Lo que hay que saber acerca de la política monetaria.

Descargar (0)

Texto completo

(1)

1

Política Monetaria

Lo que hay que saber acerca de la política monetaria.

Consiste en aumentar o disminuir la cantidad de dinero de una económica, así como el tipo de interés. Lo cual es posible gracias al monopolio de emisión de dinero que ostentan los Bancos Centrales.

Lo más relevante es ser conscientes que una reducción de la cantidad de dinero eleva el tipo de interés (y viceversa) ya que, al ser más escaso (el dinero) aumenta el precio (el interés) que hay que pagar por su utilización.

El aumento del tipo de interés supone, a su vez, conlleva a una reducción de la inversión, y por tanto, al desplazamiento de la curva de demanda agregada hacia la izquierda (este razonamiento también se podría realizar a la inversa).

Así pues, repitámoslo, la política monetaria consiste en el control y modificación de la cantidad de dinero en circulación, que denominamos oferta monetaria, y del tipo de interés.

¿Qué es el dinero?

Los economistas dicen que el dinero tiene tres funciones:

• Medio de cambio de aceptación generalizada. El dinero sirve para realizar transacciones.

• Unidad de cuentas. Los precios de los bienes se expresan en unidades monetarias (dinero).

• Depósito de valor. Permite consumir hoy lo ganado en el pasado. Es decir, permite el ahorro.

La demanda de dinero.

Siguiendo con estas funciones descritas, la demanda de dinero está determinada por dos conceptos fundamentales.

• Motivo transacción. Al ser el dinero el único activo que se acepta de

forma generalizada. Es por lo que al aumentar el nivel general de

precios en una determinada proporción, la demanda nominal de

(2)

2

dinero aumenta en la misma proporción. Por supuesto, la variación de precios no afecta a la demanda de dinero en términos reales.

• Motivo especulativo. Está relacionado con la función “depósito de valor”. Parte del supuesto fácil de aceptar que las personas desean obtener por sus activos la máxima rentabilidad posible, con buena seguridad. La forma de llegar a un mix (seguridad vs. rentabilidad) adecuado es repartir la riqueza entre activos seguros pero poco rentables y activos rentables aunque no tan seguros.

La demanda de dinero depende de los tipos de interés

.

• El dinero suele ser la forma de riqueza menos rentable, por lo que mantenerla de esta forma tiene un coste de oportunidad.

• El coste de oportunidad de mantener el dinero líquido es el tipo de interés que se deja de percibir de los activos alternativos.

Por ejemplo:

• Una cuenta corriente no genera intereses.

• Un IPF (imposición plazo fijo) genera un interés pequeño.

• Los Bonos del Estado si generan más interés.

La consecuencia es que una mayor demanda de dinero conlleva una menor demanda de bonos (u otros activos) y viceversa.

Lo anterior nos permite dibujar la siguiente gráfica de la Demanda de Dinero:

Cuanto menor sea el tipo de interés más aumentará la demanda de dinero, ya que disminuye el coste de oportunidad de mantenerlo. Mientras que, a la inversa, un aumento del tipo de interés hará que los individuos y las familias

Demanda de dinero (md)

Cantidad de dinero

Tipo de interés

∆



(3)

3

prefieran mantener su riqueza en bonos que les procuran una mayor rentabilidad.

La política monetaria que actualmente desarrollan los bancos centrales, consiste en la modificación y control de la oferta monetaria.

Bancos Centrales

El Banco de Inglaterra fue creado en 1694 para financiar la Guerra de Inglaterra contra Francia. Pero también se le asignaron otras funciones, como guardián de las reservas internacionales y también la estabilidad monetaria, el monopolio de emisión de moneda, la de agente financiero del Gobierno en cuanto al mantenimiento de sus cuentas y el manejo de la deuda pública.

En 1720 a fin de evitar la quiebra de la Compañía de los Mares del Sur, se le añade la misión de prestamista de última instancia. Es decir, de otorgar préstamos a aquellos deudores que no encuentran acomodo en otras instituciones.

En 1844 se señala que el incremento de la oferta monetaria tiene que estar respaldado en Inglaterra por oro, a fin de garantizar la estabilidad de los precios.

El Banco de España, por su parte, fue creado en 1782 para financiar la Guerra de Independencia Norteamericana. Su nombre original fue el de Banco nacional de San Carlos al constituirse durante el reinado de Carlos III. Luego tras distintos nombres de sucesivos monarcas pasó a denominarse Banco de España en 1856.

En 1962 quedó nacionalizado y en 1980 se le reconoce una amplia autonomía, tanto desde el punto de vista funcional (política monetaria) como organizativo.

Aunque no será hasta 1994 cuando se apruebe la Ley de Autonomía que termina de confirmar al Banco como responsable de la política monetaria, en donde se garantiza su independencia respecto del Gobierno de la Nación.

Mediante esa norma también se establece la prohibición expresa de financiar a las administraciones públicas.

En 1998 se integra en el Sistema Europeo de Bancos Centrales, y el primero de enero de 1999, el Euro se convierte en la moneda de 11 países de la Unión Europea, incluyendo el nuestro. Finalmente el primero de enero del 2002 se pone en circulación la nueva moneda, con lo que España abandona la histórica peseta.

El Sistema de Reserva Federal Norteamericano se crea el 23 de Diciembre de 1913, cuando todos los Bancos nacionales tuvieron que unirse al sistema.

La Reserva Federal se mantiene teóricamente lejos del control político, y su principal misión es mantener la inflación en niveles moderados, y una adecuada dinámica económica (crecimiento). La FED está sujeta a la regulación por emanada del Congreso.

Con el tiempo la principal función de los bancos centrales, también del

(4)

4

Banco de España, dejó de ser la de financiación de conflictos bélicos para afianzar proyectos de desarrollo económico.

Los Bancos Centrales se independizan de los Gobiernos.

A finales de la década de los ochenta y principios de los años noventa del siglo XX, los bancos centrales pasan a tener el statu independiente de sus respectivos gobiernos. El Banco de Inglaterra pasará a ser independiente en 1997.

La independencia o autonomía significa que el Banco Central pasa a tener una misión principal: la de la contención de la inflación, que había resultado una auténtica plaga en las décadas anteriores. De esta forma, pasan a coordinarse con los gobiernos para ejecutar las políticas monetarias, mientras que los gobiernos continúan teniendo el control absoluto de las políticas fiscales.

Por lo anterior la autonomía de los bancos centrales consiste básicamente en la prohibición de la financiación de los déficits públicos. Algo que no ocurre en lugares como Argentina u otros en donde las inflaciones continuaron siendo muy elevadas, al financiar los déficits con emisión de nueva moneda.

El cortó plazo

Cuando el Banco Central lleva a cabo una política monetaria expansiva, es que aumenta la oferta monetaria nominal, que si el nivel general de precios no cambia se convierte en un aumento de la oferta monetaria real.

En consecuencia disminuye el tipo de interés, lo que a su vez conlleva a que muchos proyectos empresariales, que antes no lo eran, pasen a ser rentables, por lo que aumenta la inversión y con ella la demanda agregada, haciendo que su curva se desplace hacia la derecha (La política monetaria contractiva tiene el efecto contrario).

Al bajar los tipos de interés aumenta el número de proyectos empresariales viables.

Vemos cómo. Si un proyecto empresarial generará una rentabilidad esperada del 8%

pero los tipos de interés están al 8% ese proyecto no se llevará a cabo, ya que con la compra de bonos se obtiene lo mismo con total seguridad. Sin embargo, si el tipo de interés desciende al 1%, el proyecto empresarial pasa a ser atractivo.

El largo plazo.

El problema de la política monetaria aparece en el largo plazo en donde ésta sólo afecta al nivel general de precios, mientras que las demás variables regresaran a su nivel inicial.

Así, un tipo de interés fijado por el Estado excesivamente más bajo del que se existiría en caso de formarse en un mercado libre, desencadenará necesariamente una euforia inversora que, a más largo plazo, acabará en una fuerte crisis económica.

(5)

5

Pues lo que se habrá hecho habrá sido adelantar en el tiempo inversiones y consumo duradero que se debería haber llevado a cabo en un tiempo posterior.

Ya hemos visto, en otros capítulos, como las políticas de estímulo económico pueden, en el presente, tener éxito. Aunque siempre será a costa de pagar un precio en el futuro.

Variaciones entre la cantidad de dinero y tipo de interés.

El tipo de interés es el precio que se paga por tomar prestado dinero durante un período de tiempo determinado (normalmente un año).

A corto plazo el tipo de interés se determina en el mercado de dinero, que es el mercado en el que se prestan los fondos a corto plazo.

Se puede representar el mercado de dinero de la siguiente forma:

En la representación gráfica aparece la demanda de dinero o cantidad real de dinero que los individuos desean mantener, que sabemos que es una función creciente del tipo de interés.

Por otro lado, la oferta monetaria nominal (OM) está determinada por el Banco Central y, como tal, constituye una decisión política que no depende del tipo de interés. Por ello, la curva de oferta de dinero en términos reales  es una recta vertical.

El tipo de interés de equilibrio, en este caso, es del 4%, lo que significa que los individuos desean tener justamente el dinero que tienen, es decir, 1.000 um. en nuestro ejemplo, cuando el tipo de interés es ese.

Así que el dinero en circulación (el que tienen los individuos) lo determina la oferta real de dinero.

Demanda de dinero (md)

Cantidad de dinero

Tipo de interés

∆



OM P

4%

1000

(6)

6

Dicho de otra forma, los individuos no pueden decidir el dinero tienen, ya que está la cantidad está marcada por el Banco Central, tan sólo pueden decidir el que desean tener.

Los mecanismos del mercado de dinero garantizan que coincida la demanda de dinero con la cantidad de dinero (oferta de dinero) que hay en circulación a través de la modificación de los tipos de interés. Es decir, el mercado va a llevar hacia el tipo de interés de equilibrio cualquier perturbación hasta que coincida oferta y demanda.

De esta forma, en el ejemplo, si el tipo de interés partiese del 5%, los individuos desearán mantener menos dinero (preferirán dejar en préstamo una mayor cantidad), ya que el coste de oportunidad de la tenencia ha aumentado. De hecho, lo que harán será comprar bonos (prestar más dinero).

Como la cantidad de bonos, inicialmente, es fija en el corto plazo, eso significa que aumenta el precio de los bonos, lo que equivale a una disminución de su rentabilidad, o lo que es lo mismo, a una reducción del tipo de interés. Todo este proceso continuará hasta que se alcance el equilibrio.

Velocidad de circulación del dinero.

Se llama velocidad de circulación del dinero al número de veces al año que el dinero, por término medio, cambia de mano.

Así, por ejemplo, si la producción agregada nominal es 1.000 y la cantidad nominal de dinero es de 200, esto significa que cada unidad monetaria cambia de mano 5 veces.

 ó  

    1.000 200  5

Una elevada velocidad de circulación del dinero suele querer decir que las personas se desprenden rápidamente de su dinero (se dice que el dinero “quema” en los bolsillos del público). Así, una vez lo reciben lo gastan o lo convierten en otro tipo de activos. Lo que significa que las personas guardan (ahorran) poca cantidad de dinero.

Esto suele ocurrir cuando la inflación es elevada. De manera que se puede afirmar que cuando la inflación es alta se producirá un aumento de la velocidad de circulación del dinero. Por ejemplo, en los procesos inflacionistas de dos años setenta del siglo pasado lo habitual era que existiera una cantidad de dinero equivalente a tan sólo tres o cuatro días de gasto. Se decía que había mucho “papel moneda” pero poco “dinero”

real. Lo que lleva a que el público equilibre muy bien sus gastos con sus ingresos.

Efectivamente, en periodos de fuerte inflación nadie quiere quedarse con su dinero más allá del tiempo estrictamente necesario, ya que durante todo el tiempo que lo tenga pierde valor; se podría decir, tal como vimos en el capítulo correspondiente, que tener dinero está “cargado” con un impuesto.

(7)

7

Se puede decir que en periodos de fuerte inflación, el proceso se autoalimenta al aumentar la velocidad de circulación del dinero. Cuando el nivel de precios crece de forma moderada la velocidad de circulación del dinero se mantiene constante.

Es por eso que se afirma que la inflación es un gran desincentivo al ahorro. Además, de cómo ya sabemos, de hacer muy difícil canalizarlo hacia las oportunidades de inversión más eficientes.

En una situación con estabilidad monetaria (es decir, sin inflación o con inflación muy moderada) la relación entre la cantidad de dinero efectivo y el PIB será del orden del 30%.

Evidentemente, todos estos razonamientos también se podrían realizar en sentido contrario, aunque sea muchísimo menos frecuente.

No obstante, todo lo dicho, economistas llamados monetaristas que la velocidad de circulación del dinero se mantendrá más o menos constante en cada tipo de sociedad a menos que se produzcan cambios muy bruscos en la inflación, tal como hemos visto.

Además, también sostienen que el crecimiento de la producción real es exógeno, esto es, que no está relacionado con la cantidad de dinero, ya que sólo está determinado por el incremento de los factores productivos, y por las mejoras en las tecnologías empleadas.

De esta forma un eventual crecimiento de los precios (inflación) vendría determinado únicamente por el incremento nominal de la oferta monetaria sobre el crecimiento de la producción. Es decir, que la causa de la inflación es únicamente el exceso de oferta monetaria, el exceso de impresión de billetes verdes.

Así, cuando un país crece al 3% mientras su Banco Central produce un incremento de la cantidad de dinero del 7%, la inflación aproximada será:

#$ó  7% ' 3%  4%

De ahí el papel fundamental de los Bancos Centrales en el control de la inflación.

La teoría monetarista.

La teoría monetarista se podría resumir con la siguiente ecuación:

*+ ,   - , .

es decir, la oferta monetaria multiplicada por la velocidad de circulación del dinero es igual al nivel de precios multiplicado por la producción agregada real del país.

(8)

8

OM=Oferta de dinero o cantidad de dinero en circulación.

V= Velocidad de circulación del dinero P=Nivel general de precios

Y= Producción agregada real P·Y= Producción agregada nominal

 - , .

*+ -ó  

   

Los instrumentos de la política monetaria.

Los instrumentos que utiliza la política monetaria sabemos que son el control de la cantidad de dinero en circulación u oferta monetaria y con ello la influencia ejercida en los tipos de interés.

Actualmente la política monetaria está en manos de Bancos Central que gozan, en la mayoría de países avanzados, de independencia respecto al poder ejecutivo o gobierno.

Para desarrollar esta política cuentan con diferentes instrumentos de los cuales destacamos los tres más relevantes.

a) Operaciones en mercado abierto (OMA). El Banco Central puede intervenir en el mercado financiero comprando o vendiendo activos financieros a los bancos privados y demás entidades de crédito. De forma que cuando el Banco Central compra títulos (activos financieros) lo hace con dinero nuevo que pasa a formar parte de la base monetaria (oferta monetaria), lo que lleva a los bancos comerciales a poseer más liquidez para conceder créditos a empresas y particulares, reduciéndose el tipo de interés requerido. Como es habitual el razonamiento también puede hacerse a la inversa.

b) Facilidad permanente. Cuando los bancos comerciales experimentan una fuerte escasez de liquidez a muy corto plazo, que no pueden cubrir acudiendo al mercado interbancario (aquel en que unos bancos prestan a otros), entonces el Banco Central puede acudir a otorgar préstamos a muy corto plazo (un día).

Cuando actúa de esta forma se dice que el BC es banco de última instancia. El tipo de interés que se cobra por este tipo de operaciones puede ser superior al que habitualmente se paga en el interbancario o al oficial, de manera que, efectivamente, el Banco Central se convierte en prestamista de última instancia, es decir, en cuando no hay una mejor opción.

c) El coeficiente de caja o coeficiente de reservas mínimas. El Banco Central tiene potestad para imponer a los bancos comerciales ciertas condiciones para garantizar la solvencia y estabilidad del sistema financiero. Una de ellas es el

(9)

9

establecimiento de un coeficiente de caja, esto es, una cantidad mínima de activos líquidos (dinero) que los bancos deben mantener como porcentaje de los depósitos aceptados de los particulares. De forma que una disminución del coeficiente de caja aumenta la oferta monetaria y viceversa afectando a los tipos de interés.

El objetivo de la política monetaria.

El objetivo de la política monetaria debería ser exclusivamente la estabilidad de precios, con la finalidad de que todo el sistema económico funcione correctamente.

No obstante, dado que a corto plazo la cantidad de dinero afecta a la producción y al empleo, los gobiernos suelen presionar a los Bancos Centrales para mejorar estas macromagnitudes en caso de crisis o recesión. Es por eso que es importante que los estatutos de las autoridades monetarias prevean esta eventualidad fijando previamente en qué medida pueden apartase del objetivo principal. Toda vez que la inflación –recordémoslo una vez más- es uno de los más injustos impuestos que puede soportar una sociedad.

Figure

Actualización...

Referencias

Related subjects :