# e l f u t u r o e s n u e s t

12  Descargar (0)

Texto completo

(1)

# e l f u t u r o e s n u e s t r o

somosrenovacionppd@gmail.com @renovacionppd @somosrenovacionppd

(2)

SOMOS

RENOVACIÓN

ESTE DOCUMENTO ES UN ESFUERZO COLECTIVO PARA APORTAR AL DEBATE POLÍTICO

Necesario y urgente que ha iniciado el progresismo en general y el Partido por la Democracia en particular.

Se agradecen los comentarios, los cuales pueden ser enviados a:

E-mail:somosrenovacionppd@gmail.com Twiter y Facebook: @renovacionppd Instagram: @somosrenovacionppd

(3)

Análisis Político

EL AGOTAMIENTO DE UN MODELO DE

COALICIÓN Y DE UNA FORMA DE GOBERNAR.

Nuestra coalición se fue desgastando y el gobierno de Michelle Bachelet no fue capaz de transformar en mayoría política y electoral.

las transformaciones legislativas y culturales que

llevó adelante. Las clases medias emergentes dejaron de ser interpretadas por nuestras propuestas. Se hace patente en Chile, con una década de atraso, la crisis del socialismo democrático.

LA DERROTA ELECTORAL Y POLÍTICA DE LA NUEVA MAYORÍA, DE

SUS PARTIDOS Y DEL CANDIDATO PRESIDENCIAL ES PRODUCTO

DE MÚLTIPLES FACTORES, ENTRE LOS CUALES SE IDENTIFICAN LOS

SIGUIENTES:

(4)

PÉRDIDA DE LA

VOCACIÓN UNITARIA DE LA NUEVA

MAYORÍA.

Dos candidaturas a la presidencia con listas parlamentarias que redujeron su eficiencia electoral en un nuevo sistema proporcional fueron un factor clave que explica la derrota.

La irrupción de una alternativa a “la izquierda”

representada por el Frente Amplio consolidó un mal resultado.

La corrupción administrativa, el financiamiento empresarial de la política redujo la credibilidad de nuestros proyectos.

La ausencia de renovación de los actores y de las propuestas programáticas selló un resultado adverso que se incubó en los últimos años.

El PPD respaldó lealmente a Ricardo Lagos hasta su retiro de la contienda electoral. El resultado es una candidatura de Guillier sin el respaldo vigoroso de una elección primaria, sin una adecuada relación con los partidos, con evidente déficit en su comando de campaña, distanciado del gobierno y los partidos y con escasos recursos para el despliegue territorial. Debimos ser más enérgicos en afrontar estas debilidades y proponer alternativas que pudiesen haber resuelto problemas que influyeron en el fracaso electoral presidencial.

LA IRRUPCIÓN

FALLIDA DE

GUILLIER Y SU

COMANDO.

(5)

LA URGENTE RENOVACIÓN

La Nueva Mayoría paga caro la lenta renovación de sus figuras más visibles, a lo que tampoco escapa nuestro partido. Este fin de ciclo obliga a nuevas generaciones a asumir sobre sus hombros la necesaria y profunda autocrítica junto a la audacia y decisión de iniciar una nueva fase política que supere la derrota electoral a 4 años plazo.

Debemos impulsar con fuerza las nuevas ideas y recuperar la sintonía con las organizaciones sociales de viejo y nuevo cuño.

¡La renovación es urgente e imprescindible!

Debemos realizar un proceso sistemático y profundo de análisis de la realidad política y de las razones que explican por qué el PPD debilitó sus rasgos identitarios, reduciendo su atracción como partido innovador, vanguardista, capaz de comprender antes que otros el cambio vertiginoso de la sociedad moderna globalizada e inequitativa.

Para ello proponemos un

proceso de reflexión de 8

meses, a partir de marzo

de 2018 que permee a

(6)

nuestros nuevos militantes y reconstruya orgánicamente al PPD y culmine con un Congreso Ideológico – Programático de nivel Nacional y que coincida con la realización de un Congreso de la Internacional Socialista, en nuestro país, situando así a Chile en el epicentro del debate sobre la crisis y las oportunidades del socialismo democrático en el siglo XXI.

Proponemos que el Consejo designe una Comisión Política- Programática que será la encargada de llevar adelante el desarrollo del debate programático y

orgánico (que deberá revisar y proponer, si así se concluye, una Reforma estatutaria).

Proponemos a su vez, un

proceso eleccionario interno

democrático competitivo,

transparente y participativo

a realizarse en el mes de

mayo, luego de dos meses de

campaña fraternal que forme

parte integral del proceso

de análisis y renovación

partidaria. Que todos quienes

deseen competir lo hagan y

teniendo claro que elegiremos

una Comisión Electoral que

de plenas garantías a todos

los militantes dispuestos a ser

candidatos.

(7)

“EL MIEDO INCONCEBIBLE A LA POBREZA”

Y LAS CAMPAÑAS PROFESIONALES DEL TERROR.

El temor movilizó a los indecisos, por lo menos a 500.000 nuevos votantes de Piñera en segunda vuelta. Las aspiraciones de seguridad económica y crecimiento fueron mejor interpretadas por el candidato de derecha y no por el progresismo.

La estrategia central fue atraer los votos de Beatriz Sanchez,

descuidando los efectos de una campaña del terror muy bien

implementada desde las sospechas de intervención en el

ranking del Banco Mundial sobre nuestra economía a la imagen

de la Venezuela de Maduro con su polarización y desgobierno.

(8)

E L F U T U R O

Preguntas para enfrentar

¿Somos partidarios de la integración

regional?

¿Cuáles son nuestros principios compartidos?

¿Qué significa ser del PPD en Chile hoy?

¿Cuál es el valor concreto que le otorgamos a

la democracia interna?

¿Cuál es nuestra evaluación de los Gobiernos de la Concertación y la

Nueva Mayoría?

¿Cómo reduciremos la desigualdad

junto a un sostenido crecimiento?

¿Cómo enfrentaremos

positivamente el proceso migratorio?

¿Cuál es el papel de

la cultura en nuestra sociedad?

¿Cómo descentralizamos el poder en todos

los ámbitos?

¿Cómo modernizar el Estado y hacemos más justas las relaciones

económicas?

¿De qué manera abordaremos los temas del futuro como la inteligencia artificial, Big Data, manipulación genética, extensión

de la vida, entre otros?

(9)

Propuestas

del Futuro

Ser progresista en Chile hoy significa profundizar nuestro compro- miso con la democracia, los derechos humanos y la dignidad de las personas, debemos seguir defendiendo los derechos ciudadanos y ampliando las libertades. Y, como elemento esencial, desarrollar una política económica que tenga como eje central el crecimiento hy una justa distribución de la riqueza.

Asumimos con plena responsabilidad que culmina un ciclo político en el cual nuestro partido ha sido protagonista. La nueva fase requiere un nuevo PPD que proponga los nuevos desafíos del siglo XXI.

Debemos posicionarnos desde la renovación del socialismo democrático, profundizando nuestra alianza con el PS y el PR.

En lo inmediato explorar acuerdos puntuales con la DC y, eventualmente con el PC y en el mediano plazo con el Frente Amplio. En todos los casos sin perder nuestra propia identidad.

Nuestro nuevo ideario programático debe incluir los desafíos de la integración regional, el crecimiento económico, la persistente desigualdad de ingreso y oportunidades, los procesos migratorios, la sustentabilidad ambiental, la descentralización del poder, la modernización del Estado, la educación para los ciudadanos del siglo XXI, un nuevo sistema previsional que tenga elementos sustantivos de solidaridad, el envejecimiento de la población, la manipulación genética, la inteligencia artificial, entre otros temas.

La renovación del tipo de partido, las prácticas internas, formar los líderes y candidatos a las futuras elecciones se impone como tarea fundamental para enfrentar con éxito este nuevo ciclo.

Proponemos la conformación de una Comisión Política Estratégica que acompañe a la nueva directiva en la concreción de este nuevo proceso de renovación.

Postularemos realizar las elecciones internas del PPD en Mayo de 2018. Estas deben ser competitivas, participativas, democráticas y formar parte integral de un proceso de renovación del PPD.

Necesitamos practicar la unidad y diálogo político con otros actores del progresismo, la participación ciudadana y la articulación con los movimientos sociales.

(10)

El PPD seguira siendo la Fuerza

Progresista de Chile

Hace ocho años, después de la derrota electoral de Eduardo Frei, se realizó la Directiva Nacional Antonio Román para discutir sobre la crisis que enfrentó la Concertación después de dos décadas exitosas gobernando el país. En ese minuto se desarrolló un acta que recogió las reflexiones de esa instancia, algo no muy distinto a lo que vivimos hoy.

En este escenario, aquella directiva nacional tuvo nombre y le colocamos el nombre de un dirigente que nos había fallecido hace unos meses atrás. Antonio Román fue parte de una generación que se llevó lo peor de la dictadura: dirigentes universitarios torturados, relegados, porque les costó mucho terminar sus carreras.

Entonces, cuando hablamos de la crisis, de las causas de la derrota, necesariamente debemos ponerlo en perspectiva, porque al igual que en

el 2009, está derrota es dura, grave en nuestro mundo, puede ser hasta definitiva, pero no nos perdamos porque es una derrota electoral.

Las derrotas que sufríamos en tiempo de dictadura eran de destrucción física, de persecución y conllevó a muchas muertes y desaparecidos.

En esta perspectiva recordemos cuatro puntos que dejó esa directiva nacional: nos comprometemos a escuchar y representar a la ciudadanía y las organizaciones sociales; tenemos que renovar nuestra plantilla de candidatos, apostar por los jóvenes y las mujeres; nos comprometimos a realizar primarias en todas las elecciones populares;

y, elecciones interna con plena participación y democracia.

Aquí hay un indicador, ¿Cuántas organizaciones estudiantiles, de DIPUTADO MARCO

ANTONIO NUÑEZ

(11)

trabajadores, animalistas, de igualdad de género y otras que han surgido, está el PPD?; en ocho años tuvimos ocho elecciones, de las cuáles, ¿Cuántos nuevos liderazgos surgieron? ¿Cuántos de ellos fueron realmente competitivos?;

¿Cuántas primarias realizamos?;

¿Cuántas elecciones internas y democráticas hemos realizado?

¿Cuánto hemos debatido?

Finalmente, ¿De qué valió el compromiso de la Directiva Nacional Antonio Román?

Como PPD no hemos cumplido con nosotros y a medias tintas con la ciudadanía. La discusión que nos merecemos debe estar apegada a los principios básicos que un partido político democrático debe materializar en siglo XXI. El discurso debe estar en sintonía con nuestras acciones.

Entonces, detengámonos en lo que creemos estamos más carentes, la interna partidaria, si no resolvemos este punto bien difícil será salir a defender nuestro legado y ser oposición al nuevo gobierno de Sebastián Piñera.

En los últimos ocho años todas las elecciones internas han sido parecidas, con un factor que se alineó en cada una de ellas “El Consenso”. En sí el consenso tiende a ser bueno pero el consenso por el consenso, para quitar el balance en término de ideas, de liderazgos, de propuestas, en este partido pasa a ser tóxico porque lo que se pretende es esconder un proceso.

Si analizamos nuestros estatutos contempla la “integración”, es decir, los que ganan y pierden tienen la oportunidad de ingresar a la Mesa Nacional o Directivas Regionales. ¿Por qué no competimos?

Debemos ser realistas, somos un partido que se activa

fundamentalmente en las elecciones.

Si hoy sufrimos más que otros la derrota tiene que ver principalmente porque somos un partido electoral.

Proponemos iniciar un proceso que nos permita reflexionar y debatir de manera transparente, sin utilizar el análisis para no hacer elecciones.

Creemos que se pueden hacer las dos cosas a la vez y en sintonía con nuestra cultura partidaria, manteniendo nuestro Estado de Congreso sumado a una campaña propositiva. Porque ya no se sostiene extender una directiva cuestionada y menos hacer una transitoria elegida a dedo.

Llegó el momento, pensando en Antonio Román y muchos otros, que les tocó mucho más duro de lo que vivimos hoy, es la última oportunidad para seguir siendo La Fuerza Progresista de Chile.

(12)

# e l f u t u r o e s n u e s t r o

somosrenovacionppd@gmail.com @renovacionppd @somosrenovacionppd

Figure

Actualización...

Referencias

Related subjects :