REVUELTAS DE ESCLAVOS

In document LEER Y DESCARGAR: LA LUCHA DE CLASES EN LA ANTIGUA ROMA (página 67-72)

LA REVUELTA DE LOS ESCLAVOS

REVUELTAS DE ESCLAVOS

Sin embargo, la esclavitud, en general, no es posible sin un régimen de terror. Las condiciones de los esclavos en los grandes latifundios empeoraron continuamente en la República tardía. El esclavo no tenían derechos y tuvo que aceptar cualquier condición que el patrón ofreció. Ellos podían verse obligados a trabajar, mantenerse en los cuarteles y ser alimentados tanto como se necesitaba para mantenerlos vivos. Mientras que un obrero asalariado libre (al menos en teoría) puede elegir a su empleador, y retirar su mano de obra para ejercer presión para obtener salarios más altos, esto no es posible para un esclavo. La única alternativa era escapar, pero un esclavo que escapaba de su amo o rechazaba el trabajo, era condenado a muerte.

La única restricción real sobre los malos tratos o negligencia fue similar a la implicada en el cuidado de un caballo o un buey. Si un esclavo moría se convertía en una pérdida para el propietario, que tendría que pagar dinero por un reemplazo. Si había escasez de esclavos, esto hubiera sido un argumento para tratarlos bien. Sin embargo, en un período en que los ejércitos romanos fueron conquistando el mundo, los esclavos eran “baratos” y los ricos oligarcas no tenían ninguna razón para tratar a los esclavos humanamente. En una época de guerras sin fin y de guerras civiles, el precio de los esclavos se redujo de forma continua, como cautivos inundaron el mercado.

Hubo un proverbio romano: “tantos esclavos - tantos enemigos”. Es por eso que Platón, Aristóteles y el Mago cartaginés, advirtieron a los patrones sobre lo peligroso de reunir a esclavos de la misma nacionalidad, advirtiéndoles que debían separar a las familias para que no pudieran combinarse y conspirar contra sus amos. Los propietarios de esclavos siempre estaban preocupados de la posibilidad de una insurrección de esclavos. Los romanos libres vivían de forma permanente como un hombre sentado sobre un volcán a la espera de que entre en erupción. Por lo tanto, cualquier expresión de insubordinación fue castigado con extrema crueldad. Esto explica porqué incluso los delitos menores eran castigados de forma sádica y brutal.

Dado que, a los ojos de la ley, los esclavos eran propiedad privada, el poder del amo sobre el esclavo (dominica potestad) fue absoluto. Se le permitió torturar, degradar, golpear sin causa, e incluso matar a un esclavo viejo o enfermo. Un esclavo no podía legalmente ser el titular de ninguna propiedad, hacer contratos, o casarse, y podría testificar en la corte sólo bajo tortura. Si un esclavo trataba de huir, podía esperar ser cazado como un animal, quemado con hierro, o incluso muertos. Muchos casos de extrema crueldad han sido registrados. Vedijas Pollo arrojó a un estanque de lampreas a un esclavo que rompió un plato de cristal, para que esos horribles peces se lo comieran vivo. Por negligencia o mala conducta los niños esclavos eran castigados a menudo con la flagelación. En el caso más grave, los esclavos eran vendidos para ser gladiadores. Puesto que nada era tan temido por toda Italia, como un levantamiento de los esclavos, cualquier intento contra la vida de un patrón o tomar parte en una insurrección, se castigaba con la muerte para el criminal y su familia en la forma más agónica: la crucifixión.

De hecho, después de la derrota del levantamiento de Espartaco, Pompeyo erigió seis mil cruces a lo largo de la Vía Appia de Roma, en cada uno de los cuales fue clavado un sobreviviente de la batalla final. De hecho, se usó la palabra cruz (transversal) entre los esclavos como una maldición.

A pesar de todas estas medidas represivas –de hecho, se podría decir, producto de ellas– hubo varias revueltas de esclavos en gran escala, de los cuales el levantamiento de Espartaco es el más conocido, pero hubo varios otros casos. La primera rebelión de esclavos de la que hay registros tuvo lugar en Sicilia entre los años 135-132 a.C. El levantamiento fue provocado por los grandes cambios en la propiedad resultantes de la expulsión final de los cartagineses, a mediados de la Segunda Guerra Púnica, cuando un ejército de especuladores de Italia se precipitó en la isla y con el malestar general de los sicilianos, compró grandes extensiones de tierra a muy bajo precio, o directamente se convirtieron en ocupantes de las tierras que habían pertenecido a los sicilianos partidarios de los cartagineses y que habían sido decomisados por Roma después de la ejecución o la huida de sus propietarios. Los sicilianos partidarios de los romanos por el contrario, se habían enriquecido gracias a la la esclavitud y la hambruna de sus compatriotas. Después de los estragos de la guerra Italia tenía una enorme necesidad de de producir granos y la abundancia de esclavos “baratos” fue utilizada para producir ese grano que tenía un mercado asegurado. Por lo tanto, Sicilia fue inundada con esclavos, empleados para cultivar cereales para los grandes propietarios de la tierra. Los esclavos estaban tan mal alimentados que comenzaron robar a los sicilianos más pobres; y los amos estaban contentos de que sus esclavos lo hicieran, de esa forma eran mantenidos a expensas de los demás. Después de setenta u ochenta años, las presiones estallaron en la

Guerra Servil, que fue acompañada de las más horribles atrocidades.

Las fuentes romanas nos dan una idea de la clase de mal tratamiento que provocó este levantamiento, que fue acompañado por las atrocidades más horribles. Uno de los propietarios de esclavos, Amovilidad, se nombra específicamente (junto con su esposa) como uno de los más crueles:

“36. Adquisición de gran número de esclavos, él los trataba atrozmente, marcado un sello con hierro ardiente sobre los cuerpos de los hombres que en sus propios países habían sido libres, pero por haber sido capturados en la guerra habían llegado a conocer el destino de un esclavo. A algunos de ellos les pusieron grillos y fueron empujados a los corrales de esclavos; él designado a otros para que fueran sus pastores, pero descuidaba proporcionarles ropa o alimentos adecuados.

37. Debido a su humor arbitrario y salvaje no pasaba un día sin que este mismo Damophilus no atormentara a algunos de sus esclavos sin causa justificada. Su esposa Metallis, se deleitó igualmente de estos castigos arrogantes, trató cruelmente a sus criadas, así como a cualesquier otro esclavo que caía en sus garras. Y a causa de los castigos injuriosos recibidos por los dos, los esclavos se llenaron de ira contra sus amos, y consideraron que no podían encontrar nada peor que sus desgracias; así que comenzaron a conspirar para la revuelta y asesinar a sus amos”.

Atormentados mas allá de todo límite de resistencia, los esclavos se vengaron. Damophilus y Metallis fueron ambos asesinados. Sin embargo, su hija, que había tratado a los esclavos amablemente, se salvó, y este detalle fue señalado por el historiador romano como prueba de que los esclavos no eran naturalmente sanguinarios, que sólo deseaban vengarse de los tormentos indecibles infligidos a ellos. Cuando el ejército de esclavos capturó la ciudad de Enna se nos dice que mataron a “muchos”, y en general los historiadores romanos hacen hincapié en las lesiones infligidas los ciudadanos libres. Pero debemos estar en guardia aquí, ya que estaba en los intereses de estos historiadores ensombrecer el movimiento de los esclavos tanto como fuese posible con el fin de justificar las represalias sangrientas que más tarde infligieron a los rebeldes derrotados.

No sabemos casi nada del líder de esta revuelta, excepto que era un esclavo nacido libre llamado Eunus, y parece haber nacido en Siria. Se presentaba a sí mismo como “rey Antíoco,” Euno llevó a los esclavos de la parte oriental de Sicilia y tenía fama de ser un mago, evidentemente porque los romanos estaban avergonzados de que un mero esclavo liberto pudiera desafiar su poder, por lo que le atribuyeron poderes mágicos, (tonterías similares fueron escritas acerca de Espartaco). Una fuente romana nos informa:

“En tres días Euno había armado, lo mejor que pudo, más de seis mil hombres, además de otros que marcharon a su espaldas, que sólo tenían hachas y mazos, cinchas y hoces, o estacas endurecidas al fuego, o incluso los palos de las asaderas; y por donde pasó asoló las haciendas en los campos. Entonces, ya habiendo reclutado un número incalculable de esclavos, que al unirse en el combate se aventuraron incluso a luchar contra los Generales romanos, venciéndolos en varias ocasiones por la superioridad numérica, porque ahora tenía más de diez mil soldados”.52

Al mismo tiempo, en la parte occidental de la isla, un patrón ‘encargado’ de esclavos o vílico llamado Cleon (también, como es natural, acreditado por los poderes religiosos y místicos) reunió a un ejército de esclavos. Es interesante que Cleón era un gerente o supervisor de esclavos, es decir, un hombre que fue reconocido por su amo, un “hombre de confianza” a quien le habían sido reconocidas suficiente lealtad, inteligencia y fuerza de carácter para ser puesto a cargo de otros esclavos. La historia conoce muchos ejemplos similares de este tipo de cosas. Se sabe, por ejemplo, que la mayoría de los motines dentro de los ejércitos a lo largo de la historia fueron organizados y dirigidos por los sargentos u otros Suboficiales. Esta clase de individuos que emergen desde los rangos más bajos de las fuerzas militares y desde las capas mas bajas de la sociedad tienden a ser sujetos que producen identificación, y convertirse rápidamente en líderes naturales de la clase obrera. La misma fuente nos dice: “17. Mientras tanto, un hombre llamado Cleon, un siciliano, comenzó otra revuelta de esclavos. Y aunque había muchas esperanzas de todo el mundo de que los grupos revolucionarios entraran en conflicto uno contra el otro, y que los rebeldes se destruyeran mutuamente y libraran a Sicilia de tener que luchar, en contra de las expectativas, los dos grupos unieron sus fuerzas, Cleon subordinó a Euno en su propio comando, y le otorgó,

por así decirlo, la función de un general que sirve a un rey; su banda estaba compuesta por cinco mil hombres”.53

Las fuentes romanas se vieron obligadas a regañadientes a rendir homenaje a la valentía de los esclavos rebeldes:

“18. Poco después, entablaron una batalla con un General llegado de Roma, Lucio Hypsaeus, que tenía ocho mil soldados de Sicilia, los rebeldes lograron la victoria, ya que ahora ya contaban veinte mil. En poco tiempo su banda alcanzó un total de doscientos mil [posiblemente esta cifra incluye a las mujeres y los niños también], y en numerosas batallas con los romanos se desempeñaron bien, rara vez fallaron”.54

De manera significativa, la noticia de la rebelión en Sicilia provocó revueltas de los esclavos en otras partes; incluso en Roma:

“19. Se corrió un rumor sobre una revuelta de ciento cincuenta esclavos, unidos en banda en Roma, de más de un millar en el Ática, y de otros en Delos y muchos otros lugares. Pero gracias a la rapidez con la que las fuerzas fueron movilizadas y a la gravedad de sus medidas de castigo, los magistrados de estas comunidades a la vez eliminaron a los rebeldes y llevados a sus sentidos algunos que estaban dudando y al borde de la revuelta. En Sicilia, sin embargo, el problema creció.

“20. Ciudades fueron capturadas con todos sus habitantes, y muchos ejércitos fueron cortados en pedazos por los rebeldes, hasta que Rupilio, el comandante romano, recuperó Tauromeniun para los romanos, sitiándolo con un estricto cerco y confinando a los rebeldes en condiciones de coacción infame para rendirlos por el hambre: condiciones de tal manera que, comenzando por comerse a los niños, siguieron con las mujeres, sin abstenerse por completo incluso de comerse el uno al otro. Fue en esta ocasión que Rupilio capturó a Comanus, el hermano de Cleón, que estaba tratando de escapar de la ciudad sitiada”.55

El senado romano se vio obligado a enviar el ejército romano para poner fin a la guerra de esclavos. Las crónicas romanas que han llegado hasta nosotros, lo describen más astuto, que capaz; pero debe tenerse en cuenta que estos informes fueron escritos por sus enemigos que no de ninguna manera deseaban presentar una mirada favorable de Euno. A su lugarteniente Cleon, se le dio el crédito para las muchas victorias que logró sobre las fuerzas romanas; pero debió Euno debió tener un papel importante en esas victorias. Este jefe rebelde debe haber sido un hombre de capacidad considerable para haber mantenido su posición tanto tiempo, después de haber ordenado la muerte de aquellos que creían ser sus superiores. Cleon cayó en la batalla, y Euno fue hecho prisionero, pero murió antes de que pudiera serle impuesto ningún castigo.

Esta fue la primera de una serie de tres revueltas de esclavos en la República romana. Una segunda rebelión de esclavos duró desde el 104 a.C hasta el 100 a.C. El líder de esta revuelta de esclavos llamado Salvius lideró a los esclavos

53 Ibíd 54Ibíd 55 Ibíd

en el este de Sicilia, mientras que Athenión lideró a los esclavos occidentales. Suprimir la revuelta le tomo a Roma cuatro años. El cónsul romano M. Aquilas sólo logró sofocar la revuelta después de un gran esfuerzo. Además de estos levantamientos de esclavos, y la última, más grande y más famosa revuelta de Espartaco, la guerra contra Aristónicus y su “Heliopolitas” en Asia Menor también era en realidad una guerra de los terratenientes contra los esclavos insurgentes.

En algunos casos, los trabajadores libres hicieron causa común con los esclavos. De hecho, en un momento dado, toda la isla de Sicilia cayó en manos de los esclavos. De acuerdo con los cálculos más moderados, los soldados activos del ejército de esclavos ascendió a por lo menos 70.000 hombres capaces de portar armas.56

La única manera de asegurar la total sumisión de los esclavos después de dicha revueltas fue mediante la aplicación de los métodos más despiadados y brutales. Por lo tanto, en todos los casos, la revuelta terminó con una matanza de los esclavos. En la capital de Sicilia, se ejecutaron 150 esclavos, en Minturnae 450, y en Sinuessa, tantos como 4.000. Después de la represión de la revuelta en Sicilia el cónsul Publio Rupilio ordenó que cada esclavo rebelde que fue capturado fuese crucificado; unos 20.000 en total.

CAPÍTULO 6

ESPARTACO: UN VERDADERO REPRESENTANTE

In document LEER Y DESCARGAR: LA LUCHA DE CLASES EN LA ANTIGUA ROMA (página 67-72)