• No se han encontrado resultados

CAPÍTULO II. CONSERVACIÓN DE ESPECIES PROTEGIDAS Y AMENAZADAS. 44

Artículo 66. Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias

1. En el seno del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial de Canarias (LESPEC), se integra el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias (CEAC), que incluirá los taxones o poblaciones de la biodiversidad amenazada de Canarias, según la información técnica o científica que así lo aconseje, incluyéndolos en algunas de las categorías siguientes:

a) En peligro de extinción: taxones o poblaciones cuya supervivencia es poco probable si los factores causales de su actual situación siguen actuando.

b) Vulnerable: taxones o poblaciones que corren el riesgo de pasar a la categoría anterior en un futuro inmediato si los factores adversos que actúan sobre ellos no son corregidos.

2. La catalogación, descatalogación o cambio de categoría de un taxón o población en el CEAC se realizará por la Consejería del Gobierno de Canarias competente en materia de medio ambiente, según la información técnica o científica que así lo aconseje, tras aplicarle los criterios de evaluación de especies amenazadas.

3. Pasan a formar parte directamente del Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias las especies a las que se refiere el apartado 1 de la disposición adicional octava de esta ley, con las categorías que se les asigna.

4. Cualquier persona u organización podrá solicitar la iniciación del procedimiento de inclusión, cambio de categoría o exclusión, con justificación científica de la medida propuesta.

46 Artículo 67. Efectos de la inclusión en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias.

1. La inclusión de un taxón o población en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias (CEAC) conlleva la aplicación del régimen de prohibiciones genéricas establecidas en el artículo 66 de esta Ley para todos los taxones y poblaciones incluidos en el LESPEC.

2. La inclusión de un taxón o población en la categoría de “en peligro de extinción”

conllevará la aprobación de un Plan de Recuperación en un plazo máximo de tres años. Dicho Plan incluirá las medidas más adecuadas para el cumplimiento de los objetivos previstos y, en su caso, la delimitación de áreas críticas.

3. En las áreas críticas y en las áreas de potencial reintroducción o expansión de estos taxones o poblaciones definidas como tales en los planes de recuperación, se fijarán medidas de conservación e instrumentos de gestión, específicos para estas áreas o integrados en otros planes, que eviten las afecciones negativas para las especies que hayan motivado la delimitación de esas áreas.

4. La inclusión de un taxón o población en la categoría de “vulnerable” conllevará la aprobación de un Plan de Conservación en un plazo máximo de cinco años. Dicho Plan incluirá las medidas más adecuadas para el cumplimiento de los objetivos previstos.

5. En el supuesto de taxones o poblaciones incluidos en el CEAC con los mismos problemas de conservación o ámbitos geográficos similares, se podrán elaborar planes conjuntos para todos ellos.

Artículo 68. Catálogo de árboles, arboledas y otra flora singular de Canarias.

1. Se crea el Catálogo de árboles, arboledas y otra flora singular de Canarias (CASC) en el que se inscriben inicialmente los ejemplares y conjuntos arbóreos relacionados en el anexo 1 de esta ley.

La Consejería competente en materia de medio ambiente del Gobierno de Canarias será la responsable de declarar la singularidad de los ejemplares o formaciones, que se incluirán en el Catálogo de árboles, arboledas y otra flora singular de Canarias, constituido como un registro administrativo de carácter público dependiente de la citada Consejería. Además, ejercerá la competencia de coordinación entre las administraciones implicadas, la de fomento de los valores a proteger, así como la de restauración del entorno o hábitat donde se ubique el ejemplar o formación.

2. Podrán ser declarados como árboles, arboledas y otra flora singular de Canarias aquellos ejemplares o formaciones vegetales de especies, tanto autóctonas como foráneas, que merezcan un régimen de protección especial por presentar características que les confieran a nivel regional un elevado valor, atendiendo, en el contexto de su especie, a su tamaño, forma, edad, rareza, interés científico, ambiental, cultural, histórico, educativo o social relevante u otras características análogas. Los requisitos para la declaración e inscripción, la documentación y la gestión del Catálogo se determinarán reglamentariamente.

3. La declaración de singularidad implica el establecimiento de un régimen especial de protección y tutela sobre los ejemplares y su entorno, que llevará aparejada la declaración de utilidad pública y de interés social a efectos de expropiación.

Cualquier persona física o jurídica, pública o privada, tiene el deber de proteger los árboles, arboledas y otra flora singular de Canarias y su entorno, así como el derecho al conocimiento y el disfrute de los mismos, en la forma que se determine reglamentariamente.

47 Del mismo modo, las personas propietarias del suelo donde radiquen los ejemplares singulares tienen la obligación de permitir el acceso al personal de la Administración debidamente acreditado para la realización de tareas de inspección, seguimiento y conservación de los mismos, así como de comunicar previamente al cabildo insular correspondiente el desarrollo de movimientos de tierras u obras físicas en el exterior de edificios o en el subsuelo, cuando se sitúen a la distancia que reglamentariamente se determine, y en todo caso en un radio de hasta 10 metros a partir del límite de la copa del ejemplar. La concesión de licencias de obras no exime de realizar dicha comunicación.

Las administraciones públicas, en sus respectivos ámbitos competenciales, establecerán medidas de fomento dirigidas al reconocimiento a las personas o entidades propietarias del suelo donde se localizan estas especies o formaciones como garantes de la pervivencia del ejemplar, pudiéndose establecer con esta finalidad acuerdos de Custodia del Territorio como mecanismo de cooperación entre la administración declarante y la persona propietaria del árbol, arboleda o flora singular.

4. Los Cabildos Insulares ejercerán la función inspectora, la autorizatoria sobre las intervenciones y usos permitidos, y las de fomento, conservación y seguimiento de los ejemplares declarados, fuera de los ámbitos urbanos y urbanizables. Asimismo, podrán disponer de catálogos de similar naturaleza de ámbito insular, debiendo comunicar los ejemplares incluidos, así como las incorporaciones o las bajas que se produzcan en el mismo a la Consejería competente en materia de medio ambiente a efectos de coordinación con el catálogo regional.

5. Los ayuntamientos deberán disponer de un catálogo de protección de árboles, arboledas y otra flora singular de interés municipal, en el que, además de aquellos ejemplares o formaciones de interés local, se incluirán los árboles, arboledas y otra flora singular recogidos en el catálogo regional o en el insular, localizados en su término municipal, debiendo comunicar los ejemplares incluidos, así como las incorporaciones o bajas que se produzcan a la Consejería competente en materia de medio ambiente y al respectivo cabildo insular a efectos de coordinación entre todos los catálogos.

6. Se consideran usos prohibidos, con carácter general, dañar, mutilar, deteriorar, arrancar o dar muerte a los ejemplares, así como modificar física o químicamente el entorno de modo que se produzcan daños a los mismos.

Igualmente, queda prohibida la recolección masiva de sus ramas, hojas, frutos o semillas y la instalación de plataformas, objetos o carteles que puedan dañar significativamente su tronco, ramaje o raíces. También queda prohibida la instalación, en el mismo ejemplar o en su entorno, de cualquier objeto, estructura o construcción que pueda dificultar o impedir la visión del ejemplar o conjunto protegido sin motivo justificado.

Queda asimismo prohibido el comercio y todo tipo de transacción con ellos, salvo la vinculada a la transferencia de la propiedad del terreno donde se ubique.

7. Las acciones descritas en el apartado anterior podrán ejercitarse excepcionalmente, previa obtención de la autorización de la Administración competente, motivada en una o más de las siguientes razones:

a) Para la conservación del ejemplar o para garantizar el desarrollo de actividades científicas.

b) Para evitar daños a la salud o a la seguridad de las personas.

Excepcionalmente, la persona titular de la Consejería competente del cabildo insular podrá acordar, para casos concretos motivados por un extraordinario interés o utilidad

48 pública, la concesión de autorizaciones para el ejercicio de conductas descritas en el apartado 6, no motivadas por las razones de las letras a y b de este apartado. La excepción descrita anteriormente se aplicará siempre y cuando se garantice la supervivencia del germoplasma del ejemplar o ejemplares afectados y la posterior restauración en lugar apropiado de plantones procedentes de dicho germoplasma.

Cuando el objeto de la autorización sea el trasplante de árboles sujetos al régimen de protección establecido por esta ley, se adoptarán las medidas necesarias para la supervivencia del árbol y su replantado en un lugar adecuado, público, si fuera posible, o, en su defecto, privado.

La Consejería competente en materia de medio ambiente del cabildo insular autorizará las actuaciones excepcionales previstas en los párrafos anteriores que afecten a árboles situados en suelo no urbanizable, mientras que mediante acuerdo del respectivo ayuntamiento se aprobarán las actuaciones excepcionales referidas a ejemplares radicados en suelo urbano y urbanizable.

Artículo 69. Criterios de evaluación y procedimientos de aprobación de especies amenazadas, protegidas y singulares.

1. El Gobierno de Canarias, a propuesta de la Consejería competente en materia de medio ambiente, regulará el procedimiento y los criterios para la inclusión de taxones y poblaciones en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial de Canarias y en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias, así como el procedimiento y los criterios para la inclusión de ejemplares en el Catálogo de árboles, arboledas y otra flora singular de Canarias (CASC), incluyendo un trámite de participación ciudadana.

2. La inclusión, cambio de categoría o exclusión de un taxón o población del LESPEC y del CEAC se producirá mediante Orden del departamento competente en materia de medio ambiente del Gobierno de Canarias.

3. La inclusión o exclusión de un ejemplar del CASC se producirá mediante Orden del departamento competente en materia de medio ambiente del Gobierno de Canarias, a propuesta del respectivo Cabildo Insular o a iniciativa del correspondiente Ayuntamiento. La inclusión o exclusión de ejemplares del catálogo insular de árboles, arboledas y otra flora singular de interés insular se podrá realizar a iniciativa del Ayuntamiento donde radiquen.

4. Reglamentariamente se establecerá el procedimiento de participación ciudadana para las propuestas de inclusión en el Listado y en los catálogos recogidos en este título.

Artículo 70. Excepciones a las prohibiciones para las especies incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial de Canarias.

1. Las prohibiciones establecidas en este capítulo podrán quedar sin efecto, previa autorización administrativa, si no hubiere otra solución satisfactoria, y sin que ello suponga perjudicar el mantenimiento en un estado de conservación favorable de las poblaciones de que se trate, en su área de distribución natural, cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

a) Si de su aplicación se derivaran efectos perjudiciales para la salud y seguridad de las personas.

b) Para prevenir perjuicios importantes a los cultivos, el ganado, los bosques, la pesca y la calidad de las aguas. Salvo en el caso de las aves, también se podrá aplicar esta excepción en caso de perjuicio importante a otras formas de propiedad.

49 c) Por razones imperiosas de interés público de primer orden, incluidas las de carácter socioeconómico y consecuencias beneficiosas de importancia primordial para el medio ambiente. Esta excepción no será de aplicación en el caso de las aves.

d) Cuando sea necesario por razón de investigación, educación, repoblación o reintroducción, o cuando se precise para la cría en cautividad orientada a dichos fines.

e) En el caso de las aves, para prevenir accidentes en relación con la seguridad aérea.

f) Para permitir, en condiciones estrictamente controladas y mediante métodos selectivos, la captura, retención o cualquier otra explotación prudente de determinadas especies no incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, en pequeñas cantidades y con las limitaciones precisas para garantizar su conservación. Esta excepción no será de aplicación en el caso de las aves.

g) Para proteger la flora y la fauna silvestre y los hábitats naturales.

h) Cuando por motivos de conservación o cumplimiento de los objetivos de los planes de recuperación o conservación de especies amenazadas, pudiera ser necesario intervenir sobre otras especies silvestres, sin menoscabo de la adopción de las adecuadas medidas de conservación sobre las mismas para evitar deterioros poblacionales.

i) En el supuesto de los recursos fitogenéticos para la agricultura y la alimentación.

2. En los supuestos de aplicación del último inciso del apartado 1, letra b), y del apartado 1, letra c), las administraciones públicas competentes especificarán las medidas mediante las cuales quedará garantizado el principio de no pérdida neta de biodiversidad, previsto en el artículo 2, c), de la Ley 42/2007 de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. En todo caso, estas medidas deberán ser justificadas con criterios científicos y de conservación de las especies amenazadas.

3. En los supuestos previstos en el apartado 1, letra d), se estará a lo dispuesto en el Real Decreto 53/2013, de 1 de febrero, por el que se establecen las normas básicas aplicables para la protección de los animales utilizados en experimentación y otros fines científicos.

4. En el caso de autorizaciones excepcionales en las que concurran las circunstancias contempladas en el apartado 1, letra f), la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad establecerá los mecanismos necesarios para garantizar, basándose en datos científicos rigurosos, que no existen otras alternativas viables y que el nivel máximo nacional de capturas se ajusta al concepto de "pequeñas cantidades".

Igualmente, se establecerán los cupos máximos de captura que podrán concederse, así como los sistemas de control del cumplimiento de dichas medidas, que deberán ser ejercidas antes y durante el período autorizado para efectuar la captura, retención o explotación prudente, sin perjuicio de los controles adicionales que deben también establecerse una vez transcurrido dicho período.

Artículo 71. Autorizaciones de uso sobre especies protegidas.

1. Las autorizaciones administrativas a que se refiere el artículo anterior deberán ser públicas, motivadas y especificar:

a) El objetivo y la justificación de la acción.

b) Las especies (o especímenes) a que se refiera.

50 c) Los medios, las instalaciones, los sistemas o métodos a emplear y sus límites, así como las razones y el personal cualificado para su empleo.

d) La naturaleza y condiciones de riesgo, las circunstancias de tiempo y lugar, y si procede, las soluciones alternativas no adoptadas y los datos científicos utilizados.

e) Las medidas de control que se aplicarán.

2. El plazo máximo de resolución será de tres meses. Transcurrido dicho plazo se entenderá desestimada la solicitud.

3. Estas autorizaciones serán otorgadas por el órgano competente en materia de biodiversidad del Gobierno de Canarias cuando se trate de especies terrestres en peligro de extinción y vulnerables que carezcan de plan de recuperación o conservación de ámbito exclusivamente insular en vigor, cuando la actividad tenga interés y ámbito exclusivamente insular, así como de especies terrestres en peligro de extinción, vulnerables, y, en general, especies del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESRPE) y en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial de Canarias (LESPEC), cuando la actividad se desarrolle en varias islas o se estime su interés regional, así como de especies terrestres nativas no catalogadas ni incluidas en el LESRPE o en el LESPEC. Así mismo, le corresponde el otorgamiento de la autorización de uso sobre los especímenes incluidos en el Catálogo de árboles, arboledas y otra flora singular de Canarias.

4. La autorización será congruente con la solicitud, pronunciándose sobre el total de especies e islas respecto a las que se solicita y zonas en las que se pretende efectuar el uso de dichas especies.

5. Cuando las especies y las zonas donde se pretende actuar están reguladas por sus propios planes y los estén ejecutando los Cabildos correspondientes, éstos emitirán informe antes de la autorización.

6. Las autorizaciones serán notificadas a los respectivos Cabildos Insulares.

7. Las autorizaciones se recogerán en una base de datos elaborada por el órgano competente en materia de biodiversidad del Gobierno de Canarias, al objeto de emitir los informes y datos a remitir anualmente al Ministerio competente en materia de medio ambiente y la Comisión Europea.

8. Las autorizaciones de uso de los árboles, arboledas y otra flora singular catalogada y el acceso a los recursos genéticos canarios serán otorgadas por el respectivo Cabildo Insular y serán notificadas al Ayuntamiento afectado y al órgano autonómico competente en materia de biodiversidad.

9. En ningún caso la obtención de una autorización de las reguladas en este artículo sustituye a la específica recogida en el artículo 107 de esta ley.

10. El Gobierno de Canarias establecerá mecanismos de control y seguimiento del uso de especies protegidas por personal investigador, centros de investigación, o particulares, tanto nacionales como extranjeros, sin las autorizaciones pertinentes para ello. Controlará, así mismo, que los registros de especies silvestres de Canarias que se produzcan en el sistema BIOTA dispongan de la correspondiente autorización, en los casos que proceda su previa obtención. No se autorizará el acceso a los recursos genéticos de Canarias sin las preceptivas autorizaciones de colecta de las especies silvestres.

51 Artículo 72. Programas de introducción, reintroducción o traslocación de especies protegidas o extintas en Canarias.

1. Los programas de introducción, reintroducción o traslocación de especies protegidas o extintas en Canarias, deberán contener, como mínimo, los siguientes apartados:

A) Memoria informativa:

a) Especie objeto de la solicitud.

b) Finalidad del proyecto y objetivos de la acción.

c) Justificación de que la actuación ocasionará beneficios claros y bien definidos para el ser humano o a las comunidades naturales.

d) Justificación de que la especie ha estado presente en el área en tiempos históricos, en el caso de reintroducciones.

e) Procedencia, características genéticas, sexo, edad y número de especímenes afectos por la acción.

f) Distribución y características más relevantes de la biología, etología y ecología de la especie.

g) Caracterización ecológica de la zona donde se pretende realizar la actuación.

B) Evaluación de viabilidad:

a) Control o carencia de factores de amenaza que puedan incidir sobre la actuación que se realice.

b) Existencia de condiciones adecuadas para el automantenimiento de la actuación que se lleve a cabo.

C) Evaluación de riesgos:

a) Estimación de fenómenos de competencia, depredación y transmisión de enfermedades o parásitos.

b) Posibilidades de colonización hacia otros hábitats.

c) Previsión de efectos negativos sobre la agricultura, la ganadería, la pesca y la caza, así como sobre otros usos tradicionales.

D) Medidas correctoras:

a) Medidas previstas en el proyecto para evitar, reducir o compensar los efectos negativos significativos.

b) Posibles alternativas existentes a las condiciones inicialmente previstas en el Plan.

2. El Programa de introducción, reintroducción o traslocación de especies amenazadas deberá figurar en el Plan de Recuperación o Conservación de la especie amenazada.

En el caso de que éste no se haya aprobado, se tendrá que justificar las razones que se alegan para llevar a cabo el programa de introducción, reintroducción o traslocación sin dicho Plan.

3. Los programas de introducción, reintroducción o traslocación de especies protegidas o extintas en Canarias han de ser autorizados por el órgano competente en materia de biodiversidad y/o agricultura del Gobierno de Canarias, cuando no exista un Plan de Recuperación o Conservación aprobado que lo incluya.

4. Cuando exista un Plan de Recuperación o Conservación aprobado que incluya el Programa de introducción, reintroducción o traslocación, será el órgano competente en

52 materia de biodiversidad del Cabildo Insular el que lo debe de autorizar y notificar previamente al Gobierno de Canarias.

5. En las áreas de potencial introducción, reintroducción o expansión de las especies objeto de estos programas, se han de fijar medidas de conservación e instrumentos de gestión específicos, para evitar afecciones negativas para las especies que hayan

5. En las áreas de potencial introducción, reintroducción o expansión de las especies objeto de estos programas, se han de fijar medidas de conservación e instrumentos de gestión específicos, para evitar afecciones negativas para las especies que hayan