A C t I V I D A D E S

Texto completo

(1)

A C t I V I D A D E S

(2)
(3)

133

LA LECTURA DEL TEXTO

1 romance de la luna, luna

1 Comenta qué recursos del romance tradicional (oralidad, musicali-dad…) reproduce Lorca en este poema.

2 La luna tiene un papel fundamental en el romance. Indica en qué versos aparece caracterizada y cómo es vista por el poeta.

3 Resume en pocas palabras la anécdota del poema. ¿Cómo consigue el autor trascenderla, es decir, magnificarla y dramatizarla?

2 Preciosa y el aire

1 Caracterización del viento: observa la adjetivación y las metáforas que lo definen y explica la visión que Lorca da de ese fenómeno.

2 Lee con atención los quince primeros versos, en los que se descri-be el escenario en el que se sitúa Preciosa, la protagonista. Comen-ta las imágenes que aparecen.

3 Comenta algunos elementos eróticos del poema.

4 ¿Qué representan esos «ingleses» del romance? ¿Y los «carabineros» (verso 48)?

3 reyerta

1 Destaca algunas imágenes que transmitan dolor, violencia o sufri-miento. Intenta explicarlas con un mínimo de lógica. Organiza los «objetos» (animales, seres, colores…) por tipos.

(4)

romancero gitano

2 ¿Qué sentido tienen los versos 27-30? ¿Qué finalidad pretende conseguir el poeta?

3 La imagen surrealista o irracional tiende a asociar objetos o elemen-tos racionalmente incompatibles. Busca en el poema alguna mues-tra de ello y sugiere una interpretación.

4 romance sonámbulo

1 Observa con atención aquellos elementos que se repiten (palabras, versos, cosas, objetos, colores, etc.). Intenta, siempre que sea posi-ble, darles un sentido o una finalidad poética.

2 La escena y el paisaje. El adjetivo que aparece en el título puede darnos alguna pista acerca de cómo los concibe el poeta. Explica algunos rasgos que los definan.

3 Propón una interpretación del color verde.

4 Observa los versos 25-28. ¿Cómo explicas los «cambios» (caballo,

montura, cuchillo por casa, espejo y manta) que propone el gitano a su compadre? ¿Qué evolución parecen sugerir los ruegos que siguen del gitano? Compara la actitud del amante gitano de este poema con la del amante-viento de «Preciosa y el aire».

5 Describe la anécdota básica del poema.

6 La luna aparece en varias ocasiones (versos 10, 51 y 77): comenta su posible significado.

(5)

142 romancero gitano

ACTIVIDADES DE CONJUNTO

Mediante las actividades dedicadas a cada romance en particular, hemos pretendido someter cada poema a un detallado análisis que permita el estudio del vocabulario, las imágenes, las metáforas y otros recursos lite-rarios, así como algunas de las características del decir poético lorquiano. Es decir, a medida que se leen y se comentan los romances, uno va ad-quiriendo una idea más completa de aquello que es estilísticamente pro-pio de Lorca y, en concreto, del Romancero gitano como libro unitario. Sin olvidar en ningún momento los temas y los símbolos que se van repitien-do en múltiples ocasiones.

Tras este primer paso, puede resultar interesante ampliar el ámbito de es-tudio y de análisis a temas o aspectos más generales que faciliten una vi-sión de conjunto de esta obra. Ahora bien, dado que lo que proponemos implica un mayor grado de complejidad, es necesario poner en práctica un estricto y minucioso sistema de trabajo. Un trabajo, hay que decirlo, que no forzosamente ha de ser escrito; también puede plantearse como conferencia o exposición oral ante el resto de la clase.

Para ello, ofrecemos una serie de temas que, de modo transversal, permi-ten estudiar distintos romances o diferentes motivos que aparecen en más de un poema. Previamente, he aquí una sugerencia sobre el método de trabajo que conviene seguir:

Lectura atenta (y repetida) de los textos que se van a analizar. Una primera lectura siempre ha de ser «libre», es decir, sin tomar notas ni concentrarse en nada en particular. Estamos leyendo poesía, para tra-bajarla después, sí; pero hay que procurar que el placer de la lectura de la poesía no quede ahogado totalmente por la mirada crítica y es-tudiosa. Tarea complicada, a veces.

Lectura analítica. Tras esas primeras lecturas «libres», pasamos a la lectura analítica. Previamente, tendremos que saber muy bien qué

(6)

romancero gitano

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

Lorca y Falla (

El amor brujo

)

García Lorca mantuvo numerosos contactos con el compositor gadita-no Manuel de Falla, especialmente durante los años granadigadita-nos, alrede-dor de 1922, con ocasión del concurso de cante jondo. Manuel de Fa-lla era ya por ese tiempo un músico reconocido en España y en Europa: en 1913 había estrenado en Madrid y París La vida breve (ópera en dos actos), en 1916 había hecho lo propio con Noches en los jardines de Es-paña y en 1919 había conocido en Londres el éxito de su ballet El som-brero de tres picos.

Pero la obra de Falla que nos interesa, por su relación temática con el

Romancero gitano, es el ballet-pantomima El amor brujo (Madrid, 1915). Amor, baile y muerte son las tres claves de El amor brujo, construido so-bre el siguiente hilo argumental: Carmelo está enamorado de Candela, cuyo padre, siguiendo la ley gitana, le ha arreglado el matrimonio con José. Este, que sigue viendo a su amante Lucía aun después de casado, muere apuñalado. Acusan de ello a Carmelo, que pasa cuatro años en pri-sión. Al regresar al poblado, Carmelo ve cómo Candela baila cada noche con el espíritu de José en el lugar donde fue asesinado. Una hechicera le aconseja que baile con Candela la danza del fuego para apartar de ellos al espectro que los separa. Al no conseguir lo que pretenden, convienen en que la única solución es que la que fue amante de José en vida lo sea también en la muerte.

Para elaborar un trabajo comparativo sobre estas obras, puedes consultar en Internet las siguientes interpretaciones:

• Danza ritual del fuego, Orquesta Sinfónica de Chicago, Daniel Baren-boim (director)

(7)

148 romancero gitano

COMENTARIO DE TEXTO

La casada infiel

mé t r I c a

El romance es una estrofa formada por una serie indefinida de versos oc-tosílabos con rima asonante en los pares. En «La casada infiel», los ver-sos (cincuenta y cinco en total) son efectivamente octosílabos, pero la rima –asonante, en io– se da en los versos impares: esta es, a efectos mé-tricos, la originalidad de este poema.

es t r u c t u r a

Si nos atenemos al contenido, el romance se organiza en tres partes, mar-cadas por los espacios que las delimitan. Algunos recursos habituales del género, como por ejemplo la repetición1 (con variantes, a veces) de

determinados versos, los encontramos en los tres versos iniciales y en los tres finales:

Y que yo me la llevé al río […] porque teniendo marido creyendo que era mozuela, me dijo que era mozuela pero tenía marido. cuando la llevaba al río.

Lo que ha pasado entre las dos series de versos y el tiempo transcurrido se puede percibir en los tiempos verbales (llevé-llevaba; tenía-teniendo;

1 Otros casos de repetición que marcan tensiones o cambios dramáticos en el poema son: «Voces de muerte sonaron / cerca del Guadalquivir […] Voces de muerte cesaron / cerca del Guadalquivir»(«Romance de la Guardia Civil española»); «¿Qué es aquello que reluce / por los altos corredores […] mientras clamaban las luces / por los altos corredores» («Muerto de amor»); «¡Mi soledad sin descanso […] que fijaba sobre el muro / su soledad con descanso» («Romance del emplazado»); «Bajo el agua / siguen las palabras […] Bajo el agua / están las palabras» («Burla de don Pedro a caballo»).

(8)

actividades

creyendo-dijo), con un matiz muy significativo en el último par (¿ella lo engañó? ¿él se engañó a sí mismo? ¿ella se lo calló?). El componente na-rrativo característico de los romances se puede observar en este comien-zo mediante el uso de la conjunción y (como dando ya por conocido el episodio). Mediante este recurso, el narrador-protagonista nos avanza sin-téticamente la anécdota. El tiempo (verano), la fecha del año (24-25 de julio), el momento (de noche), son las informaciones objetivas que en esta primera parte se nos dan. A continuación, en los versos siguientes (del 4 al 19) se insinúa lo que pasará entre los dos personajes:

[…] toqué sus pechos dormidos… […] El almidón de su enagua me sonaba en el oído…

Se describe también el ambiente que rodea la escena: oscuridad («se apa-garon los faroles / sin luz de plata»), marco campestre («se encendieron los grillos / un horizonte de perros»)…

Sin solución de continuidad desde el punto de vista temporal y narra tivo, en el verso 20 comienza la segunda parte (la más importante), como si nosotros –los lectores– estuviéramos siguiendo a los protagonistas del poema en esa huida furtiva. Y ciertamente vamos a ser testigos privilegia-dos de lo que va a suceder:

Pasadas las zarzamoras, los juncos y los espinos bajo su mata de pelo hice un hoyo sobre el limo.

Es importante conocer el significado del término limo, pues nos da la pis-ta del final del trayecto: la orilla del río. El camino desde la ciudad haspis-ta el río queda claramente resumido en estos cuatro versos. Tiene lugar a continuación la escena principal, es decir, el momento de la seducción (versos 24-48).

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :