(1915-1990), y todo lo acontecido en la preparación del espectáculo. Hacer memoria de lo efímero, de lo ligero, de lo que se desvanece en el tiempo. Todo ello para restituir una parte de la experiencia que tuvo el público. Quizás el procedimiento se hace más práctico cuando se ha observado en vivo el espectáculo escénico, y se ha tenido contacto directo con la materia viva de la representación. Nada, ninguna otra cosa puede sustituir la presencia en vivo del hecho escénico. O se estuvo allí o no se estuvo allí, simplemente. Esa experiencia estética vivenciada se hospeda en nuestros sentidos, en nuestra memoria. Dicha experiencia vivida la convertimos en experiencia repasada. Aunque no es posible restituir realmente el espectáculo escénico en su autenticidad, la tarea se enriquece si se accede a las intencionalidades y testimonios de los artistas creadores. Al desarrollar la investigación, una vez se han definido los principios esenciales del proceso creador, se teoriza acerca del espectáculo mismo y esto sirve de referencia al objeto empírico, es decir, a lo que constituyó el espectáculo en su encuentro con el público.. 4.

(10) A través del análisis-reconstrucción, procedimiento que se toma del semiólogo francésPatricePavis, se consigue estudiar el contexto de la representación, de la naturaleza misma de la función, del lugar y las circunstancias en que tuvo lugar. Considerar también si dichas circunstancias fueron o no favorables al espectáculo mismo. Este proceso permite una aproximación a la reconstrucción histórica de la representación del pasado, elaborada siempre en un periodo post-festum. Aquí Pavis nos propone dos análisis: el dramático, que sólo estudia el texto, el que se da regularmente en las academias para el hacer escénico, o cuando un grupo inicia el montaje a partir de un guión; el otro es el análisis dramatúrgico que concierne a las dos instancias, la del texto y la de la representación o puesta escénica. Una puesta en escena, que data de ayer o de la época antigua, se acaba para siempre, se esfuma, se diluye, queda la nada. Como diría Peter Brook, el teatro se escribe sobre el agua. Es efímero como la vida misma, anotaría el semiólogo italiano FerrucioRossi-Landi. ¿Cómo restituir la experiencia sensible, la experiencia estética que tuvo el espectador, las materialidades del espectáculo en vivo? Me llega a la memoria una experiencia como espectador en un auditorio grande de la Universidad Industrial de Santander (UIS) en Bucaramanga: no había acabado de finalizar la obra cuando el luminotécnico encendió las luces generales(fluorescente) y lo que vimos fue desconcertante:. la escenografía eran unas ramas secas que daban sensación de. suciedad, nada parecido a lo que habíamos percibido durante la obra, el ambiente poético dado por las luces y la representación misma, dada las intenciones de los creadores y los efectos producidos en el público. La reflexión acerca del texto espectacular, el espectáculo en vivo, se transforma en una sustancia de carácter teórico que suple la cosa práctica y real que fue la puesta en escena, el espectáculo mismo. En ese studiumtiene especial importancia el contexto de la representación, el lugar y el público que observó la obra en una determinada noche. Dicho factor es categórico en el quehacer escénico, y más cuando se tiene la experiencia del oficio permanente de hacer temporada de una o más obras. Las expectaciones de los espectadores como de los artistas que participan de la representación son altamente valiosas. Un estreno por ejemplo genera unas expectativas enormes; jamás una función común de temporada se asimila a la del lanzamiento de la obra. Santiago García contaba que a uno de los pre-estrenos de su memorable obra Diálogo del rebusque invitó a las marchantas de la Plaza La Concordia, ubicada a unas cuadras de la sede del Teatro La Candelaria; en el Teatro Quimera a una de las funciones de la obra La noche del 5.

(11) matador (una cita con la noche bogotana),creación colectiva inspirada en la novela Mala noche de Jorge Franco, asistieron trabajadoras sexuales que habían dado sus testimonios y que constituyeron parte de la base documental del grupo para construir esta pieza; Mapa Teatro escenificó una obra de Heiner Müller, Horacio, con reclusos de la cárcel La Picota, donde podíamos observar que atrás a manera de telón de fondo una cuadrilla de carceleros vigilaban cada paso de los actores-penados. Podríamos preguntarnos cómo reponer dichos contextos, las circunstancias concretas donde sucedió la representación. Es ahí donde radica la importancia de la reflexión, más que de crítica, del hecho teatral. Ejemplo de ello es el ejercicio escritural que hice de la obra Fausto del grupo Tecal, presentada en la vieja casona del sector de La Candelaria en Bogotá.Lo iniciaba antes de mi arribo a la sede del grupo. Repasaba la caminata emprendida desde la Facultad de Artes ASAB, ascendiendo por la empinada de la Calle 13, el encuentro con Fabio Rojas, a quien llamaban cariñosamenteel Fantasma, que cargaba colgada a su cuello una vieja cámara fotográfica, con la cual capturó muy buenas fotografías en los escenarios bogotanos. ¿Cómo describir una obra como El Mahabarata que escenificó Peter Brook en unas canteras ubicadas en los extremos de París? Es una tarea ardua y compleja la de intentar recoger los contextos y comportamientos de una obra, que son infinitos, inabarcables. En últimas, pues, son muchos los factores que habría que tener en cuenta al momento de analizar una representación teatral.El teatro es vida viva. Ello lo convierte en un fenómeno de resonancia esencial. Una representación se convierte en acontecimiento y desaparece. He ahí su misterio. El teatro no es un museo en el sentido tradicional. Si rastreamos el origen de la palabra museo, como casa de las musas, en efecto el teatro es museo, museo vivo. Las formas de representación, diversas e inagotables, hacen del teatro una especie de museo imaginario, un museo imaginario de las vivencias del presente. El teatro colombiano es una expresión que se ha venido consolidando con el paso de los años, y se ha caracterizado fundamentalmente por su vínculo con los procesos de resistencia, contribuyendo a la reconstrucción de una memoria histórica. y en contra de los discursos. hegemónicos. Es parte de una herencia culturalque es necesario salvaguardar. El teatro es vivo, orgánico, un espacio de libertad. Nunca sucede dos veces. No es el mismo ningún día. No hay dos funciones iguales, siquiera parecidas. Ni gestos que se repitan, ni. 6.

(12) aplausos que se equiparen. He ahí su misterio, he ahí su encanto. Como la vida misma, donde nada sucede dos veces.. Memoria y reminiscencia Paul Ricoeur, filósofo francés, propone en La memoria, la historia y el olvido, dos ejes de estudio que intentaré aplicar a la indagación que me ocupa: memoria y reminiscencia. Ante un hecho como el teatral, podemos preguntarnos de qué hay recuerdo, qué se recuerda en concreto, y de quién es el recuerdo. Es decir, quién recordó. De un espectáculo puede existir una memoria colectiva. La memoria de quienes estuvieron observándolo. Qué quedó de ese acontecimiento. En el Taller Permanente de Investigación que dirigió por muchos años el maestro Santiago García, se acostumbraba que una vez terminada una improvisación, uno de los asistentes “leía” lo que había visto. Habiendo el acto recién finalizado, muchas cosas se le escapaban por lo general a quien relataba. La memoria es huidiza, por momentos engañosa. No sé cuánto haya conservado algunas imágenes de películas que vi hace mucho tiempo. Por citar una: la cascada de sangre que surge de un ascensor, en los pasillos del Hotel Overlook, episodio que le hace perder el conocimiento a Danny, un niño de cinco años que posee una capacidad excepcional de percepción extrasensorial. Estoy hablando de El resplandor, un filme estadounidense de 1980, en el que interviene el extraordinario actor JackNicholson. O el sinnúmero de imágenes que permanece en mi mente de obras teatrales vistas a lo largo de más de cuarenta años. Son imágenes perennes. Es el arsmemoriae. No se trata de reminiscencias pasivas, que están allí en los archivos de la memoria. Es la necesidad de recuperarlas con el mismo entusiasmo que se observaron la primera vez. Estas iconografías reposan allí, respiran sería mejor decir. Van conmigo a todas partes. Hacen parte de mis imaginarios, de mis inmaterialidades. Las cargo siempre conmigo en mi morral de recuerdos. Están junto, quizás algo revueltas, con las remembranzas de mi infancia, de los años juveniles, de los días en que recorro las calles, de mis cotidianas mañanas. Hace unos años fui con unos amigos al Club de Pesca de Barranquilla; no sé por qué circunstancias esa experiencia quedó soldada a mi memoria. Una tarde soleada, una cabaña de madera donde se instalaban los marineros y de los parlantes surgía una canción de Louis Armstrong, La vie en rose. Quizás el recuerdo se mezcla con la imaginación y produce un hecho glorioso, excelso. Me trasladé imaginariamente a una escena de película. Todos los elementos 7.

(13) conspiraban para ello, y siempre a favor de quiénes estábamos allí. Melissa, Gina y Lady, nuestras preciosas amigas, se mostraban felices. Uno de los más grandes pensadores, Platón, argüía que el recuerdo no es más que una representación en tiempo presente de un suceso del pasado. Aquí reside el asunto de mi investigación. Traer a la memoria una obra teatral que ya sucedió, que nació y pronto se extinguió, así haya durado un tiempo en cartelera. Como recordar a una persona que ya no está, recuperar una ausencia que es irrecuperable. Llenar un vacío. El breve espacio en que no estás, según Pablo Milanés. La operación platónica nos invita a ver el pasado desde el presente. Al ponerse de presente ya se transforma, ya viene contaminado por el paso del tiempo, y desde luego por la imaginación. Traslada al campo de la actuación, dicha ecuación se vuelve muy útil a la hora de representar. El teatro tiene como objetivo la configuración de un espectáculo que es o se vuelve realidad tangible, solo en un espacio-tiempo determinado. Por lo tanto, no puede ser valorado eficazmente en cuanto hecho efímero. Esta es la dificultad. Es común el malentendido de creer que el análisis de un texto, de un autor, corresponde a la obra de teatro. El acontecimiento escénico sucede en vivo, cuando la escena entra en relación con un público. La literatura dramática es otro asunto, al igual que la filmación de escenas teatrales. El teatro es en vivo. No hay nada que hacer.. Lugar de enunciación A lo largo de mi carrera profesional en el campo del teatro he experimentadoespecial inquietud y gran pasión por el acontecer mismo de la escena, desde mi época de estudiante de bachillerato cuando representaba en el colegio poemas costumbristas y obras de Luis Enrique Osorio. Luego adelantaría estudios de Ingeniería en la Universidad Industrial de Santander (UIS), donde continué con mis aficiones escénicas, y allí fui descubriendo nuevas herramientas del oficio. Hasta que fui flechado definitivamente por el teatro cuando presencié la obra Un hombre es un hombre de Brecht, en un viejo teatro de Bucaramanga donde exhibían filmes de Western, en 1977, interpretada por el El Galpón de Uruguay, aquél extraordinario grupo dirigido por el maestro Atahualpa del Cioppo. Al mismo tiempo conozco las obras de Teatro La Candelaria y al maestro Santiago García. No tenía salida, empecé a estudiar teatro en la Escuela Nacional de Arte Dramático (ENAD), donde asumí profesionalmente el oficio de las tablas. 8.

(14) He sido un acucioso espectador, quizás a la manera de Alfonso Gutiérrez, que no se perdía representación alguna y que hoy anda en un asilo del municipio de La Vega, viendo las horas pasar. Este entusiasmo me ha permitido sentarme a presenciar un sinnúmero de obras, algunas he disfrutado más que otras. Hace unos años procuré elaborar una lista que diera cuenta de las obras vistas y no vistas, y guardar con personal interés los programas de mano y recortes de prensa. Dicho memoria aún la hago, seguro que en algún momento pueda servir como referencia. En la ENAD, García se ingenió el Taller Central, espacio de los viernes en la tarde donde confluían, además de profesores y alumnos, teatreros de la ciudad y aquellos que andaban de paso. Este laboratorio permitió indagar en muchos aspectos del quehacer escénico, experiencia que arrojó importantes materiales teóricos y contribuyó al sustento de nuevas propuestas artísticas. Ante la salida del maestro de la escuela, a comienzos de los ochenta del siglo pasado, aquel espacio desapareció. El 3 de marzo de 1983, ese proyecto lo reanudaría Santiago dentro de la Corporación Colombiana de Teatro, esta vez con el nombre de Taller Permanente de Investigación Teatral. Allí fui a parar junto con una patota de teatreros ávidos por la investigación. Fernando Peñuela era uno de los más pilos, agudo en sus análisis y juicioso en el momento de tomar notas o buscar datos; Fernando Duque robusteció su espíritu investigativo que ya traía de Medellín, antes de dar los primeros pasos en la escuela; Fabio Rubiano dejaba traslucir su vocación como director y dramaturgo; César Badillo perfilaba ya sus calados y destrezas en el arte dela actuación. Todo ello se complementaría con el Taller Nacional de Crítica de Teatro, que se realizó durante el IV Festival Iberoamericano de Teatro, en 1994, en el que impartieron sus saberes personajes del mundo teatral que, sin duda, dejaron profunda huella: el intelectual español José Monleón y el semiólogo francésPatricePavis. Tuve oportunidad de asistir a este importante seminario y conocer los discursos de Monleón, que además de sus profundos conocimientos del teatro y de la vida política, nos transmitió un método práctico de análisis del hecho escénico: se trataba de presenciar el espectáculo y salir corriendo a casa a escribir dos o más cuartillas y anotar sus apreciaciones; y dePavis, que nos trazó laberínticos caminos en el estudio y análisis de las nuevas apuestas dramatúrgicas y de construcción escénica. Estos estudios se reflejaron, creo, en una columna semanal en uno de los principales diarios, en la que desarrollaban algunas críticas sobre el acontecer teatral de la ciudad y del país. 9.

(15) Estos insumos y experiencias me han permitido aunar y afinar las herramientas de análisis del acontecimiento teatral, sustentado de alguna manera en la práctica como hacedor de imágenes y textos en el Teatro Quimera por más de tres décadas, y de las labores como formador de actores y directores de teatro por más de dos décadas en la Facultad de Artes ASAB de la Universidad Distrital. Estar en los dos lados de la representación, del juego del teatro, puede llegar a ser útil al momento de construir discursos y reflexiones. Dicha actitud surge de la concepción del oficio del teatro como un hecho integral. Afirmaba García a fines de los setenta que el actor colombiano debía ser, además de intérprete, gestor y promotor. Acertó el maestro si observamos el difícil contexto en el que se hace teatro. En la cotidianidad he llevado a la práctica tales proposiciones: gestionar una sede de teatro propia, conformar un grupo estable, escribir-dirigir-actuar, junto a la docencia que llega como posibilidad de sobrevivencia. Desde aquí, desde este lugar, formulo los enunciados de esta investigación, que se suma a otras que he emprendido en momentos anteriores.. El orden de los capítulos Ante la necesidad de encontrar un orden, un camino que nos permita la indagación de un período extenso de nuestro teatro, desarrollé búsquedas en el campo de los estudios culturales y en el fenómeno de nuestras identidades, que abre con una pregunta:¿Qué es ser colombiano?, es decir, ¿Qué somos como país? En este punto las referencias son amplias, citando complejos estudios que procuran dar respuesta a esta inquietud. Fue difícil hallar visiones optimistas, esperanzadoras, sobre nuestro devenir como nación. Pero lo importante fue aproximarnos a una representación, quizás tan sólo a una idea, de lo que somos. Dejando atrás, pienso, perspectivas esquemáticas, maniqueas, de la realidad. Luego, se aborda el asunto cardinal, a manera de problema: ¿Por qué un teatro nacional? ¿Qué nos diferencia de otras culturas teatrales? Supongo que muchas de las respuestas está en los escenarios, en el diario discurrir de los grupos, en sus apuestas estéticas, en las temáticas que asumen, en las peripecias constantes que les permite llevar a cabo este oficio, duro de vivir. Paso al capítulo sobreNuevo Teatro Colombiano y los Festivales Nacionales del Nuevo Teatro, que se constituyó en un movimiento cardinal en buena parte de la segunda mitad del siglo XX, y los eventos que dieron cuenta de sus resultados. El llamado Nuevo Teatro, término acuñado por el 10.

(16) maestro Enrique Buenaventura Alder, coincidió en su momento con lo que los críticos denominaron “teatro moderno”, que se apartó considerablemente, quizás radicalmente, del teatrocostumbrista abanderado por Antonio Álvarez Lleras y Luis Enrique Osorio. Ya cerrando esta investigación, incluyo una lista de obras emblemáticas, que considero importante de enunciar, siendo pues resultado de mi percepción y valoración particular. Como siempre sucede, es difícil dar cuenta de un fenómeno complejo, plural, con tantos matices, tan lleno de preguntas. Pero como bien lo advierte Eugene Ionesco: una pregunta sucede a otra pregunta, y así sucesivamente. He seleccionado cuatro obras para el análisis, las que considero representativas de este período, quedando en el tintero una lista larga que espero emprender en futuros estudios.Estas son: Soldados,Guadalupe años sin cuenta, La siempreviva y Segundos. Considero que de cierta manera se relacionan con las citadas y analizadas del siglo XIX. El texto que ahora se presenta no inquiere de forma profunda y completa en el período al que se remite, sino simplemente pretendeser una mirada desde ciertos enfoques epistemológicos y experienciales, instalado en mi caso personal desde hace varios años en una práctica artística que me ha llevado a la necesidad de ver y reflexionar sobre ciertas expresiones escénicas. Habiendo tenido la suerte de estar muy cerca de los grandes maestros que marcaron la actividad teatral en buena parte de la segunda mitad del siglo XX, de conocer de cerca los procesos creativos de los grupos representativos del quehacer teatral, de ejercer el oficio con otros profesionales, de aproximarme a los teóricos más importantes de esta expresión artística,de permitirme algunos atrevimientos en proyectos investigativos, decido desarrollar ciertas notas que apuntan al tema que me ocupa.. 11.

(17) 1. El Fenómeno de Nuestras Identidades. Un cuento breve de Borges, Ulrica, trata sobre un encuentro entre una mujer noruega, Ulrica, y un catedrático colombiano, Javier Otálora, en la ciudad de York. De ese encuentro surge una encantadora historia de amor. La noruega de rasgos afilados y de ojos grises, indaga de un modo pensativo a su acompañante: ¿Qué es ser colombiano? No sé, responde, es un acto de fe. En efecto, una esperanza infinita es la que caracteriza a las gentes de estas regiones, que no se acobardan frente a los grandes obstáculos. Hay un convencimiento resistente de que las cosas pueden mejorar; se conocen hazañas prodigiosas de personas del común que muestran su “verraquera” para vencer los contratiempos. Pareciera que lo que no nos mata, nos fortalece; nos da coraje para contrarrestar los malos vientos. Sería Gabriel García Márquez (1994), quien como uno de los integrantes de la Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo, nombrada por el entonces presidente César Gaviria, nos matizara de una forma sabia: “Somos capaces de los actos más nobles y de los más abyectos, de poemas sublimes y asesinatos dementes, de funerales jubilosos y parrandas mortales. No porque unos seamos buenos y otros malos, sino porque todos participamos de ambos extremos. Llegado el caso -y Dios nos libre- todos somos capaces de todo” (p.4). No es tarea fácil pensar el país, caracterizado por su fragmentación espacial y con profundas divisiones culturales, sociales y políticas. Un territorio segmentado, difícil de integrar en un todo. Por ello, la sociedad colombiana presenta serias grietas, por ciertos períodos, espaciosos, donde se extravían sus orillas. Resulta complicado interpretarlo por dentro, desde adentro, y también reparar en incorporarlo al mundo. Un examen que implica verlo por dentro y por fuera. El escritor colombiano, William Ospina, en el prólogo de su libro ¿Dónde está la franja amarilla?, nos indica: “Hemos hecho del más privilegiado territorio del continente una desoladora pesadilla. Las sierras eléctricas aniquilan una naturaleza que podría salvarnos; la conquista de América prosigue con su viejo rostro brutal contra los hombres y las selvas; la peste del olvido borró nuestros orígenes y nuestros sueños”(1997,p.9). Ante este desértico y 12.

(18) desesperanzador panorama, ¿qué podríamos hacer? Santiago García, parece tener una respuesta; el director del Teatro La Candelaria, en un largo reportaje titulado Santiago García, el teatro como coraje, afirmaba con su estilo desenfadado y socarrón: “necesitamos reinventar el país”. Asunto por demás titánico, azaroso, que implicaría un milagro. Porque al parecer quedó perversamente hecho, mal encuadernado. Habría que hacerlo nuevamente. Algunos escritores y periodistas, plumas lúcidas, lo han afirmado con insistencia. Ya lo advertía Gabriel García Márquez (1982), en su memorable discurso La Soledad de América Latina, cuando recibió el Premio Nobel de Literatura: “[…] una nueva y arrasadora utopía de la vida, donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad, y donde las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra” (p. 31). Y otro de sus apartes, también revela: Me atrevo a pensar que es esta realidad descomunal, y no sólo su expresión literaria, la que este año ha merecido la atención de la Academia Sueca de la Letras. Una realidad que no es la del papel, sino que vive con nosotros y determina cada instante de nuestras incontables muertes cotidianas, y que sustenta un manantial de creación insaciable, pleno de desdicha y de belleza, del cual este colombiano errante y nostálgico no es más que una cifra más señalada por la suerte. Poetas y mendigos, músicos y profetas, guerreros y malandrines, todas las criaturas de aquella realidad desaforada hemos tenido que pedirle muy poco a la imaginación, porque el desafío mayor para nosotros ha sido la insuficiencia de los recursos convencionales para hacer creíble nuestra vida. Este es, amigos, el nudo de nuestra soledad (p.23).. Las estadísticas lo dicen: Colombia es el tercer país más desigual del mundo, donde el número de pobres es alarmante, más del 60% de la población. El hambre campea por todos lados. Ya estamos acostumbrados a encabezar las listas más realistas y las más absurdas: el país más violento, más inequitativo, más corrupto, más intolerante… pero el más feliz. ¡Vaya paradoja! Un país raro. ¡Cómo para comerse uno el cuento!, podría exclamarse de manera coloquial. Tarea difícil intentar descifrar estas realidades, interpretarlas. ¡Patria boba! ¡Reino de locos! Pero precisamente son estos ambientes, estos entornos, o que ha nutrido buena parte de la literatura, el. 13.

(19) cine, la pintura, el teatro.Una realidad descabellada, desbocada, compleja y exasperada, recreada desde el realismo, el documento, la metáfora. Los nadies en el micro-cuento del gran escritor uruguayo, Eduardo Galeano (2009), nos puede ayudar a completar este desolador panorama. Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada. Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la Liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos: Que no son, aunque sean. Que no hablan idiomas, sino dialectos. Que no hacen arte, sino artesanía. Que no practican cultura, sino folklore. Que no son seres humanos, sino recursos humanos. Que no tienen cara, sino brazos. Que no tienen nombre, sino número. Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica Roja de la prensa local. Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata A lo anterior se incorporan Los miserables de Víctor Hugo, Los olvidados de Luis Buñuel, Charlot, el inolvidable vagabundo creado por Charles Chaplin, otros innumerables relatos y personajes que han reflejado las miserias del mundo y que se resisten a estar condenados a la desventura; porque intelectuales y artistas sueñan con un mejor destino para la humanidad, no el del hambre y la marginalidad, sino el del bienestar y la buena fortuna para todos. Con la certeza de que veremos hermosos paisajes, caminos frondosos ataviados de verde, donde “la vida, otro maravilloso paisaje, donde pasear, es vivir, vivir, soñar, y soñar, sentir que debemos seguir”,a decir del poeta español Juan A Pellicer. García Márquez nos revelacomo una nación que ha sabido sobrellevar las cosas: “Colombia, una patria oprimida que en medio de tantos infortunios ha aprendido a ser feliz sin la felicidad, y aun en contra de ella. (...) Creo que Colombia está aprendiendo a sobrevivir con una fe indestructible cuyo mérito mayor es el de ser más fructífera cuanto más adversa es sin amor”(García Márquez, 2014) 14.

(20) Como bien lo expresa Graciela a su marido en su obra monologada, Diatriba de amor contra un hombre sentado: “Lograste hacerme feliz sin serlo: feliz sin amor”. Por eso observamos como una estrategia embaucadora afirmar sin ningún referente contextual, que “somos el país más feliz del mundo”. Quizá completando la frase, la enunciación sería coherente: felices sin felicidad. William Ospina al respecto afirma: (…) Es una sociedad señorial colonizada, avergonzada de sí misma y vacilante en asumir el desafío de conocerse, de reconocerse y de intentar instituciones que nazcan de su propia composición social. Desde el Descubrimiento de América, Colombia ha sido una sociedad incapaz de trazarse un destino propio, ha oficiado en los altares de varias potencias planetarias, ha procurado imitar sus culturas, y la única cultura en que se ha negado radicalmente a reconocerse es en la suya propia, en la de sus indígenas, de sus criollos, de sus negros, de sus mulatajes y sus mestizajes crecientes(2012, p. 14). De las profundas preguntas que se plantea Ospina, surge ésta: ¿Cómo se sostiene una sociedad en la que todos saben que prácticamente nada funciona? Pues todos lo sabemos: nada sirve a un propósito público. Aquí sólo existen intereses particulares. El colombiano sólo concibe las relaciones personales, sólo concibe su reducido interés particular, personal o familiar, y ese único fin subordina toda su actividad pública o privada (p.16). El Estado colombiano es un estado absolutamente antipopular, señorial, opresivo y mezquino, hecho para mantener a las grandes mayorías de la población en la sustracción y en la indignidad (Ospina, p. 17) Un país crecidamente paciente, donde nadie se queja, nadie se rebela, nadie dice nada. Una frase que se convirtió costumbre citarla: Aquí no pasa nada. El pueblo está mudo. Eso piensa una de los personajes de Antígona(2006) del Teatro La Candelaria, versión de Patricia Ariza; hay un miedo en el ambiente que nos impide decir las cosas que sentimos, tenemos como un nudo en la garganta que nos impide gritar, señalar cuanto queremos. La voz de Antígona se alza reiteradamente para denunciar los abusos del poder y redimir a los oprimidos. En esta representación fueron necesarias tres Antígonas y dos Ismenes para poder realizar el entierro de Polinises. Tres Antígonas frente a tres ejércitos, el del Estado, el de la guerrilla y el de los 15.

(21) narcoparamilitares. Esta representación refleja los ires y venires del conflicto político colombiano. Los cambios fundamentales que han tenido las diferentes formas que va tomando la guerra. Visto, desde luego, desde la intuición de unos artistas comprometidos y confrontados con la desmesura de nuestra realidad. Así expresa el maestro Santiago García en uno de sus poemas, el papel del artista: “Qué otra cosa puede ser un artista que un hacedor de otras realidades,un forjador con su ilusión y con sus manosde sueños y universos posibles[…]” “En los tiempo sombríos, ¿se cantará también? ¿También se cantará sobre los tiempos sombríos?” se cuestiona el poeta alemán, Bertolt Brecht. Verdaderamente vivimos en tiempos sombríos, glosando a este gran dramaturgo. Ospina, en sus trazos ensayísticos, caracteriza a Colombia como un país“que se ha acostumbrado a la mendicidad, y ello significa, que ha renunciado a la dignidad; un país sin orgullo; es aterrador la falta de carácter, eso “carcome al país”. Si de algo carece nuestro país, es de carácter. Por eso no confiamos en nosotros mismos. Por eso no compramos lo que producimos, y por eso sólo valoramos lo que producen otros. Por eso casi nunca inventamos nada, y a la vez nunca valoramos lo que inventamos. Tal vez, un país sin dignidad, sin personalidad, que busca de todas formas parecerse a todo menos a Colombia” (p.19) Todo lo que se cocina en estas latitudes, en terrenos como la ciencia y el arte, se considera de poca importancia. De los artistas que constituyen nuestra cultura viva, abundan los casos de general indolencia. En las artes escénicas, recuerdo los casos de Emilio Campos “Campitos” (1906-1984), famoso comediógrafo colombiano, oriundo de Chaparral Tolima, que tuve la fortuna de conocer en Cali, en el marco del Taller Nacional de Formación de la Corporación Colombiana de Teatro, un año antes de su muerte. Recién arribamos a la Villa donde se realizaron los Juegos Panamericanos del 71, observé a un hombre anciano que salía de una habitación acompañado de una enfermera. Inquieto le pregunté a un vigilante que de quién se trataba. Me informó que era “Campitos”. Al poco tiempo me enteré que estaba en la pobreza, pero que el gobierno nacional le había prometido entregarle una casa. ¡Vaya ironía! En su casi agonía se acordaban de él. Algo similar sucedió con el maestro Enrique Buenaventura(19252003), a quien los indolentes administradores públicos lo mantuvieron a raya, al borde de la indigencia; ministros y funcionarios que le tiraban las puertas en las narices y se negaban a 16.

(22) recibirlo. Ya envejecido y enfermo, lo vi descender por la calle 11 con carrera 6, por allá a fines de 2002, respondiendo a mi saludo, con su característico “Mi querido MyDear, la vida es muy dura; aquí doblando el espinazo, mendigándole al Estado”. A pesar de los pesimismos e innegables y atávicos complejos culturales, los artistas se han dado a la tarea de crear con notable convicción, conscientes de las adversidades y albures que puedan traer sus empeños. En un país donde a los artistas que han aportado denodadamente a la cultura, quienes nos han transmitido rasgos de identidad, que nos permite reconocernos, mirar nuestro corazón, tienen que hacerse auto-reconocimientos. La expresión de “trabajar con las uñas”se hizo tan popular, porque evidencia precisamente eso, que las cosas las hacemos por amor al arte. ¡Carajo! Colombia es también el país del simulacro. Como simuladores somos buenos farsantes. Todo lo aparentamos. Aparentamos que cumplimos las normas. Por ejemplo, sobreponemos el cinturón de seguridad en el auto, pero no lo aseguramos, para simular que cumplimos la norma. Un conocido expresidente acude a las citaciones de la Fiscalía, y evade olímpicamente para qué fue citado, y sólo se lustra los zapatos. La simulación es un defecto que nace del sentimiento de inferioridad. Es la técnica de la simulación, muy afinada por cierto, fruto de esa capacidad sobrehumana para aparentar, fingir y ocultar la verdad. Somos un país surreal, irreal, absurdo, donde hay cosas que pasan que si las contáramos a otros no nos creerían. Por eso somos Macondo, donde, como dice un amigo, los problemas son eternos. En un texto reciente, fruto de la dramaturgia de Carlos Parada del grupo Teatrova, titulado Aluci-nación(sátira política), el autor indaga en nuestra cultura del disfraz, de lo velado, de lo maquillado; obra para muñecos gigantes. La cual contiene trazos pantagruélicos y orgiásticos que nos recuerdan al Ubú Rey y al Ubú Encadenado de Alfred Jarry, así lo considera en el prólogo a la obra, Carlos José Reyes. Es una evidente crítica de la realidad existente, de nuestros entornos, del día a día en este país donde todo parece marchar al revés, donde todo es raro, incoherente, disparatado. Un mundo patas arriba, donde se impone el caos, caracterizado por su deformación, por su falta de identidad. No es nada fácil tratar de comprender la realidad, poder sintonizarnos con nuestras cotidianidades. Si tenemos un mundo caótico, ¿cómo sería en orden, armonioso, justo, estable? Cuando recorro las calles o utilizo el transporte público, tengo la sensación de que en esta ciudad, especialmente, los ciudadanos son proclives a la montonera y el ruido. Pareciera que ya le sacan gusto a eso. Y sabemos que esos comportamientos conducen a la violencia y al 17.

(23) irrespeto. Recuerdo en una ocasión cuando me dirigía a tomar un articulado, hallé a un hombre totalmente pálido que se había puesto por delante de un taxi, protestando por el giro indebido que se proponía hacer el conductor. Pensé en un instante solidarizarme con su actitud, pero temí ser atropellado o agredido. Charlie Boy, como también es conocido Parada, escribe para el coro de la obra cosas que curiosamente hacen referencia a estas realidades: “En Caspópolis capital, no existe la autoridad, tampoco existe la policía, la corrieron los ladrones en la última batida” (p.147)Caspópolis, quizás proceda del vocablo “caspa”, que responde a la expresión coloquial de “caspas”, que se refiere a alguien maldadoso, tramposo. Más adelante nos habla Charlie de “Todos los habitantes de Crapulia, deben vivir borrachos, al menos entonados, como principio mínimo de convivencia, entre Crápulas”(p.156). Este grotesco retrato donde a manera de metáfora, como efecto de espejo deformante a lo Valle-Inclán, se incluye este símil, como de personajes esperpénticos, malevos, malandros, crápulas. Recordemos los sinónimos de crápula: licencioso, disoluto, disipado, libertino. Ya lo decía el expresidente Darío Echandía: “Colombia, país de cafres”Cafre funciona casi como sinónimo de crápula: groseros, violentos, fanáticos. Para concluir con Aluci-nación, escuchemos el Coro: A defender la ilegalidad, lo legal es lo ilegal!, a defender la moral de lo incorrecto!, lo legal es lo ilegal! Que viva el imperio de la corrupción, viva la indisciplina, nuestro lema principal!, Hip…!Hip…!Hurra…!, atajen la burra…!\La guerra: el mejor negocio!, la guerra no da mora: dijo la lora!, y la guerra produce oro: lo dice el loro. Esta corta escena del inicio, también es reveladora: Vendedora:. Vendo una flor, para tu amor…! Tulipanes y rosas, las más hermosas…!. Guarda: Detente, delincuente…! Vendedora: Suelte…! No me estruje, señor agente…! Guarda: Atrapada la paloma…! Nombre…! Vendedora: Floripondia Flores… Guarda: Bonito nombre…. Qué clase de venta honesta es ésta…? 18.

(24) La ley prohíbe vender honestamente en las calles…! Y menos flores… Qué dice el código…? Que son contaminación visual…! Queda detenida: Cuál es su coartada? Quiénes son sus cómplices? Vendedora: No tiene por qué detenerme Esta es una venta ilegal…! Guarda: Una requisa: Veamos qué tiene en la canasta… Qué son esas revistas, De viejas y tipos empelotos…? Vendedora: Ay, si le contara…! Mi mamá siempre quiso Que yo estudiara Secretariado viringo. Y siempre soñé ser, Una secretaria viringa… Solo pude estudiar gastronomía, Y con la crisis educativa, hoy, Vendedora de pornografía soy… Guarda: Ejemplar…! Excelente descenso en el orden social…! Si es usted ilegal, es legal….Puede irse.(Comedia Colombiana Teatrova Siglo XXI, 2009, p.p. 148-150). Esa manera de ser, donde los valores morales y éticos se han puesto patas arriba. Donde lo legal es lo ilegal y viceversa, ser deshonesto es lo que se premia, mientras que la honestidad y la honorabilidad se observan como conductas. improcedentes, reprochables, extemporáneas y. dignas de castigo.. 19.

(25) Con algo de preocupación uno se pregunta, ¿por qué no amamos nuestro país? Amarlo por su historia, por la familia, por sus paisajes, por la vida cotidiana. No sentirlo propio sólo cuando triunfan nuestros deportistas, ni en las fechas del calendario de fiestas que nos imponen los medios. “Televisión, la asquerosidad nuestra de cada día asquerosa”,a decir del protagonista de Hamlet Machine del dramaturgo alemán, Heiner Müller, “Heil para la Coca Cola”,concluye. La televisión insta en mostrarnos como si fuéramos suizos, gentes con rasgos finos y ojos claros. Resistiéndose a aceptar las diversas culturas, el mestizaje, lo que somos realmente. En la televisión se hace culto a la muerte y al dinero fácil, con los intervalos del coro de comerciales. Proverbialmente los países alcanzan una identificación consigo mismos, a construir un rostro, a situar referentes comunes, propósitos también comunes. Que no sea lejano el día en que los colombianos y colombianas memoren sus rostros. Retomando a Ospina: La principal característica de los clases dirigentes colombianos no ha sido la maldad, la crueldad o la falta de nobleza, sino fundamentalmente la estupidez. [...] que el peor de los males de Colombia no es lo que se ve sino lo que no se ve. El inmenso pueblo excluido que no se manifiesta [...] vivir al margen del estado corrupto y hostil, procurando salvarse solo, como pueda, y entregado a la tarea a la vez precaria y heroica de rebuscar la subsistencia, en una lucha de todos contra todos, porque ningún propósito colectivo puede ser reivindicado, porque ya nadie puede sentirse parte digna y orgullosa de una nación (p. 30). Sálvese quien pueda, parece ser la consigna. La calle es una selva de cemento y de fieras salvajes cómo no ya no hay quien salga loco de contento donde quiera te espera lo peor, en la canción de Juanito Alimaña de Héctor Lavoe. El individualismo es el principio de la barbarie, remataría otro poeta. Antonio Caballero, aguerrido periodista, en su estilo crudo y caustico, apunta sobre este asunto: Tenemos una clase dirigente tan ciega, tan egoísta, que sólo ve las cosas a corto plazo. Esta es una caldera que está a punto de estallar. Está estallando realmente, están en la mitad de la explosión, donde la explosión social de este país ya comenzó, y la estamos viendo en todos los semáforos.(…)La historia de Colombia es una sola larga crisis [...] 20.

(26) Momentos como la Guerra de los Mil Días, La pérdida de Panamá, El asesinato de Gaitán, La violencia partidista de los años 40 y 50, el Palacio de Justicia, el asesinato de Galán, el exterminio de la UP, el narcoterrorismo de Pablo Escobar, El proceso 8000, el fracaso de San Vicente del Caguán... Prosigue Ospina: Colombia sigue despidiendo sus esperanzas en los cementerios y ahora como un alto símbolo de la época “no cree en nada” […] Colombia, hoy, intimidada por sí misma, hundida en un nudo de guerras crueles y estériles […]Si el mal de Colombia es la incapacidad de reaccionar, la pérdida de la confianza, la pérdida de la esperanza, la abrumadora falta de carácter que hace que hayamos cometido el error de llegar a la sociedad que tenemos y en vez de reconocerlo cerremos los ojos, negándonos a la difícil y prometedora transformación que nos está exigiendo la historia(p. 31). Este luctuoso carnaval de sangre en el que los asesinatos de dirigentes populares y líderes políticos de izquierda eran el pan de cada día, recuérdese a: Jaime Pardo Leal(1941-1987), José Antequera(1954-1989), Carlos Pizarro(1951-1990), Bernardo Jaramillo Ossa(1955-1990), entre otros. Una cantidad de muertos impresionante, de entierros, de encuentros de las gentes en los velorios. El terror recorriendo las calles del país, con las gentes atemorizadas preguntándose quién o quiénes serían los próximos. Un país acosado por el miedo. La fuerza y la brutalidad reinaban, y los asesinos se regodeaban en esas orgías de sangre. Desaparecido(1982) de Constantin Costa Gavras, consigue una imagen sublime en su filme: cuando en Santiago de Chile imperaba el horror de la dictadura de Augusto Pinochet, muestra la ciudad de noche, enteramente deshabitada, y de pronto a lo lejos se ve venir un hermoso caballo blanco que cruza silente las calles. La vida amenazada, pero siempre habrá una esperanza. El país sería mejor si nos dejáramos de imposturas, de simulaciones y de exclusiones; sólo cuando el país abatido y desconfiado se llene de apasionada intensidad que hoy sólo tienen los que viven de la guerra y del caos, nos haremos dignos de un destino distinto, y podremos cambiar este coro de quejas inútiles que se oye en todas partes por algo más alegre y fecundo […] Nos gustaría vivir en un país de gente digna, donde la pobreza no signifique desprecio social ni miseria moral, donde el estado se esfuerce por dignificar a 21.

(27) la población[…], que lo mejor que somos aflore en nuestros rostros […] un país donde de nuevo sea motivo el orgullo y la grandeza a vivir y morir, concluye Ospina. Jaime Garzóncon sus sarcasmos y crítica profunda consiguió mostrarnos la gran farsa que vivimos, “la gran farsa de los tenebrosos(Guelderode), lo injusto que somos, que queremos siempre sacar la mejor tajada, coger el atajo, la mordida, ¿cómo voy yo ahí?, mostrarnos astutos(pero una astucia mal usada), la del avivato, cañar, hacer chanchullo; país de torcidos, pistolocos y traquetos”. Garzón consiguió retratarnos en una de sus frases, como gentes desarraigadas, sin querencia por el país que habitamos: “En Colombia los ricos se creen ingleses, la clase media se cree gringa, los intelectuales se creen franceses, y los pobres se creen mejicanos”.Sin embargo, en uno de sus arranques reflexivos, opinaría que: “No perdemos la esperanza de hacer las cosas cada vez mejor”.En el 2012, una actriz, Alejandra Suárez, con la colaboración de Antonio Morales, escribió y representó el monólogo, Porque olvidar es matar dos veces, en homenaje a este gran humorista. No podía faltar en esta enunciación, Fernando Vallejo(1942), quien habla con desparpajo y agudo humor, alcanzado un descarnado análisis de lo que pasa en el país. A la pregunta ¿cuándos se jodió Colombia?, responde: Nació jodida porque venía de España, que es un desastre. En 1810 y 1820 cuando nos independizamos Colombia ya estaba jodida y siguió jodida hasta ahora, y como van las cosas va a estar jodida por siempre […] Acabar con los políticos, acabar con la iglesia, acabar con los mataderos […]. con el atropello a los animales, y ser honorables y. honestos. Hemos sido siempre un país violento, traidor, mentiroso, aprovechado. Aquí este país se ha vuelto más de los vivos, los ignorantes, los sinvergüenzas, la deshonestidad. Estas son las reinas de Colombia […] Colombia es un desastre sin remedio. Máteme a todos los de las FARC, a los paramilitares, a los curas, los narcos y los políticos, y el mal sigue: quedan los colombianos[…] Todo en Colombia se queda en la confusión […].Que me mate Colombia, es una forma honorable de salir del horror de la vida […] Colombia es el país más asesino de la Tierra. Colombia tiene más de 30.000 asesinatos al año. La Desazón Suprema. […] Mi país me cerró las puertas, todas las puertas y todos los caminos […] Crónica roja es la historia de todos los líos de Colombia. 22.

(28) y es una historia de ladroncitos, de atracadores, de secuestradores, de narcotraficantes, de delincuentes. Vivimos una realidad rara. Sí… nuestra realidad es terca, porfiada, abrupta. Una realidad que puede leerse entre el fango del pesimismo. “Ahí les dejo ese país de mierda…” Se lee en un mural homenaje a Garzón. En la película colombiana, La Estrategia del Caracol(1993), de Sergio Cabrera, un relato de ficción en el que los inquilinos de La Casa Uribe van a ser desalojados porque el propietario el Dr. Holguín (una persona adinerada prepotente) quiere que sea declarada Bien de Interés Cultural del Casco Histórico de Bogotá aunque con otros planes en verdad. Una trama que bien podría retratarnos, donde se desenvuelven temas como la libertad y la solidaridad.Después de haberse llevado la casa a cuestas, como el caracol, deciden dejar este mensaje en la pared: “¡Ahí le dejamos su hijueputa casa….pintada!” Entonces podríamos casi concluir con el título de la novela de Antonio Caballero, vivimos en un país Sin remedio. Sentencia el escritor Ricardo Silva: Porque esto no tiene remedio, porque esto no tiene sentido, porque Colombia sigue siendo una “chiva” rumbera encallada en un trancón, porque nos hemos ganado a pulso nuestros nefastos protagonistas…Qué se puede hacer con la aplastante realidad aparte de nada. Colombia es pasión, rezaba el lema de publicidad con el cual pretendían generar una buena imagen del país. Se invirtieron muchos millones intentando “limpiar” nuestro rostro de colombianos. Sí, somos apasionados (informe de científicos), y sucumbimos a la hipérbole, a la exageración, al exceso. Colombia es un exceso de creatividad, que puede enfocarse tanto para el bien como para el mal. Colombia es el país de la desmesura. ¿Acaso nos cabe en el imaginario la paz, un país en paz, al menos soñarlo? Una sociedad represada de lágrimas, con inclinación al melodrama, a la exaltación de las emociones. Fábrica de asesinatos cotidianos, fábrica de víctimas diría una dirigente de izquierda. Donde se cultivan con intención odios y riñas. Tal vez la calma y el sosiego son palabras que desaparecieron de los diccionarios. Al igual que la palabra honesto. Nuestra 23.

(29) fiesta colectiva se desborda, se sale de cauce. Reacios a encontrar un símbolo como representación, una sociedad ausente de diálogo. El país más feliz del mundo, lo dicen a menudo unas encuestas divulgadas con escándalo e insolencia por los medios; quizá una ficción, un entelequia más para disfrazar una realidad, no tan feliz como la quieren hacer ver. Un país donde se extreman victorias y derrotas. Lo hemos vivido continuamente, quizás el ejemplo más revelador, cuando Andrés Escobar metió un autogol en el mundial de Estados Unidos; a las pocas horas fue asesinado por las mafias de las apuestas. Francisco Maturana exclamó con inteligencia: “Colombia es un país enfermo”. En estos momentos de alta fragilidad, “el país está que se rompe”, podríamos creer que el triunfo de la paz (¡Estalló la paz!)sería el relato nacional, identitario, que estamos esperando. Lo que tendríamos ahora es un relato fraccionado: la Guerra de los Mil Dìas; Las Bananeras; El Bogotazo; La violencia de años cincuenta; la violencia cotidiana…; han sido narrados desde el arte, por ejemplo Casa Grande de Álvaro Cepeda Samudio, Guadalupe años sin cuenta del Teatro La Candelaria; Cien años de soledad de Gabriel García Márquez, sólo para enunciar algunos. Pero son relatos sueltos. En nuestra literatura y el teatro existen un sinnúmero de relatos de dolor, la tragedia está presente en las historias cotidianas. Pero ese dolor no puede quedarse en sólo denuncia, es necesario que ese dolor se convierta en fuerza, en impulso liberado, en un arcoíris de esperanza. Necesitamos que se nos revele la verdad que permita reparar el dolor. He aquí la importancia del arte, como catarsis, como forma de limpiar el espíritu, ya lo advertía Aristóteles. El teatro colombiano, sin duda, ha contribuido en la construcción de ese relato y puede ser una de las agujas tejedoras de identidad nacional, junto con otras prácticas de nuestras gentes: la literatura, el cine, el deporte, la música, las costumbres. En el cine se han dado acertados proyectos: La estrategia del caracol, Cóndores no entierran todos los días, El río bajo las tumbas, Tiempo de morir, Todos tus muertos, El abrazo de la serpiente, La Siembra…por sólo nombrar algunos. Por supuesto también la literatura, las artes plásticas, la danza. La trayectoria del teatro con nuestra historia política comparte raíz. El teatro puede ser una de las agujas tejedoras de identidad nacional, junto con otras expresiones estéticas. 24.

(30) Tal vez a la manera poética de Nicolás Guillén: Alcemos una muralla juntando todas las manos; los negros, sus manos negras, los blancos, sus blancas manos. Una muralla que vaya desde la playa hasta el monte, desde el monte hasta la playa, bien, allá sobre el horizonte... Una muralla que cerremos cuando acechen el veneno y el puñal, el sable del coronel, el diente de la serpiente… Patricia Ariza, mujer guerrera, directora y actriz de La Candelaria, exponía en una de sus charlas, que el camino más fácil es el del entretenimiento, el más difícil es el del arte. La felicidad se hizo para quien no puede sentirla, enuncia una actriz de la obra Faustos del Teatro Quimera. Tomado de un poema de Fernando Pessoa. Aquí no se sabe qué hacer con la felicidad…, si la encontramos. Somos echados para adelante, como se dice coloquialmente. Buenos guerreros. Sabemos encontrar solución a todo, y tenemos un marcado regionalismo que nos impide olvidar de dónde venimos. Verracos, dirán en Santander. Pero quizá lo más interesante y que sorprende, es que en Colombia las gentes no pierden el sentido del humor, el sarcasmo, para que la vida no pese tanto. El sarcasmo por momentos es más importante que una arenga, un discurso. A pesar de la guerra, de la violencia sin freno, la vida no se detiene. Dentro de la tragedia la vida sigue. Es lo admirable del ser humano, que invariablemente busca la diversión, el esparcimiento. Parece bueno no tomarse las cosas tan en serio, podernos reír de todo. El mamagallismo macondiano. Al otro día de la tragedia de Armero, un amigo actor, repentista y bufón, salió con un chiste para alquilar balcón. Parece que nada lo tomamos en serio.. 25.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...