TítuloLa partición conjunta en el derecho gallego

570  Download (0)

Full text

(1)UNIVERSIDAD DE A CORUÑA. LA PARTICIÓN CONJUNTA EN EL DERECHO GALLEGO. Tesis Doctoral presentada por D. Antonio Legerén Molina y dirigida por el profesor Dr. D. Miguel Ángel Pérez Alvarez, Catedrático de Derecho Civil de la Universidad de A Coruña.. Vº Bº. FACULTAD DE DERECHO 2005.

(2)

(3) Indice. LA PARTICIÓN CONJUNTA EN EL DERECHO GALLEGO INTRODUCCIÓN I. PRELIMINAR ...................................................................................................... 19 II. RÉGIMEN JURÍDICO ........................................................................................ 23. CAPÍTULO PRIMERO TEORÍA GENERAL DE LA PARTICIÓN I. LA APERTURA DE LA SUCESIÓN: LA COMUNIDAD HEREDITARIA ..... 1.1 Preliminar ...................................................................................................... 1.2 En torno a la unidad o pluralidad de comunidades. La naturaleza jurídica de la comunidad .................................................................................................. 1.3 La configuración de la comunidad hereditaria .............................................. 1.4 Formas de extinción de la comunidad hereditaria ......................................... II. LA PARTICIÓN DE LA HERENCIA EN GENERAL. CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS ............................................................................................. 2.1 Preliminar ...................................................................................................... 2.2 La partición es un acto jurídico de distribución ............................................ 2.3 El objeto de la partición viene constituido por los bienes de la herencia del causante ............................................................................................................... 2.4 La partición se realiza entre los llamados a la herencia a título universal .... 2.5 La partición ordinariamente pone fin a la comunidad hereditaria ................ 2.6 Sobre el carácter accesorio de la partición .................................................... 2.7 La partición es un acto jurídico patrimonial de carácter gratuito .................. III. LAS OPERACIONES PARTICIONALES ....................................................... 3.1 Ideas previas .................................................................................................. 3.2 El cuaderno particional .................................................................................. 3.3 El inventario .................................................................................................. 3.4 El avalúo de los bienes .................................................................................. 3.4.1 Concepto e importancia ......................................................................... 3.4.2 El criterio de valoración de los bienes .................................................... 5. 31 31 34 38 45 47 47 48 57 58 61 63 66 67 67 70 71 77 77 78.

(4) La partición conjunta en el Derecho gallego. 3.4.3 El momento de valoración de los bienes ............................................... 3.5 La liquidación ................................................................................................ 3.5.1 Concepto y significados ......................................................................... 3.5.2 La liquidación como operación aritmética ............................................ 3.5.3 La liquidación efectiva de las deudas .................................................... 3.6 La formación de los lotes y la adjudicación de los bienes ............................ 3.6.1 Concepto ................................................................................................ 3.6.2 Reglas para la formación de los lotes .................................................... 3.6.3 La adjudicación de los lotes ................................................................... IV. TIPOS DE PARTICIÓN .................................................................................... 4.1 Consideraciones generales ............................................................................ 4.2 La partición realizada por el testador ............................................................ 4.3 La partición por contador-partidor ................................................................ 4.4 La partición efectuada por los coherederos ................................................... 4.5 La partición por contador-partidor dativo ..................................................... 4.6 La partición efectuada por un tercero y la llamada “partición arbitral” ...... 4.7 La partición judicial ...................................................................................... V. LA NATURALEZA SUSTANTIVA DE LA PARTICIÓN. DEFINICIÓN DE LA PARTICIÓN ...................................................................................................... 5.1 Preliminares ................................................................................................... 5.2 La tesis traslativa ........................................................................................... 5.3 La tesis declarativa ........................................................................................ 5.4 La tesis determinativa .................................................................................... 5.5 Conclusión: criterio que se defiende y definición de la partición .................. 80 82 82 83 87 88 88 89 94 97 97 99 103 108 115 118 120 122 122 124 126 128 130. CAPÍTULO SEGUNDO LA PARTICIÓN CONJUNTA. DELIMITACIÓN Y CARACTERES I. PRELIMINARES ................................................................................................. II. FUNDAMENTO DE LA PARTIJA CONJUNTA. LA SUBSIDIARIEDAD DEL RESTO DE MODALIDADES DE PARTIR .................................................. III. VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LA PARTICIÓN CONJUNTA ....... 3.1 Preliminar ...................................................................................................... 3.2 Los inconvenientes de la partición conjunta .................................................. 6. 137 137 140 140 142.

(5) Indice. 3.3 Las ventajas de la partición conjunta ........................................................... 3.4 Conclusión ..................................................................................................... IV. CARACTERÍSTICAS DE LA PARTICIÓN CONJUNTA .............................. 4.1 Preliminares ................................................................................................... 4.2 Presupuesto: la necesidad de testamento ....................................................... 4.3 La conjuntividad formal y sustantiva como características específicas de la partija conjunta .................................................................................................... V. LA NATURALEZA NEGOCIAL DE LA PARTICIÓN CONJUNTA ............. 5.1 Preliminar ...................................................................................................... 5.2 La naturaleza negocial de la partición conjunta en la LDCG. ...................... 5.3 Examen de las opiniones doctrinales sobre la naturaleza negocial de la partición por testador en el Código civil ............................................................. 5.3.1 Preliminar y justificación ....................................................................... 5.3.2 La partición por testador configurada como una donación ................... 5.3.3 La partición por testador como contrato particional .............................. 5.3.4 La partición por testador como negocio jurídico distributivo. Conclusión ...................................................................................................... 5.4 Notas peculiares del negocio jurídico particional. Su carácter formal, mortis causa, de última voluntad, y su unilateralidad o bilateralidad ................. 5.4.1 Introducción ........................................................................................... 5.4.2 Su carácter formal .................................................................................. 5.4.3 Su carácter mortis causa y de última voluntad ...................................... 5.4.4 En torno a la unilateralidad o bilateralidad de la partición conjunta ..... A) Introducción .......................................................................................... B) La conjuntividad respecto del objeto: la partición conjunta con objeto unitario y la partición conjunta con objeto separado ................................. C) La correspectividad ............................................................................... 5.5 Recapitulación y conclusión .......................................................................... VI. LA ADMISIBILIDAD DE LA PARTICIÓN CONJUNTA EN EL RÉGIMEN DEL CÓDIGO CIVIL .......................................................................... 6.1 Preliminar: las opiniones doctrinales en torno a la admisibilidad de la partición conjunta en el Código civil .................................................................. 6.2 Argumentos en torno a la admisibilidad o no de la partición conjunta en el Código civil .......................................................................................................... 7. 144 149 150 150 151 153 157 157 158 159 159 162 164 169 170 170 171 172 175 175 176 178 180 180 180 184.

(6) La partición conjunta en el Derecho gallego. 6.2.1 Preliminar .............................................................................................. 6.2.2 El artículo 670 del Código civil y el carácter personalísimo del testamento ....................................................................................................... 6.2.3 El artículo 669 del Código civil y la unipersonalidad de la partición ... 6.2.4 El artículo 737 del Código civil y la revocabilidad esencial del testamento ....................................................................................................... 6.2.5 Los artículos 1.375 y 1.379 del Código civil y la imposibilidad de disposición mortis causa de bienes gananciales concretos ............................ 6.2.6 Ausencia de prohibición y falta de regulación ...................................... 6.2.7 El principio de la economía procesal ..................................................... 6.3 El criterio jurisprudencial sobre la partición conjunta .................................. 6.4 Otras opciones propuestas por la doctrina ..................................................... 6.5 Conclusión ...................................................................................................... 184 184 187 192 195 198 199 199 201 202. CAPÍTULO TERCERO PRESUPUESTOS Y CAUCES FORMALES DE LA PARTICIÓN CONJUNTA I. INTRODUCCIÓN ................................................................................................ II. LA NECESIDAD DE EXISTENCIA DE UN TESTAMENTO ........................ 2.1 Precisiones en torno a la naturaleza de la partición y la necesidad de existencia de un acto dispositivo ......................................................................... 2.2 En torno al tipo de sucesión necesario para la partición por testador ........... 2.2.1 Preliminares ........................................................................................... 2.2.2 Sobre la necesidad de testamento. La dicción literal del artículo 157 de la LDCG. y de los preceptos concordantes ................................................ 2.2.3 Sobre la innecesariedad de testamento si se sigue la sucesión legal ..... A) Preliminar ............................................................................................. B) Argumentos referentes a la admisibilidad de la partición por testador con sujeción a la sucesión legal ................................................................. a) El tenor literal del artículo 1.075 del Código civil ............................ b) La sentencia de 13 de junio de 1903 ................................................. C) Conclusión ............................................................................................. 8. 207 209 209 211 211 212 215 215 218 218 220 224.

(7) Indice. 2.2.4 Sobre la posibilidad de partir conforme a la institución contenida en un pacto sucesorio .......................................................................................... 2.2.5 El criterio jurisprudencial ...................................................................... 2.2.6 Conclusión ............................................................................................. 2.3 Tipos de testamento y su validez ................................................................... 2.4 La relación temporal entre el testamento y la partija .................................... 2.5 La revocación del testamento y su incidencia en la partija ........................... III. CAUCES FORMALES PARA EFECTUAR LA PARTICIÓN CONJUNTA.. 3.1 Preliminares ................................................................................................... 3.2 Partición contenida “en el propio testamento” ............................................. 3.3 Partición realizada “en otro documento” ...................................................... 224 226 228 230 236 239 245 245 246 248. CAPÍTULO CUARTO ELEMENTOS PERSONALES DE LA PARTIJA I. PRELIMINARES ................................................................................................. II. LOS CÓNYUGES ............................................................................................... 2.1 Ideas previas .................................................................................................. 2.2 Capacidad para partir .................................................................................... 2.2.1 En torno a la capacidad necesaria para partir ........................................ A) Preliminares .......................................................................................... B) Opiniones doctrinales en torno a la capacidad para partir .................... C) Conclusión: la capacidad para partir es la misma que la capacidad para testar ................................................................................................... 2.2.2 Examen específico de la capacidad necesaria para partir ...................... 2.3 La existencia de vínculo matrimonial ........................................................... 2.3.1 La necesidad de que los testadores sean cónyuges ................................ 2.3.2 Anomalías posteriores al matrimonio .................................................... A) Preliminar ............................................................................................. B) Separación y divorcio ........................................................................... a) La subsistencia de la partición conjunta ........................................... b) La posible ineficacia de la partición conjunta .................................. c) Conclusión ......................................................................................... 9. 255 255 255 257 257 257 259 261 262 268 268 270 270 272 272 273 278.

(8) La partición conjunta en el Derecho gallego. C) Nulidad matrimonial ............................................................................. a) Ideas previas ...................................................................................... b) Efectos de la nulidad respecto de los contrayentes ........................... a’) Preliminar .................................................................................... b’) Declaración de nulidad anterior al fallecimiento de uno de los contrayentes ...................................................................................... c’) Declaración de nulidad posterior al fallecimiento de uno de los contrayentes ...................................................................................... d’) Fallecimiento posterior a la presentación de la demanda de nulidad y anterior a la sentencia ....................................................... c) Efectos de la nulidad en relación con los hijos ................................. 2.4 La vecindad civil gallega ............................................................................... III. OTROS POSIBLES INTERVINIENTES EN LA PARTIJA CONJUNTA ...... 3.1 Preliminar ...................................................................................................... 3.2 Posibilidad de intervención de los coherederos ............................................ 3.2.1 Ideas previas .......................................................................................... 3.2.2 Posibilidad de intervención de los coherederos en la partición conjunta realizada en un testamento mancomunado ...................................... 3.2.3 Posibilidad de intervención de los coherederos en la partición conjunta realizada fuera de testamento ........................................................... 3.2.4 El criterio jurisprudencial ...................................................................... 3.2.5 El papel de los herederos en la partición: opinión personal .................. 3.3 Sobre la posible intervención de un tercero en la partición ........................... 278 278 282 282 283 285 286 287 289 293 293 294 294 297 298 301 302 305. CAPÍTULO QUINTO EL OBJETO DE LA PARTICIÓN I. CONSIDERACIONES GENERALES ................................................................. II. EL CONTENIDO DE LA HERENCIA .............................................................. 2.1 Precisiones terminológicas: la herencia como realidad distinta del patrimonio y del haber partible ........................................................................... 2.2 Composición de la herencia .......................................................................... 2.2.1 Bienes incluidos en la herencia. El artículo 659 del Código civil ......... 2.2.2 Bienes excluidos de la herencia .............................................................. 10. 313 315 315 320 320 323.

(9) Indice. A) Preliminar ............................................................................................. B) Derechos excluidos por su extinción a la muerte del titular ................. C) Derechos que surgen con ocasión de la muerte del titular .................... D) Derechos excluidos por tener un destino predeterminado por la ley .... III. EL HABER PARTIBLE .................................................................................... 3.1 Ideas previas .................................................................................................. 3.2 Delimitación negativa del haber partible: los bienes excluidos .................... 3.2.1 Bienes excluidos del haber partible porque no forman parte de la herencia ........................................................................................................... 3.2.2 Bienes excluidos del haber partible que forman parte de la herencia ... A) Preliminar ............................................................................................. B) Los bienes que han sido objeto de disposición a título particular ........ C) El ius delationis .................................................................................... D) Las titularidades pasivas ....................................................................... 3.2.3 Otros bienes excluidos del haber partible .............................................. A) Preliminares .......................................................................................... B) Los bienes colacionables ...................................................................... C) Los bienes reservables .......................................................................... D) Las donaciones del artículo 812 del Código civil ................................. 3.2.4 Conclusión ............................................................................................. 3.3 Delimitación positiva del haber partible: los bienes incluidos ...................... 3.3.1 Preliminares ........................................................................................... 3.3.2 Los regímenes económico-matrimoniales ............................................. A) Sociedad de gananciales ....................................................................... a) El régimen jurídico de la sociedad de gananciales. Su extinción y liquidación ............................................................................................. b) La partición conjunta con objeto unitario ......................................... c) La partición conjunta con objeto separado ....................................... a’) La liquidación y la partija de la herencia .................................... b’) La llamada liquidación “provisional” ......................................... a’’) Contenido y viabilidad de la llamada liquidación “provisional” ................................................................................ b’’) Forma de la liquidación “provisional” .................................. c’’) Modificación de la liquidación “provisional” ........................ 11. 323 324 325 326 330 330 332 332 333 333 333 334 338 339 339 339 343 346 348 349 349 351 351 351 357 358 358 362 362 364 367.

(10) La partición conjunta en el Derecho gallego. c’) Conclusión .................................................................................. B) Régimen de participación en las ganancias .......................................... C) Régimen de separación de bienes ......................................................... 3.3.3 Las sustituciones y la partición de la herencia ...................................... A) Preliminares .......................................................................................... B) La sustitución vulgar ............................................................................. C) La sustitución pupilar y la sustitución ejemplar ................................... D) La sustitución fideicomisaria ................................................................ E) Conclusión ............................................................................................ IV. LA PARTICIÓN PARCIAL DE LA HERENCIA ............................................ 4.1 Preliminares ................................................................................................... 4.2 El fundamento de la partija parcial ............................................................... 4.3 La voluntariedad o involuntariedad en la omisión de objetos ....................... 4.4 Conclusión ...................................................................................................... 370 371 376 377 377 378 381 388 391 392 392 393 396 399. CAPÍTULO SEXTO REVOCACIÓN Y EFICACIA DE LA PARTICIÓN CONJUNTA I. PRELIMINARES ................................................................................................. II. LA PARTICIÓN UNITARIA ............................................................................. 2.1 Preliminares y caracterización ...................................................................... 2.2 La revocación de la partición unitaria ........................................................... 2.3 La ejecución de la partición unitaria. Estipulaciones que garantizan su eficacia ................................................................................................................ 2.3.1 Preliminar .............................................................................................. 2.3.2 Establecimiento de la prohibición de ejecutar la partición de la herencia y el aplazamiento de pago de la legítima hasta el fallecimiento del sobreviviente ................................................................................................... 2.3.3 Establecimiento del usufructo universal de viudedad con carácter recíproco ......................................................................................................... 2.3.4 Establecimiento del carácter correspectivo de las cláusulas particionales ..................................................................................................... 12. 403 405 405 406 409 409. 412 414 415.

(11) Indice. 2.4 El artículo 158.2 LDCG. ............................................................................... III. LA PARTICIÓN CONJUNTA CON OBJETO SEPARADO ........................... 3.1 Preliminares y caracterización ...................................................................... 3.2 La revocación de la partición conjunta con objeto separado ........................ 3.3 La ejecución de la partición conjunta con objeto separado. Posibles estipulaciones ...................................................................................................... IV. LA CORRESPECTIVIDAD .............................................................................. 4.1 Preliminar ...................................................................................................... 4.2 Concepto ........................................................................................................ 4.3 Finalidad y fundamento de la correspectividad ............................................. 4.4 Régimen jurídico de las cláusulas particionales correspectivas .................... 4.4.1 Generalidades ........................................................................................ 4.4.2 Revocación de las atribuciones particionales correspectivas ................ A) Preliminares .......................................................................................... B) La revocación conjunta ......................................................................... C) La revocación unilateral ........................................................................ a) En vida de ambos .............................................................................. b) Fallecido uno de ellos ....................................................................... D) Conclusión ............................................................................................ 4.4.3 Alteración de las atribuciones particionales correspectivas .................. A) Preliminares .......................................................................................... B) Disposición unilateral e inter vivos de un bien objeto de atribuciones particionales correspectivas en vida de ambos cónyuges ........................... 416 423 423 424 424 426 426 427 431 433 433 437 437 438 440 440 446 447 447 447 449. CAPÍTULO SÉPTIMO VICIOS Y MEDIOS DE IMPUGNACIÓN DE LA PARTICIÓN I. PRELIMINARES ................................................................................................. II. EL PRINCIPIO DE FAVOR PARTITIONIS ....................................................... III. LA NULIDAD DE LA PARTICIÓN CONJUNTA .......................................... 3.1 Preliminares ................................................................................................... 3.2 Ausencia de un presupuesto de la partición .................................................. 3.3 Ausencia de un elemento esencial de la partición .......................................... 13. 457 462 465 465 467 468.

(12) La partición conjunta en el Derecho gallego. IV. LA ANULABILIDAD DE LA PARTICIÓN CONJUNTA .............................. V. LAS POSIBLES DIVERGENCIAS ENTRE EL ACTO DISPOSITIVO TESTAMENTARIO Y LA PARTIJA CONJUNTA ............................................... 5.1 Ideas previas: el principio de correlación partición-testamento .................... 5.2 Corrientes doctrinales sobre la divergencia partición-testamento. Opinión personal ............................................................................................................... 5.3 El régimen legal de referencia ....................................................................... 5.4 Divergencias en sentido estricto. Tipos ......................................................... 5.4.1 Consideraciones generales ..................................................................... 5.4.2 Divergencias en cuanto a los objetos. Alteración de las cuotas de disposición. El artículo 158.1 LDCG.............................................................. A) Delimitación del supuesto .................................................................... B) Examen de los perjuicios en el ámbito legitimario ............................... C) Fundamento de la sanción establecida en el artículo 158.1 LDCG....... D) Los límites aplicables a la facultad señalada en el artículo 158.1 LDCG. ........................................................................................................ a) Ideas previas y justificación .............................................................. b) El límite establecido por los propios testadores de acuerdo con el artículo 1.075 Cc. .................................................................................. c) El límite de la buena fe ..................................................................... d) Conclusión ........................................................................................ E) Consideraciones críticas ........................................................................ 5.4.3 Divergencias en cuanto a las personas .................................................. A) Preliminares .......................................................................................... B) Divergencia total entre la partición y el testamento ............................. C) La preterición particional ...................................................................... D) La inclusión en la partición de una persona que no es heredero .......... E) Divergencia parcial ................................................................................ 469 471 471 474 479 486 486 486 486 489 493 494 494 495 496 497 498 503 503 503 504 510 513. CONCLUSIONES................................................................................................... 515 BIBLIOGRAFÍA..................................................................................................... 527. 14.

(13) Indice. RESOLUCIONES JUDICIALES CITADAS....................................................... 557 RESOLUCIONES DE LA DIRECCION GENERAL DE REGISTROS Y DEL NOTARIADO CITADAS.............................................................................. 569. 15.

(14)

(15) INTRODUCCIÓN.

(16)

(17) Introducción. I. PRELIMINAR El objeto del presente trabajo se ciñe al examen de la figura de la partición conjunta efectuada por los cónyuges al amparo de los artículos 157 y 158 de la Ley de Derecho Civil de Galicia1. Esta partición, que no es sino una. 1. No está de más indicar desde ahora que la Ley de Derecho Civil de Galicia (LDCG.) de 24 de mayo de 1995, es fruto de una transacción entre dos documentos que sintetizan posiciones encontradas sobre la esencia del Derecho gallego y fue aprobada el 20 de mayo de 1995 (Boletín Oficial del Parlamento de Galicia nº 264, pp. 7025 y ss.). Uno de los dos documentos, la Propuesta de Compilación de 22 de marzo de 1991, era el resultado del trabajo de una Comisión No Permanente creada por el Parlamento el 9 de marzo de 1988, e integrada por diputados de todos los grupos parlamentarios (vid. anexo de la obra de LORENZO MERINO, El Derecho civil de Galicia y la Propuesta de Compilación de 22 de marzo de 1991, Publicacións da Asociación Galega de Estudios Xurídicos, Santiago, 1992, pp. 33-131 y también “Propuesta de Compilación de Derecho civil de Galicia”, Foro Galego, nº 184, Colegio de Abogados de A Coruña, A Coruña, 1992, pp. 13-38); el otro documento era un texto elaborado por el Consello da Cultura Galega que fue remitido al Parlamento el 11 de julio de 1991 (cfr. “Trabajo sobre la Compilación de Derecho civil de Galicia”, Foro Galego, nº 184, Colegio de Abogados de A Coruña, A Coruña, 1992, pp. 39-61). Pues bien, la LDCG., además de ser fruto de ambos textos, pretende ser “unha primeira pedra do que pode se-lo proceso lexislativo propio do noso país” (“Debate de toma en consideración de la proposición de ley”, Diario de Sesiones del Parlamento de Galicia nº 28, 1-7-1994, p. 2131), un primer paso para configurar todo un ordenamiento jurídico adecuado a la realidad social gallega. En este sentido, constituye opinión común entender que el Derecho contenido en la LDCG. no es todo el Derecho civil gallego (cfr. “Debate y votación del dictamen de la Comisión”, Diario de Sesiones del Parlamento de Galicia nº 57, 20-4-1995, pp. 3977 y ss.). Siendo ello así y tras varios años de vigencia de la LDCG., recientemente han tenido lugar dos eventos de significada trascendencia para el futuro del Derecho civil gallego: la celebración del III Congreso de Dereito Galego en A Coruña durante los días 27 a 29 de noviembre de 2002, que cristalizó en la redacción de unas conclusiones que incluyen numerosas mejoras del articulado de la Ley (vid. Libro del III Congreso de Dereito Galego, Foro Galego, nº 191 y 192, Colegio de Abogados de A Coruña A Coruña, 2002), y la elaboración por parte de una Comisión, nombrada por el Conselleiro de Xustiza, Interior e Relacións Laborais, de una “Propuesta de reforma de la Ley de Derecho civil de Galicia”, a cuyo articulado nos referiremos en estas páginas y que ha sido publicada en VVAA., Librohomenaje a Ildefonso Sánchez Mera, tomo II, Consejo General del Notariado, Madrid, 2002, pp. 2373-2433. De otra parte, para formarse una idea cabal sobre los caracteres y antecedentes del Derecho civil gallego, en especial del Derecho sucesorio gallego, vid. los dos trabajos de FUENMAYOR “Derecho civil de Galicia” y “El Derecho sucesorio en la. 19.

(18) La partición conjunta en el Derecho gallego. modalidad de la partición por testador –en este caso, efectuada por dos cónyuges testadores– constituye una de las principales novedades del Derecho gallego introducidas por la citada Ley, al no existir antecedentes de ella en la Compilación de 2 de diciembre de 1963. En efecto, en ningún precepto de la citada Compilación se hacía específica referencia a la modalidad de partición por testador que comentamos. Como se ha dicho, parece que uno de los motivos principales que se tuvo en cuenta para introducir esta figura en la LDCG. fue el reiterado uso que de algunas formas sucedáneas de la partición conjunta se hacía, a pesar de no estar expresamente regulada por ningún cuerpo legal2. Al parecer, se recurría a la “partija conjunta” debido a la gran utilidad que ofrecía de cara a la división y partición de los patrimonios de los cónyuges3. En efecto, a través de esta figura se permite que los cónyuges realicen de forma conjunta la distribución de sus herencias, tal y como establece el artículo 157.2 de la LDCG. al disponer que “los cónyuges pueden partir conjuntamente en un solo documento, aunque testasen por separado”4. Compilación de Galicia”, en Estudios de Derecho Civil, tomos I y II, Aranzadi, Navarra, 1992, pp. 225-329 y 1299-1320. 2. Cfr. ALBA PUENTE, “Comentarios al artículo 157.2 LDCG.”, en VVAA., Derecho de Sucesiones de Galicia. Comentarios al Título VIII de la Ley de 24 de mayo de 1995, Consejo General del Notariado, Madrid, 1996, p. 237. En el Código civil tampoco existe ningún artículo que se refiera específicamente a la partición por testador efectuada de modo conjunto. 3. Utilidad que se pone especialmente de manifiesto para aquellos cónyuges cuyo régimen económico-matrimonial sea el de sociedad de gananciales (sobre esta materia vid. el capítulo quinto del presente trabajo). Por otra parte, el término “partija” constituye el equivalente castellano del vocablo gallego “partilla”, que, a su vez, proviene del latín partícula-ae. La “partilla” representa tanto la “acción de dividir ou repartir algo entre un grupo concreto de persoas” como la “porción que lle corresponde a alguén despois de repartir algo” (cfr. Diccionario da Real Academia Galega, Xerais, Vigo, 1997, p. 870). Así pues, el término “partilla” sirve para designar tanto lo que se conoce como partición de herencia como el lote o hijuela resultante de la misma. En este trabajo utilizaremos el término “partija” como sinónimo de “partición”. 4. El artículo 157.2 de la LDCG. tiene su origen en el artículo 105.2 del texto presentado por la Comisión No Permanente, de igual redacción. Dicho precepto era de tenor parecido al del artículo 114 del texto presentado por el Consello de Cultura, el cual disponía: “os cónxuxes poderán facer en testamento ou noutro documento a partición dos seus bens”. El. 20.

(19) Introducción. El presente trabajo, dividido en siete capítulos, comienza con una visión general de la partición de la herencia. El concepto, la naturaleza jurídica y las notas características de la partición, así como su relación con la comunidad hereditaria, los diversos modos de efectuarla y las diferentes operaciones particionales en que consiste, son algunas de las cuestiones que se examinan en el capítulo primero. La razón que justifica el referido estudio estriba en las numerosas especialidades que, frente al régimen general de la partición, posee la partición conjunta. Así pues, únicamente teniendo una visión completa del régimen de la partición de herencia se podrá valorar el alcance y significado de las citadas peculiaridades. Al estudio de lo que en concreto sea la partición conjunta se dedica el capítulo segundo. En él se delimita, por un lado, la figura que comentamos, señalándose su fundamento, sus notas principales –la conjuntividad formal y sustantiva– y las diversas modalidades de llevarla a cabo; y, por otro, se examina la naturaleza de este tipo concreto de partición de herencia. El capítulo segundo finaliza con el estudio de la admisibilidad o no de la partición conjunta en el Código civil, Cuerpo legal en el que no se regula de forma expresa. A continuación, en los capítulos tercero, cuarto y quinto se analiza lo que se puede denominar como perspectiva estática de la partición conjunta; esto es: su presupuesto, sus elementos personales y formales, así como su objeto. En el capítulo tercero se aborda la cuestión de los presupuestos de la partija. Como se indica en el referido lugar, la partición conjunta efectuada por los cónyuges ha de ir, en todo caso, acompañada de un acto dispositivo en el que se apoya y del que trae causa. Ello es debido al carácter accesorio que tiene la partija respecto del acto dispositivo que, según se deduce del texto legal de actual artículo 157.2 LDCG. constituía en la Proposición de Ley el artículo 150.2, siendo la única enmienda presentada a dicho precepto –y que fue aceptada– la número 21, realizada por el Partido Popular, sobre nueva numeración. De este modo el artículo 150.2 de la Proposición de Ley pasó a ser el artículo 157 en el informe de la Ponencia y el artículo 157.2 en la redacción definitiva de la Ley.. 21.

(20) La partición conjunta en el Derecho gallego. referencia (cfr. arts. 157 y ss. LDCG.), ha de incluirse necesariamente en un testamento. Esto último, aun cuando la partición pueda realizarse en el mismo testamento en que se contenga el acto dispositivo, o en un documento al margen de él. La indicada característica de la accesoriedad conlleva también que la partición sea tributaria de todo lo que le suceda al acto dispositivo contenido en el testamento –ya sea éste revocado o declarado nulo, por ejemplo–; materias que se estudian en el capítulo tercero. En el siguiente capítulo se analizan los elementos personales de la partición conjunta. En él, especial atención se presta a los requisitos necesarios para poder efectuarla: que los testadores tengan capacidad para partir, vecindad civil gallega y que estén unidos por vínculo matrimonial; esto es, que sean cónyuges. A la vista de ello, también se estudia en dicho ámbito la incidencia de las eventuales crisis matrimoniales y de la declaración de nulidad del matrimonio en la partición conjunta. El capítulo cuarto termina con el examen de la posibilidad de intervención de otras personas en dicha partición. En concreto, se analiza si pueden intervenir en ella los coherederos instituidos por los testadores o un tercero en sustitución de uno o ambos cónyuges. El estudio de la partición conjunta desde una perspectiva estática se concluye con el análisis de su objeto, materia a la que se dedica el capítulo quinto. En él, tras la determinación de lo que sea la herencia, se examina detalladamente el contenido del haber partible, tanto desde un punto de vista negativo –los bienes que se han de excluir–, como positivo –los bienes que se han de incluir–. Dentro de los bienes que se pueden incluir en el haber partible se analiza de modo singular la incidencia de los regímenes económico-matrimoniales en la partición, así como la relación existente entre los diferentes tipos de sustitución –vulgar, pupilar, ejemplar y fideicomisaria– y la partición conjunta. Un apartado dedicado a la partición parcial de la herencia cierra el capítulo quinto. Tras el examen de la partición conjunta desde una perspectiva estática, en los capítulos sexto y séptimo se aborda el estudio de dicha figura desde una perspectiva dinámica. El primero de tales capítulos se dedica al estudio de los. 22.

(21) Introducción. modos de revocación de una partija conjunta ya efectuada, así como algunas cuestiones relativas a su ejecución: los pactos que pueden asegurar su eficacia o los problemas que la ejecución de la partición puede originar en relación con las legítimas. Dicho estudio se completa con una referencia al fenómeno de la correspectividad, habida cuenta de la importante incidencia que tiene en la revocación de una partición conjunta. El último capítulo del presente trabajo se centra en el análisis de los diversos supuestos en que cabe impugnar una partición conjunta. En efecto, aun cuando lo normal sea la validez y eficacia del negocio particional, éste, como todo negocio jurídico, puede ser objeto de impugnación en aquellos casos en que no reúna los presupuestos o los requisitos que la ley exige para su validez y eficacia. Así, en el séptimo capítulo se señalan las causas que determinan tanto la nulidad radical de una partición conjunta como la nulidad relativa o anulabilidad de la misma. Igualmente, también se dedican algunos apartados al estudio de los límites de la autonomía de la voluntad partitiva de los testadores, en donde se examinan las soluciones aplicables a las posibles discordancias o divergencias existentes entre un acto dispositivo testamentario y una partición conjunta, ya se refieran aquéllas a los objetos o a las personas. Junto con ello y con carácter previo a la determinación de las causas de impugnación de la partición conjunta, se hace una referencia al principio del favor partitionis, en atención a su carácter de principio-marco en esta materia. Así estructurado el presente trabajo, y antes de comenzar con la exposición de la teoría general de la partición de la herencia, resulta preciso detenerse a efectuar algunas consideraciones relativas a la supletoriedad del Código civil respecto de la Ley de Derecho Civil de Galicia, a fin de delimitar el régimen jurídico de referencia necesario para abordar la materia objeto de estudio. II. RÉGIMEN JURÍDICO De acuerdo con la distribución de competencias que la Constitución Española de 1978 (CE.) establece entre el Estado y las Comunidades Autónomas, éstas tienen un ámbito competencial propio donde la regulación. 23.

(22) La partición conjunta en el Derecho gallego. autonómica es de aplicación preferente5. En relación con la legislación civil, dicho ámbito viene determinado por el artículo 149.1.8 CE. –“conservación, modificación y desarrollo por las Comunidades Autónomas de los derechos civiles, forales o especiales, allí donde existan”6– y por las materias que los Estatutos de Autonomía de cada Comunidad hayan asumido en aplicación de lo dispuesto por el artículo 149.3 CE., a cuyo tenor: “las materias no atribuidas expresamente al Estado por esta Constitución podrán corresponder a las Comunidades Autónomas, en virtud de sus respectivos Estatutos”. En lo que a Galicia se refiere, el Estatuto de Autonomía aprobado por la Ley Orgánica 1/1981, de 6 de abril, asumió para sí de modo exclusivo, entre otras competencias, la de “conservación, modificación y desarrollo de las instituciones del Derecho civil gallego” (art. 27.4). Fruto de la citada asunción es la Ley 4/1995 de 24 de mayo reguladora del Derecho civil de Galicia, en la que se encuentran recogidas las únicas normas que, específicamente, se refieren a nuestro objeto de estudio en el Derecho gallego7. Con todo, la 5. A este respecto, IGLESIAS CORRAL (“Comentarios al artículo 2 de la Compilación de Galicia”, en VVAA., Comentarios al Código Civil y Compilaciones Forales, tomo XXXII, Edersa, Madrid, 1979, pp. 10 y 11) señala que los Derechos forales se erigen como Derecho común aplicable en las Comunidades Autónomas donde tienen vigencia. De lo anterior cabría colegir que existe una presunción de aplicación del Derecho civil autonómico en el ámbito de vigencia de éste, siempre y cuando no se deduzca de los hechos que es posible la aplicación de otro Derecho civil (cfr. BAYOD LÓPEZ, “Aplicación del Código civil como Derecho supletorio al régimen económico matrimonial aragonés”, en VVAA., Actas de los octavos encuentros del Foro de Derecho Aragonés, El Justicia de Aragón, Zaragoza, 1999, p. 64). 6. Sobre el significado de los términos “conservación, modificación y desarrollo” se han elaborado tres tesis diversas –amplia, estricta e intermedia–, expuestas por DE PABLO CONTRERAS en VVAA., Curso de Derecho civil, tomo I, Colex, Madrid, 1998, p. 89. Por lo que respecta al Tribunal Constitucional, son básicas, en esta materia, las sentencias 121/1992 de 28 de septiembre, 182/1992 de 16 de noviembre, 88/1993 de 12 de marzo, 156/1993 de 6 de mayo y 226/1993 de 8 de julio. 7. Al margen de que la LDCG. constituya un primer paso para configurar un ordenamiento jurídico gallego, lo cierto es que su articulado no contiene un régimen jurídico completo, sino que para su aplicación y ejecución ha de recurrirse con mucha frecuencia al Código civil. En otro orden de cosas, la redacción de la LDCG. contiene en sí varias deficiencias: artículos. 24.

(23) Introducción. normativa relativa a la partición conjunta se ha de completar con las normas que resultan de aplicación a causa del fenómeno de la supletoriedad. El marco normativo en que se apoya esta supletoriedad viene constituido, fundamentalmente, por el artículo 149.3 de la Constitución Española que establece que “el Derecho estatal será en todo caso, supletorio del Derecho de las Comunidades Autónomas”8. Así pues, el Derecho estatal actúa como Derecho supletorio a los efectos de completar todas aquellas lagunas y todos aquellos supuestos no previstos por el legislador autonómico en el ámbito competencial propio de éste, delineado, como sabemos, por el propio artículo 149 CE.9. En lo que respecta de manera específica a Galicia, la realidad de la supletoriedad del Código civil respecto de la LDCG. viene recogida expresamente en el artículo 3 de la citada Ley. En él se establece que: “1. Se aplicarán el Código civil y las demás leyes civiles comunes cuando, al faltar repetidos (arts. 134, 135, 155 y 156), inexactitudes (p. ej. el mantenimiento de la irrevocabilidad de las disposiciones contenidas en un testamento mancomunado a favor de una persona que sea incapaz de heredar –art. 140 LDCG.–), etc. (en esta materia, vid. los errores, insuficiencias y contradicciones que recoge PÉREZ ÁLVAREZ en “El Derecho sucesorio gallego: introducción”, VVAA., Manual de Derecho civil gallego, Colex, Madrid, 1999, pp. 220 y 221). Junto con ello, DURÁN RIVACOBA (Derecho interregional, Dykinson, Madrid, 1996, pp. 194 y 195) consideró en su momento que la citada ley incurría en un “grave y reiterado abuso de competencia” que tendría que cristalizar en el planteamiento de un recurso de inconstitucionalidad contra la LDCG. 8. Sobre la interpretación del artículo 149.3 CE., vid., entre otros, MARTÍNEZ VÁZQUEZ DE CASTRO, Pluralidad de Derechos civiles españoles. El artículo 149.1, Regla 8, de la CE., Civitas, Madrid, 1997, en especial las pp. 75 y ss., y la doctrina que allí se cita. Y respecto de los pronunciamientos del Tribunal Constitucional sobre la supletoriedad vid. las sentencias 147/1991 de 4 de julio, 79/1992 de 28 de mayo, 155/1993 de 6 de mayo, 118/1996 de 27 de junio y 61/1997 de 20 de marzo. 9. Sobre el significado anfibológico del término Derecho supletorio, vid. BERNALDO DE QUIRÓS, voz “Derecho supletorio”, en VVAA., Enciclopedia Jurídica Española Seix, tomo XI, Barcelona, 1910, pp. 309 y ss.; MORENO, voz “Derecho supletorio”, en VVAA., Nueva Enciclopedia Jurídica Seix, tomo VII, Barcelona, 1980, pp. 19 y ss.; y, más recientemente, BAYOD LÓPEZ, “Aplicación del Código civil como Derecho supletorio...”, cit., pp. 42 y 43.. 25.

(24) La partición conjunta en el Derecho gallego. costumbres y leyes civiles gallegas, esas normas no se opongan a los principios del ordenamiento jurídico gallego. 2. No serán de aplicación los usos y costumbres cuando fuesen contrarios a leyes imperativas”10. De acuerdo con esta previsión del legislador, en la materia objeto de estudio será necesario acudir a las costumbres y usos gallegos, en el caso de que existan, y al régimen del Derecho gallego contenido en la LDCG. de 4 de mayo de 1995 antes de recurrir a la técnica de la supletoriedad del Código civil11. En efecto, 10. El ámbito de aplicación del Derecho civil gallego viene regulado y delimitado por los artículos 4 y 5 de la LDCG. que establecen lo siguiente: Art. 4: “El Derecho civil gallego tendrá eficacia en el territorio de la Comunidad Autónoma. Se exceptúan los casos en que, con arreglo al Derecho interregional o internacional privado, hayan de aplicarse otras normas”. Art. 5: “1. La sujeción al Derecho civil de Galicia se determinará por la vecindad civil, con arreglo a lo dispuesto por el Derecho civil común. 2. Los gallegos que residan fuera de Galicia tendrán derecho a mantener la vecindad civil gallega con arreglo a lo dispuesto en el Derecho civil común y, en consecuencia, podrán seguir sujetos al Derecho civil de Galicia”. 11. La técnica heterointegradora de la supletoriedad (cfr. DÍEZ-PICAZO y GULLÓN, Instituciones de Derecho civil, tomo I, vol. I, 2ª edición, Tecnos, Madrid, 1998, pp. 103 y 104) tiene distinto fundamento desde la promulgación de la CE. de 1978. Con anterioridad a dicha fecha las relaciones existentes entre el Código civil y los distintos ordenamientos forales –en aquel momento estaba vigente la Compilación Gallega de 1963– era de supletoriedad entre normas civiles. Y ello, porque tanto el Código civil como las Compilaciones eran normas emanadas por el único legislador posible: el legislador estatal (cfr., a este respecto, lo que escribe REBOLLEDO VARELA en “Prólogo” a la Compilación del Derecho Civil de Galicia de 2 de diciembre de 1963, Tecnos, Madrid, 1993, p. 550). El Código civil como Derecho general y completo tenía la vocación de colmar los vacíos existentes en los Derechos forales, concebidos como algo “excepcional”. A partir de 1978, el bloque de constitucionalidad –la Constitución de 1978 y los Estatutos de Autonomía– modifica los principios sobre los que se articula la supletoriedad: dejan de ser el de jerarquía y el de posterioridad, como sucedía en el período preconstitucional, para pasar a ser los de competencia e igualdad entre los ordenamientos jurídicos. De esta forma, la supletoriedad actúa ahora entre ordenamientos jurídicos diferentes emanados de legisladores diversos. De acuerdo con estos principios, la supletoriedad del Código civil no tiene lugar por gozar éste de la característica de Derecho común sino de Derecho estatal. Así las cosas, es preciso tener en cuenta que tal supletoriedad tiene lugar en el ámbito de competencias propio del legislador autonómico si éste no las ha ejercitado. Es decir, en nuestro caso, el legislador autonómico, dentro de su ámbito competencial, tiene la potestad de controlar y frenar la supletoriedad del Código civil mediante la creación de normas que se antepongan a la aplicación del Código en. 26.

(25) Introducción. como se establece en el citado precepto, es preciso acudir en primer lugar a la autointegración; es decir, a intentar colmar la laguna existente en el ordenamiento jurídico foral recurriendo al sistema de fuentes propio de dicho ordenamiento12. De esta forma, el Derecho estatal se configura como el último recurso reservado para aquellos supuestos en que exista una laguna que no pueda ser colmada con el ordenamiento jurídico foral13. tales materias. Entonces, el Código quedará desplazado –no derogado–, sin perjuicio de la “indefinida vocación del Código civil a ser Derecho supletorio” (BAYOD LÓPEZ, “Aplicación del Código civil como Derecho supletorio...”, cit., p. 42). Por tanto, queda en manos del legislador autonómico que el Derecho del Código civil resulte inaplicado dentro del ámbito competencial propio –“conservación, modificación y desarrollo por las Comunidades Autónomas de los derechos civiles, forales o especiales, allí donde existan” (art. 149.1.8. CE.)– si la regulación foral es completa. Junto con lo anterior, no se ha de olvidar tampoco que a la supletoriedad cabe otorgarle otro sentido: por razón de la especialidad de la materia. De acuerdo con él, respecto de las otras ramas del Derecho en sus respectivos territorios, los Derechos civiles forales cumplen la función de supletoriedad que corresponde al Derecho civil en cuanto Derecho común (cfr. DE PABLO CONTRERAS, en VVAA., Curso de Derecho civil, tomo I, cit., p. 40). 12. El resto de las legislaciones civiles existentes en España recogen también el fenómeno de la autointegración. A tal efecto, vid., a modo de ejemplo, los artículos 1 a 3 de la Ley 1/1999, de Sucesiones por Causa de Muerte de Aragón, de 24 de febrero; los artículos 1 y 2 de la Compilación del Derecho Civil de Baleares, y las leyes 1 y ss. del Fuero Nuevo de Navarra. 13. Sobre los distintos tipos de lagunas, vid. BALAGUER CALLEJÓN, “La integración del Derecho autonómico y la aplicación supletoria del Derecho estatal”, Revista de Administración Pública, nº 124, enero-abril, 1991, pp. 104-108 y BAYOD LÓPEZ, “Aplicación del Código civil como Derecho supletorio...”, cit., pp. 72 y ss. Ambos autores precisan también que los silencios del legislador autonómico no pueden ser interpretados, en todo caso, como laguna. En efecto, los espacios vacíos pueden ser decisiones legítimas del legislador autonómico tomadas en el ámbito de su competencia (cfr. BALAGUER CALLEJÓN, “La integración del Derecho autonómico...”, cit., pp. 106, 107 y 143 y BAYOD LÓPEZ, “Aplicación del Código civil como Derecho supletorio...”, cit., p. 75). En sentido parecido se pronunció con anterioridad DE PABLO CONTRERAS al indicar, con referencia al ordenamiento navarro –afirmación que es aplicable al resto de los ordenamientos jurídico-forales–, que “donde ha de existir la laguna es en el ordenamiento navarro. Ello significa que sólo desde éste puede indagar el intérprete la existencia o no de lagunas”. Así, cree que “no existirán lagunas (..) cuando la existencia de supuestos no regulados por aquél (Derecho navarro), aunque sí por éste (Derecho estatal), esté de acuerdo con el propio sistema navarro y sea una. 27.

(26) La partición conjunta en el Derecho gallego. Ello expuesto, no se ha de olvidar que la regulación que la Ley de Derecho Civil de Galicia contiene, relativa a la partición conjunta y a otras materias con ella relacionadas –comunidad hereditaria, operaciones particionales–, resulta un tanto limitada en algunos casos, e incluso inexistente en otros. Por tal motivo, cabe vislumbrar la necesidad de recurrir con frecuencia a las normas del Código civil, así como a la doctrina y a la jurisprudencia que los interpreta, con el fin de integrar y completar aquellos supuestos y aspectos no previstos por la LDCG.. simple manifestación de una regulación sencillamente diferente, consecuencia de una diversa política legislativa” (DE PABLO CONTRERAS-MARTÍNEZ DE AGUIRRE, Curso de Derecho Civil Navarro, tomo I, Eunsa, Pamplona, 1990, p. 63). Vid., también, BALZA AGUILERA-DE PABLO CONTRERAS, “El Derecho estatal como supletorio del Derecho propio de las Comunidades Autónomas”, Revista Española de Derecho Administrativo, nº 55, julioseptiembre, 1987, pp. 381 y ss., en especial las pp. 423 y ss.. 28.

(27) CAPÍTULO PRIMERO. TEORÍA GENERAL DE LA PARTICIÓN.

(28)

(29) Capítulo I: Teoría general de la partición. I. LA APERTURA HEREDITARIA. DE. LA. SUCESIÓN:. LA. COMUNIDAD. 1.1 Preliminar Son diversas las figuras que tratan de solucionar los problemas derivados de la muerte de una persona y consiguiente apertura de su sucesión (cfr. art. 657 Cc.). No obstante, la finalidad de todo el proceso que se inicia con el fallecimiento de una persona –causante– consiste en que se realice la sucesión en las relaciones jurídicas de que era titular. O también: la finalidad de la sucesión reside en que los bienes del patrimonio del causante se distribuyan efectivamente entre las personas que tienen derecho a ellos14. Mas, cuanto antes y mejor se consiga efectuar la distribución de los bienes, la seguridad y el tráfico jurídico se verán menos alterados por la muerte del titular de las relaciones jurídicas. Por el contrario, cuanto más tiempo se tarde en conseguir esta subrogación en las titularidades, el trafico jurídico se verá más afectado y se puede dar lugar a diversos problemas15.. 14. Como ha afirmado DE LA ESPERANZA MARTÍNEZ-RADÍO (“Observaciones sobre la eficacia transmisiva y vinculante de la partición extratestamentaria hecha por el testador”, en VVAA., Libro-homenaje a Ramón María Roca Sastre, vol. III, Junta de Decanos de los Colegios Notariales, Madrid, 1977, p. 394), de lo que se trata en el proceso sucesorio, desde un punto de vista “puramente material o teleológico (..), es de que los bienes relictos sean adquiridos por los herederos e interesados, que las relaciones jurídicas anudadas a la persona del causante sean articuladas en los herederos”. En otro orden de cosas, avanzamos ya desde ahora que, a salvo indicaciones específicas, las referencias al “heredero” son en un sentido genérico, incluyendo también a los legatarios de parte alícuota, pues no se ignora que éstos también son parte interesada en la sucesión en la que pueden recibir bienes (vid. notas nº 16 y nº 31). De igual modo, señalamos también aquí que, a salvo advertencias expresas, no se utiliza el término “bien” en un sentido técnico (vid. a este respecto, lo indicado en la nota nº 518). Sobre los diferentes significados de dicho término, vid. LACRUZ y SANCHO, Elementos de Derecho Civil, tomo I, vol. III, 2ª edición revisada por Delgado Echeverría, Dykinson, Madrid, 2000, pp. 1 y ss. 15. A modo de ejemplo, en una herencia liquidada y distribuida veinte años después del fallecimiento del causante es más fácil que surjan problemas relacionados con la administración de los bienes hereditarios, con la rendición de cuentas por parte del administrador –si lo hay– (cfr. arts. 967, 1.031 y 1.032.2 Cc. y, analógicamente, arts. 907 y. 31.

(30) La partición conjunta en el Derecho gallego. En relación con lo anterior, cuando en la sucesión sólo concurre un llamado a título universal, heredará todo el caudal hereditario (arg. ex art. 660 Cc.)16. Esto es, el llamado será el único sucesor en las relaciones jurídicas transmisibles de que era titular el causante (cfr. art. 659 Cc.)17. Por tanto, el único llamado a título universal no comparte con nadie el derecho sobre la herencia18. 1.720 Cc.), o con la interpretación de la voluntad del testador (cfr. art. 675 Cc.), que en una herencia distribuida al poco del fallecimiento del causante. 16. Como es conocido, el concepto de sucesión hace referencia a que una persona subentra en el puesto de otra en una relación jurídica que permanece inalterada a pesar de dicha “entrada”. Tal sucesión puede ser universal, esto es, “de golpe” –uno ictu– en un conjunto o masa de derechos, obligaciones y cosas, sin necesidad de sucesión específica para cada uno de los elementos de dicha masa, y también puede ser sucesión particular: se sucede en una relación jurídica concreta y determinada. De acuerdo con lo establecido por el artículo 660 del Código civil, la sucesión a título universal se suele identificar con el llamamiento como heredero y la sucesión a título particular con el llamamiento como legatario. No obstante, tal identificación no tiene, en modo alguno, carácter absoluto ya que puede existir sucesión universal sin llamamiento como heredero –p. ej. el legatario de parte alícuota–, sucesión particular sin que el llamado sea un legatario –p. ej. heredero ex certa re (cfr. art. 768 Cc.)–, e incluso legados sin sucesión (cfr. art. 870 Cc.). Sobre la distinción entre los términos sucesión universal-sucesión particular y heredero-legatario, vid., por todos, LACRUZ y SANCHO, Derecho de sucesiones, tomo I, 2ª edición, Bosch, Barcelona, 1976, pp. 9-34 –en principio, todas las referencias que se efectúen a esta obra corresponden a la segunda edición de la misma, excepto en aquellos casos en que expresamente se indique otra cosa–. 17. Para un análisis detallado de la transmisibilidad e intransmisibilidad de las relaciones jurídicas vid. el capítulo quinto del presente trabajo. 18. Como se reseña en el texto, cuando únicamente exista una persona instituida como heredero, sucede al causante en todas las relaciones jurídicas transmisibles de que era titular. Si la institución ha sido realizada por el causante a través de testamento (cfr. arts. 117 LDCG. y 658 en el ámbito del Cc.), dicho instrumento constituirá por sí sólo título traslativo del dominio de la herencia, según pone de manifiesto la jurisprudencia ya desde las sentencias de 20 de febrero de 1890 (Jurisprudencia Civil tomo LXVII nº 48) y 31 de enero de 1903 (JC. tomo XCV nº 33). En esta última se reconocía que “el testamento (..) constituye por sí solo título traslativo del dominio de la herencia, sin necesidad de que para esa transmisión se otorgue escritura de partición de bienes, la cual (..) tan sólo es necesaria para poner término a la comunidad inherente a la indivisión cuando hay más de un partícipe”. Vid., en el mismo. 32.

(31) Capítulo I: Teoría general de la partición. No obstante, el proceso no resulta tan simple cuando concurre una pluralidad de sucesores llamados a título universal. En estos casos, tras el fallecimiento del causante surge una comunidad entre los llamados a suceder conocida como comunidad hereditaria19. Esta comunidad que, como su mismo nombre indica, recae sobre la herencia, tiene carácter incidental y transitorio20. En efecto, la función de la comunidad hereditaria radica en regular las relaciones jurídicas derivadas de los bienes que la integran durante el tiempo que ésta exista; esto es: desde el momento del fallecimiento del causante y aceptación de los llamados a título universal, hasta el momento en que se pone fin a dicha comunidad a través de alguno de los distintos medios de extinción de la misma determinados por el ordenamiento jurídico. En otros términos: la finalidad de la comunidad hereditaria estriba en ordenar el tránsito de los bienes del causante –de las relaciones jurídicas de que era titular– a los patrimonios particulares de los llamados a la herencia21. sentido, las sentencias de 16 de febrero de 1987 (Repertorio de Jurisprudencia Aranzadi nº 694) y de 26 de febrero de 2004 (RJA. nº 1.750). Si no se hubiera otorgado testamento, o aquél fuese nulo, y la sucesión se hubiese deferido conforme a las normas de la sucesión legítima o abintestato (cfr. arts. 117 y 152 LDCG. y 658 y 912 en el Código civil), será necesaria la declaración de herederos, que también bastará como título traslativo del dominio. 19. Ordinariamente nace la comunidad hereditaria cuando existe una pluralidad de llamados a título universal que aceptan la herencia. Sin embargo, el testador puede impedir el surgimiento de dicha comunidad cuando: realiza por sí mismo la partición de su herencia (cfr. arts. 157 y ss. LDCG.); atribuye todo su haber mediante instituciones ex re certa (cfr. art. 768 Cc.); distribuye toda su herencia en legados de bienes determinados (cfr. art. 891 Cc.), o cuando combine algunas de las citadas formas. Sobre este aspecto, vid. VALLET, Panorama del Derecho de Sucesiones, tomo II, Civitas, Madrid, 1984, p. 867. 20. Sobre la base de lo dispuesto por el artículo 659 del Código civil –“la herencia comprende todos los bienes, derechos y obligaciones de una persona que no se extingan por su muerte”–, en el capítulo quinto del presente trabajo se estudiará con detalle qué bienes se incluyen y se excluyen de la herencia, y la relación existente entre los bienes de la comunidad hereditaria y los que son objeto de la partición. 21. Cfr. GARCÍA VALDECASAS, “La comunidad hereditaria”, Revista General de Legislación y Jurisprudencia, tomo XXIII, abril, 1952, p. 396, publicado también en Anales de la Academia Matritense del Notariado, tomo VII, Madrid, 1953, pp. 237-270.. 33.

(32) La partición conjunta en el Derecho gallego. Con todo, la comunidad a que nos referimos no está regulada de modo expreso por el Código civil ni por la Ley de Derecho Civil de Galicia: únicamente en el primero de los dos citados cuerpos legales se contiene alguna norma relativa a la misma –a ella nos referiremos en los siguientes apartados–. Lo anterior ha motivado que haya sido en sede jurisprudencial y doctrinal donde se ha tratado de suplir tales lagunas perfilando el régimen jurídico de la comunidad hereditaria. En dicho ámbito, tres cuestiones han sido objeto de especial consideración. En primer lugar, al recaer la comunidad sobre una pluralidad de derechos –los que configuran la herencia–, se ha cuestionado si existe una única comunidad sobre la herencia o una pluralidad de comunidades –tantas como bienes o derechos la componen–. En segundo lugar, también ha sido objeto de discusión el modelo por el que se ha de regir la comunidad hereditaria; esto es: su naturaleza. Y por último, también se ha debatido en torno a la configuración de la comunidad hereditaria22. En atención al carácter incidental que las dos primeras cuestiones planteadas tienen para el presente estudio, en el siguiente epígrafe únicamente recogeremos las distintas soluciones que, en relación con ellas, se han propuesto en la jurisprudencia y en la doctrina, tomando partido en las mismas. Una vez efectuada dicha tarea, trataremos con un poco más de detenimiento los caracteres que configuran la comunidad hereditaria. 1.2 En torno a la unidad o pluralidad de comunidades. La naturaleza jurídica de la comunidad Respecto de la primera de las cuestiones planteadas, la mayoría de la doctrina, realizando una unificación conceptual, considera que la herencia constituye una unidad patrimonial sometida a un mismo régimen jurídico que es especial. De acuerdo con ello, se afirma que en la comunidad hereditaria. 22. Respecto de las cuestiones indicadas en el texto, vid. el completo resumen de opiniones recogido por VALLET en “Discurso de investidura de Juan B. Vallet de Goytisolo: Relectura en torno a la comunidad hereditaria”, Revista de Derecho Notarial, nº 127, enero-marzo, 1985, pp. 345-398.. 34.

Figure

Updating...

References