La corporación hacker

124  Descargar (0)

Texto completo

(1)

La corporación

hacker

Un modelo de empresa colaborativa

Geral Corvit

(2)
(3)

La Corporación

hacker

(4)

© Geral Corvit. geral.corvit@gmail.com

Bajo licencia Creative Commons 3.0 BY-NC-SA

http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/es/ 1º edición – Marzo 2013

2ª edición - Julio 2013- revisión Julio 2014 ISBN:---

Impreso en España / Printed in Spain Impreso por Geral Corvit, 2013

(5)

Dedicado a nuestro futuro,

el de todos.

(6)
(7)

ÍNDICE

CAPÍTULO PAG

PRÓLOGO... 7

LA ENCRUCIJADA DEL POST- CAPITALISMO ... 9

LAS LEYES DE LA HUMANIDAD. ESCALA DE VALORES “HACKER” ... 21

VALORES DE UNA COMUNIDAD “HACKER” ... 29

COMPETENCIA VERSUS COLABORACIÓN ... 35

LA ESTRUCTURA DE LA EMPRESA COLABORATIVA ... 41

LA DIRECCIÓN FACILITADORA ... 55

LAS CUENTAS CLARAS ... 61

LOS “RECURSOS” DEL CONOCIMIENTO. ... 67

OPERACIONES ABIERTAS ... 73

INNOVAR O CERRAR ... 79

LA IMAGEN AL EXTERIOR ... 85

LA BÚSQUEDA DEL VALOR Y DEL BIEN COMÚN ... 89

HERRAMIENTAS X.0 ... 93

CUADRO DEL MODELO DE EMPRESA HACKER ... 99

EXPERIENCIAS COLABORATIVAS ... 103

(8)
(9)

Geral Corvit 7

Prólogo

Gran parte de mi vida profesional ha transcurrido en una gran corporación. Me he hastiado de ver incoherencias y malas prácticas. Pero pasa lo mismo en toda la sociedad. Los movimientos sociales de los últimos años, están destapando una necesidad perentoria de renovación. Las personas queremos una sociedad coherente, y plenamente democrática. En la sociedad actual, hiper-conectada y globalizada, ha emergido una nueva ética que se denomina “hacker”. En definitiva, una nueva forma de ver el mundo. Este libro surge de una reflexión sobre qué debe cambiar en las empresas para acomodarse plenamente al pensamiento actual.

Lo que vas a encontrar en este libro, no son modelos académicos ni fórmulas salvadoras. Son reflexiones e investigaciones sobre cómo debe estructurarse una empresa coherente con los tiempos. Es una guía de buenas prácticas empresariales, acorde con el pensamiento “hacker”.

Los primeros capítulos del libro describen el marco conceptual de la empresa hacker. Se presenta una reflexión sobre la necesidad de un cambio de paradigma y sobre los valores que son el

(10)

fundamento de una nueva visión empresarial. Posteriormente, desarrollo un modelo organizativo y repaso cada una de las áreas de la empresa tradicional, destapando las malas prácticas actuales y su funcionamiento sobre este nuevo prisma.

Habrá quien considere este modelo utópico. A ellos les digo, que miren a su alrededor, y definan qué quieren para sus hijos o nietos; la empresa es parte de la sociedad y debe cambiar con ella. Otros quizá esperen un modelo completamente estructurado. No es mi propósito. Solo espero que pueda servir de inspiración para el futuro que nos espera.

(11)

Geral Corvit 9

La encrucijada del

post- capitalismo

El capitalismo, como modelo social dominante en los últimos siglos, está hoy agotado. Ha cumplido su ciclo y como toda creación humana ha llegado a su fin. Algunos expertos vaticinan 50 años de cambios que terminarán en un nuevo orden social, con China a la cabeza de la hegemonía mundial, y quizá con un cambio del paradigma socio- económico [1]. El capitalismo de Adam Smith y Franklin ha sobrevivido a diversas crisis. Ha evolucionado desde su concepción, pero todavía pervive sobre la base de su “ética protestante” que Weber describió [2]. En el siglo XX, derrotó al comunismo, único modelo que fue una alternativa real, aunque inviable. En Europa, la mutua convivencia de ambos sistemas conllevó la interrelación de visiones, en especial con la incorporación de la social democracia en la idiosincrasia política de occidente. Su principal logro, el estado de bienestar, está hoy en cuestión. Por una parte, se duda de su viabilidad económica. Pero al mismo tiempo se destapa la nefasta gestión política que se ha realizado del mismo. Parece patente la incapacidad del capitalismo para resolver hoy día los problemas de la sociedad humana.

(12)

Como Khun y otros autores expresan [3], solo mediante una visión revolucionaria y nuevas líneas de pensamiento se crearán los paradigmas necesarios para reactivar el cambio de la sociedad. Y digo el cambio, que no el crecimiento, pues el baremo de medición de la nueva sociedad no será únicamente el crecimiento económico. Solo una nueva conciencia colectiva, puede marcar los objetivos, o el camino que hay que recorrer. En el siglo XX se impusieron en el inconsciente colectivo las teorías de la Evolución de finales de XIX y el relativismo de comienzos del XX. Estas teorías terminaron por implantar un inconsciente colectivo que considera posible un crecimiento sin fin, basado en la tecnología y la superación continua del ser humano. La actual crisis económica y el déficit de “Grandes ideas” que lideren un cambio han terminado por colocarnos ante una ausencia de horizontes que perseguir y por los que luchar. Solo explorar nuevas vías generarán la salida hacía el futuro.

El final del siglo XX deparó otras novedades. La sociedad comenzó a organizarse en torno a la información y ha cambiado a las personas y sus relaciones. Castells destaca que los cambios tecnológicos han creado una nueva estructura social. “El informacionalismo es un paradigma tecnológico. Concierne a la tecnología, no a la organización social ni a las instituciones. El

(13)

La corporación hacker

Geral Corvit 11

informacionalismo proporciona la base para un determinado tipo de estructura social que denomino la “sociedad red” [4]. Pero la sociedad red todavía está perviviendo dentro del sistema capitalista y su ética protestante, con lo cual no ha terminado de generar un cambio del paradigma social. Varios autores consideran que el sistema capitalista ha perdido sus valores originales quedando imposibilitado para aportar soluciones a largo plazo en la sociedad humana. Por ejemplo Galbraith, ya indica en 2002 [5] que el sistema capitalista ha incurrido en una serie de “fraudes inocentes”, que dejan detrás un rastro de incoherencia respecto a sus principios fundadores. La caída de Enron con la connivencia de Arthur Andersen fue la gran constatación de la estafa. Entre otros “fraudes”, Galbraith destaca:

- El robo que la “dirección corporativa” realiza de las empresas, detentando un poder que corresponde al verdadero dueño (el accionista). Ello hace que la corporación funcione como una “burocracia” donde el burócrata (gestor) establece las reglas.

- El consumidor se presenta como soberano del mercado, cuando en realidad la publicidad y los medios manipulan su criterio y decisión. - El éxito del sistema se mide en indicadores

como PIB que representa realmente la producción y no el progreso.

(14)

- Se han impuesto mitos como la separación entre los sectores público y privado cuando predomina solo un sector que vive de lo público.

- La pequeña empresa es celebrada

políticamente, pero en realidad, desde las instituciones solo se apoya a las grandes corporaciones.

La crisis de 2007 ha sacado a la luz otras carencias, como la falta de un buen gobierno corporativo, que no deja de ser una fachada en las empresas, así como los fallos de reguladores estatales y agencias de calificación (Moody’s, Standard & Poors y Fitch). Además, otros escándalos en la Banca internacional, desde Islandia hasta España, han descubierto una élite corporativa centrada en el beneficio propio y su visión al corto plazo. La cultura de la codicia y el “pelotazo” se ha impuesto como norma de actuación. La confianza, basamento de un sistema de libre mercado, ha quedado maltrecha.

La “ética protestante” sustenta el capitalismo desde su fundación y sigue siendo parte de su actual perfil visible que es la “sociedad red.” Actualmente, se opone una tendencia de naturaleza distinta, que denominan “pensamiento hacker”. Es el contrapunto que cuestiona las bases del pensamiento y la ética capitalista. No es un movimiento de pensamiento estructurado, sino una forma de pensar y actuar, que

(15)

La corporación hacker

Geral Corvit 13

parte de la actitud individual respecto a la vida y la sociedad.

Hoy, el término “hacker” está denostado y completamente asimilado al de “cracker”, esto es, a una persona que intenta vulnerar los sistemas de información, con intención maliciosa o no. Pero originalmente designaba a personas cuya pasión y “hobby” era compartir sus conocimientos sobre la incipiente tecnología informática. La ética que subyacía en las actuaciones de estos grupos de personas fue descrita por Himanen en el libro “La ética del hacker y el espíritu de la era de la información”[6]. Fundamentalmente, se basa en la colaboración entre iguales para progresar en el conocimiento y el bien común, al igual que ocurre entre la comunidad científica. Parte de esa forma de hacer y colaborar, se ha mantenido y ampliado con las actuales tecnologías denominadas 2.0. La actual fase social, o “sociedad red”, ha favorecido la implantación de esta ética hacker y colaborativa, en la que la pasión por generar contenido, las ganas por aportar opinión, han pasado a ser un bagaje individual sin sometimiento a jerarquías. Se ha aplanado la sociedad, la autoridad es más difusa. Pero por el contrario, en los estamentos de la sociedad, las instituciones públicas, y en definitiva el poder de hecho, no ha calado esta revolución del pensamiento. El cambio hacia una sociedad hacker, dónde quien más colabora y quien más aporta

(16)

obtenga más recompensa, tanto material como a nivel de reconocimiento de la comunidad, todavía está por llegar [7]. La sociedad hacker no es solo aquella basada en las tecnologías de la información y el acceso a internet. Es además un paradigma del pensamiento ético que puede cambiar nuestra forma de hacer y actuar. El fenómeno hacker no es un sistema económico y por tanto no se opone per-se al capitalismo económico, sino que revoluciona su ética de actuación. Pero todavía no hemos alcanzado una estructura social hacker, principalmente porque las estructuras de pensamiento colectivo no han cambiado. En todo caso, hoy somos más red, y menos jerarquía. No se acepta el autoritarismo ni la representatividad sin control ciudadano.

A nivel individual ya está triunfando la “red social”, y puede generar convocatorias revolucionarias (como primavera árabe). Pero falta que cada individuo obre en consecuencia y se aparte de aquellos grupos que no siguen esta ética (tanto clientes, o usuarios de productos y servicios de empresas, como votantes o simpatizantes de grupos o partidos). Aunque movimientos como la Primavera Árabe, el “15M” y la “Toma de Wall Street” son semillas de pensamiento y funcionamiento red, no han acabado de crear un nuevo paradigma social.

Otras teorías como la “Economía del bien común”, exigen el cumplimiento a empresas de una ética de

(17)

La corporación hacker

Geral Corvit 15

actuación a través de la evaluación de las mismas. En definitiva, existen nuevas corrientes de pensamiento pero ninguna marca un camino definitivo. Para que un modelo pueda considerarse un nuevo paradigma, este debe ser aceptado y seguido por un amplio sector social.

¿Cómo cambiará la sociedad para evolucionar a la nueva sociedad hacker? ¿Cómo cambiar las estructuras capitalistas sin revoluciones sangrientas? ¿Es posible?. Son las preguntas clave en momentos de encrucijada; las que nuestros antepasados debieron hacerse en otros tiempos de incertidumbre y cambio. Yo creo que sí. Creo que está en la esencia del pensamiento hacker. Pienso que será el primer cambio incruento en la historia de la humanidad. Esta nueva revolución será la primera en que el individuo y no el grupo será el motor del cambio, cuyo fin será la mejora de la sociedad y el bien común. Debe ser el individuo, cada uno de nosotros, quien generé la movilización para el cambio, pues ya se dan las circunstancias tecnológicas para que cada voz sea escuchada. Es decir, el fenómeno de revolución social que viene, debe ser una llamada de individuos a individuos, sin jerarquías ni grupos de interés (llámense partidos, clases sociales, o grupos de presión..)

Los cambios de mayor impacto serán aquellos que incidan en los engranajes que mueven la sociedad.

(18)

Por ello es importante destacar, que la empresa-corporación es el “organismo” creado por el capitalismo, donde se genera la producción y el sustento de la sociedad humana. Pero, como se indica anteriormente, la esencia de la corporación capitalista ha sido corrompida durante finales del XX y no son los dueños de la empresa (accionistas) quienes ostentan en control e imponen sus valores, sino que los gestores de las corporaciones han tomado el mando [8]. El verdadero capitalista, quien arriesga su dinero, pocas veces es el más beneficiado de la corporación. Considerando que el núcleo básico de la sociedad capitalista es la empresa-corporación, será preciso un cambio en su estructura fundamental para conseguir un cambio completo del paradigma social. Google, o en su momento Apple y Microsoft pudieron ser consideradas corporaciones hacker, empresas que se basaban en compartir y colaborar. Castells indica que “las empresas que formaron parte del origen del informacionalismo eran, en general, de un nuevo tipo: empresas que, recién puestas en marcha, se convertían en corporaciones gigantescas (Cisco Systems, Dell Computer, Oracle, Sun Microsystems, Apple, etc.) o empresas que se reinventaban a sí mismas (como Nokia, que cambió el dominio de la electrónica de consumo por el de la telefonía celular y, luego, por el de Internet portátil). Para poder evolucionar y convertirse en organizaciones a gran escala, orientadas a la innovación, estas nuevas

(19)

La corporación hacker

Geral Corvit 17

empresas dieron forma a otro componente

fundamental del informacionalismo; la fuente cultural de innovación tecnológica representada por la cultura hacker” [9]. Pero todas o casi todas han sucumbido ante la competencia capitalista, y han perdido sus valores fundacionales.

Así pues, nos encontramos con una estructura corporativa neurótica e incoherente, anclada todavía en una ética obsoleta [10]. Los ejemplos de incoherencia son muchos. Se predica el conocimiento y la retención del talento como mejor ventaja competitiva, pero no se refleja en la compensación quienes albergan dicho talento, que son las personas. Baste revisar el informe de la OIT de 2012/2013 para observar la continua tendencia que aleja los salarios de la productividad. El informe indica que “Los salarios han crecido a un menor ritmo que la productividad en la última década y están provocando descontento popular e incrementando un riesgo de malestar social” [11]. Vivimos en una sociedad en red, donde el individuo tiene a su alcance multitud de herramientas que le permiten relacionarse en múltiples comunidades virtuales, y aportar su opinión. Pero la estructura social (empresas, partidos políticos, instituciones), todavía mantienen formas decimonónicas; no se atiende a la opinión de ciudadanos a nivel social, ni de los trabajadores de la empresa a nivel corporativo. Otro ejemplo de incoherencia es como

(20)

las empresas utilizan las herramientas que les brinda la tecnología para conseguir un posicionamiento de sus productos o de su “responsabilidad social” que es denunciada como falaz en las redes sociales. En definitiva, quedan patentes conductas incoherentes por no tratar a los demás como adultos informados y al alcance de información.

Los verdaderos cambios de innovación social deberán incluir a las corporaciones, además de integrarse en la estructura del Estado. Si bien, como escribía Maquiavelo en su obra “El príncipe”, ya en el siglo XVI, “Nada más difícil de emprender, ni más peligroso de conducir que tomar la iniciativa en la introducción de un nuevo orden de cosas, porque la innovación tropieza con la hostilidad de todos aquellos a quienes les sirvió la situación anterior y solo encuentra tibios defensores en quienes esperan beneficios de la nueva”.

Parece una tarea complicada. Ahora bien, en una visión a largo plazo y en búsqueda del beneficio compartido (win-win), la empresa deberá reformarse. Todos los actores en la empresa, (capital, gestión y fuerza del trabajo), deberán adaptarse a la sociedad hacker como nuevo paradigma social. Una ventaja competitiva consistente, solo puede obtenerse mediante la adaptación coherente de los valores empresariales a la ética social emergente.

(21)

La corporación hacker

Geral Corvit 19

NOTAS:

[1].- El informe de la OCDE titulado “Looking to 2060: Long-term global growth prospect” Noviembre 2012, estima El PIB combinado de China e India pronto superará al de las economías del G-7 y rebasará a la de todos los miembros actuales de la OCDE en 2060.

[2] Weber, Max; “La ética protestante y el espíritu del capitalismo”; 1905, Este trabajo estudia la ética capitalista, basada en los valores del protestantismo. Preconiza el trabajo y la obtención de riqueza como máximo valor de la sociedad capitalista.

[3] Khun, Thomas S. “La estructura de las revoluciones científicas”. Khun sostiene que los avances científicos no son acumulativos, sino que avanzan en base al paradigma dominante. Cuando el paradigma no es capaz de resolver problemas importantes, se implanta una revolución que lo sustituye. En general el pensamiento humano evoluciona en este sentido, mediante revoluciones en la forma de percibir la realidad social. Manuel Castells en “Redes de indignación y esperanza”; Editorial Alianza, 2012. ISBN: 978-84-206-0960-7 indica: “la construcción de significados en la mente humana es una fuente de poder más estable y decisiva. La forma que pensamos determina el destino de las instituciones, normas y valores que estructuran las sociedades…… Si la mayoría de la gente piensa de forma contraria a los valores y normas institucionalizados en las leyes y reglamentos impuestos por el estado, el sistema cambiará”.

[4] Himanen, Pekka, Castells Manuel, Torvalds Linus;”La ética del hacker y el espíritu de la era de la información”.

[5] Galbraith, John Kenneth; “La economía del fraude inocente”. Editorial Crítica, 2004. ISBN:84-8432-569-5

[6] Himanen, Pekka, Castells Manuel, Torvalds, Linus;”La ética del hacker y el espíritu de la era de la información”.

[7] Castells, Manuel; “La era de la información”. Alianza Editorial, 1997. Castells identifica la actual sociedad como

(22)

“sociedad red”. Según su propia definición “¿Cómo sabemos que un paradigma dado (por ejemplo, el informacionalismo) es dominante respecto a otros (por ejemplo, el industrialismo)? La respuesta es sencilla: por su rendimiento superior en cuanto a acumulación de riqueza y poder”. Ello no significa que la sociedad en red modifique sus valores, sino solo su estructura. [8] Galbraith, John Kenneth; “La economía del fraude inocente”. Editorial Crítica, 2004. ISBN:84-8432-569-5. Galbraith sostiene que la esencia del capitalismo se ha pervertido pues los Gestores han conseguido “robar” el poder de las corporaciones al verdadero dueño del capital (el accionista). Esto provoca que el sistema capitalista viva en un fraude generalizado.

[9] Himanen, Pekka, Castells Manuel, Torvalds, Linus;”La ética del hacker y el espíritu de la era de la información”.

[10] La película “The Corporation” dirigida por Mark Achbar y Jennifer Abbot, se interna en el mundo empresarial para analizar su perfil psicológico. Está basado en el libro de Joel Bakan, 2005, ISBN 9780743247467, con el título “La Corporación, la persecución patológica del beneficio y el poder”. En este, se somete la moderna corporación a un análisis psiquiátrico propuesto por la Organización Mundial de la Salud, para demostrar que responde al perfil de un psicópata. http://es.wikipedia.org/wiki/The_Corporation.

[11] “Informe Mundial sobre Salarios 2012/13. Los salarios y el crecimiento equitativo”. International Labour Office – Geneva.

(23)

Geral Corvit 21

Las leyes de la

humanidad. Escala de

valores “hacker”

Antes de definir un modelo válido, veamos el marco de referencia que permita encuadrar una empresa como actividad humana. Asimov definió las leyes de la robótica como un marco ético de actuación de las maquinas pensantes [1]. Tienen ambigüedades, y pueden generar paradojas, pero estructura claramente la escala de “valores robóticos”. Sería el preámbulo de una “Constitución robótica”. La Humanidad, es decir el conjunto de humanos que hoy vivimos aislados en el planeta Tierra, no contamos con una escala tan clara, y definitiva, que fuese nuestra primera ley y derecho fundamental. Esta escala debería interrelacionar los distintos niveles en los que una persona co-existe, ya que nadie vive aislado. Los derechos y deberes, se extienden entre las distintas capas que envuelven nuestro hecho vital. Por tanto deberían ser el marco de todas las actuaciones humanas, y sobre las que se desarrolla cualquier actividad.

Unas leyes de la humanidad, que rigieran en la sociedad hacker serían como sigue:

(24)

Individuo-Comunidad-Humanidad son los grados y niveles de interacción entre personas. Al final, en la cúspide Gea, el entorno interrelacionado y del cual no nos podemos sustraer, pues marca nuestra existencia (en general es la Tierra, pero puede ser cualquier ecosistema en que viven las comunidades). Afectar negativamente al entorno es interferir en el individuo-Comunidad-Humanidad. En

Leyes de la Humanidad

0.-Pervivir como Individuo. Implica vivir una vida plena, que permita mejorar en la pirámide de necesidades como individuo (desde la supervivencia hasta la autoestima y logro) siempre que no entre en conflicto con su

comunidad.

1.-Pervivir como Comunidad. Conseguir que la comunidad ascienda en la pirámide siempre que no ponga en conflicto el ascenso de la humanidad. Cada individuo puede formar parte de varias comunidades (familia, empresa, estado).

2.-Pervivir como Humanidad. Conseguir no alterar el concepto básico de especie y género humano y del conjunto de sus comunidades. No violar los derechos de humanos siempre y cuando los derechos de la humanidad no alteren el entorno vital (Gea).

3.-Pervivir con el entorno (Gea): Interrelación del Humano en su entorno ecológico, sin el cual no sobrevive la humanidad.

(25)

La corporación hacker

Geral Corvit 23

cada uno de los niveles de relación, sus entidades aspiran a alcanzar la cúspide de su propia pirámide de necesidades. Tomemos como modelo de referencia la pirámide de Maslow [2]. Un individuo aspira a superar las necesidades fisiológicas para alcanzar el máximo a nivel de desarrollo. Pero también las comunidades tratan de supervivir como tales, y alcanzar la autorrealización necesaria. Los estadios de un individuo en sus comunidades son disjuntos, esto es, un individuo puede haber alcanzado un nivel de autoestima en una sociedad que todavía clama por su supervivencia. Pero cada nivel influye en los superiores e inferiores, y un individuo no podría sobrevivir fuera de alguna comunidad.

Analicemos cada uno de los grados de relación. El carácter individual de los humanos es obvio; no somos hormigas u otro tipo de organismos hiper-sociales, que son seres separados pero no individuales. Las personas somos individuos con nuestra propia idiosincrasia y camino vital. Tenemos derecho al libre albedrío y los derechos básicos de una persona se recogen en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Hoy, la tecnología y las redes han dado al individuo una voz con que no contaba en el pasado. A nivel individual, los valores más significativos del “hacker” son la pasión y la libertad. Pekka Himanen dice que “La ética hacker del trabajo consiste en fusionar pasión y libertad”. Es

(26)

decir, la experiencia vital de un individuo debe aspirar a desarrollar actividades apasionantes con la suficiente libertad. El dinero no se considera valioso en sí mismo, sino como un medio de intercambio de valor entre individuos.

La esencia social de los humanos hace imprescindible su pertenencia a alguna Comunidad. La propia evolución humana hasta la cúspide como especie, nunca se hubiera producido sin el carácter social del individuo [3]. El cerebro humano es social por evolución y los individuos necesitan integrarse en comunidades para su pleno desarrollo.

La empresa corporativa es una manifestación de la comunidad. Es un tipo de organización que surge al inicio del capitalismo, cuyo fin último es servir a la sociedad y al bien común. No puede pervertirse su cometido. No puede asimilarse a un individuo (carácter que ha adquirido en la legislación corporativa) ni puede saltarse las propias “leyes de la humanidad” para caminar por una senda paralela. Y sin embargo, ésta es la degeneración en que se ha convertido, con el permiso de toda la sociedad. Empresa y capital deben estar al servicio de la generación de valor a través del uso creativo de los recursos. La actual crisis está depurando esta situación, eliminando las compañías que no crean valor. Este camino es imparable, sobretodo porque empezamos a navegar en el barco de la escasez, y

(27)

La corporación hacker

Geral Corvit 25

no es viable la supervivencia sin la aportación de valor reconocido.

Los niveles de comunidad son multidimensionales, e incluso un concepto intrínsecamente “red”. Un individuo puede pertenecer a varias comunidades e interrelacionarse en ellas. El mercado no es sino otra comunidad, y no puede ir en contra de las “leyes de las humanidad”. El liberalismo radical como el anarquismo más obsoleto, no pueden obviar estas leyes. No quiere esto decir que deba existir un exceso de regulación, ni siquiera que deba de haberla. ¿Acaso es necesario establecer una ley que permita comer cuando se tiene hambre? Solo que el paradigma de la ética hacker, debe introvertirse y formar parte esencial de la sociedad humana para con ello asumir que tanto individuo como comunidad son parte de la Humanidad. Es decir, el futuro como especie natural (en busca de la supervivencia) y como ente social (en busca del progreso) requiere de todos los niveles para conseguir un éxito pleno. Las comunidades pueden entrar en conflicto entre sí, pero este ha de resolverse en búsqueda de valor y bien común. “Un aspecto central del hackerismo es recordarnos lo mucho que se puede lograr a través del modelo abierto gracias a la cooperación directa entre los individuos”. [4] Respecto a la relación con las redes y en definitiva con las comunidades, el individuo espera un acceso

(28)

abierto y sin cortapisas. Toda esta concepción de ética individual toma fuerza en la sociedad cuando las distancias y las relaciones se acortan a través de las redes.

La Humanidad ha de considerarse un nivel diferenciado. Somos una especie natural, con una gran influencia en el entorno. Además la humanidad forma un núcleo cada vez más homogéneo dada la interrelación de las comunidades, conectadas en red y cada vez más cercanas por la tecnología y la globalización.

Visto lo anterior y a partir de estas leyes, ya podemos tener un primer acercamiento a los valores principales que regirán en la sociedad hacker. En cada uno de los niveles son:

- Individual: pasión, libertad, creatividad

- Comunidad: valor, apertura, responsabilidad, igualdad, anti-jerárquica (plana).

- Humanidad: corresponsabilidad entre comunidades y con el entorno.

Esto no significa el abandono de otros valores de la actual sociedad red capitalista, que se mantendrán en la empresa y otras comunidades, como la flexibilidad. Es obvio que la ética capitalista, no desaparecerá de repente ni lo hará al mismo ritmo en toda la humanidad.

(29)

La corporación hacker

Geral Corvit 27

Vistas las leyes cuasi naturales en las que se enmarca nuestra existencia, parece lógico que cualquier cambio de paradigma de pensamiento en un nivel influya en el resto (capitalismo vs comunismo, ecología vs. Industrialización salvaje). Considero que los cambios sociales (comunitarios) son los que generan más conflicto y también mayor cambio efectivo, principalmente, por ser la comunidad el escalón intermedio de la escala de relación humana. También creo que es donde veremos los cambios más significativos de la sociedad hacker, y dónde hasta el momento más ha influido: en la relación de los individuos y su comunidad.

La empresa es el núcleo de la cultura y la ética protestante. Por tanto, debería considerarse como el punto de partida para la regeneración del nuevo pensamiento. Así pues, las reformas paradigmáticas deberían influir en las corporaciones, para que éstas sean efectivas. Se ha hablado mucho durante la presente crisis de la refundación del capitalismo, de las estructuras financieras y del Estado. Para que esto suceda, la sociedad debe aceptar ampliamente una nueva ética (la ética hacker) que ya está emergiendo, pero en segundo lugar debe imponerse en su columna vertebral, que es la empresa. La estructura y los valores que rijan la empresa deben ser acordes con las estructuras de pensamiento que emergen de la sociedad.

(30)

NOTAS:

[1] Asimov, Isaac (2007). Yo, Robot. Colección Diamante, en cartoné (también colecciones Nebulae, Pocket y Pocket Cubierta Película). Barcelona: Editorial Edhasa. ISBN 978-84-350-3482-1. Enuncia las 3 leyes de la robótica que posteriormente modificará con una ley 0. (0.- Un robot no puede hacer daño a la Humanidad o, por inacción, permitir que la Humanidad sufra daño. 1.- Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño. 2.-Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la Primera Ley.3.- Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley). Las leyes representan el código moral de las máquinas, y por tanto los principios de actuación del robot.

[2] Abraham Maslow (1908-1970) fue un psicólogo estadounidense. En su estudio sobre el comportamiento humano, estableció la “Jerarquía de necesidades” que motivan a las personas. Para ello ideo una ayuda visual mediante el encuadre en una pirámide de niveles. Los niveles que definió fueron el más básico o necesidades Fisiológicas. Encima las de Seguridad, Afiliación o Aceptación social, Autoestima y en la

cúspide la Autorrealización.

http://es.wikipedia.org/wiki/Abraham_Maslow.

[3]. Arsuaga, Jose Luis; “El collar del Neanderthal”. Editorial DeBolsillo, 2000. ISBN: 84-8450-327-5. El autor sostiene que una causa de la evolución del cerebro humano fue el carácter social de los primeros homínidos. Es decir, los homínidos nunca hubiesen obtenido su desarrollo cerebral de haber sido una especie asocial.

[4] Himanen, Pekka, Castells Manuel, Torvalds, Linus;”La ética del hacker y el espíritu de la era de la información”.

(31)

Geral Corvit 29

Valores de una

comunidad “hacker”

Para que una sociedad funcione, debe contar con un código de valores éticos y compartidos que se extiendan a todas las capas sociales y formen el basamento de la sociedad y de su progreso. La empresa es parte de una comunidad y forma parte de la sociedad humana, con lo cual también debe admitir y transmitir los valores sociales. Hoy, el distanciamiento de los individuos y la sociedad con la empresa, es tan patente, que se ha optado por “parchear” los valores éticos con declaraciones de “Responsabilidad Social Corporativa”. Nuevamente, se puede vislumbrar que la ética empresarial no se siente parte de una comunidad social, sino que requiere de lavados de cara que en ocasiones resultan superficiales.

La ética hacker, cambia el foco del trabajo (y con ello en el BENEFICIO), a una la visión centrada en la pasión (y con ello el VALOR). La empresa hacker busca el aporte de valor intrínseco en su actividad. Es decir, la empresa capitalista debe buscar el beneficio; la empresa hacker debe centrarse en buscar valor para la comunidad propia (integrantes de la empresa) y externa (sociedad). El beneficio es

(32)

una consecuencia del valor, y un objetivo deseable para la pervivencia de dicha comunidad. En definitiva una empresa es una comunidad que aporta valor beneficioso para sus integrantes y la sociedad.

Veamos cuales son los valores que deberían formar parte de cualquier comunidad hacker y por ende de la idiosincrasia de una organización empresarial: - Orientación al valor social

- Corresponsabilidad - Equidad

- Meritocracia

- Respeto a la individualidad - Transparencia

Toda empresa coherente con una ética hacker debería estructurarse a partir de dichos valores, que sin ser desconocidos en la sociedad actual, toman un cariz distinto al asociarse a la visión hacker. Aportación de valor a la comunidad-humanidad. Lo que no sirve a la sociedad no debe crearse ni producirse. El objeto último de una empresa debe ser aportar valor a la humanidad. Y cuando hablamos de valor, no podemos circunscribirlo a un valor material u objetivo. Todo lo que generé pasión, aquello que genera bienestar es parte del valor esperado por la sociedad. El objeto de la empresa

(33)

La corporación hacker

Geral Corvit 31

también debe aportar valor a los propios integrantes de la compañía. Debe generar pasión y e interés en quien lo crea, y por qué no, un cierto sentimiento de orgullo por lo bien hecho. En definitiva, debe ser un producto de la creatividad.

Corresponsabilidad: Todos formamos parte de la

humanidad y de varias comunidades.

Empresas/comunidades e individuos deben responsabilizarse de sus actuaciones ante los demás dentro de esta comunidad y fuera de la empresa, ante la sociedad. La empresa es responsable tanto de generar valor, como de obtener beneficio y con ello la pervivencia de sus actores. Es decir, todos los integrantes de la empresa son corresponsables tanto de su supervivencia como de su éxito. La lucha de clases es un prejuicio heredado del siglo XIX, y en la empresa hacker se diluye la diferencia entre empleado y empleador. Ambos deben coexistir.

Equidad y justicia social: La diferencia entre los ricos y los menos favorecidos siempre existirá, y es utópico pretender que desaparezca. Pero la campana de su distribución y la desviación entre los extremos deben ser adecuadas al valor que aportan los individuos a sus comunidades. La estructura debe tender a ser lo más igualitaria posible. La empresa forma parte intrínseca de la sociedad y por ello en la empresa hacker existe conciencia del valor social aportado. La equidad trasladada a la sociedad

(34)

se convierte en una búsqueda de la justicia social. Por ello no es admisible la arbitrariedad ni la corrupción.

Valoración de esfuerzo y compensación

(meritocracia): El que aporta más, debe ser compensado. Quien produce valor debe recuperar beneficio. No solo quien contribuye con su capital es el que consigue el beneficio, ya que el valor intrínseco del capital se limita al financiamiento de la inversión. Por si solo no aporta valor. Por ello, también el poder de decisión debe ser obtenido por méritos. La autoridad no significa jerarquía autoritaria, sino reconocimiento de méritos obtenidos en la generación de valor. El hacker solo respeta a quien ha obtenido reconocimiento de la comunidad. Respeto a la individualidad diversa: La comunidades son diversas pero todas forman parte de la humanidad. El respecto a la diversidad es sin duda parte del respeto a la libertad individual. Las diferencias pueden ser de pensamiento o de actitud. La diversidad de pensamiento siempre es creadora, pues aporta visiones distintas a una sociedad; la de actitud también debe ser aceptada, ya que no todos los individuos o comunidades están obligados a afrontar su vida de forma uniforme. Pero nadie debe olvidar, atendiendo al valor de corresponsabilidad, que no son admisibles actos que produzcan consecuencias injustas o indeseables para toda la sociedad.

(35)

La corporación hacker

Geral Corvit 33

Transparencia: La sociedad actual debe entenderse como adulta y ningún valor ético puede sustentarse si no existe transparencia total en actos y decisiones. En todos los aspectos de decisión y también en las comunidades empresariales, los integrantes deben ser consciente (en su nivel de corresponsabilidad contraído), de las decisiones y consecuencias de su ejecución. Sin transparencia la confianza se diluye y el edificio ético de la sociedad se desmorona. Para conseguir dicha transparencia, es preciso el libre acceso a la información.

Como consecuencia de la integración de todos estos valores, aparece la Colaboración y la Coherencia. Estos no son valores intrínsecos, pero sin los mismos no puede sostenerse el edificio ético. La búsqueda del valor para la sociedad de forma justa y corresponsable, obligan a una colaboración interna entre todos los integrantes de la comunidad y externa con otras comunidades y nuestro entorno. Por otra parte, los valores no pueden mantenerse sin la coherencia de actuación a todos los niveles. La empresa actual usa y abusa de mensajes distintos según los implicados a quien se dirige (accionistas, empleados, clientes…). La ética hacker se construye a partir de los valores de sus individuos. Pero los propios valores individuales obligan a una coherencia con los de la empresa, con otras comunidades y la humanidad. No es posible mantener dos caras distintas.

(36)

Si analizamos estos valores, podemos deducir que varios de ellos forman parte del sentir tradicional de muchas empresas actuales (equidad y justicia, meritocracia, respeto a la individualidad o incluso la aportación de valor a la sociedad). Pero estos mismos adquieren un cariz distinto cuando se aplican plenamente y fuertemente ligados a los valores individuales de las personas. Otros valores (Corresponsabilidad de los actores, Orientación valor por encima del beneficio o transparencia), son significativamente modernos. En general, en el

pasado, la sociedad nunca ha exigido

corresponsabilidad del capital y la fuerza del trabajo en el éxito de la empresa. Por otra parte, la petición de Transparencia en la empresa es parcial y muy reciente. En concreto, hay que tener en cuenta el fuerte arraigo del secreto empresarial, al que se invoca en repetidas ocasiones para evitar la adecuada comunicación de ciertas actuaciones corporativas.

La filosofía de la empresa hacker se basa en el seguimiento de sus valores éticos. Es importante subrayar que precisamente, la ausencia de estos valores éticos ha producido desastres humanos a lo largo de la historia, como la lucha de clases o la división del mundo en dos bloques políticos enfrentados durante años, en “guerras” a veces no tan frías.

(37)

Geral Corvit 35

Competencia

versus Colaboración

La empresa hacker es una organización colaborativa, que asume las leyes de la humanidad y los valores que emanan de las mismas. La colaboración se percibe tanto en su vertiente interna, como externa con la sociedad.

La competencia empresarial fomenta el crecimiento rápido y con ello el ascenso en la propia pirámide de la empresa-corporación. Fomenta la supervivencia del más fuerte y por ende la muerte-desecho del débil, muy acorde con las teorías evolutivas y naturales del XIX, así como con el capitalismo inicial. Pero como toda ecuación diferencial, la muerte del débil, en forma generalizada, conlleva la desaparición de la demanda y muerte del mercado. Esto es lo que ocurre en las crisis sistémicas. Se genera una inestabilidad que termina en crisis y renovación.

Pero, el paradigma competitivo olvida otros modelos naturales también exitosos, como por ejemplo la simbiosis. La simbiosis y otros modelos ecológicos demuestran que la colaboración en el mismo entorno

(38)

determina éxitos "win-win" estables, siempre que no se excluya la renovación-crisis del ciclo de vida. La colaboración en la comunidad consigue que los objetivos de todo organismo tiendan al altruismo y al logro del Todo (Humanidad). En los últimos años, han aparecido numerosos estudios dónde se desmitifica la competencia como adalid de progreso. Dichos estudios demuestran que estrategias colaborativas son más efectivas que la competencia [1]. Según Felber “La razón es que la cooperación motiva de manera distinta a la competencia. La cooperación motiva basándose en las relaciones satisfactorias, el reconocimiento, la valoración y la fijación y consecución de objetivos comunes” [2]. Tampoco es sostenible una competencia feroz que disocie los objetivos de una comunidad del objetivo común; como no es sostenible la disociación del pueblo y sus políticos, la de los trabajadores de la empresa, o la de la empresa del medio-ambiente. El punto de mira de la competencia, pasa a ser el de la sociedad. Es decir, se debe auto-competir para aportar más y mejor valor a la sociedad. Hoy, las empresas más exitosas no tienen referencia en su competencia empresarial, y sí en la satisfacción de su cliente-sociedad, que en definitiva los abandonará si no cumplen sus expectativas. Solo la orientación empresarial a la comunidad y la constante renovación (innovación) puede obtener el éxito sostenible.

(39)

La corporación hacker

Geral Corvit 37

El paradigma de Colaboración (hacker) vs. Competencia (cracker) es acorde a una sociedad red interconectada, plana y dirigida hacia una democracia real, entendida como un verdadero poder del pueblo. La empresa debe ser el caldo de cultivo que genera valor para la sociedad y la humanidad. Es por ello que la responsabilidad social de la corporación no es un apéndice separado, ni un eslabón en la cadena de valor, sino que debe ser parte de su forma vital. La empresa es una comunidad y forma parte de la comunidad-sociedad. No puede aislarse de ella. La empresa como comunidad solo se distingue de otras comunidades sociales en que uno de sus objetivos es la rentabilidad para superar su estadio de supervivencia. La rentabilidad es el mecanismo por el cual ascender en su propia pirámide de necesidades hasta la autoestima.

Así el modelo de competencia "Porteriana" ya no es el motor de progreso. La competencia deja paso a la búsqueda de aportación de valor a la comunidad-sociedad, que es quien finalmente evalúa la vitalidad de la empresa. De hecho el modelo de Porter [3] deja de tener sentido cuando nuevos entrantes barren un mercado a través de un innovación disruptiva, como por ejemplo ocurrió con el mercado de la fotografía frente a la electrónica [4], o cuando se detectan “océanos azules” no explorados [5].

(40)

La empresa-comunidad no aborrecería el monopolio, que pasa a ser “nuestro-polio”. La medición del valor que aportan los productos o servicios sería la regla para consentir el “nuestro-polio”. Es la responsabilidad-valor social-comunitario lo que mide la empresa. ¿Por qué un monopolio va a ser negativo para la sociedad si no impone a la comunidad sus reglas sino que es la sociedad quien marca el camino, y mide el valor que este aporta? Las leyes anti-trust no deberían orientarse a fomentar la competencia, sino la colaboración empresa-sociedad. Como ya indicó Schumpeter, “El monopolio termina con la innovación”, pero para ello el monopolio no puede ejercer presión o poder para imponer barreras de entrada. Así, las leyes de la sociedad deberían focalizarse en penalizar a las empresas que van en contra de la comunidad-humanidad en generación de residuos, falta de corresponsabilidad con la sociedad, falta de equidad y justicia social, es decir aquellos valores sobre los que se sustenta el paradigma de la sociedad y la empresa hacker.

Todo ello, no implica que la competencia deje de existir como medio de supervivencia. No obstante, en una sociedad basada realmente en el conocimiento abierto y colaborativo, la única forma de competir es sobre la base de la diferenciación. La competencia por costes no desaparecerá, pero se convertirá en una “diferenciación en coste”, obtenida

(41)

La corporación hacker

Geral Corvit 39

por una mayor eficiencia en materiales, procesos o

cualquier otra innovación que reduzca

sistemáticamente el coste. Es decir, no será admisible reducciones en coste si se enfrenta a la comunidad empresarial con la sociedad en que se integra (p.ej explotación de personas o uso irresponsable de medio ambiente.). La reducción en coste solo será admitida a través de la mejora y la innovación. También se puede conseguir un adecuado “mix” de diferenciación buscando un nicho que aprecie un adecuado balance del mix coste (rotación) vs valor (margen)[6].

Así pues, la estructura competitiva en la sociedad hacker se basa en la innovación y el conocimiento abierto y colaborativo. Una forma de competir acorde con los valores éticos y la corresponsabilidad social. Es la vía que permite a la empresa-comunidad aportar valor real a la sociedad. La forma de obtener rentabilidad es volcándose hacia la sociedad. La estrategia de la empresa debe pasar siempre por generar innovación en coste, producto, servicio o cualquier otro elemento de su cadena de valor. Generar valor a través del conocimiento es la única forma de actuación coherente con la filosofía hacker.

(42)

NOTAS:

[1] Benkler, Yoshai., “El Pingüino y el Leviatán: Por qué la cooperación es nuestra arma más valiosa para mejorar el bienestar de la sociedad”. Editorial 2012, ISBN: 978- 8423412679. Benkler muestra cómo utilizar la cooperación para mejorar la empresa, y describe como durante la última década, se ha demostrado que la mayoría de la gente tiende a cooperar mucho más de lo que creíamos.

[2] Felber, Christian; “La economía del bien común”; Editorial Deusto; 2012. ISBN: 978-84-234-1280-8. Indica que “encontramos gran cantidad de estudios de numerosas disciplinas como la psicología social, la teoría de juegos o la neurobiología. Fueron analizados 369 en un meta-estudio. Y de aquellos con un resultado claro, la contundente mayoría de un 87% llega a la sorprendente conclusión de que la competencia no es el método más eficaz que conocemos”.

[3] Porter M. E. Competitive Advantage: Creating and Sustaining Superior Performance. Free Press, New York, 1985 [4] Havard Business School, Case “Eastman Kodak Company” Mayo 1995. Y ´”Eastman Kodak ante el desafío digital” Robert M Grant, 1999.

[5] Kim Chan W., Mauborgne Renée “La estrategia del océano azul”. Editorial VERTICALES DE BOLSILLO, 2008. ISBN 9788492421282

[6] La rentabilidad de una operación, puede formularse como ROI = Margen * Rotación. Es decir, obtener rentabilidad (ROI) depende de dos factores. Aumentar el Margen supone que los productos y servicios puedan venderse “caros” y por tanto han de tener un alto valor intrínseco. Aumentar la Rotación de los activos, supone realizar muchas operaciones similares (vender muchas unidades), obviamente a un precio más reducido.

(43)

Geral Corvit 41

La estructura de la

empresa colaborativa

La empresa es una comunidad de individuos que colaboran en la aportación de valor a la sociedad, para obtener beneficio y rentabilidad. Esta sería la definición de una empresa colaborativa dentro de la sociedad hacker. El aporte de valor es el fin último y la rentabilidad queda como medio para supervivir en comunidad. Las actividades especulativas no aportan valor per-se a la sociedad y no pueden considerarse actividades empresariales (a pesar de que aporte liquidez al sistema).

La empresa es un ente vivo y colaborativo de varios órganos o sistemas. Todos son necesarios para un correcto funcionamiento, si bien cada uno tiene una visión de la empresa y unos intereses, a veces contrapuestos. El éxito empresarial solo se obtiene mediante una correcta integración de todos los sistemas. El modelo de relación, así como su estructura organizativa, depende de diversos factores tanto socio-culturales como los propios del negocio y la estrategia corporativa.

(44)

Desde una visión hacker, podemos describir cuatro sistemas básicos de la empresa que serían:

El Capital: La inversión es el “motor de arranque” de cualquier actividad empresarial y el actor que asume el mayor riesgo inicial en un proyecto, ante una posible la pérdida del capital aportado si fracasara el proyecto de empresa. Podemos denominar a este riesgo como “riesgo-capital”. Sin su intervención nunca se fundará la empresa-comunidad. Su interés principal es cubrir el riesgo de la inversión y recibir un rendimiento financiero lo antes posible y con la mayor rentabilidad. La calidad y cualidad de la actividad desarrollada importa en tanto la rentabilidad que aporta.

La Gestión: Es el órgano coordinador de la operatividad y evolución de la empresa. Actualmente suele ser el ente decisor que marca el rumbo empresarial. Su función debe ser coordinar y balancear los intereses del resto de sistemas. El principal riesgo que asumen el es “riesgo salarial”, ya que recibe emolumentos por su trabajo, aunque es habitual que formen parte del sistema del Capital, o bien que reciban incentivos por la rentabilidad de la empresa. Debe compartir visiones a corto y largo plazo, ya que su

(45)

La corporación hacker

Geral Corvit 43

salario depende de que la actividad empresarial aporte el valor esperado.

Ejecución: Son los ejecutores de la operación empresarial, entendido como el trabajo que hace funcionar la organización. Su visión se centra en la realización del objetivo en el presente y futuro más cercano. Todas las áreas operativas son parte de la Ejecución, en tanto actúan para conseguir la cuenta de resultados (incluso las no implicadas en producción directa como Ventas, Comercial o Marketing). En otras épocas se ha denominado “fuerza del trabajo”. El principal riesgo que asumen en la comunidad es el salarial.

Innovación (o Emprendimiento): En una empresa hacker, es el conjunto de ideólogos y emprendedores que diseñan el futuro de la empresa (tanto en nuevos productos o servicios como en el inicio de nuevos negocios). Todas las áreas tradicionales deben estar presentes en este sistema, pero focalizadas en el desarrollo del valor en un futuro cercano y no con responsabilidad directa en la cuenta de resultados. El principal riesgo asumido es el salarial.

(46)

La Comunidad-Empresa no puede sobrevivir sin la “co-existencia coherente” de estos cuatro sistemas, que deben ir de la mano tanto el toma de decisiones (corresponsabilidad) como en la recompensa de los méritos (equidad). Cada uno de los órganos de la empresa no tiene por qué ser disjuntos, ni estáticos, y el gestor puede ser inversor, o el ejecutor parte de la gestión.

CAPITAL GESTIÓN EJECUCIÓN INNOVACIÓN

Involucrados POCOS POCOS MUCHOS BASTANTES

Riesgo asumido

Capital

Salario-Capital Salario Salario

Visión – Orientación Corto-Rentabilidad Corto -Largo

Corto-Rentabilidad Medio- Largo

Es necesario categorizar cada uno de los órganos de la empresa. Con ello podremos modelar el peso que obtienen en la responsabilidad de las decisiones, y también las recompensas a percibir en función del riesgo asumido o el valor aportado. Esta clasificación balancea tanto los riesgos asumidos por la comunidad empresarial, como el conjunto de

(47)

La corporación hacker

Geral Corvit 45

implicados en cada uno de los órganos y sus intereses.

Respecto a esta clasificación propuesta, se puede aducir que el sistema de Innovación y Ejecución, tienen el mismo objeto, y en definitiva el mismo peso en la empresa. La razón para separar ambas áreas es doble. Por una parte, el balanceo de los intereses a corto plazo (encarnados por el Capital y Ejecución) respecto al largo plazo (Gestión e Innovación), y por otro, balancear el peso específico a nivel de individuos integrantes. El Capital y la Gestión están formados por un número menor de personas que la Innovación y la Ejecución.

Por otra parte, para que el modelo sea práctico y equitativo, debe tener en cuenta la evolución temporal de la empresa, ya que por ejemplo, al inicio del proyecto no puede tener el mismo peso específico el Capital que el sistema de Innovación, y por tanto ni el riesgo ni la recompensa pueden ser estáticas. En concreto, para lanzar un proyecto, es necesario establecer las condiciones de rentabilidad esperadas, o bien el payback previsto, de acuerdo a las condiciones de contorno del negocio. Durante el arranque del proyecto empresarial, el riesgo solo lo adquiere el Capital hasta el punto de obtención de rentabilidad, a partir del cual los riesgos son compartidos de forma más equitativa. Esta curva de

(48)

evolución debe ajustarse, tanto en el reparto de la rentabilidad, como en la toma de decisiones.

No se busca que el Capital tenga límites en su rentabilidad, sino que esta se ajuste al valor real del Capital inversionista, que es muy alto al comienzo de la empresa, pero no puede ser ilimitado. También la retribución salarial deberá estar acorde a la responsabilidad y aportación individual al logro empresarial. Se debe establecer una clara política de objetivos que compense a quien más colabora y se corresponsabiliza del resultado. En aras a un adecuado respeto a la diversidad, puede haber integrantes que solo deseen participar con su tiempo y sus habilidades (ideas, creatividad, conocimientos, fuerza y/o inteligencia) al proyecto empresarial. Su retribución, dedicación y el grado de interacción en las decisiones irán en consonancia.

La estructura del capital y el reparto de responsabilidades y dividendos pueden seguir un modelo similar al que se presenta en el siguiente gráfico. Obviamente tanto el retorno del capital como la estructura accionarial o de decisión dependerá del tipo de negocio y del plan para su desarrollo. Pero solo modelos tendentes a la equidad serán aceptados en una sociedad en la que el valor del capital será relativo para la obtención del éxito empresarial. En una verdadera sociedad hacker y del conocimiento, la “idea motor” o la gestión de su

(49)

La corporación hacker

Geral Corvit 47

arranque no son los únicos factores de rentabilidad y ventaja competitiva. Cada individuo es realmente una pieza de valor en la empresa.

Ilustración 1 – Gráfica de Evolución de poder de decisión El plan de negocio de una empresa hacker debe establecer las distintas fases por las que atraviesa el proyecto. El peso de cada unos de los sistemas empresariales, y con ello el reparto de acciones, y el número de votos en los órganos directivos vendrá determinada por su evolución. En una primera fase será el Capital, quien tome todas las decisiones, compartidas con el sistema de gestión, ya que la organización de toda empresa se debe orientar a superar el punto crítico de rentabilidad. En una segunda fase, el sistema de Ejecución, con

0% 20% 40% 60% 80% 100%

AÑO 1 AÑO 2 AÑO 3 AÑO 4 AÑO 5 AÑO 6 AÑO 7

CAPITAL GESTIÓN INNOVACIÓN EJECUCIÓN

(50)

operaciones ya definidas pasa a tomar más relevancia, hasta que la propia renovación requiere una mayor presencia del Sistema de Innovación. Una vez el proyecto se consolida, se consigue el punto de equilibrio entre los cuatro sistemas. Hay que notar que la curva es replicable a cada uno de los proyectos que se agregan a la actividad empresarial, con lo cual debe ser revisada continuamente.

Para que el modelo funcione, cada área debe implicarse en su desarrollo, y la lealtad y confianza entre cada una de las partes de la empresa debe apoyarse en una total transparencia. En definitiva, todos los actos y decisiones empresariales, serán acordes con los valores éticos de la empresa y piedra angular para la implicación y generación de expectativas. La confianza es la verdadera creadora de impulso y crecimiento en la empresa; el impulso de la ilusión.

En la actualidad, la capacidad de decisión es acorde a la estructura del capital. Es decir, el rumbo de la empresa está en manos del Capital. Las leyes que lo regulan deberán cambiarse para evolucionar hacia una sociedad coherente con el pensamiento “hacker”. De facto, y como ya se ha indicado anteriormente, diversos autores han denunciado la usurpación del poder empresarial por parte de los Gestores corporativos frente a los verdaderos

(51)

La corporación hacker

Geral Corvit 49

dueños o accionistas de las corporaciones. En todo caso y con la legislación actual, es el Capital quien debe realizar cualquier cesión del poder. El inversor debe ser consciente que una organización hacker coherente con los valores sociales generará más beneficios y ventajas competitivas que la actual organización, hipócrita y algo neurótica. En definitiva una estructura obsoleta y en crisis, que viene determinada por visiones mercenarias y cortoplacistas.

La elección de los órganos de decisión no puede ser rígida, y deberá ser reestudiada en cada cambio organizativo. Cada uno de los sistemas tendrá una parte equitativa de la capacidad en la decisión. Lo ideal sería un peso del 25% por cada uno de los cuatro órganos (Gestión, Ejecución, Innovación y Capital), pero dependerá de la naturaleza del negocio que determinará si es intensiva en capital, fuerza de trabajo, u otro cualquiera. La “separación de poderes” en el modelo propuesto, trata de repartir responsabilidades y capacidad de decisión. Se debe tener en cuenta, tanto la aportación cuantitativa y el valor aportado por cada sistema, como la capacidad de decisión individual de las personas. En la sociedad hacker, cada persona de forma autónoma quiere tener la capacidad de decidir sobre su futuro. Todos los integrantes de la empresa deben poder decidir los asuntos más significativos de su propio trabajo. Para ello, cada uno de los sistemas debe

(52)

auto-organizarse de la forma más anti-jerárquica y democrática posible. En todo caso, parece difícil que la mayor parte de las decisiones empresariales puedan tomarse de forma asamblearia. La razón principal es que la naturaleza de la actividad empresarial requiere tomar decisiones de forma ágil y rápida. Por ello, cada uno de los órganos de la empresa, deberá delegar su poder de decisión en comités o personas concretas. Pero dichas asambleas deben tener poder real y directo en decisiones de calado, como pueden ser el retirar el apoyo a sus delegados en cualquier momento, si se considera que ha “traicionado” su confianza o la misión que se le ha encomendado.

La estructura directiva puede ser similar a la de la actual corporación. El poder de decisión residirá en un consejo de administración, un comité de dirección o en la delegación en un Director General. Pero el órgano directivo debe estar avalado por todo el sistema empresarial (Gestión, Ejecución, Innovación y Capital). Únicamente destacar que el modelo basado en innovación y conocimiento aumentará la tendencia de una organización proyectizada y volcada en la creación de novedades.

A continuación se propone un organigrama de la empresa acorde con lo anteriormente definido:

(53)

La corporación hacker

Geral Corvit 51

Ilustración 2 – Modelo de organigrama de la empresa hacker La asamblea general sería la encargada de elegir a los representantes de Consejo de Administración, entre aquellas personas que los distintos órganos o sub-asambleas presenten como candidatos. P.ej. El área de Ejecución propondría a los candidatos que les representarían y formarían parte del Consejo, pero estos serían elegidos por la asamblea general.

Innovación

Gestión

Capital

Ejecución

Dirección General Dirección de Proyectos s Asamblea general Dirección d e Proyectos Consejo de Administración Dirección de Proyectos Director de Proyectos Dirección de Proyectos Dirección de Proyectos Dirección Área

(54)

La cantidad de consejeros depende de la evolución de la empresa pero siempre tendente a una equidad de decisión (25% en caso ideal).

Las sub-asambleas, además de proponer los candidatos al Consejo, también elegirán a sus directores entre los que más méritos tengan para ello. Cada órgano debe aprobar periódicamente el perfil necesario para acceder a un cargo de “Dirección colaborativa”. Entre los requisitos para el acceso a un cargo estarán la adecuada evaluación de las personas en 360º, así como los méritos, y conocimientos que deba contener su curriculum. Este modelo, hace que el poder real de decisión, permanezca en la comunidad, no solo en una de sus partes. A la vez permite que exista equidad y valoración de méritos en los órganos de decisión. Los cargos serán temporales, y sometidos a periódica evaluación, con lo cual siempre se mantiene el principio de transparencia y equidad. El modelo debería modificarse para adaptarse a las circunstancias del negocio concreto. En algunos casos, puede ser necesario que parte del área de gestión intervenga en cada sub-asamblea, de forma que actué realmente como coordinadora de toda la visión empresarial.

Parece difícil y casi utópico que en un corto plazo los detentadores del Capital y/o del control organizativo (los gestores) abandonen su papel preeminente y

(55)

La corporación hacker

Geral Corvit 53

privilegiado para dar entrada a otras áreas. Pero la coherencia se abrirá paso conforme existan ejemplos de eficacia y alta rentabilidad en corporaciones colaborativas. Es inviable seguir inmersos en un “Fraude Inocente” que sustenta la incoherencia y los privilegios de unos pocos, frente a una mayoría formada y con conexión en red.

Una vez establecida la estructura organizativa, los siguientes capítulos revisarán cada área de una empresa tradicional, para evaluar su actividad dentro de una organización hacker.

(56)
(57)

Geral Corvit 55

La Dirección

facilitadora

El área de Gestión, incluye todas las unidades de soporte que permiten y facilitan la organización de la comunidad/empresa. Actualmente pueden asimilarse a la Dirección corporativa, Administración y Finanzas, Control de Gestión o Dirección de Personas. Son la amalgama que requiere una organización para su funcionamiento. El sistema de Gestión está al servicio del resto de áreas, para facilitar y coordinar la obtención del máximo valor. La colaboración entre cada uno de los actores debe ser su foco de actuación. Son los garantes de los valores hacker y actúan como delegados de la comunidad para velar por sus necesidades.

La Dirección suele representarse en la cúspide de la pirámide jerárquica. Esto cambia radicalmente en el pensamiento hacker. Su autoridad para tomar decisiones, es limitada y proviene de la delegación del poder de toda la comunidad. Es decir, la dirección ya no responde solo al Capital, representado actualmente por el Consejo de Administración. Responde a toda la comunidad y está a su servicio. La dirección debe ejercerse de

Figure

Actualización...

Related subjects :